/ lunes 20 de abril de 2020

Reflexión: ¡Quédate en casa!

“Como un mar, alrededor de la soleada isla de la vida, la muerte canta noche y día su canción sin fin”. Rabindranath Tagore

Estamos viviendo una etapa crepuscular en nuestras existencias. Tiempos agitados, angustiosos, de incertidumbre, de miedo, de dolor. Tiempos difíciles, duros y terriblemente crueles. Tiempos que nunca nos imaginamos que podrían existir.

Hoy la vida en México es diferente, es otra. En los inicios del 2020, el Coronavirus era para nosotros un reverendo desconocido, que empezábamos a escuchar como en una o varias historias de horror ocurridas en la lejana China.

¿Quién iba a pensar entonces, que ese maligno desconocido se nos fuera a acercar tanto y tan rápido hasta verlo y sentido trascender? Sin embargo, todavía hay muchas personas incrédulas de su real existencia. Se les respeta el escepticismo, porque sí es difícil de aceptar que, algo tan malo y que salió de repente de la nada, esté haciéndonos tanto daño y tenga de cabeza al mundo.

Por lo pronto en estos momentos la conciencia nos habla y nos muestra de lleno la crudeza de un destino que no veíamos en el horizonte de México y de todo el planeta. Pero hoy el Coronavirus nos ha pegado de lleno, y sin saber aún “de a cómo nos va a tocar”, ya estamos sufriendo las consecuencias de su mal, algunos con nuestras vidas confinadas, pero otros luchando cara a cara contra él; y otros más que ya han perdido la batalla.

La muerte constituye una parada traumática y definitiva de nuestro existir, y nunca acabaremos de tomar conciencia de nuestra innata mortalidad y siempre sentiremos la muerte como algo que no debe llegar; a pesar de que no existe en el mundo nadie incrédulo ante la muerte, cuando esta hace gala de su presencia; que aparte de la desesperación, el dolor y la angustia; lo que más repercute en nuestro sentir, es esa situación tan intensa, tan fuerte, de ese desprendimiento súbito, de todos los vínculos humanos establecidos durante nuestras existencias.

Por eso este enigmático y malévolo “personaje” (Coronavirus) que se ha metido en nuestras vidas sin permiso, sin avisar, está partiendo los corazones de muchas familias desde que te atrapa y te rasga las vías respiratorias (donde él cobra su fuerza), desde entonces y tal vez mucho antes, te aísla, te confina, te atormenta física y mentalmente, pero ciertamente, la crueldad más grande de este virus que nos espanta con su poder endiablado en las cifras y en las estadísticas del mundo entero, no sea el de la espantosa forma de morir que “obsequia”; sino esa muerte en soledad, sin la bendita compañía y despedida de tus seres queridos, familiares y amigos.

Dureza extrema para los que se van, para los que se quedan, para los que lo enfrentan y vuelven y también para los que no vuelven. La humilde opinión de su servidora a manera de conclusión, es que estamos viviendo una tragedia que, dentro de sus cruentas alertas en todos los sentidos, nos da la oportunidad que aún dentro del miedo, está la unión, esa unión hoy en el pensamiento positivo, en las buenas vibras, pero sobre todo en la FE de las creencias religiosas, que es siempre lo que nos hace más fuertes ante lo que tememos, ante lo desconocido que tanto nos asusta. ¡Quédate en casa! ¡Vale la pena reflexionarlo!

“Como un mar, alrededor de la soleada isla de la vida, la muerte canta noche y día su canción sin fin”. Rabindranath Tagore

Estamos viviendo una etapa crepuscular en nuestras existencias. Tiempos agitados, angustiosos, de incertidumbre, de miedo, de dolor. Tiempos difíciles, duros y terriblemente crueles. Tiempos que nunca nos imaginamos que podrían existir.

Hoy la vida en México es diferente, es otra. En los inicios del 2020, el Coronavirus era para nosotros un reverendo desconocido, que empezábamos a escuchar como en una o varias historias de horror ocurridas en la lejana China.

¿Quién iba a pensar entonces, que ese maligno desconocido se nos fuera a acercar tanto y tan rápido hasta verlo y sentido trascender? Sin embargo, todavía hay muchas personas incrédulas de su real existencia. Se les respeta el escepticismo, porque sí es difícil de aceptar que, algo tan malo y que salió de repente de la nada, esté haciéndonos tanto daño y tenga de cabeza al mundo.

Por lo pronto en estos momentos la conciencia nos habla y nos muestra de lleno la crudeza de un destino que no veíamos en el horizonte de México y de todo el planeta. Pero hoy el Coronavirus nos ha pegado de lleno, y sin saber aún “de a cómo nos va a tocar”, ya estamos sufriendo las consecuencias de su mal, algunos con nuestras vidas confinadas, pero otros luchando cara a cara contra él; y otros más que ya han perdido la batalla.

La muerte constituye una parada traumática y definitiva de nuestro existir, y nunca acabaremos de tomar conciencia de nuestra innata mortalidad y siempre sentiremos la muerte como algo que no debe llegar; a pesar de que no existe en el mundo nadie incrédulo ante la muerte, cuando esta hace gala de su presencia; que aparte de la desesperación, el dolor y la angustia; lo que más repercute en nuestro sentir, es esa situación tan intensa, tan fuerte, de ese desprendimiento súbito, de todos los vínculos humanos establecidos durante nuestras existencias.

Por eso este enigmático y malévolo “personaje” (Coronavirus) que se ha metido en nuestras vidas sin permiso, sin avisar, está partiendo los corazones de muchas familias desde que te atrapa y te rasga las vías respiratorias (donde él cobra su fuerza), desde entonces y tal vez mucho antes, te aísla, te confina, te atormenta física y mentalmente, pero ciertamente, la crueldad más grande de este virus que nos espanta con su poder endiablado en las cifras y en las estadísticas del mundo entero, no sea el de la espantosa forma de morir que “obsequia”; sino esa muerte en soledad, sin la bendita compañía y despedida de tus seres queridos, familiares y amigos.

Dureza extrema para los que se van, para los que se quedan, para los que lo enfrentan y vuelven y también para los que no vuelven. La humilde opinión de su servidora a manera de conclusión, es que estamos viviendo una tragedia que, dentro de sus cruentas alertas en todos los sentidos, nos da la oportunidad que aún dentro del miedo, está la unión, esa unión hoy en el pensamiento positivo, en las buenas vibras, pero sobre todo en la FE de las creencias religiosas, que es siempre lo que nos hace más fuertes ante lo que tememos, ante lo desconocido que tanto nos asusta. ¡Quédate en casa! ¡Vale la pena reflexionarlo!

lunes 20 de abril de 2020

Reflexión: ¡Quédate en casa!

viernes 10 de enero de 2020

El fruto prohibido

jueves 01 de agosto de 2019

La mano que mece la cuna

jueves 04 de julio de 2019

Guerrero: Estado sin ley ni gobierbo

jueves 09 de mayo de 2019

El Redentor

jueves 11 de abril de 2019

Diplomacia Internacional

viernes 15 de febrero de 2019

Cadena Perpetua

jueves 07 de febrero de 2019

La espantosa pero adorada corrupción

jueves 31 de enero de 2019

¿Quién es el verdadero responsable?

Cargar Más