/ jueves 11 de abril de 2019

Diplomacia Internacional

“Las cadenas del hábito son generalmente demasiado débiles para que las sintamos, hasta que son demasiado fuertes para que podamos romperlas”. Samuel Jonson.

La Xenofobia es el miedo o rechazo hacia lo extranjero, marcada especialmente a los grupos étnicos y de raza. Su etimología proviene del griego xénos extraño, extranjero y phobos miedo.

Todavía en pleno siglo XXI, es muy común observar como existen demasiadas personas que poseen en su ADN características específicamente discriminatorias por lo cual, no pueden reprimir su falta de escrúpulos, inclusive les es imposible controlar su odio, su desprecio y discriminación a personas distintas a como se consideran ellos o de otros países. Tal es el caso de Donald Trump con México.

Breve explicación, para dar paso al tema de “Diplomacia Internacional”, que ya pasa de ser preocupante a ser aterrorizante. Después de leer con detenimiento las declaraciones del presidente Donald Trump, me queda muy claro que las repercusiones negativas y (sin exagerar) fatales para México, no son palabrerías al aire, sino una amenazante y cada vez más grave realidad.

¿De verdad me inquieta qué actitud irá a tomar el gobierno de México, ante las amenazas y las humillaciones, vejaciones, desprecios e insultos injustos e inmerecidos que diariamente recibimos socarronamente de este patético personaje, ante el anuncio de las fuertes y comprometedoras embestidas financieras que señala para nuestro país, por demás comprometido también con su frontera sur?

¿Y me intranquiliza más nuestro futuro, porque el gobierno de Peña Nieto junto con el aprendiz Videgaray, dejaron una fatídica herencia la cual permitió a Estados Unidos aprovecharse de México?

Y uno se pregunta ¿Por qué nuestro país ha vivido centenas de años atormentado entre diferentes luchas y empujones bajo el yugo maldito de los “gringos? Nunca deberían haber permitido que nuestro futuro político, social y económico dependiera de las decisiones que se tomen desde Washington, donde la integridad y la dignidad de los mexicanos es dramáticamente y consuetudinariamente pisoteada.

El tiempo pasa y seguimos inmersos en esta decadencia humana por costumbre, por ese influjo de conformismo o sumisión que caracteriza al mexicano, esperando tal vez, que la crisis sin precedentes no sea la financiera. Pero cuidado, porque la crisis de valores de una sociedad, por experiencia, siempre cobra factura; y al final agobiados como siempre ignoramos lo qué y quiénes somos, para aceptar lo qué y quiénes dicen que somos, y orillados por la conveniencia o por comodidad estamos perdiendo la capacidad de reflexionar.

¿Pero, por qué ha sucedido esto? Sin duda alguna por la sádica repercusión que hemos tenido de gobiernos tras gobiernos arbitrarios. Pero sorpresa hablando de sadismo, tiranía y locura, hace un par de días el presidente de Estados Unidos dijo: qué si México no detiene la migración, pondrá altos aranceles para los autos que nuestro país ensambla y que exporta hacia esa nación, amén de un gran impuesto fronterizo para quienes quieran vender productos en su país, y si no sucede así, cerrará la frontera. ¿No le creen, entonces quién se atreve a jugar ahorcados con él en el muro?

Hay que preguntarnos si esta extraña actitud nos hace tan felices (individualmente), que nos hemos olvidado del prójimo; y cuál es la razón quizá en la cual participamos de forma pasiva o por inercia, de que no nos importe que los demás pisoteen nuestra dignidad, integridad, nuestro orgullo, nuestro honor, nuestro mérito, nuestro respeto, es decir, nuestra vida. ¡Vale la pena reflexionarlo!




“Las cadenas del hábito son generalmente demasiado débiles para que las sintamos, hasta que son demasiado fuertes para que podamos romperlas”. Samuel Jonson.

La Xenofobia es el miedo o rechazo hacia lo extranjero, marcada especialmente a los grupos étnicos y de raza. Su etimología proviene del griego xénos extraño, extranjero y phobos miedo.

Todavía en pleno siglo XXI, es muy común observar como existen demasiadas personas que poseen en su ADN características específicamente discriminatorias por lo cual, no pueden reprimir su falta de escrúpulos, inclusive les es imposible controlar su odio, su desprecio y discriminación a personas distintas a como se consideran ellos o de otros países. Tal es el caso de Donald Trump con México.

Breve explicación, para dar paso al tema de “Diplomacia Internacional”, que ya pasa de ser preocupante a ser aterrorizante. Después de leer con detenimiento las declaraciones del presidente Donald Trump, me queda muy claro que las repercusiones negativas y (sin exagerar) fatales para México, no son palabrerías al aire, sino una amenazante y cada vez más grave realidad.

¿De verdad me inquieta qué actitud irá a tomar el gobierno de México, ante las amenazas y las humillaciones, vejaciones, desprecios e insultos injustos e inmerecidos que diariamente recibimos socarronamente de este patético personaje, ante el anuncio de las fuertes y comprometedoras embestidas financieras que señala para nuestro país, por demás comprometido también con su frontera sur?

¿Y me intranquiliza más nuestro futuro, porque el gobierno de Peña Nieto junto con el aprendiz Videgaray, dejaron una fatídica herencia la cual permitió a Estados Unidos aprovecharse de México?

Y uno se pregunta ¿Por qué nuestro país ha vivido centenas de años atormentado entre diferentes luchas y empujones bajo el yugo maldito de los “gringos? Nunca deberían haber permitido que nuestro futuro político, social y económico dependiera de las decisiones que se tomen desde Washington, donde la integridad y la dignidad de los mexicanos es dramáticamente y consuetudinariamente pisoteada.

El tiempo pasa y seguimos inmersos en esta decadencia humana por costumbre, por ese influjo de conformismo o sumisión que caracteriza al mexicano, esperando tal vez, que la crisis sin precedentes no sea la financiera. Pero cuidado, porque la crisis de valores de una sociedad, por experiencia, siempre cobra factura; y al final agobiados como siempre ignoramos lo qué y quiénes somos, para aceptar lo qué y quiénes dicen que somos, y orillados por la conveniencia o por comodidad estamos perdiendo la capacidad de reflexionar.

¿Pero, por qué ha sucedido esto? Sin duda alguna por la sádica repercusión que hemos tenido de gobiernos tras gobiernos arbitrarios. Pero sorpresa hablando de sadismo, tiranía y locura, hace un par de días el presidente de Estados Unidos dijo: qué si México no detiene la migración, pondrá altos aranceles para los autos que nuestro país ensambla y que exporta hacia esa nación, amén de un gran impuesto fronterizo para quienes quieran vender productos en su país, y si no sucede así, cerrará la frontera. ¿No le creen, entonces quién se atreve a jugar ahorcados con él en el muro?

Hay que preguntarnos si esta extraña actitud nos hace tan felices (individualmente), que nos hemos olvidado del prójimo; y cuál es la razón quizá en la cual participamos de forma pasiva o por inercia, de que no nos importe que los demás pisoteen nuestra dignidad, integridad, nuestro orgullo, nuestro honor, nuestro mérito, nuestro respeto, es decir, nuestra vida. ¡Vale la pena reflexionarlo!




jueves 11 de abril de 2019

Diplomacia Internacional

viernes 15 de febrero de 2019

Cadena Perpetua

jueves 07 de febrero de 2019

La espantosa pero adorada corrupción

jueves 31 de enero de 2019

¿Quién es el verdadero responsable?

viernes 18 de enero de 2019

El insólito “Síndrome de Wolfram”

jueves 27 de diciembre de 2018

¿Otro año nuevo con los demonios sueltos?

jueves 22 de noviembre de 2018

El color de la Guardia Nacional

jueves 08 de noviembre de 2018

Síndrome de Estocolmo

jueves 25 de octubre de 2018

El respeto a la vida y a la muerte

Cargar Más