/ miércoles 4 de abril de 2018

Opinión Ciudadana


Amables lectores, es muy triste darnos cuenta todo lo que estamos sufriendo los habitantes de esta hermosa ciudad y puerto del Pacífico Mexicano, dotado de grandes bellezas naturales, sobre todo su clima, sus playas y paisajes, sus increíbles atardeceres, la tibieza de sus aguas, pero todo eso se hace nada más cuando nos damos cuenta que todo lo que se ha hecho es nulo, no hemos sido capaces de lograr la paz y la tranquilidad a la que tenemos derecho quienes vivimos en este paraíso de América, me pregunto ¿qué sería de esta administración municipal sin el apoyo del gobierno estatal y el federal?, seguramente que estaríamos peor, muy en grado superlativo, tenemos una autoridad municipal que sólo para darnos vergüenza sirve, no ha entendido que su obligación es gobernar con capacidad y con responsabilidad.

Es triste decirlo, pero son verdades que todos vemos, una ciudad sin autoridad, sin ley de ninguna clase, basura y más basura, el transporte público sin control alguno, las calles y baquetas llenas de puestos, mesas y sillas vendiendo al aire libre todo tipo de comida en la más peligrosa higiene, cantinas y bares por todas partes, aquí cualquier lugar es bueno para ponerse a beber y orinar en plena vía pública, no importa que haya niños, mujeres o quienes sean, aquí no se respeta la ley porque todo se permite.

Los taxis colectivos como siempre a velocidades inmoderadas y no tienen dónde levantar o bajar pasaje, todas las calles son de ellos, se habla, se dice que la ciudad estaría protegida y que habría seguridad por todas partes, sí, pero… y ¿por qué la violencia no cesa?, ¿qué vemos en las calles y colonias?

Cientos de cortinas cerradas por el cobro de cuotas, la extorsión en pleno auge y cada día es mayor, vemos retenes por todas partes que sólo dificultan la circulación en plena temporada vacacional, cuando deberían estar ayudando para avanzar más rápido, choques de autos al por mayor, porque todo mundo lleva la velocidad que quiere, no hay control en la misma, no se ven más que unos pocos elementos de Tránsito levantando infracciones, en otras ciudades eso ya se superó, vivimos con miedo a ser víctimas de una bala perdida, de un ataque entre grupos delincuenciales, grupos antagónicos, en pleno Víacrucis ataques a balazos, acaso no se dan cuenta que es su obligación garantizar la seguridad de las personas, de los niños, de los ancianos de las mujeres, de todos, vivimos con “el Jesús en la boca”, todo mundo nos dice “cuídate”, no nos queda otra cosa.

Los abusos, las calles con montones de tierra y escombro por todas partes, los contenedores de basura repletos y eso es muestra de la pésima recolección que se hace en los barrios y colonias, ahora hay basura en sitios donde nunca la hubo, ya no hay dónde pararse para poder comprar algo, no hay estacionamientos, las plagas de siempre: los “limpia parabrisas”, “los viene viene”, las personas cruzando en plena Costera por donde mejor les conviene, los pasos con curvas peligrosas, no se dan cuenta que esos andadores deben ser planos, sin desniveles, sin piedras, deben ponerle hasta pasamanos para que las personas de la tercera edad o los que tienen capacidades diferentes puedan sujetarse y no caerse, ya no hay lugares seguros, todo el puerto es un peligro, camina uno a la defensiva, los sitios de taxis sin control alguno o tal vez sí, mediante las clásicas mordidas que siempre han existido, grandes avenidas con lámparas fundidas, los colectivos a más de cien por hora y nadie los lleva al corralón, si acaso les soban la mano con un billete o moneda, ese es su negocio, los motociclistas no usan casco, llevan hasta cuatro personas sin protección alguna, señoras manejando con bebés en los brazos poniendo en riesgo la vida de esos inocentes, qué no hay reglamentos de Tránsito para aplicarlo, aquí nadie te da el paso, no hay amabilidad, cortesía menos.

Botes, piedras, cubetas en todas partes “apartando lugares”, no las retiran, deben obligar a las personas a que guarden sus carros en sus estacionamientos que ahora son tiendas o locales comerciales.

En Santa Cruz construyeron un Oxxo sin cajones de estacionamiento, tampoco los tiene la “Plaza de la Tecnología”, tampoco los tacos de Las Delicias de la calle Ricardo Flores Magón de la Col. Progreso, tampoco varios hoteles de la Costera, siguen funcionando sin que nadie los moleste, deben cerrarlos, ojalá y el próximo presidente o presidenta de este municipio resulte mejor que el actual. Gracias…


Amables lectores, es muy triste darnos cuenta todo lo que estamos sufriendo los habitantes de esta hermosa ciudad y puerto del Pacífico Mexicano, dotado de grandes bellezas naturales, sobre todo su clima, sus playas y paisajes, sus increíbles atardeceres, la tibieza de sus aguas, pero todo eso se hace nada más cuando nos damos cuenta que todo lo que se ha hecho es nulo, no hemos sido capaces de lograr la paz y la tranquilidad a la que tenemos derecho quienes vivimos en este paraíso de América, me pregunto ¿qué sería de esta administración municipal sin el apoyo del gobierno estatal y el federal?, seguramente que estaríamos peor, muy en grado superlativo, tenemos una autoridad municipal que sólo para darnos vergüenza sirve, no ha entendido que su obligación es gobernar con capacidad y con responsabilidad.

Es triste decirlo, pero son verdades que todos vemos, una ciudad sin autoridad, sin ley de ninguna clase, basura y más basura, el transporte público sin control alguno, las calles y baquetas llenas de puestos, mesas y sillas vendiendo al aire libre todo tipo de comida en la más peligrosa higiene, cantinas y bares por todas partes, aquí cualquier lugar es bueno para ponerse a beber y orinar en plena vía pública, no importa que haya niños, mujeres o quienes sean, aquí no se respeta la ley porque todo se permite.

Los taxis colectivos como siempre a velocidades inmoderadas y no tienen dónde levantar o bajar pasaje, todas las calles son de ellos, se habla, se dice que la ciudad estaría protegida y que habría seguridad por todas partes, sí, pero… y ¿por qué la violencia no cesa?, ¿qué vemos en las calles y colonias?

Cientos de cortinas cerradas por el cobro de cuotas, la extorsión en pleno auge y cada día es mayor, vemos retenes por todas partes que sólo dificultan la circulación en plena temporada vacacional, cuando deberían estar ayudando para avanzar más rápido, choques de autos al por mayor, porque todo mundo lleva la velocidad que quiere, no hay control en la misma, no se ven más que unos pocos elementos de Tránsito levantando infracciones, en otras ciudades eso ya se superó, vivimos con miedo a ser víctimas de una bala perdida, de un ataque entre grupos delincuenciales, grupos antagónicos, en pleno Víacrucis ataques a balazos, acaso no se dan cuenta que es su obligación garantizar la seguridad de las personas, de los niños, de los ancianos de las mujeres, de todos, vivimos con “el Jesús en la boca”, todo mundo nos dice “cuídate”, no nos queda otra cosa.

Los abusos, las calles con montones de tierra y escombro por todas partes, los contenedores de basura repletos y eso es muestra de la pésima recolección que se hace en los barrios y colonias, ahora hay basura en sitios donde nunca la hubo, ya no hay dónde pararse para poder comprar algo, no hay estacionamientos, las plagas de siempre: los “limpia parabrisas”, “los viene viene”, las personas cruzando en plena Costera por donde mejor les conviene, los pasos con curvas peligrosas, no se dan cuenta que esos andadores deben ser planos, sin desniveles, sin piedras, deben ponerle hasta pasamanos para que las personas de la tercera edad o los que tienen capacidades diferentes puedan sujetarse y no caerse, ya no hay lugares seguros, todo el puerto es un peligro, camina uno a la defensiva, los sitios de taxis sin control alguno o tal vez sí, mediante las clásicas mordidas que siempre han existido, grandes avenidas con lámparas fundidas, los colectivos a más de cien por hora y nadie los lleva al corralón, si acaso les soban la mano con un billete o moneda, ese es su negocio, los motociclistas no usan casco, llevan hasta cuatro personas sin protección alguna, señoras manejando con bebés en los brazos poniendo en riesgo la vida de esos inocentes, qué no hay reglamentos de Tránsito para aplicarlo, aquí nadie te da el paso, no hay amabilidad, cortesía menos.

Botes, piedras, cubetas en todas partes “apartando lugares”, no las retiran, deben obligar a las personas a que guarden sus carros en sus estacionamientos que ahora son tiendas o locales comerciales.

En Santa Cruz construyeron un Oxxo sin cajones de estacionamiento, tampoco los tiene la “Plaza de la Tecnología”, tampoco los tacos de Las Delicias de la calle Ricardo Flores Magón de la Col. Progreso, tampoco varios hoteles de la Costera, siguen funcionando sin que nadie los moleste, deben cerrarlos, ojalá y el próximo presidente o presidenta de este municipio resulte mejor que el actual. Gracias…

miércoles 04 de abril de 2018

Opinión Ciudadana

domingo 11 de diciembre de 2016

Opinión Ciudadana

martes 29 de noviembre de 2016

Opinión Ciudadana

jueves 24 de noviembre de 2016

La modernización no nos llega