/ jueves 23 de junio de 2022

Un espejo a tu medida

Reflexión: No es tanto lo que dices sino cómo lo dices y qué haces. Ciertas actitudes que adoptas al comunicarte con los demás ocultan mensajes que quizá pueden contradecir tus intenciones.

Para saber cómo te ven los demás es preciso que alguien sea tu ¨espejo¨.

Así es… No puedes ver tu sonrisa, ni puedes percibir la intensidad de tu mirada, ni el arqueo de tus cejas, haces infinidad de gestos que para ti son desapercibidos y que comunican mucho, sabes sonreír pero no puedes ver ni captar como es tu sonrisa, ni mucho menos saber qué despierta en el otro.

Atrévete a preguntar.

Puede que al principio te incomode pedirlo, ese paso tan sencillo y al mismo tiempo tan difícil hablará de tu madurez y de lo importante que eres para ti mismo.

Es conveniente buscar a una persona que te explique cómo te captan los demás. Sobre todo si encuentras respuestas o actitudes negativas en tus actos de comunicación.

Si quieres saber cómo ¨suenas ¨ qué ¨comunicas¨ te lo tienen que decir desde afuera.

Elige correctamente.

Quién vaya a ser tu ¨espejo¨ debe ser una persona que te conozca, que sepa cómo eres y cómo es tu estilo de comunicación normalmente.

Tiene que ser alguien en quien confíes y que su opinión sea sincera, sin poner condiciones.

También tiene que ser una persona a quien puedas acudir de forma fácil y habitual cuando la necesites.

De igual a igual.

Tu ¨espejo¨ no debe depender de ti laboralmente ni tener un nexo emocional sentimental, de lo contrario, se sentirá condicionada y perderá objetividad.

Un o una buena lectora.

La persona que elijas tiene que ser capaz de oír lo que no dices, de captar tu tono y de interpretar tus gestos y opiniones.

Debe decirte además lo que piensa, pero para ayudarte, no para destruirte.

Pregúntale al espejo.

Después de un buen tiempo (cuida que no sea demasiado corto, ni muy largo) vuelve a hablar con tu ¨espejo¨ y pídele su impresión nuevamente.

Te aseguro que te llevarás muchas sorpresas, pero sobre todo muchas satisfacciones, pues rompiste paradigmas e inevitablemente crecerás.

Reflexión: No es tanto lo que dices sino cómo lo dices y qué haces. Ciertas actitudes que adoptas al comunicarte con los demás ocultan mensajes que quizá pueden contradecir tus intenciones.

Para saber cómo te ven los demás es preciso que alguien sea tu ¨espejo¨.

Así es… No puedes ver tu sonrisa, ni puedes percibir la intensidad de tu mirada, ni el arqueo de tus cejas, haces infinidad de gestos que para ti son desapercibidos y que comunican mucho, sabes sonreír pero no puedes ver ni captar como es tu sonrisa, ni mucho menos saber qué despierta en el otro.

Atrévete a preguntar.

Puede que al principio te incomode pedirlo, ese paso tan sencillo y al mismo tiempo tan difícil hablará de tu madurez y de lo importante que eres para ti mismo.

Es conveniente buscar a una persona que te explique cómo te captan los demás. Sobre todo si encuentras respuestas o actitudes negativas en tus actos de comunicación.

Si quieres saber cómo ¨suenas ¨ qué ¨comunicas¨ te lo tienen que decir desde afuera.

Elige correctamente.

Quién vaya a ser tu ¨espejo¨ debe ser una persona que te conozca, que sepa cómo eres y cómo es tu estilo de comunicación normalmente.

Tiene que ser alguien en quien confíes y que su opinión sea sincera, sin poner condiciones.

También tiene que ser una persona a quien puedas acudir de forma fácil y habitual cuando la necesites.

De igual a igual.

Tu ¨espejo¨ no debe depender de ti laboralmente ni tener un nexo emocional sentimental, de lo contrario, se sentirá condicionada y perderá objetividad.

Un o una buena lectora.

La persona que elijas tiene que ser capaz de oír lo que no dices, de captar tu tono y de interpretar tus gestos y opiniones.

Debe decirte además lo que piensa, pero para ayudarte, no para destruirte.

Pregúntale al espejo.

Después de un buen tiempo (cuida que no sea demasiado corto, ni muy largo) vuelve a hablar con tu ¨espejo¨ y pídele su impresión nuevamente.

Te aseguro que te llevarás muchas sorpresas, pero sobre todo muchas satisfacciones, pues rompiste paradigmas e inevitablemente crecerás.

ÚLTIMASCOLUMNAS
domingo 08 de enero de 2017

Vínculos que sanan o enferman

Es necesario poner énfasis en las relaciones saludables.

Aurea Araujo Aguilar

lunes 02 de enero de 2017

Las emociones pueden aliviar o enfermar cuerpo y alma

Eres responsable de lo que haces, manifiestes y digas.

Aurea Araujo Aguilar

martes 27 de diciembre de 2016

Construir una vida responsable

La responsabilidad bien entendida empieza en tu casa, en tu vida.

Aurea Araujo Aguilar

miércoles 21 de diciembre de 2016

Aprender a perdonar

Es necesario desprenderse del peso del reproche.

Aurea Araujo Aguilar