/ martes 27 de julio de 2021

Las olas y la cocina, dos pasiones que sortea para vivir

El surf no es de vagos ni de hippies, dice Leonel “El Chicle” Gaxiola, quien combina su pasón por la gastronomía, las olas y la reparación de tablas de este deporte extremo

El Surf no es de vagos ni de hippies, dice Leonel Gaxiola Suastegui conocido entre los surfistas como "El Chicle", quien combina la gastronomía, le sigue pegando a las olas a sus 51 años edad y también se dedica a la reparación de tablas de este deporte extremo.

A la edad de 12 años, tuvo su primera tabla de surfear, cuando su primo, quien fue su padrino de terminación de la primaria se la regaló.

Foto: Adriana Covarrubias | El Sol de Acapulco

Dice que siempre le llamó mucho la atención este deporte, que en ese tiempo no era muy popular ni tampoco conseguir una tabla en Acapulco y empezó a meterse entre las olas de las playas la bahía y zona Diamante del puerto.

Lunes, martes o miércoles le dedica tres horas para pegarle a las olas desde muy temprano, pues con ello se siente identificado y le gusta el contacto con la naturaleza, el silenció, la conexión con el mar, para él es padre, “es estar con Dios”.

Ha participado en algunos torneos donde ha obtenido premios, pero siempre le gusta surfear para él, le gusta ser “soul free” y lo disfruta al máximo.

Para el Chicle, el surf no es para vagos ni hippies, el surf es un deporte extremo que lo practican todo tipo de personas y se requiere dinero, porque los accesorios no son baratos, pero lo practican desde niños, adolescentes, jóvenes y adultos.

Relató una tabla o board como se les llama, puede costar hasta 5 mil pesos, la más económica y una Long board hasta 7 mil a 8 mil pesos.

Foto: Adriana Covarrubias | El Sol de Acapulco

Mucha gente piensa que el surf es de vagos, pero no; hay que tener lana porque en las playas donde se va a surfear están retiradas y hay que gastar en hospedaje, alimento, pasajes”.

Dice que al mar hay que madrugarle, porque es la hora qué hay menos vientos y las olas son perfectas, pero también se necesita condición y constancia para saber cruzar las olas.

Pero las olas y la cocina son sus dos pasiones, a las cuales enfrenta con mucho respeto y responsabilidad, a la ola la monta y saca a la perfección su estrategia y destreza; en la cocina monta a la ola del sabor para sus clientes, a quienes los deleita cada fin de semana con platillos especiales que vienen directamente del mar.

Su tabla y su foodtruck son inseparables, y los mantiene al 100 para que puedan funcionar y dar lo mejor; pero recordó que en sus inicios fue difícil salir adelante pues inicio en una combi que adecuo para vender ceviche y tiritas.

Pero la demanda la clientela lo obligó avanzar y adquirir una unidad más grande y reinventarse con el menú para las exigencias de los clientes, quienes los primeros fueron sus compañeros surfistas.

Foto: Adriana Covarrubias | El Sol de Acapulco

El chicle en su foodtruck "Surf-Tako", ofrece una variedad de mariscos preparados por él y su rico sazón que combina con un estilo sinaloense, de donde son sus padres, te prepara desde la tradicional campechana, el coctel de camarón, pescadillas hasta un alambre de mariscos.

Pero también ha conquistado paladares hasta de artistas como Adal Ramones y el del gobernador de Morelos, Cuauhtémoc Blanco, con sus tostadas de mariscos, tiritas de pescado, un buen pescado frito, la hamburguesa de camarón, la ensalada rasta, las tostadas de pulpo y tacos Baja.

Foto: Adriana Covarrubias | El Sol de Acapulco

Y su sueño es seguir creciendo, donde recientemente adquirió una unidad más grande porque va a reinventar su concepto de la gastronomía, fusionando los mariscos con la comida americana como hot dogs de pescado y camarón, así como pizza a la leña.

El chicle se pone con su foodtruck de viernes a Domingo de 13:00 horas hasta las 18:00 horas en el boulevard de las naciones y dice que durante la pandemia por el Covid-19, sus ventas fueron mejor, pues todos adquirían sus platillos de mariscos para llevar.

Leonel trabaja en su pequeño taller, que improvisó en el garaje de su casa, se apura a reparar 10 tablas de surfear que le han pedido reparar y que tiene como meta entregarla en un día.

El Chicle, es un auténtico amante del surf y como sabe lo costoso que es una tabla le ayuda a sus amigos surfistas a darles mantenimiento a un bajo costo.

Él las repara con todo el material a la vanguardia para que queden listas para lanzarlas al mar.

Por el uso, la inexperiencia del surfista y como son tablas viejitas y el sol para ellos es el cáncer y se van poniendo amarillas, se van deteriorando y se les puede revivir, aunque a veces algunas pierden flotación y eso es importante para surfear”.

El chicle en su vida como surfista hizo un tour de tres meses por las playas de Quintana Roo y recorrió todo el Pacífico a bordo de su camioneta.

Consideró que en Guerrero se tiene todo el año buenas olas para surfear en comparación a otros estados como Mazatlán, San Blas, Baja California, Oaxaca y otros estados del sur.

Foto: Adriana Covarrubias | El Sol de Acapulco

Acapulco no deja de caracterizarse por olas grandes y más difíciles para surfear por el tipo de playas que tenemos, no son olas de puntos y entras a nadar y te jala la corriente, te mueves y tienes que estar buscando una ola para surfear”.

Para surfear también tiene que tener su lado para hacerlo, algunos son zurdos, otros derechos y toman su estilo para entrarse a las olas.

El Surf no es de vagos ni de hippies, dice Leonel Gaxiola Suastegui conocido entre los surfistas como "El Chicle", quien combina la gastronomía, le sigue pegando a las olas a sus 51 años edad y también se dedica a la reparación de tablas de este deporte extremo.

A la edad de 12 años, tuvo su primera tabla de surfear, cuando su primo, quien fue su padrino de terminación de la primaria se la regaló.

Foto: Adriana Covarrubias | El Sol de Acapulco

Dice que siempre le llamó mucho la atención este deporte, que en ese tiempo no era muy popular ni tampoco conseguir una tabla en Acapulco y empezó a meterse entre las olas de las playas la bahía y zona Diamante del puerto.

Lunes, martes o miércoles le dedica tres horas para pegarle a las olas desde muy temprano, pues con ello se siente identificado y le gusta el contacto con la naturaleza, el silenció, la conexión con el mar, para él es padre, “es estar con Dios”.

Ha participado en algunos torneos donde ha obtenido premios, pero siempre le gusta surfear para él, le gusta ser “soul free” y lo disfruta al máximo.

Para el Chicle, el surf no es para vagos ni hippies, el surf es un deporte extremo que lo practican todo tipo de personas y se requiere dinero, porque los accesorios no son baratos, pero lo practican desde niños, adolescentes, jóvenes y adultos.

Relató una tabla o board como se les llama, puede costar hasta 5 mil pesos, la más económica y una Long board hasta 7 mil a 8 mil pesos.

Foto: Adriana Covarrubias | El Sol de Acapulco

Mucha gente piensa que el surf es de vagos, pero no; hay que tener lana porque en las playas donde se va a surfear están retiradas y hay que gastar en hospedaje, alimento, pasajes”.

Dice que al mar hay que madrugarle, porque es la hora qué hay menos vientos y las olas son perfectas, pero también se necesita condición y constancia para saber cruzar las olas.

Pero las olas y la cocina son sus dos pasiones, a las cuales enfrenta con mucho respeto y responsabilidad, a la ola la monta y saca a la perfección su estrategia y destreza; en la cocina monta a la ola del sabor para sus clientes, a quienes los deleita cada fin de semana con platillos especiales que vienen directamente del mar.

Su tabla y su foodtruck son inseparables, y los mantiene al 100 para que puedan funcionar y dar lo mejor; pero recordó que en sus inicios fue difícil salir adelante pues inicio en una combi que adecuo para vender ceviche y tiritas.

Pero la demanda la clientela lo obligó avanzar y adquirir una unidad más grande y reinventarse con el menú para las exigencias de los clientes, quienes los primeros fueron sus compañeros surfistas.

Foto: Adriana Covarrubias | El Sol de Acapulco

El chicle en su foodtruck "Surf-Tako", ofrece una variedad de mariscos preparados por él y su rico sazón que combina con un estilo sinaloense, de donde son sus padres, te prepara desde la tradicional campechana, el coctel de camarón, pescadillas hasta un alambre de mariscos.

Pero también ha conquistado paladares hasta de artistas como Adal Ramones y el del gobernador de Morelos, Cuauhtémoc Blanco, con sus tostadas de mariscos, tiritas de pescado, un buen pescado frito, la hamburguesa de camarón, la ensalada rasta, las tostadas de pulpo y tacos Baja.

Foto: Adriana Covarrubias | El Sol de Acapulco

Y su sueño es seguir creciendo, donde recientemente adquirió una unidad más grande porque va a reinventar su concepto de la gastronomía, fusionando los mariscos con la comida americana como hot dogs de pescado y camarón, así como pizza a la leña.

El chicle se pone con su foodtruck de viernes a Domingo de 13:00 horas hasta las 18:00 horas en el boulevard de las naciones y dice que durante la pandemia por el Covid-19, sus ventas fueron mejor, pues todos adquirían sus platillos de mariscos para llevar.

Leonel trabaja en su pequeño taller, que improvisó en el garaje de su casa, se apura a reparar 10 tablas de surfear que le han pedido reparar y que tiene como meta entregarla en un día.

El Chicle, es un auténtico amante del surf y como sabe lo costoso que es una tabla le ayuda a sus amigos surfistas a darles mantenimiento a un bajo costo.

Él las repara con todo el material a la vanguardia para que queden listas para lanzarlas al mar.

Por el uso, la inexperiencia del surfista y como son tablas viejitas y el sol para ellos es el cáncer y se van poniendo amarillas, se van deteriorando y se les puede revivir, aunque a veces algunas pierden flotación y eso es importante para surfear”.

El chicle en su vida como surfista hizo un tour de tres meses por las playas de Quintana Roo y recorrió todo el Pacífico a bordo de su camioneta.

Consideró que en Guerrero se tiene todo el año buenas olas para surfear en comparación a otros estados como Mazatlán, San Blas, Baja California, Oaxaca y otros estados del sur.

Foto: Adriana Covarrubias | El Sol de Acapulco

Acapulco no deja de caracterizarse por olas grandes y más difíciles para surfear por el tipo de playas que tenemos, no son olas de puntos y entras a nadar y te jala la corriente, te mueves y tienes que estar buscando una ola para surfear”.

Para surfear también tiene que tener su lado para hacerlo, algunos son zurdos, otros derechos y toman su estilo para entrarse a las olas.

Local

Reservaciones al 60% por puente del Día de Muertos

La Secretaría de Turismo de Guerrero no descarta que la estadía aumente hasta en un 80 por ciento en los destinos turísticos de Guerrero

Estado

Evalúa PC nacional daños por huracán "Rick" en Guerrero

Hubo saldo blanco y son afectaciones menores, dijo la coordinadora nacional Laura Velázquez Alzúa

Local

Condusef te orienta si quieres se inversionista

La inversión es una herramienta que cuenta con grandes beneficios, aunque es poco conocida

Sociedad

Anuncia AMLO incremento gradual de pensión Bienestar para adultos mayores

La subsecretaria del Bienestar explicó que se tiene la meta de incrementar la pensión de adultos mayores de 3 mil 100 pesos a 6 mil pesos en el 2024

Sociedad

Atoran Ley Olimpia: hay dos mil casos de sexting y una condena

Estudio revela que en 18 estados con Ley Olimpia, 83 por ciento de los casos siguen sin avanzar

Gossip

“Dune” tendrá segunda parte. Tras recaudar 223 millones de dólares

Warner Bros. y Legendary dieron a conocer la noticia de esta producción de Denis Villeneuve

Gossip

Catalina la Catrina hablará desde el inframundo con el público

Llega con Siempre juntos por la eternidad, el espacial de Televisa que rinde tributo a las tradiciones

Gossip

Presentan la cuarta temporada de “Desafío sobre fuego Latinoamérica”

Doug Marcaida y Juan Pablo Llano presentan la cuarta temporada de Desafío sobre fuego

Cultura

Hiram Ruvalcaba explora las nuevas masculinidades en su libro “Padres sin hijos”

Hiram Ruvalcaba comenzó a escribir los cuentos de su nuevo libro cuando decidió con su mujer convertirse en padre