/ sábado 18 de noviembre de 2023

Turismo de trabajo mantiene un poco la economía de Acapulco

Más de 30 hospederías abrieron sus puertas para personal de dependencias federales y empresas privadas que ayudan en la reconstrucción

Más de 30 hoteles de cuatro a dos estrellas han reabierto sus puertas, aunque con servicios limitados, al turismo de trabajo, que son aquellas personas que vienen de diferentes dependencias federales y empresas privadas para ayudar a la reconstrucción de Acapulco.

Éste sector de trabajadores son los que están apoyando a la economía de la pequeña hotelería de Acapulco y son los que también consumen en los restaurantes y aprovechan un poco de la vida nocturna donde solo diez negocios también han abierto sus puertas.

Lea también: Continúa el riesgo de cancelar el arribo de varios cruceros

A las playas no ha llegado el turismo que regularmente arriba los fines de semana o en puentes vacacionales, sin embargo ellos, quienes han venido a participar en las tareas de sus empresas o de dependencias federales involucradas en la reconstrucción de Acapulco, son los que están disfrutando de las playas y reactivando la economía.

Las playas de Acapulco lucen vacías, aún hay algunos rasgos de basura que arrastró el huracán Otis, no están limpias en su totalidad.

Durante un recorrido se pudo apreciar tambos que han sido arrojados por el oleaje, pedazos de manguera y plástico enterrados en la arena.

Apenas unos cuantos restaurantes ya han colocado sus mesas, sillas y sombrillas a la orilla de la playa e invitar al turista de trabajo a pasar a disfrutar de una cerveza y contemplar el mar.

Don Jorge camina bajo los fuertes rayos del sol y busca ganarse el día con la venta de sus sombreros para cubrirse de los fuertes del rayos y lastimoso sol.

Dice que no hay nada de venta, pero él va insistir y sigue su rumbo para seguir caminado sobre la sucia arena que dejó el huracán Otis.

Algunas hospederías solo cuentan con servicio de agua fría, luz e internet y no tiene aire acondicionado. /Foto: Adriana Covarrubias | El Sol de Acapulco

Y mientras algunos hoteles trabajan a marchas forzadas en su reconstrucción, así siguen recibiendo a ese trabajador que se ha convertido en su huésped desde que Acapulco empezó a recibir la ayuda, son sus nuevo turistas de trabajo.

Pero lo lamentable es que el turista de trabajo no ha encontrado la solidaridad al momento de reservar un cuarto de hotel mientras dura su estancia para ayudar Acapulco.

El caso es del hotel el Presidente, que está en la zona Dorada de Acapulco, quien cobra mil 400 la habitación con servicio con sólo agua fría, luz e internet y no tiene aire acondicionado solo ventilador y para llegar a la habitación hay que usar las escaleras.

Está es la experiencia de Víctor y José, quienes llegaron desde el día lunes para realizar trabajos de reparación de telefonía que su empresa privada otorga a la empresa Telmex.

Mientras que Raúl llegó junto dos compañeros más por parte de la Aseguradora Bancomer para llevar acabo las tareas de atender a los afectados con vehículos siniestrados por el huracán Otis, y rentaron un departamento en Marina Diamante a través de la plataforma Airbnb.

Raúl dice que encontraron descuento “post Otis” en la plataforma Airbnb y la noche tiene un costo de 90 a 60 dólares ya con descuento.

Dijo que sus servicios son agua, luz, aire acondicionado y por el momento no tiene internet.

Las playas del puerto lucen vacías, aún hay algunos rasgos de basura que arrastró el huracán Otis. /Foto: Adriana Covarrubias | El Sol de Acapulco


Más de 30 hoteles de cuatro a dos estrellas han reabierto sus puertas, aunque con servicios limitados, al turismo de trabajo, que son aquellas personas que vienen de diferentes dependencias federales y empresas privadas para ayudar a la reconstrucción de Acapulco.

Éste sector de trabajadores son los que están apoyando a la economía de la pequeña hotelería de Acapulco y son los que también consumen en los restaurantes y aprovechan un poco de la vida nocturna donde solo diez negocios también han abierto sus puertas.

Lea también: Continúa el riesgo de cancelar el arribo de varios cruceros

A las playas no ha llegado el turismo que regularmente arriba los fines de semana o en puentes vacacionales, sin embargo ellos, quienes han venido a participar en las tareas de sus empresas o de dependencias federales involucradas en la reconstrucción de Acapulco, son los que están disfrutando de las playas y reactivando la economía.

Las playas de Acapulco lucen vacías, aún hay algunos rasgos de basura que arrastró el huracán Otis, no están limpias en su totalidad.

Durante un recorrido se pudo apreciar tambos que han sido arrojados por el oleaje, pedazos de manguera y plástico enterrados en la arena.

Apenas unos cuantos restaurantes ya han colocado sus mesas, sillas y sombrillas a la orilla de la playa e invitar al turista de trabajo a pasar a disfrutar de una cerveza y contemplar el mar.

Don Jorge camina bajo los fuertes rayos del sol y busca ganarse el día con la venta de sus sombreros para cubrirse de los fuertes del rayos y lastimoso sol.

Dice que no hay nada de venta, pero él va insistir y sigue su rumbo para seguir caminado sobre la sucia arena que dejó el huracán Otis.

Algunas hospederías solo cuentan con servicio de agua fría, luz e internet y no tiene aire acondicionado. /Foto: Adriana Covarrubias | El Sol de Acapulco

Y mientras algunos hoteles trabajan a marchas forzadas en su reconstrucción, así siguen recibiendo a ese trabajador que se ha convertido en su huésped desde que Acapulco empezó a recibir la ayuda, son sus nuevo turistas de trabajo.

Pero lo lamentable es que el turista de trabajo no ha encontrado la solidaridad al momento de reservar un cuarto de hotel mientras dura su estancia para ayudar Acapulco.

El caso es del hotel el Presidente, que está en la zona Dorada de Acapulco, quien cobra mil 400 la habitación con servicio con sólo agua fría, luz e internet y no tiene aire acondicionado solo ventilador y para llegar a la habitación hay que usar las escaleras.

Está es la experiencia de Víctor y José, quienes llegaron desde el día lunes para realizar trabajos de reparación de telefonía que su empresa privada otorga a la empresa Telmex.

Mientras que Raúl llegó junto dos compañeros más por parte de la Aseguradora Bancomer para llevar acabo las tareas de atender a los afectados con vehículos siniestrados por el huracán Otis, y rentaron un departamento en Marina Diamante a través de la plataforma Airbnb.

Raúl dice que encontraron descuento “post Otis” en la plataforma Airbnb y la noche tiene un costo de 90 a 60 dólares ya con descuento.

Dijo que sus servicios son agua, luz, aire acondicionado y por el momento no tiene internet.

Las playas del puerto lucen vacías, aún hay algunos rasgos de basura que arrastró el huracán Otis. /Foto: Adriana Covarrubias | El Sol de Acapulco


Estado

Hombres armados interceptan al Padre Fili en Chiapas

El sacerdote Filiberto Velazquez, director del Centro de Derechos Humanos Minerva Bello dijo que los hechos ocurrieron en la localidad de Raudales Malpaso en Chiapas

Local

Empresarios ven bien designar a un militar en Seguridad Pública

Miembros de la Canaco en Acapulco dan voto de confianza al Coronel Eduardo Arturo Baillers Mendoza en la encomienda de velar por la seguridad de los acapulqueños

Local

Remodelación de El Parazal lleva paralizada más de cinco meses

La obra inició en el 2023 y se realizaría en dos etapas con más de 25 millones de pesos; locatarios urgen el retiro de escombros y basura

Estado

Buscan reeducar a más de dos mil agresores de mujeres en Guerrero

Se trata de una estrategia educativa en materia de derechos humanos y perspectiva de género para quienes incurren en algún tipo de violencia contra las mujeres

Estado

¿Eres artesano? Guerrero premia a las Manos Creadoras ¡Toma nota!

"Lo hecho en Guerrero está bien hecho" es un certamen que busca fomentar y promover la artesanía local y transmitirlas a las nuevas generaciones

Local

Arriban 500 militares a Acapulco para reforzar la seguridad 

La Sedena informó que con estos efectivos se reafirma la decisión del gobierno federal por detener las actividades de la delincuencia organizada en Acapulco