/ jueves 3 de noviembre de 2022

Panteón de Huitziltepec, donde vivos y muertos se reencuentran

Con velas, flores e incluso comida, decenas de personas acuden a visitar en Día de Muertos las tumbas de sus fieles difuntos


En el panteón central de Huitziltepec, los vivos vienen a visitar a los muertos durante la celebración de los Ffieles Difuntos.

Decenas de personas acuden con sus sillas y bancos, a prender velas y a colocar flores en las tumbas de sus difuntos.

Lea también: El Pan de Muerto estilo chilapeño conquista España

Huitziltepec es una localidad de unos 4 mil habitantes, ubicada en el municipio de Eduardo Neri (Zumpango), a unos 30 minutos de la capital guerrerense: Chilpancingo.

La mayoría de las personas se congrega el día 2 de noviembre, Día de Muertos, cuando acuden a ver a los difuntos adultos, según la creencia.

Se trata de una tradición ancestral única en la entidad, la cual se celebra año con año y que ha sobrevivido, aún con la tecnológica y la pandemia del Covid-19.

La festividad tiene muchos significados para las personas; hay quienes solo vienen a acompañar a sus seres queridos, otros platican con ellos y unos simplemente utilizan el momento para recordar que la muerte es inevitable y que algún día ésta será su morada.

Previamente a la jornada del día 1 de noviembre, se colocan veladoras desde la puerta del panteón hasta las puertas de la iglesia para enseñar el camino a las almas.

El frío de la noche se compensa con el calor de las velas en el camposanto de Huitziltepec. /Foto: Juan Manuel Molina | El Sol de Acapulco.

Cuando se ingresa al camposanto, como se le conoce, todo es mágico. La luz de las velas ofrece una imagen agradable al ojo, que es bañado por la luz cálida que emana de la cera y que da un ambiente de una película antigua.

Las personas hablan poco, especialmente los de mayor edad, quienes permanecen al pie de la tumba de sus difuntos como si esperaran su llegada. Utilizan sillas o simplemente se adaptan al piso de tierra para descansar. Se aprovecha el lugar para destapar una cerveza y degustarla.

La temperatura baja se siente desde unas calles antes de llegar al panteón, pero el frío se compensa con el calor que emana de cada una de las velas.

No hay caminos y se camina entre tumbas y montículos de tierra. Las cruces son de madera y muestran los nombres del difunto y algunos la edad en que estos dejaron esta vida terrenal.

Las familias permanecen en el lugar hasta que la vela sea consumida.


En el panteón central de Huitziltepec, los vivos vienen a visitar a los muertos durante la celebración de los Ffieles Difuntos.

Decenas de personas acuden con sus sillas y bancos, a prender velas y a colocar flores en las tumbas de sus difuntos.

Lea también: El Pan de Muerto estilo chilapeño conquista España

Huitziltepec es una localidad de unos 4 mil habitantes, ubicada en el municipio de Eduardo Neri (Zumpango), a unos 30 minutos de la capital guerrerense: Chilpancingo.

La mayoría de las personas se congrega el día 2 de noviembre, Día de Muertos, cuando acuden a ver a los difuntos adultos, según la creencia.

Se trata de una tradición ancestral única en la entidad, la cual se celebra año con año y que ha sobrevivido, aún con la tecnológica y la pandemia del Covid-19.

La festividad tiene muchos significados para las personas; hay quienes solo vienen a acompañar a sus seres queridos, otros platican con ellos y unos simplemente utilizan el momento para recordar que la muerte es inevitable y que algún día ésta será su morada.

Previamente a la jornada del día 1 de noviembre, se colocan veladoras desde la puerta del panteón hasta las puertas de la iglesia para enseñar el camino a las almas.

El frío de la noche se compensa con el calor de las velas en el camposanto de Huitziltepec. /Foto: Juan Manuel Molina | El Sol de Acapulco.

Cuando se ingresa al camposanto, como se le conoce, todo es mágico. La luz de las velas ofrece una imagen agradable al ojo, que es bañado por la luz cálida que emana de la cera y que da un ambiente de una película antigua.

Las personas hablan poco, especialmente los de mayor edad, quienes permanecen al pie de la tumba de sus difuntos como si esperaran su llegada. Utilizan sillas o simplemente se adaptan al piso de tierra para descansar. Se aprovecha el lugar para destapar una cerveza y degustarla.

La temperatura baja se siente desde unas calles antes de llegar al panteón, pero el frío se compensa con el calor que emana de cada una de las velas.

No hay caminos y se camina entre tumbas y montículos de tierra. Las cruces son de madera y muestran los nombres del difunto y algunos la edad en que estos dejaron esta vida terrenal.

Las familias permanecen en el lugar hasta que la vela sea consumida.

Estado

Reportan aumento de nubosidad y lluvias fuertes en Guerrero

Prevén viento con rachas de 50 a 70 km/h y posible formación de trombas marinas en las costas de la entidad

Política

PRD pierde registro nacional pero seguirá siendo partido en Guerrero

El Partido de la Revolución Democrática (PRD) podrá mantenerse como un partido local en Guerrero a pesar de que perdió su registro por la baja votación

Estado

Presentan examen Ceneval 8 mil aspirantes en licenciaturas UAGro

Casi ocho mil aspirantes realizaron este sábado, su examen de Ceneval para ingresar a las 63 unidades académicas de nivel licenciatura de la Universidad Autónoma de Guerrero

Estado

Guerrero registra oficialmente sólo ocho decesos por dengue

Aunque la Dirección de Salud en Acapulco informó que se tienen 13 muertos en lo que va del año, la Dirección General de Epidemiología sólo reconoce ocho defunciones causadas por la enfermedad

Doble Vía

Clausuras e inscripciones agotan recursos de padres de familia

Para Fernanda, madre soltera de dos hijos, las graduaciones significan este año un duro golpe a su economía ya que tiene que gastar más de 20 mil pesos

Local

Día del Padre traerá ventas del 30% a restauranteros de Acapulco

Ya sea en establecimientos o para llevar, acapulqueños prefieren agasajar a los padres con una rica comida en familia, afirma el presidente de la Canirac en Acapulco, Enrique Castro Soto