/ domingo 30 de octubre de 2022

Repostería en Día de Muertos, reinventarse o morir

Abogada de profesión, Diana Peñaloza inició hace seis años su propio negocio en la elaboración de pan de muerto con un toque casero, artístico y artesanal

Diana Peñaloza se tuvo que reinventar, reinventar su negocio, y cambiar lo ya preestablecido por la sociedad en la forma en que se tiene que vivir la celebración del Día de Muertos.

Concretamente cambió el estilo de cómo se realiza el pan de muerto y las calaveritas de azúcar, que son dos símbolos escenciales en una ofrenda para los llamados “fieles difuntos”. Afirma, paradójicamente, que el que no se renueva muere.

Lea también: Zócalo de Acapulco se viste de color con exposición de altares

El negocio de la repostería lo inició hace seis años por cuenta propia, pero el talento lo trae desde el seno familiar, pues sus padres y abuelos se han dedicado a la elaboración de pan de baqueta de la Tierra Caliente.

Dejó su trabajo como abogada para incursionar en el tema de la repostería y la vez para atender más a su familia.

Desde que dio sus primeros pasos como repostera, ha buscado revitalizar y dar un nuevo toque a estas tradiciones que siguen un orden ya establecido por años.

La preparación del pan de muerto es con una nueva receta, con sabor a naranja, incluso con una nueva imagen a la figura ya conocida, y a la que agregó nuevos elementos, como personalizar una figura con rostro de infante e incluso agregarles crema pastelera o leche preparada, que hace que el pan se aguade.

En el caso de la calaverita, ésta tiene un toque propio y casero, ya que se hace de manera artesanal a base de amaranto, cacao natural, canela, harina de maíz y azúcar, en la que resaltan los ojos de luneta.

“Todos trabajamos sobre lo mismo, pero a partir de qué uno hace la diferencia ahí empiezas a hacer competitivo porque tu ya estás innovando, entonces, la innovación en los productos marca mucho la diferencia y hace tendencia”, señaló.

Los tradicionales muñequitos no solo tienen una nueva imagen, sino un rico sabor original. /Foto: Juan Manuel Molina | El Sol de Acapulco.

Sin embargo, recalca que esto de innovar es también un arma de doble filo, ya que cuando comenzó a vender sus productos, las personas no los comproban y cuestionaban el que estos eran diferentes a lo común.

Su objetivo de hacer algo diferente, tomó fuerza cuando hace cuatro años, su negocio ganó un premio de primer lugar por el mejor pan de muerto presentado en un festival.

Como repostera, ha buscado revitalizar y dar un nuevo toque a estas tradiciones. /Foto: Juan Manuel Molina | El Sol de Acapulco.

“Nosotros hacemos la diferencia, quizás la gente dice que no es lo mismo, no es la tradición, es algo diferente pero muchas veces lo diferente también tiene que ser aceptado”, mencionó.

Enfocada en la buena aceptación que han tenido sus postres, señala que nunca fue fácil, puesto que no todos se arriesgan para ofrecer nuevos productos

Las tradicionales calaveritas tienen un toque de color y sabor muy original. /Foto: Juan Manuel Molina | El Sol de Acapulco.

Ahora menciona que el reto está en que la ciudadanía consuma productos locales al precio que cueste, sin regatear, para verdaderamente valorar el trabajo hecho en la ciudad y en Guerrero.

Para este año, con un adiós casi definitivo al Covid-19, espera que haya más ventas y que la ciudadanía compre muchos artículos para las ofrendas dedicadas a sus difuntos.

Diana Peñaloza se tuvo que reinventar, reinventar su negocio, y cambiar lo ya preestablecido por la sociedad en la forma en que se tiene que vivir la celebración del Día de Muertos.

Concretamente cambió el estilo de cómo se realiza el pan de muerto y las calaveritas de azúcar, que son dos símbolos escenciales en una ofrenda para los llamados “fieles difuntos”. Afirma, paradójicamente, que el que no se renueva muere.

Lea también: Zócalo de Acapulco se viste de color con exposición de altares

El negocio de la repostería lo inició hace seis años por cuenta propia, pero el talento lo trae desde el seno familiar, pues sus padres y abuelos se han dedicado a la elaboración de pan de baqueta de la Tierra Caliente.

Dejó su trabajo como abogada para incursionar en el tema de la repostería y la vez para atender más a su familia.

Desde que dio sus primeros pasos como repostera, ha buscado revitalizar y dar un nuevo toque a estas tradiciones que siguen un orden ya establecido por años.

La preparación del pan de muerto es con una nueva receta, con sabor a naranja, incluso con una nueva imagen a la figura ya conocida, y a la que agregó nuevos elementos, como personalizar una figura con rostro de infante e incluso agregarles crema pastelera o leche preparada, que hace que el pan se aguade.

En el caso de la calaverita, ésta tiene un toque propio y casero, ya que se hace de manera artesanal a base de amaranto, cacao natural, canela, harina de maíz y azúcar, en la que resaltan los ojos de luneta.

“Todos trabajamos sobre lo mismo, pero a partir de qué uno hace la diferencia ahí empiezas a hacer competitivo porque tu ya estás innovando, entonces, la innovación en los productos marca mucho la diferencia y hace tendencia”, señaló.

Los tradicionales muñequitos no solo tienen una nueva imagen, sino un rico sabor original. /Foto: Juan Manuel Molina | El Sol de Acapulco.

Sin embargo, recalca que esto de innovar es también un arma de doble filo, ya que cuando comenzó a vender sus productos, las personas no los comproban y cuestionaban el que estos eran diferentes a lo común.

Su objetivo de hacer algo diferente, tomó fuerza cuando hace cuatro años, su negocio ganó un premio de primer lugar por el mejor pan de muerto presentado en un festival.

Como repostera, ha buscado revitalizar y dar un nuevo toque a estas tradiciones. /Foto: Juan Manuel Molina | El Sol de Acapulco.

“Nosotros hacemos la diferencia, quizás la gente dice que no es lo mismo, no es la tradición, es algo diferente pero muchas veces lo diferente también tiene que ser aceptado”, mencionó.

Enfocada en la buena aceptación que han tenido sus postres, señala que nunca fue fácil, puesto que no todos se arriesgan para ofrecer nuevos productos

Las tradicionales calaveritas tienen un toque de color y sabor muy original. /Foto: Juan Manuel Molina | El Sol de Acapulco.

Ahora menciona que el reto está en que la ciudadanía consuma productos locales al precio que cueste, sin regatear, para verdaderamente valorar el trabajo hecho en la ciudad y en Guerrero.

Para este año, con un adiós casi definitivo al Covid-19, espera que haya más ventas y que la ciudadanía compre muchos artículos para las ofrendas dedicadas a sus difuntos.

Local

Acapulco preparado para recibir a turistas en temporada más larga del año

El secretario de Turismo en en estado, Simón Quiñones Orozco, dijo que Acapulco está listo para recibir a los paseantes que lo visiten en esta temporada vacacional de verano

Policiaca

Incendio consumió tres negocios; propietaria descarta extorsión

Un desperfecto en uno de los tanques de gas del restaurante “Mi Verada Tropical” fue el origen del siniestro

Local

Empresarios ven bien designar a un militar en Seguridad Pública

Miembros de la Canaco en Acapulco dan voto de confianza al Coronel Eduardo Arturo Baillers Mendoza en la encomienda de velar por la seguridad de los acapulqueños

Estado

Hombres armados interceptan al Padre Fili en Chiapas

El sacerdote Filiberto Velazquez, director del Centro de Derechos Humanos Minerva Bello dijo que los hechos ocurrieron en la localidad de Raudales Malpaso en Chiapas

Local

Remodelación de El Parazal lleva paralizada más de cinco meses

La obra inició en el 2023 y se realizaría en dos etapas con más de 25 millones de pesos; locatarios urgen el retiro de escombros y basura

Estado

Buscan reeducar a más de dos mil agresores de mujeres en Guerrero

Se trata de una estrategia educativa en materia de derechos humanos y perspectiva de género para quienes incurren en algún tipo de violencia contra las mujeres