/ lunes 15 de mayo de 2023

Para Irma, ser maestra rural es gran satisfacción y sacrificio

La joven profesora viaja con su pequeño hijo en "pasajera" a la parte alta de la sierra de San Miguel Totolapan donde desempeña con amor su labor docente

Todavía en penumbras, la joven maestra Irma, viaja con su pequeño hijo a San Miguel Totolapan, para tomar una pasajera y subir a una comunidad de la parte alta de la sierra y cumplir con su noble misión de enseñar a niñas y niños de preescolar.

Este trajinar lo realiza desde hace tres años, después que tuvo la fortuna de aprobar el proceso de admisión en educación básica y ganar una de las plazas, pero la promoción implicó ser asignada al lugar más apartado de la región de la Tierra Caliente.

Esto cambió radicalmente sus costumbres, pues antes era ir a su trabajo y regresar a su hogar, pero todo en una sola ciudad, pero ahora ya como parte del magisterio guerrerense, tiene que levantarse muy temprano y comprar su boleto para viajar a San Miguel Totolapan.

Lee también: Los churros de Don Martín, una tradición en la colonia Progreso

Al llegar a la cabecera municipal aborda una camioneta, llamadas pasajeras, que son las únicas que suben a las comunidades asentadas en la parte alta de la sierra, en donde tiene su escuela e imparte clases a los niños de preescolar, pero al terminar se tiene que quedar a dormir.

La maestra Irma, revela que, si hiciera el viaje diario a su casa, no le alcanzaría su salario y no tiene de otra que quedarse a pernoctar en un cuarto que le prestan los padres de familia, pero tiene que comprar sus alimentos y prepararlos.

Otro de los inconvenientes que enfrenta, es que a su pequeño hijo se lo tiene que llevar, no es posible dejarlo, por tanto, el viaje que realiza de lunes a viernes, lo hace con él y se las ingenia para que también se acostumbre a este entorno.

Las condiciones de su trabajo son muy difíciles, porque otro problema que existe, quizá el más grave, es que estas comunidades son rutas de los grupos delincuenciales que protagonizan enfrentamientos y homicidios, en su lucha por el control de la región de la Tierra Caliente.

En estas poblaciones, incluida en donde imparte clases, no hay vigilancia de ninguna autoridad, por lo que cumple con su jornada de trabajo, rogando siempre que no pase nada, toda vez que desde que hubo la masacre de 20 personas en San Miguel Totolapan, hay más movimientos de “extraños” en la parte alta de la sierra.

Todavía en penumbras, la joven maestra Irma, viaja con su pequeño hijo a San Miguel Totolapan, para tomar una pasajera y subir a una comunidad de la parte alta de la sierra y cumplir con su noble misión de enseñar a niñas y niños de preescolar.

Este trajinar lo realiza desde hace tres años, después que tuvo la fortuna de aprobar el proceso de admisión en educación básica y ganar una de las plazas, pero la promoción implicó ser asignada al lugar más apartado de la región de la Tierra Caliente.

Esto cambió radicalmente sus costumbres, pues antes era ir a su trabajo y regresar a su hogar, pero todo en una sola ciudad, pero ahora ya como parte del magisterio guerrerense, tiene que levantarse muy temprano y comprar su boleto para viajar a San Miguel Totolapan.

Lee también: Los churros de Don Martín, una tradición en la colonia Progreso

Al llegar a la cabecera municipal aborda una camioneta, llamadas pasajeras, que son las únicas que suben a las comunidades asentadas en la parte alta de la sierra, en donde tiene su escuela e imparte clases a los niños de preescolar, pero al terminar se tiene que quedar a dormir.

La maestra Irma, revela que, si hiciera el viaje diario a su casa, no le alcanzaría su salario y no tiene de otra que quedarse a pernoctar en un cuarto que le prestan los padres de familia, pero tiene que comprar sus alimentos y prepararlos.

Otro de los inconvenientes que enfrenta, es que a su pequeño hijo se lo tiene que llevar, no es posible dejarlo, por tanto, el viaje que realiza de lunes a viernes, lo hace con él y se las ingenia para que también se acostumbre a este entorno.

Las condiciones de su trabajo son muy difíciles, porque otro problema que existe, quizá el más grave, es que estas comunidades son rutas de los grupos delincuenciales que protagonizan enfrentamientos y homicidios, en su lucha por el control de la región de la Tierra Caliente.

En estas poblaciones, incluida en donde imparte clases, no hay vigilancia de ninguna autoridad, por lo que cumple con su jornada de trabajo, rogando siempre que no pase nada, toda vez que desde que hubo la masacre de 20 personas en San Miguel Totolapan, hay más movimientos de “extraños” en la parte alta de la sierra.

Local

Requiere CAPAMA 100 millones de pesos para su operatividad

Nómina y pago de luz, representan más del 50 por ciento de lo que requiere la paramunicipal

Local

Reconstrucción de departamentos avanza lento en zona Diamante

En la avenida Costera Las Palmas todavía se observan numerosos condominios en obra negra, tapizados con hojas de madera o con fachadas destruidas

Doble Vía

"Los Diablos de Teloloapan" narran episodios de la Independencia de México

Con sus peculiares máscaras, esta tradicional danza es un concepto cultural que rememora la batalla de soldados independentistas al mando de Pedro Ascencio Alquisiras contra el ejército de Agustín de Iturbide

Doble Vía

En dos minutos saca flores, grillos y ¡hasta cocodrilos! de palma

En busca de mejorar su economía, Fernando arribó al puerto hace un mes y se gana la vida elaborando figuras con palma real

Finanzas

Congreso Mexicano del Petróleo se realizará en Acapulco: Evelyn

Evelyn Salgado, gobernadora de Guerrero, anunció que Acapulco será sede de la edición 2025 del Congreso Mexicano del Petróleo

Estado

Claman por justicia en funerales del alcalde de Malinaltepec

El cuerpo del alcalde arribó la madrugada de este domingo y será hasta el lunes cuando sea sepultado