/ viernes 21 de octubre de 2022

Liz Truss pone fin a 45 días de anarquía

Es el político que menos tiempo ha ocupado el puesto en Reino Unido; los conservadores aceleran sucesión mientras los laboristas exigen elecciones generales

LONDRES. Liz Truss se convirtió en el político que menos tiempo ha ocupado el puesto de primer ministro en la historia del Reino Unido, al anunciar su dimisión tras 45 días en Downing Street, acechada por la tormenta financiera que desató el agresivo recorte de impuestos con el que aspiraba a impulsar la economía.

Truss llegó al poder el 6 de septiembre rodeada de la aureola de nueva “Dama de hierro”, dispuesta a emular a Margaret Thatcher, alejarse de la ortodoxia financiera y dar un golpe sobre la mesa para estimular la economía británica pos-Brexit, estancada respecto al resto de países industrializados tras la pandemia.

Te puede interesar: Ministro de Finanzas británico anuncia suspensión de medidas fiscales impulsadas por Liz Truss

Su plan fiscal, sin embargo, desplomó el valor de la libra esterlina, disparó el coste de la deuda para el Reino Unido y forzó al Banco de Inglaterra a intervenir con una compra de bonos de emergencia para evitar la quiebra de varios fondos de pensiones.

Truss despidió a su ministro de Economía, Kwasi Kwarteng, cedió gran parte de su poder a uno de sus críticos, Jeremy Hunt, y revirtió la casi totalidad de sus medidas fiscales, pero todo eso no fue suficiente para calmar a un Partido Conservador aterrado con perder las siguientes elecciones, previstas en dos años.

Graham Brady, presidente del comité que agrupa a los diputados conservadores sin cartera, acudió por la mañana a Downing Street para comunicarle a Truss que había perdido definitivamente el apoyo de su partido.

En la puerta del número 10, Truss aceptó que no podía cumplir las promesas que hizo cuando se presentó como candidata a líder del Partido Conservador.

Truss, que había dicho el miércoles que era una “luchadora y que no se rendía”, declaró a la multitud de periodistas reunidos en Downing Street que se había dado cuenta de que no podía seguir cumpliendo las promesas que le hicieron ganar el liderazgo conservador.

“Por lo tanto, he hablado con su majestad el rey para notificarle que dimito como líder del Partido Conservador”, dijo Truss, que estuvo acompañada únicamente por su marido, con la notable ausencia de sus asesores y ministros leales.

El viernes 28 de octubre habrá una nueva elección de liderazgo conservador. Entre los que se espera que se presenten figuran el exministro de Finanzas Rishi Sunak y Penny Mordaunt, exministra de Defensa. Jeremy Hunt ya se descartó.

Se espera que los miembros del partido y los legisladores conservadores tengan voz y voto en la votación.

En caso de que un solo aspirante supere el umbral de 100 apoyos entre los diputados “tories” necesarios, el mismo lunes se conocerá el ganador de las primarias. Si hay más candidatos, las bases de la formación votarán a través de internet al nuevo líder, que será anunciado, como máximo, el viernes.

El anterior proceso de selección tuvo lugar en el verano boreal, tras la dimisión de Boris Johnson, atrapado por una serie de escándalos.

Una encuesta realizada a principios de esta semana mostró que la mayoría de los conservadores querían que el exprimer ministro Boris Johnson -que fue expulsado de Downing Street en julio- regrese.

Las apuestas sitúan a Sunak como favorito, delante de Mordaunt y Johnson.

Por su parte, el jefe de la oposición laborista, Keir Starmer, pidió la celebración inmediata de elecciones generales anticipadas, sin esperar el fin de la legislatura a finales de 2024 o inicios de 2025.

Truss se convertirá en la primera ministra que menos tiempo ha estado en el cargo en la historia del Reino Unido, un récord que tenía George Canning, que duró 119 días en el cargo en 1827, y que murió en el cargo.

También puedes leer: Liz Truss destituye a ministro de Economía del Reino Unido tras polémico plan fiscal

“Reconozco que, dada la situación, no puedo cumplir con el mandato por el que fui elegida por el Partido Conservador”, dijo al anunciar su renuncia.

Truss había perdido el miércoles al segundo de los cuatro ministros más importantes del gobierno y se enfrentó a burlas cuando defendió su historial ante el Parlamento. Además, sus legisladores pelearon abiertamente por la política, lo que ahondó la sensación de caos.

“Liz Truss debe irse lo más pronto posible”, sentenció en una tribuna del Daily Telegraph David Frost, que le había brindado un fuerte apoyo.

Además, los índices de aprobación de Truss y los de su Partido Conservador se desplomaron.

El nuevo ministro de Finanzas se apresura ahora a encontrar decenas de miles de millones de libras de recortes de gastos para tratar de tranquilizar a los inversores y restablecer la reputación fiscal del Reino Unido, mientras la economía se encamina a una recesión, con la inflación en el nivel más alto de los últimos 40 años.

Por lo pronto, el dólar estadounidense se apreció hasta tocar el nivel sicológico de 150 yenes por primera vez desde 1990, mientras que la libra esterlina y la Bolsa de Londres cerraron ayer con ganancias generalizadas, después del anuncio de Truss. Las acciones europeas también tuvieron un repunte.

Esta tormenta política en una de las principales potencias mundiales, en plena guerra en Ucrania, suscitó una avalancha de reacciones, como el apoyo de Estados Unidos y Francia y las burlas de Rusia.



ESCUCHA EL PODCAST⬇️

Disponible en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts, Deezer y Amazon Music

LONDRES. Liz Truss se convirtió en el político que menos tiempo ha ocupado el puesto de primer ministro en la historia del Reino Unido, al anunciar su dimisión tras 45 días en Downing Street, acechada por la tormenta financiera que desató el agresivo recorte de impuestos con el que aspiraba a impulsar la economía.

Truss llegó al poder el 6 de septiembre rodeada de la aureola de nueva “Dama de hierro”, dispuesta a emular a Margaret Thatcher, alejarse de la ortodoxia financiera y dar un golpe sobre la mesa para estimular la economía británica pos-Brexit, estancada respecto al resto de países industrializados tras la pandemia.

Te puede interesar: Ministro de Finanzas británico anuncia suspensión de medidas fiscales impulsadas por Liz Truss

Su plan fiscal, sin embargo, desplomó el valor de la libra esterlina, disparó el coste de la deuda para el Reino Unido y forzó al Banco de Inglaterra a intervenir con una compra de bonos de emergencia para evitar la quiebra de varios fondos de pensiones.

Truss despidió a su ministro de Economía, Kwasi Kwarteng, cedió gran parte de su poder a uno de sus críticos, Jeremy Hunt, y revirtió la casi totalidad de sus medidas fiscales, pero todo eso no fue suficiente para calmar a un Partido Conservador aterrado con perder las siguientes elecciones, previstas en dos años.

Graham Brady, presidente del comité que agrupa a los diputados conservadores sin cartera, acudió por la mañana a Downing Street para comunicarle a Truss que había perdido definitivamente el apoyo de su partido.

En la puerta del número 10, Truss aceptó que no podía cumplir las promesas que hizo cuando se presentó como candidata a líder del Partido Conservador.

Truss, que había dicho el miércoles que era una “luchadora y que no se rendía”, declaró a la multitud de periodistas reunidos en Downing Street que se había dado cuenta de que no podía seguir cumpliendo las promesas que le hicieron ganar el liderazgo conservador.

“Por lo tanto, he hablado con su majestad el rey para notificarle que dimito como líder del Partido Conservador”, dijo Truss, que estuvo acompañada únicamente por su marido, con la notable ausencia de sus asesores y ministros leales.

El viernes 28 de octubre habrá una nueva elección de liderazgo conservador. Entre los que se espera que se presenten figuran el exministro de Finanzas Rishi Sunak y Penny Mordaunt, exministra de Defensa. Jeremy Hunt ya se descartó.

Se espera que los miembros del partido y los legisladores conservadores tengan voz y voto en la votación.

En caso de que un solo aspirante supere el umbral de 100 apoyos entre los diputados “tories” necesarios, el mismo lunes se conocerá el ganador de las primarias. Si hay más candidatos, las bases de la formación votarán a través de internet al nuevo líder, que será anunciado, como máximo, el viernes.

El anterior proceso de selección tuvo lugar en el verano boreal, tras la dimisión de Boris Johnson, atrapado por una serie de escándalos.

Una encuesta realizada a principios de esta semana mostró que la mayoría de los conservadores querían que el exprimer ministro Boris Johnson -que fue expulsado de Downing Street en julio- regrese.

Las apuestas sitúan a Sunak como favorito, delante de Mordaunt y Johnson.

Por su parte, el jefe de la oposición laborista, Keir Starmer, pidió la celebración inmediata de elecciones generales anticipadas, sin esperar el fin de la legislatura a finales de 2024 o inicios de 2025.

Truss se convertirá en la primera ministra que menos tiempo ha estado en el cargo en la historia del Reino Unido, un récord que tenía George Canning, que duró 119 días en el cargo en 1827, y que murió en el cargo.

También puedes leer: Liz Truss destituye a ministro de Economía del Reino Unido tras polémico plan fiscal

“Reconozco que, dada la situación, no puedo cumplir con el mandato por el que fui elegida por el Partido Conservador”, dijo al anunciar su renuncia.

Truss había perdido el miércoles al segundo de los cuatro ministros más importantes del gobierno y se enfrentó a burlas cuando defendió su historial ante el Parlamento. Además, sus legisladores pelearon abiertamente por la política, lo que ahondó la sensación de caos.

“Liz Truss debe irse lo más pronto posible”, sentenció en una tribuna del Daily Telegraph David Frost, que le había brindado un fuerte apoyo.

Además, los índices de aprobación de Truss y los de su Partido Conservador se desplomaron.

El nuevo ministro de Finanzas se apresura ahora a encontrar decenas de miles de millones de libras de recortes de gastos para tratar de tranquilizar a los inversores y restablecer la reputación fiscal del Reino Unido, mientras la economía se encamina a una recesión, con la inflación en el nivel más alto de los últimos 40 años.

Por lo pronto, el dólar estadounidense se apreció hasta tocar el nivel sicológico de 150 yenes por primera vez desde 1990, mientras que la libra esterlina y la Bolsa de Londres cerraron ayer con ganancias generalizadas, después del anuncio de Truss. Las acciones europeas también tuvieron un repunte.

Esta tormenta política en una de las principales potencias mundiales, en plena guerra en Ucrania, suscitó una avalancha de reacciones, como el apoyo de Estados Unidos y Francia y las burlas de Rusia.



ESCUCHA EL PODCAST⬇️

Disponible en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts, Deezer y Amazon Music

Local

Encabeza alcaldesa el programa “Playas Limpias” en Acapulco

La presidenta de Acapulco Abelina López Rodríguez convocó a la ciudadanía a qué domingo a domingo se realice el operativo de limpieza en las playas del municipio

Local

Bloquean Costera de Acapulco en plena temporada de vacaciones

En plena temporada de vacaciones en Acapulco, ex trabajadores toman la vía principal para exigir el cumplimiento de diversas demandas al gobierno municipal

Estado

Hospital de Chilpancingo está saturado con casos de dengue

Trabajadores del Hospital General "Raymundo Abarca Alarcón" de Chilpancingo admitieron que el nosocomio no se da abasto para atender a los pacientes

Estado

Devastan zona reforestada para construcción de cuartel militar

Las instalaciones para albergar al 6to. Batallón de Ingenieros de Combate se construyeron en cerca de 100 hectáreas donde se talaron miles de árboles de pino, asegura cronista de la colonia del PRI

Estado

Extorsión debe tipificarse como un delito grave en Guerrero

La Confederación Patronal de la República Mexicana solicita a los integrantes del Congreso local que legislen para catalogar la extorsión como delito grave

Doble Vía

¿De pollo o puerco? El pozole guerrerense ¡ya tiene su día!

Miembros de Canirac conmemorarán el Día del Pozole Guerrerense cada tercer jueves de julio, como una forma de darle valor gastronómico y cultural