/ sábado 30 de marzo de 2019

Recortes “golpean” a activistas y periodistas

Sólo alrededor de 35 funcionarios supervisan la seguridad de por lo menos 800 comunicadores y defensores de derechos humanos

Los recortes al presupuesto del Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas en México hacen más difícil la protección a estos, la cual es “insuficiente”, desveló el informe “Cambiando el curso de la impunidad: Protección y acceso a la justicia para personas defensoras de derechos humanos y periodistas en México”

De acuerdo con el estudio, el mecanismo adolece de “serias carencias” y ejemplifica que solo 35 funcionarios supervisan la protección de alrededor de 800 periodistas y personas defensoras de derechos humanos.

La organización Brigadas Internacionales de Paz (PBI, por sus siglas en inglés) en México, una de las responsables del estudio, lamentó que el presupuesto de 2019 recortó fondos por valor de 11.6 millones de pesos a la unidad que financia los sueldos del personal del mecanismo. Esta es la Unidad de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación (Segob).

Precisó que, si bien el mecanismo gastó 259.9 millones de pesos en la implantación de medidas de protección en 2018, el Congreso asignó 207.6 millones de pesos para medidas de protección en 2019.

Al margen del presupuesto, PBI México consideró que “las medidas de protección a menudo son poco confiables, no se implementan adecuadamente y no toman en cuenta la realidad sobre el terreno en las diferentes regiones del país”.

Desde agosto de 2017, seis personas beneficiarias del mecanismo de protección han sido asesinadas, agregó. Además, en 39 por ciento de los casos que registra el mecanismo, los agresores de las amenazas y ataques son servidores públicos.

Del mismo modo, el abuso de autoridad fue el segundo delito más reportado por las procuradurías y fiscalías que nutren de datos el estudio.

Este también enfatiza que la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión (FEADLE) “se ha visto severamente limitada por la falta de recursos humanos y financieros”.

El presupuesto de la dependencia se redujo entre 2014 y 2018 un 54 por ciento.

Pasó de 39 millones de pesos (unos 2,01 millones de dólares) en 2014 a unos 18 millones (unos 930.000 dólares) en 2018.

La FEADLE cuenta únicamente con 22 fiscales y 15 agentes de investigación.

Pero no todo es malo, el estudio también valora los buenos resultados en el norteño estado de Chihuahua. Allí, el mecanismo ha logrado “avances en el desarrollo de estrategias que trascienden la protección inmediata a periodistas y personas defensoras de derechos humanos”.

“Las experiencias en Chihuahua podrían servir como modelo para desarrollar planes integrales de prevención de la violencia que se adecúen mejor a los contextos locales”, expuso PBI México.

El país es uno de los más peligrosos para el ejercicio del periodismo en el mundo. Según cifras de la organización Artículo 19, durante 2018 murieron 9 periodistas por homicidio.

Durante el pasado sexenio del presidente Enrique Peña Nieto (2012-2018) se produjeron 47 asesinatos de periodistas en México y un total de 2.347 agresiones contra los medios de comunicación.

Durante el mandato de López Obrador van al menos siete periodistas asesinados, uno de ellos por crimen pasional.

Los recortes al presupuesto del Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas en México hacen más difícil la protección a estos, la cual es “insuficiente”, desveló el informe “Cambiando el curso de la impunidad: Protección y acceso a la justicia para personas defensoras de derechos humanos y periodistas en México”

De acuerdo con el estudio, el mecanismo adolece de “serias carencias” y ejemplifica que solo 35 funcionarios supervisan la protección de alrededor de 800 periodistas y personas defensoras de derechos humanos.

La organización Brigadas Internacionales de Paz (PBI, por sus siglas en inglés) en México, una de las responsables del estudio, lamentó que el presupuesto de 2019 recortó fondos por valor de 11.6 millones de pesos a la unidad que financia los sueldos del personal del mecanismo. Esta es la Unidad de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación (Segob).

Precisó que, si bien el mecanismo gastó 259.9 millones de pesos en la implantación de medidas de protección en 2018, el Congreso asignó 207.6 millones de pesos para medidas de protección en 2019.

Al margen del presupuesto, PBI México consideró que “las medidas de protección a menudo son poco confiables, no se implementan adecuadamente y no toman en cuenta la realidad sobre el terreno en las diferentes regiones del país”.

Desde agosto de 2017, seis personas beneficiarias del mecanismo de protección han sido asesinadas, agregó. Además, en 39 por ciento de los casos que registra el mecanismo, los agresores de las amenazas y ataques son servidores públicos.

Del mismo modo, el abuso de autoridad fue el segundo delito más reportado por las procuradurías y fiscalías que nutren de datos el estudio.

Este también enfatiza que la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión (FEADLE) “se ha visto severamente limitada por la falta de recursos humanos y financieros”.

El presupuesto de la dependencia se redujo entre 2014 y 2018 un 54 por ciento.

Pasó de 39 millones de pesos (unos 2,01 millones de dólares) en 2014 a unos 18 millones (unos 930.000 dólares) en 2018.

La FEADLE cuenta únicamente con 22 fiscales y 15 agentes de investigación.

Pero no todo es malo, el estudio también valora los buenos resultados en el norteño estado de Chihuahua. Allí, el mecanismo ha logrado “avances en el desarrollo de estrategias que trascienden la protección inmediata a periodistas y personas defensoras de derechos humanos”.

“Las experiencias en Chihuahua podrían servir como modelo para desarrollar planes integrales de prevención de la violencia que se adecúen mejor a los contextos locales”, expuso PBI México.

El país es uno de los más peligrosos para el ejercicio del periodismo en el mundo. Según cifras de la organización Artículo 19, durante 2018 murieron 9 periodistas por homicidio.

Durante el pasado sexenio del presidente Enrique Peña Nieto (2012-2018) se produjeron 47 asesinatos de periodistas en México y un total de 2.347 agresiones contra los medios de comunicación.

Durante el mandato de López Obrador van al menos siete periodistas asesinados, uno de ellos por crimen pasional.

Estado

Disminuye violencia en Guerrero en mes de septiembre: HAF

El gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo Flores, informó que durante el mes de septiembre la entidad se ubicó en el noveno lugar a nivel nacional con menor número de incidentes delictivos

Estado

Rechaza Sefodeco que empresas mineras se hayan ido de Guerrero por temas de inseguridad

El Secretario de Fomento y Desarrollo Económico en Guerrero Álvaro Burgos Barrera, aseguró que las empresas mineras canadienses dejaron de invertir porque las comunidades no les permitieron realizar los trabajos, afirma.

Local

Director de Transporte, da banderazo a taxis rosas en Acapulco

Los taxis rosas serán manejados por mujeres y para uso exclusivo de la población femenil en la ruta Coloso-Centro

Policiaca

Enfrentamiento entre civiles armados y efectivos de la Marina deja saldo de tres hombres muertos

Efectivos de la Marina Armada de México, abatieron a tres civiles, presuntos integrantes de un grupo delictivo que los atacó con armas largas y cortas en la colonia José López Portillo

Finanzas

Por quinta vez, AMLO propone a Ángel Carrizales para un cargo energético

Fue elegido como aspirante a la Comisión Nacional de Hidrocarburos

Mundo

"Vaticano no corre riesgo", niegan estar al borde de la quiebra

El cardenal Rodríguez Maradiaga aseguró que "parece que lo que está en marcha es una estrategia para desacreditar al Papa"

Turismo

Oaxaca espera a más de 52 mil personas por festividades de Día de Muertos

Asimismo, se espera una derrama económica de 185 millones de pesos

Automotriz

"Puede ser mi último contrato", Checo Pérez habla sobre salir de la Fórmula 1

El jalisciense admitió que dudó sobre la extensión de su contrato con Racing Point