/ lunes 18 de septiembre de 2023

Urgen colectivos identificar los restos recuperados en Totolapan

Su localización confirma que la participación del Ejército en la desaparición y muerte de guerrerenses durante la Guerra Sucia

Miembros del colectivo de familiares de víctimas de la Guerra Sucia, demandaron al gobierno estatal y federal que se agilicen los procesos de identificación mediante ADN de los restos que fueron recuperados en la sierra de San Miguel Totolapan de siete personas que aseguran fueron “fusilados” por el Ejército,

Explicaron que en 1971 el Ejército acusó a sus familiares de tener vínculos con la guerrilla que encabezaba Lucio Cabañas, por eso los torturaron, los persiguieron los asesinaron y desaparecieron.

Lea también: Critican familiares de desaparecidos de la Guerra Sucia homenaje al Colegio Militar

Octaviano Gervacio Serrano, quien es asesor jurídico de las víctimas y también hijo de un desaparecido, estableció que la corroboración de que el Ejército asesinó a estas personas constituye un elemento esencial que tiene que considerar el Estado Mexicano para que haga justicia y se enjuicie a los militares que participaron en la campaña de exterminio que se conoce como la Guerra Sucia y que aún están vivos; “sabemos que son cientos o tal vez miles los militares que aún viven y tienen que ser llevados a la justicia”.

Agregó que también se requiere una estrategia de reparación del daño porque los hijos y las esposas quedaron en estado vulnerable y se les quitaron derechos, como la posibilidad de estudiar que no pudieron hacer porque el hombre de la casa el que proveía la manutención fue asesinado y desaparecido.

Todos los asesinados se dedicaban a la agricultura a la ganadería y otras actividades del campo; “nos decían los chiveros, porque había mucho ganado, pero todo se los robaron, los mataron, las cosechas se echaron a perder, las casas las quemaron y hubo mucha persecución, nosotros salvamos la vida pero vimos las balaceras, cómo torturaron a nuestros hermanos”, señaló Miguel Rojas Bernardino, uno de los familiares de las víctimas que se presume son de quienes encontraron los restos.

Los desaparecidos a los que podrían pertenecer los restos localizados en fosas clandestinas son Apolonio Hernández, quien al desaparecer contaba con 30 años de edad y sus restos serían de los que exhumaron en la comunidad de Las Desdichas; Bartolo Rojas Nazario, de 37 años, fusilado por el Ejército en Los Espadines; Gervasio Bernardino Durán ,de 34 años y José Isabel Rojas Bernardino, fueron asesinados en Cruz de Piedra por fusilamiento del Ejército y sepultados en Las Desdichas.

Francisco Rojas Nazario de 34 años, José Santos González Rojas, Pablo Rojas Terán de 14 años y Eduviges Ovillada Ortiz fueron asesinados y desaparecidos en la comunidad de Los Espadines.

Aseguran que todos los asesinados se dedicaban a la agricultura a la ganadería y otras actividades del campo. /Foto: Abel Miranda | El Sol de Acapulco.


El dirigente de la organización explicó que el intento de exterminio fue tan absurdo que se mandó desaparecer las actas de nacimiento de estas personas en el Registro Civil, por eso ahora se está demandando al Registro Civil que se localicen los documentos o que se les haga un registro extemporáneo y se les extienda también un acta de defunción, para que tengan una identidad una causa de muerte y se pueda seguir luchando por justicia.

De los siete casos que podrían corresponder a los restos ya existen demandas formales en el Ministerio Público, también quejas en la Comisión Nacional de los Derechos Humanos y en la Fiscalía especial que se creó para investigar los hechos de la Guerra Sucia.

Miembros del colectivo de familiares de víctimas de la Guerra Sucia, demandaron al gobierno estatal y federal que se agilicen los procesos de identificación mediante ADN de los restos que fueron recuperados en la sierra de San Miguel Totolapan de siete personas que aseguran fueron “fusilados” por el Ejército,

Explicaron que en 1971 el Ejército acusó a sus familiares de tener vínculos con la guerrilla que encabezaba Lucio Cabañas, por eso los torturaron, los persiguieron los asesinaron y desaparecieron.

Lea también: Critican familiares de desaparecidos de la Guerra Sucia homenaje al Colegio Militar

Octaviano Gervacio Serrano, quien es asesor jurídico de las víctimas y también hijo de un desaparecido, estableció que la corroboración de que el Ejército asesinó a estas personas constituye un elemento esencial que tiene que considerar el Estado Mexicano para que haga justicia y se enjuicie a los militares que participaron en la campaña de exterminio que se conoce como la Guerra Sucia y que aún están vivos; “sabemos que son cientos o tal vez miles los militares que aún viven y tienen que ser llevados a la justicia”.

Agregó que también se requiere una estrategia de reparación del daño porque los hijos y las esposas quedaron en estado vulnerable y se les quitaron derechos, como la posibilidad de estudiar que no pudieron hacer porque el hombre de la casa el que proveía la manutención fue asesinado y desaparecido.

Todos los asesinados se dedicaban a la agricultura a la ganadería y otras actividades del campo; “nos decían los chiveros, porque había mucho ganado, pero todo se los robaron, los mataron, las cosechas se echaron a perder, las casas las quemaron y hubo mucha persecución, nosotros salvamos la vida pero vimos las balaceras, cómo torturaron a nuestros hermanos”, señaló Miguel Rojas Bernardino, uno de los familiares de las víctimas que se presume son de quienes encontraron los restos.

Los desaparecidos a los que podrían pertenecer los restos localizados en fosas clandestinas son Apolonio Hernández, quien al desaparecer contaba con 30 años de edad y sus restos serían de los que exhumaron en la comunidad de Las Desdichas; Bartolo Rojas Nazario, de 37 años, fusilado por el Ejército en Los Espadines; Gervasio Bernardino Durán ,de 34 años y José Isabel Rojas Bernardino, fueron asesinados en Cruz de Piedra por fusilamiento del Ejército y sepultados en Las Desdichas.

Francisco Rojas Nazario de 34 años, José Santos González Rojas, Pablo Rojas Terán de 14 años y Eduviges Ovillada Ortiz fueron asesinados y desaparecidos en la comunidad de Los Espadines.

Aseguran que todos los asesinados se dedicaban a la agricultura a la ganadería y otras actividades del campo. /Foto: Abel Miranda | El Sol de Acapulco.


El dirigente de la organización explicó que el intento de exterminio fue tan absurdo que se mandó desaparecer las actas de nacimiento de estas personas en el Registro Civil, por eso ahora se está demandando al Registro Civil que se localicen los documentos o que se les haga un registro extemporáneo y se les extienda también un acta de defunción, para que tengan una identidad una causa de muerte y se pueda seguir luchando por justicia.

De los siete casos que podrían corresponder a los restos ya existen demandas formales en el Ministerio Público, también quejas en la Comisión Nacional de los Derechos Humanos y en la Fiscalía especial que se creó para investigar los hechos de la Guerra Sucia.

Local

En riesgo actividad económica por violencia en la avenida Costera

El problema de violencia no cesa, a pesar de la presencia de miles de elementos de la Guardia Nacional, lamentan comerciantes de la zona

Local

Protección Civil valida inmuebles para instalar refugios temporales

Se realizó una revisión de los lugares propuestos y solo fueron seleccionados 35 para funcionar como refugio temporal.

Local

Reforestar el Parque Papagayo costará 50 millones de pesos

El pulmón verde de Acapulco tiene 22 hectáreas, las cuales resultaron afectadas por el paso del huracán Otis en octubre pasado

Policiaca

Asesinan a 4 hombres en menos de 12 horas en Acapulco

En menos de 12 horas, 4 hombres han sido asesinados a balazos en distintas colonias de Acapulco a pesar de la presencia de la Guardia Nacional

Local

Canaco pide condonar impuesto a negocios rapiñados por Otis

La Cámara Nacional de Comercio y Servicios Turísticos tiene un registro de 180 empresas que no pueden pagar las licencias de funcionamiento

Estado

Inseguridad deja sin clases a 400 alumnos en Coyuca de Benítez

La Secretaría de Educación en Guerrero confirmó que son alumnos de siete comunidades los afectados por la irrupción de un grupo delincuencial