/ viernes 2 de julio de 2021

Dejan en la arena las huellas del trabajo infantil

Tres hermanitos recorren las playas cargando sillas que sus padres elaboran con ramas de árboles coloridos cordones y que buscan vender a turistas y porteños

Las huellas de sus pequeños pasos por la vida van quedando marcadas en la arena de algunas playas porteñas que recorren a diario, pero que, con el paso del tiempo se van borrando y quedando en la memoria del trabajo infantil que realizan para ayudar a sus padres.

Originarios de la zona rural de Acapulco, tres hermanos (dos mujeres y un hombre) recorren los balnearios vendiendo sillas construidas de ramas de árboles que sus padres cortan en el campo y que decoran con cordones de colores llamativos.

Sus nombres no los proporcionaron, su madre, que los acompañaba a corta distancia, no permitió hablar mucho con ellos.

Con otro pequeño más que la acompañaba, la mamá los observa cuando comienzan su peregrinar para sumarse a la enorme lista de vendedores ambulantes que laboran en la zona turística de la ciudad.

A ratos descalzos en el pavimento hirviente por los rayos del sol para sortear algunos obstáculos cercanos al mar y otros en la arena mojada que refresca sus pies, los pequeños caminan cerca de 3.5 kilómetros para ofrecer su mercancía a turistas o lugareños.

Desde playa Icacos hasta el Papagayo, caminan los fines de semana, a veces de jueves a domingo y otras jornadas pueden empezar el viernes, para buscar quién les compre las tradicionales y coloridas “sillitas”.

Con costos de entre 80 y 50 pesos, dependiendo el tamaño, los pequeños vendedores comienzan una faceta de su infancia que quedará imborrable en sus mentes conforme vayan creciendo.

Foto: Abraham Martínez | El Sol de Acapulco

Su caso no es único, ya que, en Acapulco una gran cantidad de niños, trabajan en las calles limpiando parabrisas, vendiendo chicles u ofreciendo otros productos en distintas calles o avenidas para apoyar a sus padres en su alimentación.

El Sistema de Desarrollo Integral para la Familia DIF Acapulco, tiene detectados a más de 100 menores laborando en la costera Miguel Alemán, Vía Rápida, el Bulevar Vicente Guerrero, así como como la avenida Cuauhtémoc.

Las jornadas laborales para los niños pueden ser variables, para ganar el sustento que permita alimentar al resto de la familia y no dormir con hambre en medio de la crisis económica que ha dejado miles de desempleados en el puerto.

Las huellas de sus pequeños pasos por la vida van quedando marcadas en la arena de algunas playas porteñas que recorren a diario, pero que, con el paso del tiempo se van borrando y quedando en la memoria del trabajo infantil que realizan para ayudar a sus padres.

Originarios de la zona rural de Acapulco, tres hermanos (dos mujeres y un hombre) recorren los balnearios vendiendo sillas construidas de ramas de árboles que sus padres cortan en el campo y que decoran con cordones de colores llamativos.

Sus nombres no los proporcionaron, su madre, que los acompañaba a corta distancia, no permitió hablar mucho con ellos.

Con otro pequeño más que la acompañaba, la mamá los observa cuando comienzan su peregrinar para sumarse a la enorme lista de vendedores ambulantes que laboran en la zona turística de la ciudad.

A ratos descalzos en el pavimento hirviente por los rayos del sol para sortear algunos obstáculos cercanos al mar y otros en la arena mojada que refresca sus pies, los pequeños caminan cerca de 3.5 kilómetros para ofrecer su mercancía a turistas o lugareños.

Desde playa Icacos hasta el Papagayo, caminan los fines de semana, a veces de jueves a domingo y otras jornadas pueden empezar el viernes, para buscar quién les compre las tradicionales y coloridas “sillitas”.

Con costos de entre 80 y 50 pesos, dependiendo el tamaño, los pequeños vendedores comienzan una faceta de su infancia que quedará imborrable en sus mentes conforme vayan creciendo.

Foto: Abraham Martínez | El Sol de Acapulco

Su caso no es único, ya que, en Acapulco una gran cantidad de niños, trabajan en las calles limpiando parabrisas, vendiendo chicles u ofreciendo otros productos en distintas calles o avenidas para apoyar a sus padres en su alimentación.

El Sistema de Desarrollo Integral para la Familia DIF Acapulco, tiene detectados a más de 100 menores laborando en la costera Miguel Alemán, Vía Rápida, el Bulevar Vicente Guerrero, así como como la avenida Cuauhtémoc.

Las jornadas laborales para los niños pueden ser variables, para ganar el sustento que permita alimentar al resto de la familia y no dormir con hambre en medio de la crisis económica que ha dejado miles de desempleados en el puerto.

Local

Ómicron obliga a seguir con protocolos de Salud

La ciudadanía acapulqueña y turistas deben cumplir las medidas sanitarias con todas sus reservas, afirmó el director de Turismo municipal, David Abarca Rodríguez

Local

Basura y aguas negras imperan en Acapulco

Hay opacidad de los tres órdenes de gobierno por resolver los problemas, aseguran ambientalistas

Policiaca

Emboscan camioneta en La Montaña

Matan a tres adultos y un menor; hieren a otros cinco menores

Local

De chalán a vendedor de medicina naturista

Sus plantas curan desde una simple gripa hasta un dolor de cabeza, incluso, enfermedades más graves

Cultura

Edición 35 de la FIL Guadalajara cerrará actividades con el concierto de Tania Libertad

La intérprete peruana-mexicana dijo que lo que se viene este domingo son fusiones que deleitarán al público como se debe

Literatura

"El hijo del Capitán Trueno": Miguel Bosé comparte en la FIL cómo fue volver a su juventud

Narra prácticamente su infancia, adolescencia y primeros años de juventud

Estado

Mantiene Guerrero gobernabilidad social

Hay un gobierno de diálogo y apertura social para llegar acuerdos, señaló el subsecretario de Coordinación de la Secretaría General de Gobierno, Oscar Chávez

Local

Realizan pruebas Covid-19 a migrantes que llegaron al puerto

Arribaron este sábado a bordo de dos autobuses, procedentes de Tapachula Chiapas

Literatura

Oswaldo Hernández recibe Premio Ciudad y Naturaleza en la FIL Guadalajara 2021

El libro "Una ciudad para el fin del mundo" le mereció al escritor el premio Literatura Ciudad y Naturaleza José Emilio Pacheco