/ viernes 30 de septiembre de 2022

Caótico regreso a la normalidad en Acapulco

Padres de familia y ciudadanos padecen las molestias del tráfico en horas pico con la liberación de aforos y las clases presenciales

El regreso a la normalidad que se da después de bajar los índices de contagios por el Covid-19, ha propiciado el retornó de los molestos trastornos viales a la "hora picó" al reanudarse las clases presenciales en el puerto de Acapulco, originados por la irresponsabilidad de los propios padres de familia al estacionarse hasta en triple fila.

Después de dos años de experimentar un fluido vehicular más dinámico en las principales calles y avenidas de la ciudad, este llegó a su fin al lograr un importante progreso la Secretaría de Salud del estado para controlar los niveles de la pandemia de manera significativa para estar en color verde, lo que derivó a normalizar las actividades en hoteles, centros comerciales, edificios públicos y privados, así como en el sector educativo.

Sin embargo, lo que debiera ser motivo de alegría, en realidad se convirtió en malestar para los automovilistas y trabajadores del volante, en virtud que algunos padres de familia al ir por sus hijos a las escuelas, estacionan sus vehículos hasta en triple fila y ocasionan cuellos de botella.

Lee también: Maestros sin trabajo y niños sin clases, una constante en Guerrero

Por lo que las carreras, el llanto de las y los niños, incluso, los regaños son frecuentes de los padres a sus hijos, por las prisas por llegar a tiempo a la escuela y que no les cierren las puertas, todo originado por los trastornos viales propiciados por algunos padres de familia, que se niegan a caminar y a toda costa llegan en carro hasta la puerta del plantel.

Los estudiantes regresan a las aulas. / Foto: Martín Gómez | El Sol de Acapulco

El presidente de la Asociación de Tutores y Padres de Familia por la Educación del Estado de Guerrero, Fernando Díaz Ángeles, aseguró que esto afecta también a los alumnos, porque se altera su estado de ánimo al ser contagiados por el estrés de sus padres y esto incide en su estado emocional, aunque desgraciadamente no se le ha puesto atención, porqué si les afecta en su proceso de enseñanza-aprendizaje.

Otros afectados son los transportistas, según explica el presidente de la Agencia de Transporte del Estado de Guerrero, Omar Reyes Campos, quien explicó que esto los obliga a gastar más combustible y reducir sus tiempos de traslado al esperar que se les permita avanzar.

Pero también, reconoció que intervienen otros factores, como es el mal estado de las calles y la falta de vigilancia por parte de los policías viales, quienes brillan por su ausencia en los tramos en donde se generan los embotellamientos y esto lo aprovechan los padres de familia para detener sus vehículos hasta en triple fila para recoger a sus hijos de sus escuelas.

Saturadas las escuelas. / Foto: Martín Gómez | El Sol de Acapulco

La señora Martha, quien acude diariamente a dejar a sus dos hijos a la escuela primaria "Ignacio Manuel Altamirano", admite que al no hallar espacio para estacionarse para su vehículo lo más cerca del plantel para recoger a sus niños, obstaculizando la circulación "aunque es por algunos minutos".

Pero no sólo es el primer cuadro de la ciudad que se padecen estos embotellamientos, está postal se observa en la avenida Cuauhtémoc en algunos de sus tramos, principalmente en la Garita, en donde cotidianamente se forman largas filas de vehículos y el estridente sonar del claxon que escucha sin parar por la desesperación de los automovilistas al quedar atrapados en el congestionamiento vial.

El profesor Salvador Vázquez refiere que este desorden puede evitarse, pero las autoridades han tolerado a los propietarios de automóviles que se estacionen donde quieren y poco les importa garantizar el derecho a circular, porque el problema no sólo se padece en las escuelas es en toda la ciudad.

El regreso a la normalidad que se da después de bajar los índices de contagios por el Covid-19, ha propiciado el retornó de los molestos trastornos viales a la "hora picó" al reanudarse las clases presenciales en el puerto de Acapulco, originados por la irresponsabilidad de los propios padres de familia al estacionarse hasta en triple fila.

Después de dos años de experimentar un fluido vehicular más dinámico en las principales calles y avenidas de la ciudad, este llegó a su fin al lograr un importante progreso la Secretaría de Salud del estado para controlar los niveles de la pandemia de manera significativa para estar en color verde, lo que derivó a normalizar las actividades en hoteles, centros comerciales, edificios públicos y privados, así como en el sector educativo.

Sin embargo, lo que debiera ser motivo de alegría, en realidad se convirtió en malestar para los automovilistas y trabajadores del volante, en virtud que algunos padres de familia al ir por sus hijos a las escuelas, estacionan sus vehículos hasta en triple fila y ocasionan cuellos de botella.

Lee también: Maestros sin trabajo y niños sin clases, una constante en Guerrero

Por lo que las carreras, el llanto de las y los niños, incluso, los regaños son frecuentes de los padres a sus hijos, por las prisas por llegar a tiempo a la escuela y que no les cierren las puertas, todo originado por los trastornos viales propiciados por algunos padres de familia, que se niegan a caminar y a toda costa llegan en carro hasta la puerta del plantel.

Los estudiantes regresan a las aulas. / Foto: Martín Gómez | El Sol de Acapulco

El presidente de la Asociación de Tutores y Padres de Familia por la Educación del Estado de Guerrero, Fernando Díaz Ángeles, aseguró que esto afecta también a los alumnos, porque se altera su estado de ánimo al ser contagiados por el estrés de sus padres y esto incide en su estado emocional, aunque desgraciadamente no se le ha puesto atención, porqué si les afecta en su proceso de enseñanza-aprendizaje.

Otros afectados son los transportistas, según explica el presidente de la Agencia de Transporte del Estado de Guerrero, Omar Reyes Campos, quien explicó que esto los obliga a gastar más combustible y reducir sus tiempos de traslado al esperar que se les permita avanzar.

Pero también, reconoció que intervienen otros factores, como es el mal estado de las calles y la falta de vigilancia por parte de los policías viales, quienes brillan por su ausencia en los tramos en donde se generan los embotellamientos y esto lo aprovechan los padres de familia para detener sus vehículos hasta en triple fila para recoger a sus hijos de sus escuelas.

Saturadas las escuelas. / Foto: Martín Gómez | El Sol de Acapulco

La señora Martha, quien acude diariamente a dejar a sus dos hijos a la escuela primaria "Ignacio Manuel Altamirano", admite que al no hallar espacio para estacionarse para su vehículo lo más cerca del plantel para recoger a sus niños, obstaculizando la circulación "aunque es por algunos minutos".

Pero no sólo es el primer cuadro de la ciudad que se padecen estos embotellamientos, está postal se observa en la avenida Cuauhtémoc en algunos de sus tramos, principalmente en la Garita, en donde cotidianamente se forman largas filas de vehículos y el estridente sonar del claxon que escucha sin parar por la desesperación de los automovilistas al quedar atrapados en el congestionamiento vial.

El profesor Salvador Vázquez refiere que este desorden puede evitarse, pero las autoridades han tolerado a los propietarios de automóviles que se estacionen donde quieren y poco les importa garantizar el derecho a circular, porque el problema no sólo se padece en las escuelas es en toda la ciudad.

Estado

A 160 meses, recuerdan a los 43 desaparecidos de Ayotzinapa

Con un mitin, reprochan al gobierno de López Obrador que no haya esclarecido el caso

Elecciones 2024

Violencia en Guerrero pone en riesgo la jornada electoral

Urgen estrategias para frenar las pugnas entre grupos delincuenciales, señala el líder hotelero Francisco Aguilar

Local

Fábricas de hielo en Acapulco aumentan 50% sus ventas

La ola de calor que atraviesa el país obliga a empresarios de Acapulco a incrementar la producción de hielo ante la gran demanda

Estado

Escasez de productos por Otis dispara el precio del mango

Este fruto de temporada debería estar muy barato y abundante, sin embargo su precio que era de 10 a 5 pesos, ahora llega a los 60

Local

Sistema preescolar aún no recupera matrícula escolar

La deserción escolar se incrementó tras el paso del huracán Otis, asegura la jefa del Sector 04 de nivel preescolar en Acapulco, Margarita Nava

Elecciones 2024

Tribunal revoca candidaturas de Yoshio y Granda en Acapulco

El Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación revocó las candidaturas de Yoshio Ávila y Carlos Granda, aspirantes a la alcaldía de Acapulco