/ domingo 25 de diciembre de 2022

¿Tintorera en Acapulco? ¡Sí, en la Condesa

Los ataques del enorme escualo de casi tres metros y más de 600 kilos en la década de los 70´s, alarmaron a turistas y lugareños

Nadie lo hubiera imaginado que la playa Condesa, se convertiría en la década de los 70´s, en la zona donde una tintorera atacaba a los bañistas y generaba terror, lo que provocó que los mejores pescadores de esa época se hicieran a la mar, con la misión de capturarla y darle muerte.

Según cuenta el ex regidor Javier Morlett Macho, hay varias versiones sobre este épico suceso, pero el más apegado a la realidad es el que bien documenta el empresario restaurantero “Katán”, quien logró reunir a los viejos acapulqueños que vivieron y participaron en esta hazaña.

Entre los experimentados pescadores se encontraba Héctor Ambrocio, quien es mejor conocido como “Pesca Mucho”, hombre dedicado al mar, quien tiene en su poder una de las fotografías en la que está posando al lado de la tintorera.

Pero, cómo fue que este escualo ingresó a la bocana y empezó atacar a los seres humanos, es un misterio, pero según relatan que, la primera víctima fue un turista estadounidense, que se aventuró a nadar por la bahía y la tintorera, al notar su pataleo lo embistió y lo atacó.

Un mesero que trabaja en uno de los pocos restaurantes que existían en aquel entonces en la playa Condesa, de nombre Hilde, narró que en otra ocasión llegaron turistas provenientes de la Ciudad de México y a bordo de una lancha, se alejaron de la orilla para nadar.

Nadie notó que, repentinamente, una mancha roja surgió del fondo y cuando reaccionaron se dieron cuenta que uno de los turistas fue atacado por el escualo, pero lograron auxiliarlo, dándose cuenta que una de sus piernas fue devorada por el tiburón.

Estos ataques empezaron a generar temor entre los pescadores y turistas, pero nadie se atrevía a ir en su búsqueda a capturarla, hasta que cierto día, otro turista que nadaba a baja profundidad no se dio cuenta que la aleta de la tintorera, se aproximaba en donde estaba flotando.

Los prestadores de servicios turísticos, le gritaron sobre el peligro y éste cuando se dio cuenta, nadó a la orilla, pero una de sus piernas se la quitó el tiburón, pero como pudo llegó a la orilla y fue llevado de inmediato a un hospital.

Fue cuando las autoridades intervinieron y se pidió la ayuda a la Marina Armada de México, quienes colocaron una malla que rodeaba la playa Condesa, que era el sitio que había elegido este ejemplar para atacar a los bañistas.

Don Chuy Rodríguez colocó una cimbra frente al restaurante Morocco, con el objeto de participar en la captura de la tintorera, pero los días pasaban y la aleta del ejemplar seguía viéndose como “patrullaba” la bahía.

Finalmente, a las 3:00 de la mañana el tiburón hembra mordió el anzuelo y la descubrió un pescador que apodaban el “Caballo”, quien fue el que alertó que el ejemplar de dos metros y 70 centímetros de largo, con 600 kilos de peso, había caído, pero todavía estaba con vida.

La primera víctima fue un turista estadounidense, que se aventuró a nadar por la bahía./ Foto: Abraham Martínez | El Sol de Acapulco

El animal asesino, porque se le atribuyeron más de una muerte, aunque oficialmente se habla sólo de una persona fallecida, finalmente sucumbió y fue llevado a la orilla, en donde se le exhibió y docenas de personas pudieron verlo.

El ex alcalde de Acapulco, Ricardo Morlett Sutter, fue también otro de los personajes de esa época que pudo posar al lado de la tintorera, a su vez del “Caballo” y el “Pesca Mucho”, poniéndose fin a una era de terror y miedo.

Cabe señalar que a raíz de este episodio se escribieron libros, incluso, se firmaron varios libros sobre el tema, aunque el más famoso fue “Mandíbula”, pero esa es otra historia.

Nadie lo hubiera imaginado que la playa Condesa, se convertiría en la década de los 70´s, en la zona donde una tintorera atacaba a los bañistas y generaba terror, lo que provocó que los mejores pescadores de esa época se hicieran a la mar, con la misión de capturarla y darle muerte.

Según cuenta el ex regidor Javier Morlett Macho, hay varias versiones sobre este épico suceso, pero el más apegado a la realidad es el que bien documenta el empresario restaurantero “Katán”, quien logró reunir a los viejos acapulqueños que vivieron y participaron en esta hazaña.

Entre los experimentados pescadores se encontraba Héctor Ambrocio, quien es mejor conocido como “Pesca Mucho”, hombre dedicado al mar, quien tiene en su poder una de las fotografías en la que está posando al lado de la tintorera.

Pero, cómo fue que este escualo ingresó a la bocana y empezó atacar a los seres humanos, es un misterio, pero según relatan que, la primera víctima fue un turista estadounidense, que se aventuró a nadar por la bahía y la tintorera, al notar su pataleo lo embistió y lo atacó.

Un mesero que trabaja en uno de los pocos restaurantes que existían en aquel entonces en la playa Condesa, de nombre Hilde, narró que en otra ocasión llegaron turistas provenientes de la Ciudad de México y a bordo de una lancha, se alejaron de la orilla para nadar.

Nadie notó que, repentinamente, una mancha roja surgió del fondo y cuando reaccionaron se dieron cuenta que uno de los turistas fue atacado por el escualo, pero lograron auxiliarlo, dándose cuenta que una de sus piernas fue devorada por el tiburón.

Estos ataques empezaron a generar temor entre los pescadores y turistas, pero nadie se atrevía a ir en su búsqueda a capturarla, hasta que cierto día, otro turista que nadaba a baja profundidad no se dio cuenta que la aleta de la tintorera, se aproximaba en donde estaba flotando.

Los prestadores de servicios turísticos, le gritaron sobre el peligro y éste cuando se dio cuenta, nadó a la orilla, pero una de sus piernas se la quitó el tiburón, pero como pudo llegó a la orilla y fue llevado de inmediato a un hospital.

Fue cuando las autoridades intervinieron y se pidió la ayuda a la Marina Armada de México, quienes colocaron una malla que rodeaba la playa Condesa, que era el sitio que había elegido este ejemplar para atacar a los bañistas.

Don Chuy Rodríguez colocó una cimbra frente al restaurante Morocco, con el objeto de participar en la captura de la tintorera, pero los días pasaban y la aleta del ejemplar seguía viéndose como “patrullaba” la bahía.

Finalmente, a las 3:00 de la mañana el tiburón hembra mordió el anzuelo y la descubrió un pescador que apodaban el “Caballo”, quien fue el que alertó que el ejemplar de dos metros y 70 centímetros de largo, con 600 kilos de peso, había caído, pero todavía estaba con vida.

La primera víctima fue un turista estadounidense, que se aventuró a nadar por la bahía./ Foto: Abraham Martínez | El Sol de Acapulco

El animal asesino, porque se le atribuyeron más de una muerte, aunque oficialmente se habla sólo de una persona fallecida, finalmente sucumbió y fue llevado a la orilla, en donde se le exhibió y docenas de personas pudieron verlo.

El ex alcalde de Acapulco, Ricardo Morlett Sutter, fue también otro de los personajes de esa época que pudo posar al lado de la tintorera, a su vez del “Caballo” y el “Pesca Mucho”, poniéndose fin a una era de terror y miedo.

Cabe señalar que a raíz de este episodio se escribieron libros, incluso, se firmaron varios libros sobre el tema, aunque el más famoso fue “Mandíbula”, pero esa es otra historia.

Local

Acapulco preparado para recibir a turistas en temporada más larga del año

El secretario de Turismo en en estado, Simón Quiñones Orozco, dijo que Acapulco está listo para recibir a los paseantes que lo visiten en esta temporada vacacional de verano

Policiaca

Incendio consumió tres negocios; propietaria descarta extorsión

Un desperfecto en uno de los tanques de gas del restaurante “Mi Verada Tropical” fue el origen del siniestro

Local

Empresarios ven bien designar a un militar en Seguridad Pública

Miembros de la Canaco en Acapulco dan voto de confianza al Coronel Eduardo Arturo Baillers Mendoza en la encomienda de velar por la seguridad de los acapulqueños

Estado

Hombres armados interceptan al Padre Fili en Chiapas

El sacerdote Filiberto Velazquez, director del Centro de Derechos Humanos Minerva Bello dijo que los hechos ocurrieron en la localidad de Raudales Malpaso en Chiapas

Local

Remodelación de El Parazal lleva paralizada más de cinco meses

La obra inició en el 2023 y se realizaría en dos etapas con más de 25 millones de pesos; locatarios urgen el retiro de escombros y basura

Estado

Buscan reeducar a más de dos mil agresores de mujeres en Guerrero

Se trata de una estrategia educativa en materia de derechos humanos y perspectiva de género para quienes incurren en algún tipo de violencia contra las mujeres