/ lunes 12 de febrero de 2024

La falta de transporte le dio a Bernardo una fuente de ingresos 

Con sus nieves y helados, Bernardo alivia la sed de quienes tienen que caminar por las calles de Chilpancingo ante los constantes paros del servicio de transporte

Aunque la gran mayoría de la población de Chilpancingo consideró como una afectación la falta de transporte que se vivió durante la semana que concluyó, para Bernardo de la Cruz fue la oportunidad de mejorar sus ingresos y promocionar sus productos; él desde hace 4 años se dedica a la venta de nieve y helados de sabores que hoy gracias a la falta de transporte, muchas personas caminaron y se detuvieron a probarlos.

Bernardo hace 6 años pasó uno de los episodios más difíciles de su vida, pues a su esposa le detectaron cáncer y tuvo necesidad de acompañarla en hospitales de la ciudad de México y permanecer a su lado en todo momento, ello le generó perder su trabajo en una dependencia federal.

Lea también: Cambió el calor del campo por el frío de los “raspados”

“Un día, desesperados por la falta de ingresos, pusimos un bazar en la puerta de la casa para la venta de muchas cosas que teníamos y vimos que la gente se detenía y nos compraron lo que vendíamos”, entonces mi esposa tuvo la idea: “porqué no vendes nieve ahí”, entonces me pareció una cosa descabellada, “pues yo no sabía hacer nieve, no tenía ni idea de cómo era este trabajo”.

La elaboración de sus nieves artesanales ha dado de comer a su familia desde hace 4 años. /Foto: Abel Miranda / El Sol de Acapulco.

Invirtiendo parte de lo que obtuvieron en la subasta, fue a buscar a un nevero para que le enseñara cómo fabricar el producto de manera completamente artesanal. Compró la barrica y demás enseres para hacer el helado y así inició la aventura de la que su familia ha sobrevivido los últimos 4 años.

Diariamente se instala en el paseo Alejandro Cervantes Delgado, casi frente al salón Cuicalli, donde ofrece sabores y mezclas que aprendió a hacer de su maestro, otras que él solo ha ido perfeccionando una vez que supo la teoría de la congelación, para colocar la cantidad de hielo y sal correctos que generan el golpe de frío necesario para hacer la nieve suave y cremosa.

Con muy buena venta

Al preguntarle su opinión sobre el paro de transporte, el nevero explicó que por la calle en que se pone a vender estos días caminaron cientos de personas y muchos se detuvieron a probar sus productos; “he vendido muy bien, además estoy seguro que regresarán a comprar porque el sabor es delicioso y refrescante”.

Mencionó que además de la nieve, a su venta ha integrado otros productos helados que se venden en una bolsita y se hacen con la misma calidad de la nieve, sólo que su congelación es diferente, pero el sabor es igual de intenso.

La variedad de sabores de sus nieves, atrae a los sedientos ciudadanos. /Foto: Abel Miranda / El Sol de Acapulco.

Una ciudad despejada

Además de que la falta de transporte le ha dado buenas ventas, Bernardo consideró que la falta de transporte le generó un respiro a la ciudad porque aún caminando, la gente no andaba tan aprisa como andan las Urvan y los taxis.

“Fue placentero ir a comprar al centro y no tener que lidiar con las calles saturadas de carros, la ciudad se veía más limpia, aunque se que el transporte es necesario y que la mayoría de la población depende de él, en mi caso agradecí estos días que estuvimos sin él”.

Aunque la gran mayoría de la población de Chilpancingo consideró como una afectación la falta de transporte que se vivió durante la semana que concluyó, para Bernardo de la Cruz fue la oportunidad de mejorar sus ingresos y promocionar sus productos; él desde hace 4 años se dedica a la venta de nieve y helados de sabores que hoy gracias a la falta de transporte, muchas personas caminaron y se detuvieron a probarlos.

Bernardo hace 6 años pasó uno de los episodios más difíciles de su vida, pues a su esposa le detectaron cáncer y tuvo necesidad de acompañarla en hospitales de la ciudad de México y permanecer a su lado en todo momento, ello le generó perder su trabajo en una dependencia federal.

Lea también: Cambió el calor del campo por el frío de los “raspados”

“Un día, desesperados por la falta de ingresos, pusimos un bazar en la puerta de la casa para la venta de muchas cosas que teníamos y vimos que la gente se detenía y nos compraron lo que vendíamos”, entonces mi esposa tuvo la idea: “porqué no vendes nieve ahí”, entonces me pareció una cosa descabellada, “pues yo no sabía hacer nieve, no tenía ni idea de cómo era este trabajo”.

La elaboración de sus nieves artesanales ha dado de comer a su familia desde hace 4 años. /Foto: Abel Miranda / El Sol de Acapulco.

Invirtiendo parte de lo que obtuvieron en la subasta, fue a buscar a un nevero para que le enseñara cómo fabricar el producto de manera completamente artesanal. Compró la barrica y demás enseres para hacer el helado y así inició la aventura de la que su familia ha sobrevivido los últimos 4 años.

Diariamente se instala en el paseo Alejandro Cervantes Delgado, casi frente al salón Cuicalli, donde ofrece sabores y mezclas que aprendió a hacer de su maestro, otras que él solo ha ido perfeccionando una vez que supo la teoría de la congelación, para colocar la cantidad de hielo y sal correctos que generan el golpe de frío necesario para hacer la nieve suave y cremosa.

Con muy buena venta

Al preguntarle su opinión sobre el paro de transporte, el nevero explicó que por la calle en que se pone a vender estos días caminaron cientos de personas y muchos se detuvieron a probar sus productos; “he vendido muy bien, además estoy seguro que regresarán a comprar porque el sabor es delicioso y refrescante”.

Mencionó que además de la nieve, a su venta ha integrado otros productos helados que se venden en una bolsita y se hacen con la misma calidad de la nieve, sólo que su congelación es diferente, pero el sabor es igual de intenso.

La variedad de sabores de sus nieves, atrae a los sedientos ciudadanos. /Foto: Abel Miranda / El Sol de Acapulco.

Una ciudad despejada

Además de que la falta de transporte le ha dado buenas ventas, Bernardo consideró que la falta de transporte le generó un respiro a la ciudad porque aún caminando, la gente no andaba tan aprisa como andan las Urvan y los taxis.

“Fue placentero ir a comprar al centro y no tener que lidiar con las calles saturadas de carros, la ciudad se veía más limpia, aunque se que el transporte es necesario y que la mayoría de la población depende de él, en mi caso agradecí estos días que estuvimos sin él”.

Estado

Hombres armados interceptan al Padre Fili en Chiapas

El sacerdote Filiberto Velazquez, director del Centro de Derechos Humanos Minerva Bello dijo que los hechos ocurrieron en la localidad de Raudales Malpaso en Chiapas

Local

Empresarios ven bien designar a un militar en Seguridad Pública

Miembros de la Canaco en Acapulco dan voto de confianza al Coronel Eduardo Arturo Baillers Mendoza en la encomienda de velar por la seguridad de los acapulqueños

Local

Remodelación de El Parazal lleva paralizada más de cinco meses

La obra inició en el 2023 y se realizaría en dos etapas con más de 25 millones de pesos; locatarios urgen el retiro de escombros y basura

Estado

Buscan reeducar a más de dos mil agresores de mujeres en Guerrero

Se trata de una estrategia educativa en materia de derechos humanos y perspectiva de género para quienes incurren en algún tipo de violencia contra las mujeres

Estado

¿Eres artesano? Guerrero premia a las Manos Creadoras ¡Toma nota!

"Lo hecho en Guerrero está bien hecho" es un certamen que busca fomentar y promover la artesanía local y transmitirlas a las nuevas generaciones

Local

Arriban 500 militares a Acapulco para reforzar la seguridad 

La Sedena informó que con estos efectivos se reafirma la decisión del gobierno federal por detener las actividades de la delincuencia organizada en Acapulco