/ miércoles 29 de marzo de 2023

Cambió el calor del campo por el frío de los “raspados”

La pobreza en su pueblo natal, obligó a Don Zacarías a dejar su actividad de músico y agricultor para migrar a Acapulco

La extrema pobreza que se respira en el campo y la falta de oportunidades es la causa principal de la emigración de los campesinos a las grandes urbes, como es el caso de don Zacarias, que truncó su carrera de músico y de agricultor, para dedicarse a vender raspados en el puerto de Acapulco.

Su faena diaria inicia al alba, tal y como lo hacía en su natal Tlapa de Comonfort, municipio de la parte alta de la región de la Montaña, preparando en su modesto hogar su carrito que acondicionó perfectamente para el hielo y los envases con los sabores que prepara para “bañar” los raspados.

Más tarde coloca la barra de hielo y le pone encima una franela, después lo envuelve perfectamente con un plástico para dilatar que se derrita por el fuerte calor del sol, enseguida acomoda las botellas que contienen los sabores de tamarindo, piña, grosella, uva, fresa y rompope.

Lee también: Tommy, la única mujer bombero de Guerrero

Una vez que tiene todo listo, se encomienda al creador y empuja el carrito que pinto de color blanco, pero también porta su camisa color blanco, un pantalón azul, su cubrebocas, porque la pandemia todavía no se doma, por último su gorra que le sirve para cubrirse de los rayos del sol de la mañana.

Don Zacarias es un hombre que habla poco, recorre la franja de Caleta y Caletilla, desde hace 15 años, en donde cultiva clientes y atiende a los turistas, que ante el sofocante sol hacen un alto para degustar un raspado, observando la técnica que utiliza para colocar la porción en un vaso y después le coloca el preparado de tamarindo.

Brevemente, dice, que es oriundo de Tlapa, en donde era parte de la banda de músicos de “chile frito”, tocaba la trompeta y se dedicaba al cultivo de sus tierras, pero la falta de apoyo, de un buen grano y del fertilizante, no sacaba para alimentar a su familia y no lo pensó dos veces, juntó el poco dinero que tenía y llegó al puerto de Acapulco, en donde en un principio se las vio difícil.

Sin embargo, nunca se rindió y le buscó, hasta que aprendió hacer raspados, con el tiempo junto dinero y se trajó a su familia, se independizó y ahora trabaja por su cuenta, vendiendo sus raspados, pero no siempre le va bien, hay altibajos, pero finalmente lleva el sustento a su hogar.

Sin añadir más, este luchador de la vida, concluye la venta de dos raspados y sigue cubriendo su ruta, porque la tarde está por caer y es momento de aprovechar el calor para vender sus raspados a los turistas que visitan la zona tradicional de Acapulco.

La extrema pobreza que se respira en el campo y la falta de oportunidades es la causa principal de la emigración de los campesinos a las grandes urbes, como es el caso de don Zacarias, que truncó su carrera de músico y de agricultor, para dedicarse a vender raspados en el puerto de Acapulco.

Su faena diaria inicia al alba, tal y como lo hacía en su natal Tlapa de Comonfort, municipio de la parte alta de la región de la Montaña, preparando en su modesto hogar su carrito que acondicionó perfectamente para el hielo y los envases con los sabores que prepara para “bañar” los raspados.

Más tarde coloca la barra de hielo y le pone encima una franela, después lo envuelve perfectamente con un plástico para dilatar que se derrita por el fuerte calor del sol, enseguida acomoda las botellas que contienen los sabores de tamarindo, piña, grosella, uva, fresa y rompope.

Lee también: Tommy, la única mujer bombero de Guerrero

Una vez que tiene todo listo, se encomienda al creador y empuja el carrito que pinto de color blanco, pero también porta su camisa color blanco, un pantalón azul, su cubrebocas, porque la pandemia todavía no se doma, por último su gorra que le sirve para cubrirse de los rayos del sol de la mañana.

Don Zacarias es un hombre que habla poco, recorre la franja de Caleta y Caletilla, desde hace 15 años, en donde cultiva clientes y atiende a los turistas, que ante el sofocante sol hacen un alto para degustar un raspado, observando la técnica que utiliza para colocar la porción en un vaso y después le coloca el preparado de tamarindo.

Brevemente, dice, que es oriundo de Tlapa, en donde era parte de la banda de músicos de “chile frito”, tocaba la trompeta y se dedicaba al cultivo de sus tierras, pero la falta de apoyo, de un buen grano y del fertilizante, no sacaba para alimentar a su familia y no lo pensó dos veces, juntó el poco dinero que tenía y llegó al puerto de Acapulco, en donde en un principio se las vio difícil.

Sin embargo, nunca se rindió y le buscó, hasta que aprendió hacer raspados, con el tiempo junto dinero y se trajó a su familia, se independizó y ahora trabaja por su cuenta, vendiendo sus raspados, pero no siempre le va bien, hay altibajos, pero finalmente lleva el sustento a su hogar.

Sin añadir más, este luchador de la vida, concluye la venta de dos raspados y sigue cubriendo su ruta, porque la tarde está por caer y es momento de aprovechar el calor para vender sus raspados a los turistas que visitan la zona tradicional de Acapulco.

Local

Encabeza alcaldesa el programa “Playas Limpias” en Acapulco

La presidenta de Acapulco Abelina López Rodríguez convocó a la ciudadanía a qué domingo a domingo se realice el operativo de limpieza en las playas del municipio

Local

Bloquean Costera de Acapulco en plena temporada de vacaciones

En plena temporada de vacaciones en Acapulco, ex trabajadores toman la vía principal para exigir el cumplimiento de diversas demandas al gobierno municipal

Estado

Hospital de Chilpancingo está saturado con casos de dengue

Trabajadores del Hospital General "Raymundo Abarca Alarcón" de Chilpancingo admitieron que el nosocomio no se da abasto para atender a los pacientes

Estado

Devastan zona reforestada para construcción de cuartel militar

Las instalaciones para albergar al 6to. Batallón de Ingenieros de Combate se construyeron en cerca de 100 hectáreas donde se talaron miles de árboles de pino, asegura cronista de la colonia del PRI

Estado

Extorsión debe tipificarse como un delito grave en Guerrero

La Confederación Patronal de la República Mexicana solicita a los integrantes del Congreso local que legislen para catalogar la extorsión como delito grave

Doble Vía

¿De pollo o puerco? El pozole guerrerense ¡ya tiene su día!

Miembros de Canirac conmemorarán el Día del Pozole Guerrerense cada tercer jueves de julio, como una forma de darle valor gastronómico y cultural