/ jueves 21 de septiembre de 2023

Es momento de una mujer en la UNAM, pero no por ser mujer: Patricia Dávila

No es por su género, sino porque tiene capacidad, experiencia y habilidades

“Sí es momento de una mujer, pero no por ser mujer, sino por las capacidades, la experiencia y las habilidades. No es por ser mujer, de hecho, sería denigrante”, asegura Patricia Dávila, secretaria de Desarrollo Institucional de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) sobre sus aspiraciones para convertirse en la primera rectora de la institución en el periodo 2023-2027.

En entrevista con El Sol de México, la también exdirectora de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Iztacala, señala que de llegar a ser rectora le gustaría tener una coordinación general de Asuntos Estudiantiles para saber qué sucede con los alumnos

En su proyecto de trabajo prevé también incrementar las becas, atender las violencias de género bajo la idea de que “el que la deba la pague”, así como enfrentar el narcomenudeo.

-¿Qué significado tiene en este momento el proceso de sucesión en la universidad?

Es un proceso enmarcado en la Ley Orgánica, pasa cada cuatro años y en sentido estricto es simplemente seguir las reglas y ahora es momento de repensar a la universidad en un ejercicio de analizar y pensar bajo diferentes ópticas. Lo que pensamos que tenemos que innovar, mantener.

Es un ejercicio de reflexión, no solamente para los aspirantes a la Rectoría sino también para la comunidad. Es un espacio para presentar proyectos, escuchamos a la comunidad, debatimos como siempre lo hacemos. Es un proceso abierto, enmarcado en un ámbito de respeto. No es un proceso político sino académico. La mayoría de los contendientes nos conocemos, hemos trabajado juntos, en grupos colegiados. No somos desconocidos y menos somos enemigos.

Es momento de una mujer, pero no por ser mujer

-¿Cuáles son, a manera de diagnóstico, los temas que le preocupan o incluso los focos rojos en la universidad?

Les llamaría áreas de oportunidad, retos, en una universidad de 460 mil personas. En primera instancia están los alumnos, son la razón de ser de la universidad. Tenemos 373 mil alumnos y debemos escucharlos y atenderlos, pero en reciprocidad que nos escuchen, porque esto es de ida y vuelta.

Creo que si llego a ser rectora una de las cosas que me gustaría tener junto a mí es una coordinación general de Asuntos Estudiantiles que desde la Rectoría tenga la visión de lo que está pasando con los alumnos, con presencia en cada una de las escuelas y facultades. Otro tema, que es una deuda en la universidad, es la revisión, afinar, y si es necesario, la modificación del Estatuto del Personal Académico para atender a los profesores de asignatura y otros los técnicos-académicos.

No tenemos que inventar estructuras y grupos. Un tercer tema, sin lugar a duda, es el de la igualdad de género e inclusión. Reconozco todo el trabajo que se ha hecho, pero creo que son de estas deudas, que yo no sé si algún día vamos a acabar de cubrirlas, y siempre diré que si llego a ser rectora, lo seré de a pie porque me gusta caminar, resolver, estar con la gente. Me parece que primero debemos capacitar y fortalecer a cada una de nuestras entidades académicas para prevenir, crear un esquema más humano y menos protocolario.

-¿Exactamente a qué se refiere cuando dice más humano?

Al acompañamiento emocional y físico, a la parte humana, tenemos la Defensoría y podríamos agilizarnos, pero cuando tenemos un problema de cualquier tipo de violencia, si se atienden rápidamente hay más posibilidades de apoyar a quien está sufriendo la violencia y de llegar a buen término: llegar a una sanción, una amonestación, si la persona necesita ayuda, pero cuando no se actúa rápido y se deja, pasa un tiempo y después se actúa ya hay problemas, se complica para todo el mundo. Lo que estoy diciendo es una actuación inmediata de contención inmediata.

-¿Por qué no endurecer las sanciones, hacer más fuerte y con más presencia al Tribunal Universitario para sancionar a todos, en todas las escalas?

Para acabar, el que la deba que la pague… Uno no puede ni acusar ni menos castigar a alguien si no hay las evidencias para hacerlo, porque eso es un problema, si alguien llega y me dice y no hay ninguna evidencia tampoco se puede actuar de una manera, digamos irresponsable. Pero si hay evidencia de que hubo una falta grave soy de la idea que hay que actuar con toda rigurosidad. Creo que eso es algo que tenemos que hacer si tenemos la información y la evidencia. Debe de ser muy difícil para alguien que pasó por todo el proceso, mostró evidencias y que no haya sanción o que haya una sanción menor, eso no es un buen mensaje. Pero es que quede claro, o sea, no es este la Patricia Dávila está diciendo que les va a cortar la cabeza a todos, para nada, con argumentos, con evidencias y, entonces sí, actuar en consecuencia.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las noticias más relevantes del momento

-Están dadas las condiciones en la Universidad Nacional, en el país, para que tengamos una primera rectora en la UNAM, ¿usted así se ve?

Sí es momento de una mujer, pero no por ser mujer, sino por las capacidades, la experiencia y las habilidades. No es por ser mujer, de hecho, sería denigrante. Tengo las capacidades porque tengo el conocimiento, he caminado mucho esta universidad, la conozco desde el Instituto de Biología, como directora, como coordinadora de posgrado y ahora en la Secretaría de Desarrollo Institucional, con una vista panorámica.

-¿Tiene ventaja como secretaria frente a otros aspirantes?

He sido muy afortunada. Me considero una de las aspirantes que mejor conoce la universidad, porque la vida me ha dado la oportunidad de dar la vuelta a la manzana. Creo que sí, espero que la Junta de Gobierno, a quien yo le tengo todo el respeto y acataré lo que decidan, tiene que estar buscando a alguien que conozca la universidad…

Yo fui directora pasando dos veces por Junta de Gobierno, pasé dos veces para ser directora de la Facultad de Estudios Superiores de Iztacala y más tarde tuve el honor de haber sido invitada por el rector (Enrique Graue). Yo no compré estos puestos, me los gané y he demostrado que me los ganó trabajando y solucionando problemas, no, nada más sentándome en el escritorio…

Yo no le debo nada a nadie, no tengo compromiso con nadie y puedo decirle a usted de frente que eso me permite articular con el gobierno y al interior de la institución.

-¿El haber sido directora de la FES Iztacala, una institución foránea, le permite tener más puntos ante la Junta, sería la primera vez de un rector de esas dependencias?

No sé si más puntos, creo que me permitió una experiencia muy diferente. Al final las multidisciplinarias, las famosas FES, son como universidades en chiquito. Le agradezco mucho, aprender muchas cosas, a veces a cocazo limpio, pero las aprendí y eso me pone en una perspectiva quizás un poco diferente frente a mis compañeros aspirantes.

-¿Hay que reformar la universidad o dar continuidad a lo realizado?

Nunca se acaba de cambiar las cosas. Me parece que lo del Estatuto es algo muy importante. Yo tampoco pienso que tengamos que cambiar la Universidad, hay quien casi dice que hay que tirarla y volverla a hacer. La universidad que es la más importante de este país, una de las mejores de Iberoamérica, la 93 del mundo, pues algo debemos de estar haciendo bien.

Creo que hay cosas que cambiar. Desde el punto de vista normativo tenemos instrumentos que a veces no se hablan. Si usted habla de la Ley Orgánica yo no la cambio, nos ha dado estabilidad. Tenemos la autonomía que es la joya que tenemos que cuidar porque es un valor vivo.

-¿El financiamiento es un tema que preocupa en la universidad?

Sí, preocupa, no puede no preocupar. El 96 por ciento del presupuesto de la universidad es Federal. Desgraciadamente no ha aumentado en esencia, ha aumentado nominalmente. Con todas estas restricciones la universidad aumentó la matrícula en 35 mil estudiantes y eso se dice fácil, pero son varias universidades estatales. La universidad requiere infraestructura, actualizarla, becas para ocho de cada diez alumnos que lo requieren. Creo que este es un momento de cambio de rector en el cual tenemos que repensar muy bien cómo gastamos el presupuesto, tenemos que irnos con las prioridades. No diría que el trato presupuestal es de maltrato.

-Ante la Junta de Gobierno ¿qué atributo personal destaca para que la designen rectora?

Yo digo que mi experiencia. Es importante la manera que me manejo, soy un poco diferente, soy una persona muy sencilla. Ahorita me quité los tenis porque iban a venir ustedes y me quité mi camiseta. Normalmente ando así porque me gusta caminar, me gusta hablar con la gente, a mí me gusta escuchar, a mí no me gusta que me digan que todo está bien, yo lo quiero ver.

Hablo, escucho, pero además sé tomar decisiones cuando hay que tomarlas y con toda responsabilidad. Además, diría que me esculquen, soy una persona que no ha tenido ningún problema de ningún tipo, he manejado dinero muchas veces en mi vida y además quiero muchísimo a la universidad. Estoy convencida que la UNAM es el mejor proyecto de capilaridad que tenemos.

-En la parte de la inseguridad la UNAM tiene presencia desde porros hasta personas encapuchadas, ¿usted qué opina de ellos?

Cuando usted habla de porros, de encapuchados ya no está hablando de alumnos y eso hace la diferencia. En términos generales no son alumnos. Son gente que es mandada, pagada y traen sus propios intereses. Cuando tenemos estas manifestaciones tan poco estudiantiles y académicas, tenemos que mantenerlas, no podemos ponernos al mismo nivel porque no somos del mismo nivel, no podemos ponernos a golpear. Pero sí creo que tendríamos que caminar de una manera más activa a tratar de sancionar, en el ámbito del ministerio público que podamos demostrar que estas personas lastimaron personas e instalaciones.

-Uno de los temas que preocupa es el de consumo de drogas y alcohol, ¿qué hay que hacer porque no solamente es el consumo, sino también la presencia de quienes venden?

Como en el tema de la violencia no es un problema exclusivo de la UNAM, sino del país y yo siempre lo pongo en ese contexto porque de repente nos cuelgan todos los negritos. La UNAM es un gran escaparate y aquí se ha trabajado mucho tratando de evitar el narcomenudeo en todas nuestras instalaciones y campus.

Es muy difícil porque se filtran como estudiantes y jóvenes. Tenemos una serie de protocolos y lo más preocupante es que los jóvenes consumen alcohol y drogas en todo México. Tenemos que acercarnos a los jóvenes y ayudarlos. Los jóvenes que tienen un problema no tienen que ser puestos en una esquina o señalados sino apoyados. Ojalá tuviéramos recetas sencillas, es un trabajo personal, de largo plazo.

-Entre estos 17 aspirantes se le ve como parte del staff del rector y con posibilidades de estar siendo apoyada por el propio rector…

Si se me ve así no lo sé, creo que puede haber gente que así lo ve. Yo tomé mi decisión de manera autónoma, sí se la comuniqué porque trabajo con él, además de que le tengo la mayor de las consideraciones. Me parece una persona estupenda, pero yo ni siquiera siento el corazoncito del rector con quien esté. No creo que esté conmigo, pero tampoco está en contra. Él ha sido muy cuidadoso de mantenerse al margen, con un buen universitario, y como alguien muy honesto.

Patricia Dávila promete ser una rectora que camine juntoa la comunidad

-¿En la sucesión hay una disputa de grupos por la Rectoría, usted entra ahí?

Para nada, soy una simple bióloga, de bota, que fui al campo trabajando con las comunidades. No tengo ningún grupo, no pertenezco a ningún grupo. Tengo la suerte de que conozco a todos esos grupos, he trabajado con ellos, los conozco, pero en realidad no pertenezco a ningún grupo. Soy la única bióloga participando. Voy solita pero segura

-¿Hay quien la menciona como parte de los científicos?

Sí, soy una científica. Eso no tengo por qué ocultarlo. He llevado su carrera académico-administrativa muy en serio. Soy en este momento investigadora nacional Emérita del Sistema Nacional de Investigadores y sí he hecho una carrera académica fuerte. Soy científica y me da mucho gusto, como grupo no lo soy.

-Después de José Sarukhán no ha habido otro rector científico…

Si mal no recuerdo estuvo del 1989 a 1997. Fue mi maestro. Es alguien querido y muy respetado. Es alguien a quien admiro.

-¿Es usted parte del grupo Sarukhán?

No para nada, lo conozco muy bien. En la Conabio (Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad) tuvimos mucha interacción, pero no pertenezco al grupo del doctor Sarukhán. Varios del grupo del doctor Sarukhán son mis amigos, pero no pertenezco a ningún grupo.

-¿Usted ha buscado el apoyo de los exrectores?

No, porque creo que entre más cercano uno es a alguien, más alejado tiene que estar uno. En procesos como este uno debe de dejar de fluir. No presionar y tratar de conseguir una carta y una firma porque eres muy importante. Yo no hago eso, no va conmigo. Yo presento mi proyecto, mi semblanza y les digo di lo que quiera eso es lo que quiere ver la Junta de Gobierno.

-¿Cómo ve la posibilidad de dialogar con alguna de las dos universitarias, Xóchitl Gálvez y Claudia Sheinbaum, una de ellas quizás en la Presidencia de la República?

No conozco a ninguna de las dos. Yo estudié en la UAM Iztapalapa, yo creo que lo que tendríamos que hacer es hacer una cita y sentarnos a platicar, intercambiar ideas. Una es ingeniera y la otra científica, creo que tenemos mucho en común, somos mujeres, somos gente echada para adelante y universitarias. Creo que cualquiera que sea la decisión del pueblo de México se podría platicar y se podría dialogar y llegar a acuerdos con ellas sin ningún problema.

-El Presidente ha realizado diversas críticas a la universidad, ¿qué opina de ello?

Pero ahí estamos trabajando, a tirones y jalones estamos trabajando. Creo que la mejor manera de demostrar la relevancia e importancia de la UNAM es hacer nuestro trabajo.

-¿Está puesta para hacer historia en la UNAM?

→ Suscríbete a nuestro WhatsApp y recibe las notas más relevantes

Estoy puesta para apoyar a la universidad, para trabajar muy duro, para hacer equipo, tratar de enmendar algunos caminos y de hacer mejor a esta universidad maravillosa.

“Sí es momento de una mujer, pero no por ser mujer, sino por las capacidades, la experiencia y las habilidades. No es por ser mujer, de hecho, sería denigrante”, asegura Patricia Dávila, secretaria de Desarrollo Institucional de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) sobre sus aspiraciones para convertirse en la primera rectora de la institución en el periodo 2023-2027.

En entrevista con El Sol de México, la también exdirectora de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Iztacala, señala que de llegar a ser rectora le gustaría tener una coordinación general de Asuntos Estudiantiles para saber qué sucede con los alumnos

En su proyecto de trabajo prevé también incrementar las becas, atender las violencias de género bajo la idea de que “el que la deba la pague”, así como enfrentar el narcomenudeo.

-¿Qué significado tiene en este momento el proceso de sucesión en la universidad?

Es un proceso enmarcado en la Ley Orgánica, pasa cada cuatro años y en sentido estricto es simplemente seguir las reglas y ahora es momento de repensar a la universidad en un ejercicio de analizar y pensar bajo diferentes ópticas. Lo que pensamos que tenemos que innovar, mantener.

Es un ejercicio de reflexión, no solamente para los aspirantes a la Rectoría sino también para la comunidad. Es un espacio para presentar proyectos, escuchamos a la comunidad, debatimos como siempre lo hacemos. Es un proceso abierto, enmarcado en un ámbito de respeto. No es un proceso político sino académico. La mayoría de los contendientes nos conocemos, hemos trabajado juntos, en grupos colegiados. No somos desconocidos y menos somos enemigos.

Es momento de una mujer, pero no por ser mujer

-¿Cuáles son, a manera de diagnóstico, los temas que le preocupan o incluso los focos rojos en la universidad?

Les llamaría áreas de oportunidad, retos, en una universidad de 460 mil personas. En primera instancia están los alumnos, son la razón de ser de la universidad. Tenemos 373 mil alumnos y debemos escucharlos y atenderlos, pero en reciprocidad que nos escuchen, porque esto es de ida y vuelta.

Creo que si llego a ser rectora una de las cosas que me gustaría tener junto a mí es una coordinación general de Asuntos Estudiantiles que desde la Rectoría tenga la visión de lo que está pasando con los alumnos, con presencia en cada una de las escuelas y facultades. Otro tema, que es una deuda en la universidad, es la revisión, afinar, y si es necesario, la modificación del Estatuto del Personal Académico para atender a los profesores de asignatura y otros los técnicos-académicos.

No tenemos que inventar estructuras y grupos. Un tercer tema, sin lugar a duda, es el de la igualdad de género e inclusión. Reconozco todo el trabajo que se ha hecho, pero creo que son de estas deudas, que yo no sé si algún día vamos a acabar de cubrirlas, y siempre diré que si llego a ser rectora, lo seré de a pie porque me gusta caminar, resolver, estar con la gente. Me parece que primero debemos capacitar y fortalecer a cada una de nuestras entidades académicas para prevenir, crear un esquema más humano y menos protocolario.

-¿Exactamente a qué se refiere cuando dice más humano?

Al acompañamiento emocional y físico, a la parte humana, tenemos la Defensoría y podríamos agilizarnos, pero cuando tenemos un problema de cualquier tipo de violencia, si se atienden rápidamente hay más posibilidades de apoyar a quien está sufriendo la violencia y de llegar a buen término: llegar a una sanción, una amonestación, si la persona necesita ayuda, pero cuando no se actúa rápido y se deja, pasa un tiempo y después se actúa ya hay problemas, se complica para todo el mundo. Lo que estoy diciendo es una actuación inmediata de contención inmediata.

-¿Por qué no endurecer las sanciones, hacer más fuerte y con más presencia al Tribunal Universitario para sancionar a todos, en todas las escalas?

Para acabar, el que la deba que la pague… Uno no puede ni acusar ni menos castigar a alguien si no hay las evidencias para hacerlo, porque eso es un problema, si alguien llega y me dice y no hay ninguna evidencia tampoco se puede actuar de una manera, digamos irresponsable. Pero si hay evidencia de que hubo una falta grave soy de la idea que hay que actuar con toda rigurosidad. Creo que eso es algo que tenemos que hacer si tenemos la información y la evidencia. Debe de ser muy difícil para alguien que pasó por todo el proceso, mostró evidencias y que no haya sanción o que haya una sanción menor, eso no es un buen mensaje. Pero es que quede claro, o sea, no es este la Patricia Dávila está diciendo que les va a cortar la cabeza a todos, para nada, con argumentos, con evidencias y, entonces sí, actuar en consecuencia.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las noticias más relevantes del momento

-Están dadas las condiciones en la Universidad Nacional, en el país, para que tengamos una primera rectora en la UNAM, ¿usted así se ve?

Sí es momento de una mujer, pero no por ser mujer, sino por las capacidades, la experiencia y las habilidades. No es por ser mujer, de hecho, sería denigrante. Tengo las capacidades porque tengo el conocimiento, he caminado mucho esta universidad, la conozco desde el Instituto de Biología, como directora, como coordinadora de posgrado y ahora en la Secretaría de Desarrollo Institucional, con una vista panorámica.

-¿Tiene ventaja como secretaria frente a otros aspirantes?

He sido muy afortunada. Me considero una de las aspirantes que mejor conoce la universidad, porque la vida me ha dado la oportunidad de dar la vuelta a la manzana. Creo que sí, espero que la Junta de Gobierno, a quien yo le tengo todo el respeto y acataré lo que decidan, tiene que estar buscando a alguien que conozca la universidad…

Yo fui directora pasando dos veces por Junta de Gobierno, pasé dos veces para ser directora de la Facultad de Estudios Superiores de Iztacala y más tarde tuve el honor de haber sido invitada por el rector (Enrique Graue). Yo no compré estos puestos, me los gané y he demostrado que me los ganó trabajando y solucionando problemas, no, nada más sentándome en el escritorio…

Yo no le debo nada a nadie, no tengo compromiso con nadie y puedo decirle a usted de frente que eso me permite articular con el gobierno y al interior de la institución.

-¿El haber sido directora de la FES Iztacala, una institución foránea, le permite tener más puntos ante la Junta, sería la primera vez de un rector de esas dependencias?

No sé si más puntos, creo que me permitió una experiencia muy diferente. Al final las multidisciplinarias, las famosas FES, son como universidades en chiquito. Le agradezco mucho, aprender muchas cosas, a veces a cocazo limpio, pero las aprendí y eso me pone en una perspectiva quizás un poco diferente frente a mis compañeros aspirantes.

-¿Hay que reformar la universidad o dar continuidad a lo realizado?

Nunca se acaba de cambiar las cosas. Me parece que lo del Estatuto es algo muy importante. Yo tampoco pienso que tengamos que cambiar la Universidad, hay quien casi dice que hay que tirarla y volverla a hacer. La universidad que es la más importante de este país, una de las mejores de Iberoamérica, la 93 del mundo, pues algo debemos de estar haciendo bien.

Creo que hay cosas que cambiar. Desde el punto de vista normativo tenemos instrumentos que a veces no se hablan. Si usted habla de la Ley Orgánica yo no la cambio, nos ha dado estabilidad. Tenemos la autonomía que es la joya que tenemos que cuidar porque es un valor vivo.

-¿El financiamiento es un tema que preocupa en la universidad?

Sí, preocupa, no puede no preocupar. El 96 por ciento del presupuesto de la universidad es Federal. Desgraciadamente no ha aumentado en esencia, ha aumentado nominalmente. Con todas estas restricciones la universidad aumentó la matrícula en 35 mil estudiantes y eso se dice fácil, pero son varias universidades estatales. La universidad requiere infraestructura, actualizarla, becas para ocho de cada diez alumnos que lo requieren. Creo que este es un momento de cambio de rector en el cual tenemos que repensar muy bien cómo gastamos el presupuesto, tenemos que irnos con las prioridades. No diría que el trato presupuestal es de maltrato.

-Ante la Junta de Gobierno ¿qué atributo personal destaca para que la designen rectora?

Yo digo que mi experiencia. Es importante la manera que me manejo, soy un poco diferente, soy una persona muy sencilla. Ahorita me quité los tenis porque iban a venir ustedes y me quité mi camiseta. Normalmente ando así porque me gusta caminar, me gusta hablar con la gente, a mí me gusta escuchar, a mí no me gusta que me digan que todo está bien, yo lo quiero ver.

Hablo, escucho, pero además sé tomar decisiones cuando hay que tomarlas y con toda responsabilidad. Además, diría que me esculquen, soy una persona que no ha tenido ningún problema de ningún tipo, he manejado dinero muchas veces en mi vida y además quiero muchísimo a la universidad. Estoy convencida que la UNAM es el mejor proyecto de capilaridad que tenemos.

-En la parte de la inseguridad la UNAM tiene presencia desde porros hasta personas encapuchadas, ¿usted qué opina de ellos?

Cuando usted habla de porros, de encapuchados ya no está hablando de alumnos y eso hace la diferencia. En términos generales no son alumnos. Son gente que es mandada, pagada y traen sus propios intereses. Cuando tenemos estas manifestaciones tan poco estudiantiles y académicas, tenemos que mantenerlas, no podemos ponernos al mismo nivel porque no somos del mismo nivel, no podemos ponernos a golpear. Pero sí creo que tendríamos que caminar de una manera más activa a tratar de sancionar, en el ámbito del ministerio público que podamos demostrar que estas personas lastimaron personas e instalaciones.

-Uno de los temas que preocupa es el de consumo de drogas y alcohol, ¿qué hay que hacer porque no solamente es el consumo, sino también la presencia de quienes venden?

Como en el tema de la violencia no es un problema exclusivo de la UNAM, sino del país y yo siempre lo pongo en ese contexto porque de repente nos cuelgan todos los negritos. La UNAM es un gran escaparate y aquí se ha trabajado mucho tratando de evitar el narcomenudeo en todas nuestras instalaciones y campus.

Es muy difícil porque se filtran como estudiantes y jóvenes. Tenemos una serie de protocolos y lo más preocupante es que los jóvenes consumen alcohol y drogas en todo México. Tenemos que acercarnos a los jóvenes y ayudarlos. Los jóvenes que tienen un problema no tienen que ser puestos en una esquina o señalados sino apoyados. Ojalá tuviéramos recetas sencillas, es un trabajo personal, de largo plazo.

-Entre estos 17 aspirantes se le ve como parte del staff del rector y con posibilidades de estar siendo apoyada por el propio rector…

Si se me ve así no lo sé, creo que puede haber gente que así lo ve. Yo tomé mi decisión de manera autónoma, sí se la comuniqué porque trabajo con él, además de que le tengo la mayor de las consideraciones. Me parece una persona estupenda, pero yo ni siquiera siento el corazoncito del rector con quien esté. No creo que esté conmigo, pero tampoco está en contra. Él ha sido muy cuidadoso de mantenerse al margen, con un buen universitario, y como alguien muy honesto.

Patricia Dávila promete ser una rectora que camine juntoa la comunidad

-¿En la sucesión hay una disputa de grupos por la Rectoría, usted entra ahí?

Para nada, soy una simple bióloga, de bota, que fui al campo trabajando con las comunidades. No tengo ningún grupo, no pertenezco a ningún grupo. Tengo la suerte de que conozco a todos esos grupos, he trabajado con ellos, los conozco, pero en realidad no pertenezco a ningún grupo. Soy la única bióloga participando. Voy solita pero segura

-¿Hay quien la menciona como parte de los científicos?

Sí, soy una científica. Eso no tengo por qué ocultarlo. He llevado su carrera académico-administrativa muy en serio. Soy en este momento investigadora nacional Emérita del Sistema Nacional de Investigadores y sí he hecho una carrera académica fuerte. Soy científica y me da mucho gusto, como grupo no lo soy.

-Después de José Sarukhán no ha habido otro rector científico…

Si mal no recuerdo estuvo del 1989 a 1997. Fue mi maestro. Es alguien querido y muy respetado. Es alguien a quien admiro.

-¿Es usted parte del grupo Sarukhán?

No para nada, lo conozco muy bien. En la Conabio (Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad) tuvimos mucha interacción, pero no pertenezco al grupo del doctor Sarukhán. Varios del grupo del doctor Sarukhán son mis amigos, pero no pertenezco a ningún grupo.

-¿Usted ha buscado el apoyo de los exrectores?

No, porque creo que entre más cercano uno es a alguien, más alejado tiene que estar uno. En procesos como este uno debe de dejar de fluir. No presionar y tratar de conseguir una carta y una firma porque eres muy importante. Yo no hago eso, no va conmigo. Yo presento mi proyecto, mi semblanza y les digo di lo que quiera eso es lo que quiere ver la Junta de Gobierno.

-¿Cómo ve la posibilidad de dialogar con alguna de las dos universitarias, Xóchitl Gálvez y Claudia Sheinbaum, una de ellas quizás en la Presidencia de la República?

No conozco a ninguna de las dos. Yo estudié en la UAM Iztapalapa, yo creo que lo que tendríamos que hacer es hacer una cita y sentarnos a platicar, intercambiar ideas. Una es ingeniera y la otra científica, creo que tenemos mucho en común, somos mujeres, somos gente echada para adelante y universitarias. Creo que cualquiera que sea la decisión del pueblo de México se podría platicar y se podría dialogar y llegar a acuerdos con ellas sin ningún problema.

-El Presidente ha realizado diversas críticas a la universidad, ¿qué opina de ello?

Pero ahí estamos trabajando, a tirones y jalones estamos trabajando. Creo que la mejor manera de demostrar la relevancia e importancia de la UNAM es hacer nuestro trabajo.

-¿Está puesta para hacer historia en la UNAM?

→ Suscríbete a nuestro WhatsApp y recibe las notas más relevantes

Estoy puesta para apoyar a la universidad, para trabajar muy duro, para hacer equipo, tratar de enmendar algunos caminos y de hacer mejor a esta universidad maravillosa.

Policiaca

Ataque armado contra una familia en La Venta deja cinco heridos

Dos hombres, una mujer y dos menores heridos fue el saldo del atentado en una vivienda del poblado de La Venta

Policiaca

Atacan a balazos motel en el fraccionamiento Las Playas

Sujetos a bordo de un vehículo dispararon contra el motel El Cielo, en el fraccionamiento Las Playas, para después huir con rumbo desconocido

Local

Alcaldesa de Acapulco cambia funcionarios en su gabinete

Entre los movimientos destaca la salida del politólogo Ignacio Orbe López de la Dirección de Comunicación Social, quien es sustituido por el periodista Sergio Flores

Estado

Llama Congreso a titular de Salud para que informe sobre el dengue

El diputado local del PRD Bernardo Ortega Jiménez, pidió a la funcionaria que transparentara los datos relacionados sobre los casos en la entidad

Estado

ONU revisará investigación del caso de normalista asesinado

La Oficina del Alto Comisionado de la ONU se interesó particularmente en este caso debido a las irregularidades que podrían estar presentes en la investigación

Local

Denuncian extorsión a maestros de nivel preescolar en Acapulco

La jefa de sector 04 Margarita Nava Muñoz, denunció que 5 maestros son víctimas de extorsión a través de llamadas y mensajes