/ sábado 23 de diciembre de 2023

Navidad en Acapulco: Fortaleza y espíritu tras el huracán Otis

El 25 de octubre el huracán Otis arrasó con el puerto de Acapulco. Dos meses después, sus habitantes intentan celebrar la Navidad en condiciones adversas

El 25 de octubre los fuertes vientos del huracán Otis golpearon y arrasaron con todo a su paso en el puerto de Acapulco. Pero no solo destruyó sus hogares, sus centros de trabajo, lo material, sino también sus esperanzas de celebrar la Navidad como ellos de alguna manera lo tenían en mente.

El huracán Otis devastó, pero no solo casas, sino también esperanzas, sueños y metas; provocó una ola de enfermedades, tristeza, desesperación e incertidumbre. Muchos se preguntaron ¿Cómo se puede salir adelante después de perderlo todo? Estos son algunos testimonios de fortaleza y espíritu de algunos habitantes sobrevivientes.

Lea también:
Huracán Otis deja sin ánimo de Posadas a los acapulqueños

Una Navidad gris

Katia, una mujer que es mamá y esposa comenta que "la Navidad para mí realmente significa mucha convivencia entre familias y amigos, pero después de lo del huracán Otis se ha vuelto en lo que a mí respecta mitad gris y mitad color".

Menciona que en la colonia en donde vive todo lo ven normal, pues hacen sus arreglos, sus piñatas, unos que otros salen fuera para celebrar la Navidad con alguien más. "Créeme que en ese tipo de aspectos yo quisiera ser como ellos, te voy a decir por qué, por cuestiones económicas mi esposo y yo no hemos podido salir a ningún lado y aparte por la salud de mi pequeño, ya que en toda esta semana que pasó mi pequeño ha estado enfermo de diarrea y vómito y por un día se quedó hospitalizado gracias a Dios no fue nada grave", menciona.

Respecto a la nochebuena comenta que "no va a ser muy divertida que digamos en lo que a mí respecta, pero en sí va a ser convivencia entre familia bueno, familia por parte de mi esposo porque por parte mía no he sabido nada de ellos por un problema personal, pero quiero pasar la Navidad con mi esposo con mi pequeño como una verdadera familia", finaliza.

La primera posada tras Otis

Mayra Navarrete, por otro lado, comenta que tal vez no todos están con el ánimo como otros años, cada quien sus motivos: unos con tristeza por las pérdidas materiales y personales, otros con alegría porque a pesar de lo sucedido, hay vida, hay salud y podemos disfrutar a los nuestros. "A veces estas cosas tan simples como una posada te animan y te ponen a reflexionar sobre lo que pasamos", menciona mientras convive en su primera posada después de Otis.

Una niña rompe una piñata en una de las primeras posadas organizadas en colonias de Acapulco tras el paso del huracán Otis. / Foto: Cortesía Mayra Navarrete

"No tengo idea si tendremos cena como cada año, porque siempre nos reunimos con la familia de mi esposo. Este año no noto emoción sinceramente, a mis niñas eso no les importa, ellas esperan regalos y alegría, aunque estamos quebrándonos por dentro, pero ellas no lo saben", finaliza.

"Esta Navidad sí tendré a mis hijos conmigo"

Karla otra mujer afectada por el paso del huracán, pensó mucho en cómo describir estas fechas, pues desde Otis les llovía sobre mojado, no veían el final del túnel, no veían un rayito de luz. Sin embargo, "hoy confirmé que la vida va poniendo en tu camino a buenas personas, a almas bondadosas. En mi trabajo nunca me soltaron, siempre han estado pendientes de mí y mi familia, cuando mi suegro falleció, tuve una familia que me cobijo y en el peor momento, cuando mi hijo estuvo tan delicado muchas manos amigas me levantaron".

"Está Navidad quizá no tenga una cena de lujo, un estreno de brillantes, pero lo que si tendré será a mis hijos conmigo, apapachándonos y dándole gracias a Dios por permitirnos estar otro fin de año juntos", menciona con nostalgia.

"La navidad para mí siempre ha sido la época más feliz de todo el año porque mi padre siempre decía "la familia tiene que estar unida" y por alguna que otra razón me sentí con algunos familiares cercanos alrededor de todo el año, pero ¿saben una cosa?

La noche que llegó Otis todo se fue a la hacia abajo, cuando sientes que la vida de tu familia corre peligro todo tipo de resentimiento, rencor, pelea, todo, absolutamente todo pasa a segundo término. Yo temblaba de miedo de pensar que mis familiares no bajaban de sus casas y que en algún momento les podía pasar algo, llore de felicidad al verlos cruzar por la puerta de la casa todos mojados, sin un techo, pensando en las cosas materiales que con mucho esfuerzo se consiguieron y ahora no son nada.

Entonces, cuando llega el amanecer y veo la magnitud de este siniestro, que no todos pudieron contar la misma historia porque les hace falta uno de los suyos, es cuando en esta navidad doy gracias a Dios ahora más que nunca que sea lo que sea que haya en la mesa, sea lo que sea que llevemos puesto pero estaré dándole un abrazo a cada integrante de mi familia y sobre todo que podré también dar contención, invitar a una persona muy querida por mí que perdió un ser querido para que no la pase en soledad", expresa Mayra Nava con tristeza.

“Mi familia y yo estábamos pasando por una mala racha, pues un negocio quebró y quedamos con muchísimas deudas, llegó mi bebé y mi carro se perdió, teníamos la esperanza de levantarnos en la temporada de diciembre y ¡traz! Llegó una noche como si nada a quitarnos lo que con tanto sacrificio poco a poco habíamos levantado, perdí literalmente todo, pero las ganas de salir adelante siguen en pie”, así es como lo cuenta Brenda quién es una mamá acapulqueña que no pierde la esperanza.

“Conocí la cara de mucha gente, de los que jamás pensé que me ayudarían me extendieron más que su mano, su corazón y de los que en su momento ayudamos nos dieron la espalda, aprendí quién sí y quién no, quien sacó lo peor y lo mejor que tenían y lo demostraron” enfatiza.

Detalle de decoración navideña en un hogar de Acapulco, Guerrero. La fe y esperanza renace esta Navidad en los habitantes del puerto tras el huracán Otis. / Foto: Cortesía Mayra Navarrete

Navidad, salud y paz, un lujo

Brenda comenta que su corazón en estas fechas siempre está algo triste pues desde hace dos años no está su papito (abuelito), pero que la llegada de su hija la mantiene feliz ya que ella es tan pequeña e inocente que no sabe de navidades, y gracias a Dios tiene una estrella y un angelote que le manda bendiciones por qué nunca le han faltado comida, pañales o juguetes.

Que día con día se parte en mil pedazos trabajando y haciendo más cosas para generar ingresos extras, pero con la esperanza de poder levantar un sueño y proyecto que Otis se llevó, que tal vez no sea este mes o este año que viene, pero con la convicción firme que llegará.

“Deseo que todos en absoluto tengan comida en su mesa y techo en su cabeza está navidad, salud y paz, por qué todo lo demás ya es un lujo”, finaliza.


El 25 de octubre los fuertes vientos del huracán Otis golpearon y arrasaron con todo a su paso en el puerto de Acapulco. Pero no solo destruyó sus hogares, sus centros de trabajo, lo material, sino también sus esperanzas de celebrar la Navidad como ellos de alguna manera lo tenían en mente.

El huracán Otis devastó, pero no solo casas, sino también esperanzas, sueños y metas; provocó una ola de enfermedades, tristeza, desesperación e incertidumbre. Muchos se preguntaron ¿Cómo se puede salir adelante después de perderlo todo? Estos son algunos testimonios de fortaleza y espíritu de algunos habitantes sobrevivientes.

Lea también:
Huracán Otis deja sin ánimo de Posadas a los acapulqueños

Una Navidad gris

Katia, una mujer que es mamá y esposa comenta que "la Navidad para mí realmente significa mucha convivencia entre familias y amigos, pero después de lo del huracán Otis se ha vuelto en lo que a mí respecta mitad gris y mitad color".

Menciona que en la colonia en donde vive todo lo ven normal, pues hacen sus arreglos, sus piñatas, unos que otros salen fuera para celebrar la Navidad con alguien más. "Créeme que en ese tipo de aspectos yo quisiera ser como ellos, te voy a decir por qué, por cuestiones económicas mi esposo y yo no hemos podido salir a ningún lado y aparte por la salud de mi pequeño, ya que en toda esta semana que pasó mi pequeño ha estado enfermo de diarrea y vómito y por un día se quedó hospitalizado gracias a Dios no fue nada grave", menciona.

Respecto a la nochebuena comenta que "no va a ser muy divertida que digamos en lo que a mí respecta, pero en sí va a ser convivencia entre familia bueno, familia por parte de mi esposo porque por parte mía no he sabido nada de ellos por un problema personal, pero quiero pasar la Navidad con mi esposo con mi pequeño como una verdadera familia", finaliza.

La primera posada tras Otis

Mayra Navarrete, por otro lado, comenta que tal vez no todos están con el ánimo como otros años, cada quien sus motivos: unos con tristeza por las pérdidas materiales y personales, otros con alegría porque a pesar de lo sucedido, hay vida, hay salud y podemos disfrutar a los nuestros. "A veces estas cosas tan simples como una posada te animan y te ponen a reflexionar sobre lo que pasamos", menciona mientras convive en su primera posada después de Otis.

Una niña rompe una piñata en una de las primeras posadas organizadas en colonias de Acapulco tras el paso del huracán Otis. / Foto: Cortesía Mayra Navarrete

"No tengo idea si tendremos cena como cada año, porque siempre nos reunimos con la familia de mi esposo. Este año no noto emoción sinceramente, a mis niñas eso no les importa, ellas esperan regalos y alegría, aunque estamos quebrándonos por dentro, pero ellas no lo saben", finaliza.

"Esta Navidad sí tendré a mis hijos conmigo"

Karla otra mujer afectada por el paso del huracán, pensó mucho en cómo describir estas fechas, pues desde Otis les llovía sobre mojado, no veían el final del túnel, no veían un rayito de luz. Sin embargo, "hoy confirmé que la vida va poniendo en tu camino a buenas personas, a almas bondadosas. En mi trabajo nunca me soltaron, siempre han estado pendientes de mí y mi familia, cuando mi suegro falleció, tuve una familia que me cobijo y en el peor momento, cuando mi hijo estuvo tan delicado muchas manos amigas me levantaron".

"Está Navidad quizá no tenga una cena de lujo, un estreno de brillantes, pero lo que si tendré será a mis hijos conmigo, apapachándonos y dándole gracias a Dios por permitirnos estar otro fin de año juntos", menciona con nostalgia.

"La navidad para mí siempre ha sido la época más feliz de todo el año porque mi padre siempre decía "la familia tiene que estar unida" y por alguna que otra razón me sentí con algunos familiares cercanos alrededor de todo el año, pero ¿saben una cosa?

La noche que llegó Otis todo se fue a la hacia abajo, cuando sientes que la vida de tu familia corre peligro todo tipo de resentimiento, rencor, pelea, todo, absolutamente todo pasa a segundo término. Yo temblaba de miedo de pensar que mis familiares no bajaban de sus casas y que en algún momento les podía pasar algo, llore de felicidad al verlos cruzar por la puerta de la casa todos mojados, sin un techo, pensando en las cosas materiales que con mucho esfuerzo se consiguieron y ahora no son nada.

Entonces, cuando llega el amanecer y veo la magnitud de este siniestro, que no todos pudieron contar la misma historia porque les hace falta uno de los suyos, es cuando en esta navidad doy gracias a Dios ahora más que nunca que sea lo que sea que haya en la mesa, sea lo que sea que llevemos puesto pero estaré dándole un abrazo a cada integrante de mi familia y sobre todo que podré también dar contención, invitar a una persona muy querida por mí que perdió un ser querido para que no la pase en soledad", expresa Mayra Nava con tristeza.

“Mi familia y yo estábamos pasando por una mala racha, pues un negocio quebró y quedamos con muchísimas deudas, llegó mi bebé y mi carro se perdió, teníamos la esperanza de levantarnos en la temporada de diciembre y ¡traz! Llegó una noche como si nada a quitarnos lo que con tanto sacrificio poco a poco habíamos levantado, perdí literalmente todo, pero las ganas de salir adelante siguen en pie”, así es como lo cuenta Brenda quién es una mamá acapulqueña que no pierde la esperanza.

“Conocí la cara de mucha gente, de los que jamás pensé que me ayudarían me extendieron más que su mano, su corazón y de los que en su momento ayudamos nos dieron la espalda, aprendí quién sí y quién no, quien sacó lo peor y lo mejor que tenían y lo demostraron” enfatiza.

Detalle de decoración navideña en un hogar de Acapulco, Guerrero. La fe y esperanza renace esta Navidad en los habitantes del puerto tras el huracán Otis. / Foto: Cortesía Mayra Navarrete

Navidad, salud y paz, un lujo

Brenda comenta que su corazón en estas fechas siempre está algo triste pues desde hace dos años no está su papito (abuelito), pero que la llegada de su hija la mantiene feliz ya que ella es tan pequeña e inocente que no sabe de navidades, y gracias a Dios tiene una estrella y un angelote que le manda bendiciones por qué nunca le han faltado comida, pañales o juguetes.

Que día con día se parte en mil pedazos trabajando y haciendo más cosas para generar ingresos extras, pero con la esperanza de poder levantar un sueño y proyecto que Otis se llevó, que tal vez no sea este mes o este año que viene, pero con la convicción firme que llegará.

“Deseo que todos en absoluto tengan comida en su mesa y techo en su cabeza está navidad, salud y paz, por qué todo lo demás ya es un lujo”, finaliza.


Local

Imposición de mandos militares no funciona contra la violencia

Se han tenido varios secretarios de Seguridad Pública provenientes de las fuerzas armadas y no hay avance en la seguridad, lamentan empresarios de Acapulco

Doble Vía

Clavos y baches aumentan "chamba" en vulcanizadoras

Tornillos, clavos y vidrios que arrojó el huracán Otis a las calles, además del excesivo calor, causan estragos en los neumáticos de automovilistas en Acapulco

Doble Vía

El Cerro de la Tecampana, una historia de amor de Teloloapan

Una enorme roca llena de misticismo y romance, es el principal atractivo del Cerro de la Tecampana

Local

Evelyn Salgado destaca inversión histórica para obras en Acapulco

La gobernadora de Guerrero, Evelyn Salgado, destacó que se invirtieron en Acapulco más de 400 millones de pesos en la rehabilitación de los sistemas de drenaje

Estado

AMLO: Crimen de alcalde electo de Copala "fue ajusticiamiento”

Andrés Manuel López Obrador reveló que el asesinato del alcalde electo de Copala, Salvador Villalva Flores fue un “ajusticiamiento” y rechazó viajar con escoltas

Estado

Guerrero suma nueve políticos asesinados en proceso electoral

El caso más reciente se registró este lunes con el homicidio del alcalde electo de Copala, Salvador Villalva Flores