/ domingo 1 de agosto de 2021

Los Tlacololeros, danza ritual que rinde tributo a la madre tierra

Aunque de origen incierto, sobrevive desde la época prehispánica y es una de las danzas características de la región Centro de Guerrero

"Yo soy el tlacololero y me criaron con atole, el porvenir de Guerrero, se fundó en mi tlacolole, ayúdame compañero que se me atoró el pinole”, reza uno de los poemas emblemáticos de la obra de Rubén Mora Gutiérrez que fue inspirado en la danza más importante de la región centro de Guerrero, “Los Tlacololeros” una ejecución rítmica que tiene su origen en un ritual de fertilidad agrícola y culto a la madre tierra.

El origen de la danza es muy incierto, existen teorías que es una derivación de la danza de los Zoyacapoteros de Chilapa, sin embargo, otros historiadores aseguran que el origen de la danza de "Los Tlacololeros" está en el municipio de Leonardo Bravo (Chichihualco) y se extendió a Chilapa cuando los danzantes fueron invitados a una actividad religiosa.

Lo cierto es que hoy en día la danza de "Los Tlacololeros" es la más representativa de la zona centro del Estado y hay quienes buscan preservarla manteniendo la esencia cultural, que se tiene en las máscaras, sombreros, los instrumentos, y el sonido el chirrión.

Gelacio Gatica Sánchez, quien se autodescribe como promotor cultural, es estudioso del tema y ha tratado de recopilar información para tratar de mantener la forma antigua de la danza y recuperar rasgos que se están perdiendo.

Abel Miranda | El Sol de Acapulco

En Chilpancingo el antecedente más antiguo que se tiene de la danza de "Los Tlacololeros" data de principios de mil 800 es decir que se tiene más de 200 años de práctica de esta danza en la capital del estado.

La danza originalmente tiene 13 integrantes y este número tiene que ver con los ciclos lunares, que son 13 en el año y cada ciclo lunar está representado por un personaje dentro de la danza.

Los integrantes principales son el Tlacololero que es el cultivador de la tierra, (el tlacolol es una práctica agrícola en la que el sembrador echa la semilla en un terreno muy inclinado en el que no se puede utilizar yunta o tractor, sólo se apoya de una vara o coa con la que hace una perforación en la tierra y ahí lanza las semillas”.

Otro integrante de peso en la danza es la maravilla que es el nombre que se le da a la representación del perro que acompaña al cultivador y que le ayudaría a rastrear al tecuani o tigre que representa lo malo que puede dañar la cosecha.

Los demás miembros de la danza tienen que ver con los colores básicos del maíz, el Tecorralero que representa el maíz blanco, el jitomatero que es el maíz rojo, el Nixtamalero por el maíz amarillo, y el frijolito u oscuro que es el maíz negro, “estos son los colores básicos del maíz, aunque la universidad de Chapingo ha documentado la existencia de más de 75 variedades del grano en México”.

Te puede interesar: Convento en Tlaxcala ya es Patrimonio Mundial: Unesco

En el territorio guerrerense, especialmente en la zona de La Montaña, aún se puede encontrar maíz silvestre que es una especie hermafrodita, es decir que desarrolla los dos órganos sexuales.

En el caso del maíz como actualmente lo conocemos es un producto que requiere de la mano del hombre para reproducirse pues las semillas están cubiertas con las hojas que se conocen como totomoxtli y no se riegan solas, el hombre tiene que abrirlas y extraer la semilla y depositarla en el suelo, para que crezcan, pero, así como el maíz requiere del hombre, nosotros requerimos del maíz que se ha convertido en el principal alimento de la humanidad.

Abel Miranda | El Sol de Acapulco

Las máscaras de los Tlacololeros originalmente tienen muchos rasgos de la cultura Olmeca, sin embargo, en la actualidad los grupos que ejecutan esta danza ritual han optado por modificar los rasgos para hacerlas más estéticas, “buscan que se vean guapos, pero rompen con la esencia de la tradición y el ritual”.

El promotor cultural lamentó deformaciones que se han hecho a la tradición de la máscara como el adosarle en la boca un chile, un jitomate u otros elementos que en realidad no tiene nada que ver con la esencia de la ejecución.

Con la llegada de los españoles a nuestro país, la danza de "Los Tlacololeros" sufrió cambios y se integraron otros personajes como son “El maizo” y “El Salvador”, que es el caporal de la hacienda.

De los elementos básicos de la danza y que aún se mantiene es el sonido del Chirrión que es una estructura de cadena con una cuerda en la punta que al agitarlo hace un sonido similar al de un cuete al estallar, sin embargo, lo que se está perdiendo es el simbolismo en el chirrión, que está conformado por tres elementos, en la cadena.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Primero lleva una forma que es casi como un ocho y que simboliza dos maíces encontrados, luego lleva otra forma a la que se le llama “canilla” y simboliza el frijol, finalmente la pajuela que es la cinta de cuero y mecate que está en la punta y esta representa la guía de calabaza, de esta forma en el chirrión se integran los tres cultivos que se dan en el tlacolol.

El resto de la vestimenta de "Los Tlacololeros" antiguos es la huaracha de tapadera, una chaparrera de cuero y el saco elaborado con tres costales que lleva también una manga para protegerse; el sombrero es de ala ancha tejido con una trenza de una cinta de palma, y se adorna con una corona de ahuehuete.

Las máscaras se elaboran con madera de Amate, Colorín, Ahuehuete o Parota, que son árboles asociados al agua y la abundancia.

Abel Miranda | El Sol de Acapulco

La música que acompaña a la danza se ejecuta con una flauta de tres agujeros elaborada con carrizo y un tambor de cuero con el que se generan hasta once melodías diferentes que son con las que las mismas ejecuciones dancísticas que hacen los danzantes.

Entre estas se encuentra la entrada, el topado sencillo, el topado doble, el enredado, el apareado, el corral de cuatro, cruzado brincado, el sonsón, la cadena, el sembrado, las ilaciones, la cucaracha, el porrazo, el tlacolol, la danza zacate iguanito y la salida.

Llamado a gobiernos

Gatica Sánchez, llamó a los gobiernos de todos los niveles a crear esquemas de gobierno para apoyar a grupos culturales que se dediquen a rescatar la esencia de la cultura y las tradiciones, porque lamentablemente en este momento no hay recursos que fomenten la cultura e una forma importante.

Resaltó que en el actual gobierno de Héctor Astudillo en su primer año se apoyó a grupos culturales a través de la Secretaría de Cultura, sin embargo, después se olvidaron de ellos.

“En el gobierno federal los proyectos se concursan y curiosamente, aunque participamos y cubrimos todos los requisitos nunca quedamos seleccionados, por lo que el apoyo a la cultura, a quienes desde el pueblo tratan de rescatar o mantener la esencia del rito como en este caso es la danza de los Tlacololeros simplemente no hay apoyo”.

El Paseo del Pendón

El entrevistado mencionó que el Paseo del Pendón que se realiza en Chilpancingo como preámbulo de la feria de Navidad y Año Nuevo, ha pasado de ser un aporte cultural a una pasarela sin sentido en el que tiene más importancia promover a un político que destacar el valor cultural de una danza.

Hasta el momento no existe un catálogo de danzas en la que un visitante pueda saber que representa, lo que está viendo, aunque sea en una hoja explicar cada danza que participa en el Pendón.

Asimismo, establecer control sobre el consumo de alcohol que ha sido el lastre que ha deteriorado esta festividad “de manera personal por muchos años intenté que participara una danza infantil en el Paseo del Pendón, pero me fue negado el espacio señalando que los menores no aguantarían el trayecto de cinco kilómetros y representaba un riesgo, hasta que nos metimos casi por la fuerza y desde hace 10 años que no dejamos de participar".

Una parte complementaria de la danza de "Los Tlacololeros" es el tradicional porrazo del tigre que tiene muchos matices que analizar, que es una de las cuatro formas de enfrentamiento de representaciones de tecuanes, que se mantiene activas hasta la actualidad, pero los detalles tendrán que ser parte de otro trabajo.

"Yo soy el tlacololero y me criaron con atole, el porvenir de Guerrero, se fundó en mi tlacolole, ayúdame compañero que se me atoró el pinole”, reza uno de los poemas emblemáticos de la obra de Rubén Mora Gutiérrez que fue inspirado en la danza más importante de la región centro de Guerrero, “Los Tlacololeros” una ejecución rítmica que tiene su origen en un ritual de fertilidad agrícola y culto a la madre tierra.

El origen de la danza es muy incierto, existen teorías que es una derivación de la danza de los Zoyacapoteros de Chilapa, sin embargo, otros historiadores aseguran que el origen de la danza de "Los Tlacololeros" está en el municipio de Leonardo Bravo (Chichihualco) y se extendió a Chilapa cuando los danzantes fueron invitados a una actividad religiosa.

Lo cierto es que hoy en día la danza de "Los Tlacololeros" es la más representativa de la zona centro del Estado y hay quienes buscan preservarla manteniendo la esencia cultural, que se tiene en las máscaras, sombreros, los instrumentos, y el sonido el chirrión.

Gelacio Gatica Sánchez, quien se autodescribe como promotor cultural, es estudioso del tema y ha tratado de recopilar información para tratar de mantener la forma antigua de la danza y recuperar rasgos que se están perdiendo.

Abel Miranda | El Sol de Acapulco

En Chilpancingo el antecedente más antiguo que se tiene de la danza de "Los Tlacololeros" data de principios de mil 800 es decir que se tiene más de 200 años de práctica de esta danza en la capital del estado.

La danza originalmente tiene 13 integrantes y este número tiene que ver con los ciclos lunares, que son 13 en el año y cada ciclo lunar está representado por un personaje dentro de la danza.

Los integrantes principales son el Tlacololero que es el cultivador de la tierra, (el tlacolol es una práctica agrícola en la que el sembrador echa la semilla en un terreno muy inclinado en el que no se puede utilizar yunta o tractor, sólo se apoya de una vara o coa con la que hace una perforación en la tierra y ahí lanza las semillas”.

Otro integrante de peso en la danza es la maravilla que es el nombre que se le da a la representación del perro que acompaña al cultivador y que le ayudaría a rastrear al tecuani o tigre que representa lo malo que puede dañar la cosecha.

Los demás miembros de la danza tienen que ver con los colores básicos del maíz, el Tecorralero que representa el maíz blanco, el jitomatero que es el maíz rojo, el Nixtamalero por el maíz amarillo, y el frijolito u oscuro que es el maíz negro, “estos son los colores básicos del maíz, aunque la universidad de Chapingo ha documentado la existencia de más de 75 variedades del grano en México”.

Te puede interesar: Convento en Tlaxcala ya es Patrimonio Mundial: Unesco

En el territorio guerrerense, especialmente en la zona de La Montaña, aún se puede encontrar maíz silvestre que es una especie hermafrodita, es decir que desarrolla los dos órganos sexuales.

En el caso del maíz como actualmente lo conocemos es un producto que requiere de la mano del hombre para reproducirse pues las semillas están cubiertas con las hojas que se conocen como totomoxtli y no se riegan solas, el hombre tiene que abrirlas y extraer la semilla y depositarla en el suelo, para que crezcan, pero, así como el maíz requiere del hombre, nosotros requerimos del maíz que se ha convertido en el principal alimento de la humanidad.

Abel Miranda | El Sol de Acapulco

Las máscaras de los Tlacololeros originalmente tienen muchos rasgos de la cultura Olmeca, sin embargo, en la actualidad los grupos que ejecutan esta danza ritual han optado por modificar los rasgos para hacerlas más estéticas, “buscan que se vean guapos, pero rompen con la esencia de la tradición y el ritual”.

El promotor cultural lamentó deformaciones que se han hecho a la tradición de la máscara como el adosarle en la boca un chile, un jitomate u otros elementos que en realidad no tiene nada que ver con la esencia de la ejecución.

Con la llegada de los españoles a nuestro país, la danza de "Los Tlacololeros" sufrió cambios y se integraron otros personajes como son “El maizo” y “El Salvador”, que es el caporal de la hacienda.

De los elementos básicos de la danza y que aún se mantiene es el sonido del Chirrión que es una estructura de cadena con una cuerda en la punta que al agitarlo hace un sonido similar al de un cuete al estallar, sin embargo, lo que se está perdiendo es el simbolismo en el chirrión, que está conformado por tres elementos, en la cadena.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Primero lleva una forma que es casi como un ocho y que simboliza dos maíces encontrados, luego lleva otra forma a la que se le llama “canilla” y simboliza el frijol, finalmente la pajuela que es la cinta de cuero y mecate que está en la punta y esta representa la guía de calabaza, de esta forma en el chirrión se integran los tres cultivos que se dan en el tlacolol.

El resto de la vestimenta de "Los Tlacololeros" antiguos es la huaracha de tapadera, una chaparrera de cuero y el saco elaborado con tres costales que lleva también una manga para protegerse; el sombrero es de ala ancha tejido con una trenza de una cinta de palma, y se adorna con una corona de ahuehuete.

Las máscaras se elaboran con madera de Amate, Colorín, Ahuehuete o Parota, que son árboles asociados al agua y la abundancia.

Abel Miranda | El Sol de Acapulco

La música que acompaña a la danza se ejecuta con una flauta de tres agujeros elaborada con carrizo y un tambor de cuero con el que se generan hasta once melodías diferentes que son con las que las mismas ejecuciones dancísticas que hacen los danzantes.

Entre estas se encuentra la entrada, el topado sencillo, el topado doble, el enredado, el apareado, el corral de cuatro, cruzado brincado, el sonsón, la cadena, el sembrado, las ilaciones, la cucaracha, el porrazo, el tlacolol, la danza zacate iguanito y la salida.

Llamado a gobiernos

Gatica Sánchez, llamó a los gobiernos de todos los niveles a crear esquemas de gobierno para apoyar a grupos culturales que se dediquen a rescatar la esencia de la cultura y las tradiciones, porque lamentablemente en este momento no hay recursos que fomenten la cultura e una forma importante.

Resaltó que en el actual gobierno de Héctor Astudillo en su primer año se apoyó a grupos culturales a través de la Secretaría de Cultura, sin embargo, después se olvidaron de ellos.

“En el gobierno federal los proyectos se concursan y curiosamente, aunque participamos y cubrimos todos los requisitos nunca quedamos seleccionados, por lo que el apoyo a la cultura, a quienes desde el pueblo tratan de rescatar o mantener la esencia del rito como en este caso es la danza de los Tlacololeros simplemente no hay apoyo”.

El Paseo del Pendón

El entrevistado mencionó que el Paseo del Pendón que se realiza en Chilpancingo como preámbulo de la feria de Navidad y Año Nuevo, ha pasado de ser un aporte cultural a una pasarela sin sentido en el que tiene más importancia promover a un político que destacar el valor cultural de una danza.

Hasta el momento no existe un catálogo de danzas en la que un visitante pueda saber que representa, lo que está viendo, aunque sea en una hoja explicar cada danza que participa en el Pendón.

Asimismo, establecer control sobre el consumo de alcohol que ha sido el lastre que ha deteriorado esta festividad “de manera personal por muchos años intenté que participara una danza infantil en el Paseo del Pendón, pero me fue negado el espacio señalando que los menores no aguantarían el trayecto de cinco kilómetros y representaba un riesgo, hasta que nos metimos casi por la fuerza y desde hace 10 años que no dejamos de participar".

Una parte complementaria de la danza de "Los Tlacololeros" es el tradicional porrazo del tigre que tiene muchos matices que analizar, que es una de las cuatro formas de enfrentamiento de representaciones de tecuanes, que se mantiene activas hasta la actualidad, pero los detalles tendrán que ser parte de otro trabajo.

Local

Alistan escuelas particulares el retorno a clases presenciales

Padres de familia se comprometen a colaborar en el proceso de aprendizaje y mantener la salud de sus hijos

Local

Más de 2 mil pesos, el gasto mensual por compra de pipas

Aunado a ello, familias deben pagar el recibo que llega a sus domicilios sin contar con el servicio en muchos de los casos por más de un mes

Local

Las catrinas de la calle Durango, alistan sus vestidos para su día

Las singulares piñatas de la colonia Progreso han sido exportadas al extranjero

Gossip

Se estrena Entre Hombres por HBO Max

Entre hombres muestra los escenarios más violentos del crimen que vivió Argentina en los años 90 con una estética visual que la llevó a estrenar en la Berlinale 2021

Gossip

Agustín Argüello: Aquí estoy, te he extrañado

Agustín protagoniza el musical El rey león en Madrid

Cultura

Preparan documental íntimo sobre Gilberto Aceves Navarro

Juan Aceves, hijo del fallecido pintor, a quien filmó durante sus últimos años, prepara un documental

Cultura

Espectáculo fusiona la gastronomía con el amorío entre Iturbide y La Güera Rodríguez

El dramaturgo y director Francisco Hernández presenta un montaje sobre la historia de México, acompañado por una cena de tres tiempos

Cultura

Jacob Vilató, sobrino de Pablo Picasso, presenta exposición en México

El sobrino de Pablo Picasso expone por primera vez en nuestro país y busca forjar su propio camino artístico

Gossip

Noche de Fuego, de la mexicana Tatiana Huezo, arrasa en San Sebastián

En su edición 69, el festival de cine otorgó tres premios a Tatiana Huezo por Noche de fuego