/ jueves 20 de enero de 2022

El Titán de los Mares, en el olvido de la memoria porteña

El recuerdo del tritón acapulqueño Apolonio Castillo Díaz se esfuma con el paso de los años

A pesar de que enalteció a Guerrero en el ámbito deportivo y entregó su vida por limpiar la imagen del puerto de Acapulco, el titán de los mares Apolonio Castillo Díaz, está en el más completo olvido y se esfuma inexorablemente su recuerdo del colectivo, al paso de los años.

El que fuera comandante del comando submarino de la XXVII Zona Naval de Acapulco, vio por vez primera la luz un 23 de mayo de 1922 en el municipio de Tecpan de Galeana, en la región de la Costa Grande, ahí aprendió a nadar a los 5 años en el caudaloso río y empezó su gusto por el deporte acuático.

Sus padres el coronel, Manuel Castillo y Lidia Diaz Neri, se trasladaron al puerto de Acapulco y tenían su domicilio en el Barrio de la Guinea, cuando Apolonio apenas contaba con 8 años de edad, según crónicas periodísticas.

Lee también: Cocos “afrodisiacos” ofrece el “Negrito del WhatsApp”

El nadador y artemarcialista, Víctor Mosso Lomelí, quien fuera alumno del maestro Joaquín de la Peña, relató que su entrenador fue quien descubrió al oriundo de Tecpan de Galeana, quien le contó que vio sus cualidades y lo empezó a pulir.

Fue sorprendente su velocidad en el nado en alberca y aguas abiertas, que lo integró en el equipo de natación que compitió en los Juegos Centroamericanos y del Caribe en 1946, en Barranquilla, Colombia, en donde subió al pódium al ganar la medalla de oro.

También obtuvo una áurea dorada al ganar la competencia de 200 metros estilo pecho e integro el combinado nacional al lado de otro gran guerrerense Clemente Mejía Avila, Alberto Isaac y Ramón Bravo, proclamándose campeones de la justa deportiva.

Apolonio Castillo años más tarde participó en los Juegos Olímpicos de Londres en 1948, en los que se clasifica a semifinales en el décimo quinto lugar en la prueba de 200 metros de pecho e integra el relevo de 4 por 200, quedando en el séptimo lugar.

Al retirarse de las competencias de nado, solicitó a la Armada de México formar el Comando Submarino de la Secretaría de Marina, en 1956 y en reconocimiento a sus hazañas deportivas fue nombrado como su primer comandante.

Sería cumplir su noble labor, cuando es llamado para recuperar los cuerpos de una pareja de norteamericanos Joseph Mitchell y Edith Hallock, que fueron asesinados y sus cuerpos arrojados a las profundidades del mar de la bahía de Acapulco.

El Titán de los Mares fue pionero del buceo. / Foto: Abraham Martínez | El Sol de Acapulco

Tras que le dan las coordenadas y el lugar, en donde los asesinos el texano Rudy Fenton Cavalzono y el pescador guerrerense, Daniel Ríos Ozuna, arrojaron los cuerpos de las víctimas al mar, frente al parque Papagayo, inició la búsqueda.

Apolonio Castillo a pesar de su experiencia, al realizar las primeras inmersiones a las profundidades, no dan con los cadáveres y vuelve a la superficie, para cambiar tanques de oxígeno, pero pasa por alto los tiempos para poder hacer una inmersión más, fue cuando se presentó síntomas de descompresión y volvió a la superficie.

Su compañero buzo Rafael Vilchis, pide ayuda para trasladarlo a la escuela de buceo Aqua Mundo, donde lo colocan en una cámara rústica hiperbárica, sufre claustrofobia y piden que lo saquen, llevándolo a su casa, pero vuelve a recaer.

De ahí, fue llevado a la Base Naval, pero no se recuperó y el 11 de marzo de 1957, murió, sus restos reposan en la rotonda de los Hombres Ilustres de Acapulco, ubicados por el Malecón.

Años más tarde colocaron su estatua frente al parque Papagayo, donde hizo su última inmersión, la cual fue vandalizada y se tuvo que cambiar a la glorieta de la vía rápida, donde pasa totalmente desapercibida y en el más completo abandono.

A pesar de que enalteció a Guerrero en el ámbito deportivo y entregó su vida por limpiar la imagen del puerto de Acapulco, el titán de los mares Apolonio Castillo Díaz, está en el más completo olvido y se esfuma inexorablemente su recuerdo del colectivo, al paso de los años.

El que fuera comandante del comando submarino de la XXVII Zona Naval de Acapulco, vio por vez primera la luz un 23 de mayo de 1922 en el municipio de Tecpan de Galeana, en la región de la Costa Grande, ahí aprendió a nadar a los 5 años en el caudaloso río y empezó su gusto por el deporte acuático.

Sus padres el coronel, Manuel Castillo y Lidia Diaz Neri, se trasladaron al puerto de Acapulco y tenían su domicilio en el Barrio de la Guinea, cuando Apolonio apenas contaba con 8 años de edad, según crónicas periodísticas.

Lee también: Cocos “afrodisiacos” ofrece el “Negrito del WhatsApp”

El nadador y artemarcialista, Víctor Mosso Lomelí, quien fuera alumno del maestro Joaquín de la Peña, relató que su entrenador fue quien descubrió al oriundo de Tecpan de Galeana, quien le contó que vio sus cualidades y lo empezó a pulir.

Fue sorprendente su velocidad en el nado en alberca y aguas abiertas, que lo integró en el equipo de natación que compitió en los Juegos Centroamericanos y del Caribe en 1946, en Barranquilla, Colombia, en donde subió al pódium al ganar la medalla de oro.

También obtuvo una áurea dorada al ganar la competencia de 200 metros estilo pecho e integro el combinado nacional al lado de otro gran guerrerense Clemente Mejía Avila, Alberto Isaac y Ramón Bravo, proclamándose campeones de la justa deportiva.

Apolonio Castillo años más tarde participó en los Juegos Olímpicos de Londres en 1948, en los que se clasifica a semifinales en el décimo quinto lugar en la prueba de 200 metros de pecho e integra el relevo de 4 por 200, quedando en el séptimo lugar.

Al retirarse de las competencias de nado, solicitó a la Armada de México formar el Comando Submarino de la Secretaría de Marina, en 1956 y en reconocimiento a sus hazañas deportivas fue nombrado como su primer comandante.

Sería cumplir su noble labor, cuando es llamado para recuperar los cuerpos de una pareja de norteamericanos Joseph Mitchell y Edith Hallock, que fueron asesinados y sus cuerpos arrojados a las profundidades del mar de la bahía de Acapulco.

El Titán de los Mares fue pionero del buceo. / Foto: Abraham Martínez | El Sol de Acapulco

Tras que le dan las coordenadas y el lugar, en donde los asesinos el texano Rudy Fenton Cavalzono y el pescador guerrerense, Daniel Ríos Ozuna, arrojaron los cuerpos de las víctimas al mar, frente al parque Papagayo, inició la búsqueda.

Apolonio Castillo a pesar de su experiencia, al realizar las primeras inmersiones a las profundidades, no dan con los cadáveres y vuelve a la superficie, para cambiar tanques de oxígeno, pero pasa por alto los tiempos para poder hacer una inmersión más, fue cuando se presentó síntomas de descompresión y volvió a la superficie.

Su compañero buzo Rafael Vilchis, pide ayuda para trasladarlo a la escuela de buceo Aqua Mundo, donde lo colocan en una cámara rústica hiperbárica, sufre claustrofobia y piden que lo saquen, llevándolo a su casa, pero vuelve a recaer.

De ahí, fue llevado a la Base Naval, pero no se recuperó y el 11 de marzo de 1957, murió, sus restos reposan en la rotonda de los Hombres Ilustres de Acapulco, ubicados por el Malecón.

Años más tarde colocaron su estatua frente al parque Papagayo, donde hizo su última inmersión, la cual fue vandalizada y se tuvo que cambiar a la glorieta de la vía rápida, donde pasa totalmente desapercibida y en el más completo abandono.

Local

Buscan por tierra a menor de edad privada de su libertad en Acapulco

Continúa el bloqueo de familiares y vecinos que exigen la aparición con vida de la joven Yoselin

Local

Pese al blindaje, aumenta la inseguridad en Acapulco

En cuatro días se registran diez asesinatos en céntricas calles del puerto

Local

Más de 200 agentes de viajes conocen las maravillas de Taxco

Guerrero aprovecha para hacer negocios con países de Centroamérica

Virales

Tierno abuelito lleva comida a su nieta al trabajo en su bicicleta: se hace viral en TikTok

Su gran ánimo, el amor hacia su familia y la actitud que demuestra ante las diversas situaciones de la vida han cautivado a los internautas

Cultura

¿Todes, compañere? La Dichosa Palabra promueve lenguaje consciente: Laura García

El objetivo del programa es promover que las personas reflexionen sobre la forma en cómo dirigirse a los demás, sin ofender, discriminar o dividir

Gossip

La leyenda regresa: Top Gun Maverick se anticipa este fin de semana

Aunque su estreno en México está programado para el 25 de mayo, habrá funciones de preestreno de Top Gun Maverick

Gossip

Tiktokers inician carrera en la música a través de Raw Music

La disquera Universal Music México y la agencia de influencers Raw Talent unieron fuerzas para impulsar a jóvenes en la industria musical

Gossip

CNCO afina su estilo con La equivocada, el himno de los corazones rotos

El grupo vocal prepara una colaboración con Beéle, en sonido urbano; estrenan el sencillo La equivocada

Finanzas

También hay metaverso económico y transformará al mundo

Un estudio apunta que el entorno digital transformará sectores de la economía