/ viernes 25 de agosto de 2023

Play Enanos vive sólo en la memoria de los chilpancingueños

El lugar estaba equipado con cerca de 20 televisores y lo último en consolas de videojuegos, donde adolescentes tenían un poco de esparcimiento y diversión

A principios de los 2000, existió en Chilpancingo una calle en la que se ubicaban varios establecimientos, los más populares en su tipo, en los que estudiantes de secundaria y preparatoria, principalmente, solían refugiarse para pasar horas jugando videojuegos.

Se trataba de lugares sagrados donde, en su mayoría adolescentes, buscaban asilo ante la incomprendida vida estudiantil, donde estaba de moda el Messenger y el Metroflog.

Uno de esos establecimientos era “Play Enanos”, un lugar equipado con unas 20 televisores y con lo último en consolas de videojuegos, X-box y PlayStation.

Lee también: Juegos virtuales desplazan a los tradicionales juguetes

Era atendido por un hombre que siempre llevaba la caballera a la altura del hombro, cuyo semblante era de enfado, de unos 40 años de edad.

El lugar se distinguía porque las mesas estaban sobre tambos metálicos, de esos con capacidad para unos 200 litros de aceite. Estaban modificados de tal manera que él mismo tambo albergaba la consola de videojuegos.

En las paredes, había pósters que los visitantes podían ganar al obtener un determinado número de sellos por cada hora de videojuego rentado. Era un auténtico programa de recompensas para el cliente.

Durante las mañanas era un sitio tranquilo y sin ningún tipo de vida, pero eso cambiaba después de las 13:30 horas, cuando salían de clases los estudiantes de secundaria, principalmente de la Escuela Secundaria Federal Antonio I. Delgado y de las Preparatorias No. 1 y No.9.

En ese lugar las rivalidades personales y entre escuelas se arreglaban en una partida de FIFA o de Halo, que eran dos de los videojuegos más populares de la época, uno de futbol y otro de ciencia ficción que se centraba en una guerra espacial.

El salón de videojuegos se localizaba en la calle Nicolás Catalán, esquina con la avenida Vicente Guerrero, a media cuadra de la Alameda Francisco Granados Maldonado de Chilpancingo.

El negocio tuvo que cerrar sus puertas. / Foto: Juan Manuel Molina | El Sol de Acapulco

En la actualidad, el local que en algún momento reunió a decenas de adolescentes y también a adultos, es utilizado por una tienda donde se venden piñatas de cualquier figura de acción y caricaturas.

Han pasado más de 15 años en que Play Enanos tuvo su máximo esplendor y que debido a la propia dinámica de la población, tuvo que cerrar sus puertas como otros negocios dedicados al entretenimiento.

A principios de los 2000, existió en Chilpancingo una calle en la que se ubicaban varios establecimientos, los más populares en su tipo, en los que estudiantes de secundaria y preparatoria, principalmente, solían refugiarse para pasar horas jugando videojuegos.

Se trataba de lugares sagrados donde, en su mayoría adolescentes, buscaban asilo ante la incomprendida vida estudiantil, donde estaba de moda el Messenger y el Metroflog.

Uno de esos establecimientos era “Play Enanos”, un lugar equipado con unas 20 televisores y con lo último en consolas de videojuegos, X-box y PlayStation.

Lee también: Juegos virtuales desplazan a los tradicionales juguetes

Era atendido por un hombre que siempre llevaba la caballera a la altura del hombro, cuyo semblante era de enfado, de unos 40 años de edad.

El lugar se distinguía porque las mesas estaban sobre tambos metálicos, de esos con capacidad para unos 200 litros de aceite. Estaban modificados de tal manera que él mismo tambo albergaba la consola de videojuegos.

En las paredes, había pósters que los visitantes podían ganar al obtener un determinado número de sellos por cada hora de videojuego rentado. Era un auténtico programa de recompensas para el cliente.

Durante las mañanas era un sitio tranquilo y sin ningún tipo de vida, pero eso cambiaba después de las 13:30 horas, cuando salían de clases los estudiantes de secundaria, principalmente de la Escuela Secundaria Federal Antonio I. Delgado y de las Preparatorias No. 1 y No.9.

En ese lugar las rivalidades personales y entre escuelas se arreglaban en una partida de FIFA o de Halo, que eran dos de los videojuegos más populares de la época, uno de futbol y otro de ciencia ficción que se centraba en una guerra espacial.

El salón de videojuegos se localizaba en la calle Nicolás Catalán, esquina con la avenida Vicente Guerrero, a media cuadra de la Alameda Francisco Granados Maldonado de Chilpancingo.

El negocio tuvo que cerrar sus puertas. / Foto: Juan Manuel Molina | El Sol de Acapulco

En la actualidad, el local que en algún momento reunió a decenas de adolescentes y también a adultos, es utilizado por una tienda donde se venden piñatas de cualquier figura de acción y caricaturas.

Han pasado más de 15 años en que Play Enanos tuvo su máximo esplendor y que debido a la propia dinámica de la población, tuvo que cerrar sus puertas como otros negocios dedicados al entretenimiento.

Estado

Llama Congreso a titular de Salud para que informe sobre el dengue

El diputado local del PRD Bernardo Ortega Jiménez, pidió a la funcionaria que transparentara los datos relacionados sobre los casos en la entidad

Estado

ONU revisará investigación del caso de normalista asesinado

La Oficina del Alto Comisionado de la ONU se interesó particularmente en este caso debido a las irregularidades que podrían estar presentes en la investigación

Local

Denuncian extorsión a maestros de nivel preescolar en Acapulco

La jefa de sector 04 Margarita Nava Muñoz, denunció que 5 maestros son víctimas de extorsión a través de llamadas y mensajes

Local

Opera con carencias 40% de negocios en la Costera tras Otis

Empresarios piden extender la condonación del pago de energía eléctrica y pago de impuestos debido a que aún no están en condiciones de pagar

Local

Imposición de mandos militares no funciona contra la violencia

Se han tenido varios secretarios de Seguridad Pública provenientes de las fuerzas armadas y no hay avance en la seguridad, lamentan empresarios de Acapulco

Doble Vía

Clavos y baches aumentan "chamba" en vulcanizadoras

Tornillos, clavos y vidrios que arrojó el huracán Otis a las calles, además del excesivo calor, causan estragos en los neumáticos de automovilistas en Acapulco