/ viernes 17 de marzo de 2023

Flecha verde, pionera del transporte en Acapulco

Fue en 1945 cuando sus autobuses comenzaron a dar servicio a la creciente población del puerto turístico

El puerto de Acapulco en los años 50´s, se había convertido en el primer destino turístico de México, con la construcción del aeropuerto Juan Alvarez en 1945 y de la costera Miguel Alemán en 1949, su población crecía y sus necesidades de transporte iba en aumento, es así como surgen los autobuses de la empresa Flecha Verde y se convierten en indispensables en esa época.

La ciudad aumentaba el número de sus habitantes y empezaban a formarse colonias en el área suburbana, fue cuando los camiones de la Flecha Verde, en 1950 establecieron rutas que abarcaba Las Cruces, La Sabana y Puerto Marqués, que en ese entonces no había otro medio de transportes que les brindara servicio para ir a sus centros de trabajo.

La terminal se instaló en la calle Velázquez de León, cuyo entorno la infraestructura urbana estaba en proceso de crecimiento y no había los problemas de congestionamientos, pues tampoco existían los taxis colectivos amarillos ni las camionetas urvan, esto dio pie a que los camiones marca Dina, fueran los únicos que ofrecían transporte a la periferia de la ciudad.

El presidente de la Organización de Transportistas Unidos del Estado de Guerrero, Ulises Juárez Basilio, recuerda que desde las 6:00 de la mañana las personas esperaban el paso de los camiones, que eran identificados por su color verde con blanco.

Lee también: Acapulco, ¿lugar de cañas o carrizos altos?

Es de precisar que en aquel entonces todavía no se construía la Unidad Habitacional El Coloso ni Llano Largo, pero se detenía en Las Cruces y en ciertos puntos en el tramo que iba hasta el Crucero de Cayaco, para levantar a las personas que habitaban en algunos asentamientos irregulares que empezaban a surgir en esa área.

Como parte de su expansión, La flecha verde al convertirse en popular por cubrir las necesidades del servicio de transporte a los asentamientos humanos apartados a bajo precio, empezó a ir otros puntos más distantes del puerto de Acapulco, hasta Puerto Marqués, que también carecía de unidades de alquiler que fueran al centro de la ciudad.

Pero además, empezó a proporcionar corridas a poblaciones cómo: San Marcos, Tasajeras, Las Lomas, Amatillo, Agua Caliente, Cerro de Piedra, 3 Palos, La poza y La Venta, de acuerdo a datos que aporta la página “Memorias del Viejo Acapulco”.

Sin proponérselo, empezó a competir con la línea de transporte Flecha Roja, propiedad del ex gobernador del estado, Rubén Figueroa Figueroa y la empresa Estrella de Oro, que en ese momento eran las únicas que cubrían las rutas de Acapulco a la Ciudad de México.

Pero también La Flecha Roja, tenía corridas hacía la Costa Grande y a la Costa Chica, aunque la Flecha Verde, tenía a sus propios usuarios y no tuvo problemas en mantener la demanda de pasaje, por el contrario, era un servicio ya indispensable para los habitantes de las colonias que iban surgiendo en la zona suburbana.

Cuando se empezó a construir la Unidad Habitacional El Coloso, en 1977, la empresa de transportes asignó dos autobuses para cubrir esa ruta, en virtud que era un número importante de trabajadores que se tenían que trasladar para trabajar en la construcción de las etapas.

A principios de 1978, cuando quedó concluida la primera etapa y estaba lista la casa muestra número 1, ubicada en la Avenida Picacho, se incrementó la demanda del transporte, en esa medida empezaron a introducirse camiones urbanos con la ruta Coloso al centro de Acapulco.

Esto empezó afectar a la línea Flecha Verde, pues otro problema es que no renovó sus unidades y estás empezaron a decaer, al grado que su aspecto era de desgaste visible y mal estado de sus asientos, dio pauta afianzar su mote de “chilolo”.

Con el pasó de los años, surgieron los taxis colectivos amarillos y al aumentar el número de urbanos, la Flecha Verde, tenía sus días contados, hasta que dejó de prestar servicio y la vieja terminal, fue ocupada por comerciantes de venta de mariscos.

Este espacio construido de concreto y que cuenta con una plancha de cemento que se utilizaba para estacionamiento de los viejos camiones, se le conoce como el “Mercado de Mariscos”, ahora las oficinas en donde se vendían los boletos son usadas como cocinas, ahí se preparan los platillos a los clientes.

El puerto de Acapulco en los años 50´s, se había convertido en el primer destino turístico de México, con la construcción del aeropuerto Juan Alvarez en 1945 y de la costera Miguel Alemán en 1949, su población crecía y sus necesidades de transporte iba en aumento, es así como surgen los autobuses de la empresa Flecha Verde y se convierten en indispensables en esa época.

La ciudad aumentaba el número de sus habitantes y empezaban a formarse colonias en el área suburbana, fue cuando los camiones de la Flecha Verde, en 1950 establecieron rutas que abarcaba Las Cruces, La Sabana y Puerto Marqués, que en ese entonces no había otro medio de transportes que les brindara servicio para ir a sus centros de trabajo.

La terminal se instaló en la calle Velázquez de León, cuyo entorno la infraestructura urbana estaba en proceso de crecimiento y no había los problemas de congestionamientos, pues tampoco existían los taxis colectivos amarillos ni las camionetas urvan, esto dio pie a que los camiones marca Dina, fueran los únicos que ofrecían transporte a la periferia de la ciudad.

El presidente de la Organización de Transportistas Unidos del Estado de Guerrero, Ulises Juárez Basilio, recuerda que desde las 6:00 de la mañana las personas esperaban el paso de los camiones, que eran identificados por su color verde con blanco.

Lee también: Acapulco, ¿lugar de cañas o carrizos altos?

Es de precisar que en aquel entonces todavía no se construía la Unidad Habitacional El Coloso ni Llano Largo, pero se detenía en Las Cruces y en ciertos puntos en el tramo que iba hasta el Crucero de Cayaco, para levantar a las personas que habitaban en algunos asentamientos irregulares que empezaban a surgir en esa área.

Como parte de su expansión, La flecha verde al convertirse en popular por cubrir las necesidades del servicio de transporte a los asentamientos humanos apartados a bajo precio, empezó a ir otros puntos más distantes del puerto de Acapulco, hasta Puerto Marqués, que también carecía de unidades de alquiler que fueran al centro de la ciudad.

Pero además, empezó a proporcionar corridas a poblaciones cómo: San Marcos, Tasajeras, Las Lomas, Amatillo, Agua Caliente, Cerro de Piedra, 3 Palos, La poza y La Venta, de acuerdo a datos que aporta la página “Memorias del Viejo Acapulco”.

Sin proponérselo, empezó a competir con la línea de transporte Flecha Roja, propiedad del ex gobernador del estado, Rubén Figueroa Figueroa y la empresa Estrella de Oro, que en ese momento eran las únicas que cubrían las rutas de Acapulco a la Ciudad de México.

Pero también La Flecha Roja, tenía corridas hacía la Costa Grande y a la Costa Chica, aunque la Flecha Verde, tenía a sus propios usuarios y no tuvo problemas en mantener la demanda de pasaje, por el contrario, era un servicio ya indispensable para los habitantes de las colonias que iban surgiendo en la zona suburbana.

Cuando se empezó a construir la Unidad Habitacional El Coloso, en 1977, la empresa de transportes asignó dos autobuses para cubrir esa ruta, en virtud que era un número importante de trabajadores que se tenían que trasladar para trabajar en la construcción de las etapas.

A principios de 1978, cuando quedó concluida la primera etapa y estaba lista la casa muestra número 1, ubicada en la Avenida Picacho, se incrementó la demanda del transporte, en esa medida empezaron a introducirse camiones urbanos con la ruta Coloso al centro de Acapulco.

Esto empezó afectar a la línea Flecha Verde, pues otro problema es que no renovó sus unidades y estás empezaron a decaer, al grado que su aspecto era de desgaste visible y mal estado de sus asientos, dio pauta afianzar su mote de “chilolo”.

Con el pasó de los años, surgieron los taxis colectivos amarillos y al aumentar el número de urbanos, la Flecha Verde, tenía sus días contados, hasta que dejó de prestar servicio y la vieja terminal, fue ocupada por comerciantes de venta de mariscos.

Este espacio construido de concreto y que cuenta con una plancha de cemento que se utilizaba para estacionamiento de los viejos camiones, se le conoce como el “Mercado de Mariscos”, ahora las oficinas en donde se vendían los boletos son usadas como cocinas, ahí se preparan los platillos a los clientes.

Local

Requiere CAPAMA 100 millones de pesos para su operatividad

Nómina y pago de luz, representan más del 50 por ciento de lo que requiere la paramunicipal

Local

Reconstrucción de departamentos avanza lento en zona Diamante

En la avenida Costera Las Palmas todavía se observan numerosos condominios en obra negra, tapizados con hojas de madera o con fachadas destruidas

Doble Vía

"Los Diablos de Teloloapan" narran episodios de la Independencia de México

Con sus peculiares máscaras, esta tradicional danza es un concepto cultural que rememora la batalla de soldados independentistas al mando de Pedro Ascencio Alquisiras contra el ejército de Agustín de Iturbide

Doble Vía

En dos minutos saca flores, grillos y ¡hasta cocodrilos! de palma

En busca de mejorar su economía, Fernando arribó al puerto hace un mes y se gana la vida elaborando figuras con palma real

Finanzas

Congreso Mexicano del Petróleo se realizará en Acapulco: Evelyn

Evelyn Salgado, gobernadora de Guerrero, anunció que Acapulco será sede de la edición 2025 del Congreso Mexicano del Petróleo

Estado

Claman por justicia en funerales del alcalde de Malinaltepec

El cuerpo del alcalde arribó la madrugada de este domingo y será hasta el lunes cuando sea sepultado