/ sábado 22 de enero de 2022

Movilizan equipo y suministros hacia Tonga a una semana de la erupción volcánica

Los gobiernos de Australia y Nueva Zelanda, así como la Unión Europea, movilizaron varias toneladas se suministros y equipo de emergencia hacia las islas

Una semana después de que un volcán submarino cercano a las islas Tonga hiciera erupción y provocara un tsunami, la ayuda humanitaria comienza a llegar al país, a pesar de las complicaciones por el temor de sumar una crisis sanitaria por contagios de Covid-19 en las islas.

Australia y Nueva Zelanda ya comenzaron con la entrega de suministros de emergencia, particularmente agua, aunque un ministro australiano señaló que el temor a desencadenar una crisis de Covid-10 complicaba las tareas de apoyo.

Tonga está libre del virus y aplica estrictos protocolos fronterizos, que requieren la entrega sin contacto de la ayuda y un periodo de cuarentena de tres semanas a cualquier trabajador humanitario que quiere ingresar a su territorio.

"Es un momento muy, muy difícil para la gente de Tonga", dijo el ministro australiano de Desarrollo Internacional, Zed Seselja. "Respetamos absolutamente el deseo del gobierno de no sumar una crisis de Covid a la crisis humanitaria causada por el tsunami", añadió.

➡️ Tonga: las imágenes después de la explosión del volcán submarino

Por su parte, Nueva Zelanda anunció que un tercer buque de la Marina estaba dirigiéndose a las islas con helicópteros, agua, leche en polvo y lonas.

La emisión de ceniza tóxica contaminó los depósitos acuíferos del archipiélago, por lo que el acceso al líquido es una de las principales preocupaciones.

Por su parte, la Unión Europea anunció este sábado que está canalizando ayuda humanitaria a Tonga, a petición de las autoridades del archipiélago del Pacífico, y se mostró dispuesta a dar más asistencia para hacer frente al desastre sin precedentes causado la violenta erupción volcánica y el posterior tsunami.

Un primer barco partió desde la Polinesia Francesa para brindar asistencia, informó la Comisión Europea en un comunicado.

Gráfico: El Sol de México

A través de su Mecanismo de Protección Civil, la UE está coordinando con Francia la entrega de 30 toneladas de ayuda, incluidas dos unidades de purificación de agua, cuatro mil litros de agua potable, kits de higiene, tiendas de campaña familiares, herramientas para refugios, cuerdas, bidones y cajas de alimentos no perecederos.

La Comisión Europea coordina la entrega y financia el 75 % de los costes de transporte.

Esta ayuda material se suma a los 200 mil euros de financiación inicial de ayuda humanitaria de emergencia de la UE para la Sociedad de la Cruz Roja de Tonga para ayudar a las comunidades más afectadas.

Autoridades locales calculan que el 84% de la población sufrió las consecuencias de la lluvia de ceniza y el tsunami causados por la erupción del Hunga Tonga Hunga Ha'apai.

"La UE se solidariza plenamente con el pueblo de Tonga en este momento difícil mientras se lleva a cabo la evaluación del impacto del desastre", declaró el comisario europeo de Gestión de Crisis, Janez Lenarcic, y señaló que el bloque está listo para proporcionar más ayuda y experiencia para solventar la crisis.

El Centro de Coordinación de Respuesta a Emergencias de la Unión Europea, que funciona las 24 horas del día, los siete días de la semana, está en contacto regular con las autoridades de Tonga y la delegación de la UE en Fiyi.

Además, el servicio satelital de emergencia Copernicus ha producido imágenes desde el espacio para evaluar el alcance de la destrucción en todo el archipiélago de Tonga.

El gobierno local indicó que los dos fenómenos naturales causaron "un desastre sin precedentes" y declaró una emergencia nacional durante casi un mes.

La catástrofe rompió también un importante cable de comunicaciones submarino que conecta a Tonga con el resto del mundo. La comunicación se ha restablecido parcialmente, pero hará falta al menos un mes para recuperar todos los servicios.

La violenta erupción hace una semana del Hunga Tonga Hunga Ha'apai, que provocó un tsunami en varias naciones bañadas por el océano Pacífico, es la más ruidosa desde que existen registros, según el instituto geológico neozelandés GNS Science.

En el archipiélago, las olas alcanzaron hasta 15 metros de alto y acabaron con la vida de al menos a tres personas, aunque se teme que el número sea mayor a tenor de la destrucción ocasionada, con algunas islas totalmente devastadas.

Una semana después de que un volcán submarino cercano a las islas Tonga hiciera erupción y provocara un tsunami, la ayuda humanitaria comienza a llegar al país, a pesar de las complicaciones por el temor de sumar una crisis sanitaria por contagios de Covid-19 en las islas.

Australia y Nueva Zelanda ya comenzaron con la entrega de suministros de emergencia, particularmente agua, aunque un ministro australiano señaló que el temor a desencadenar una crisis de Covid-10 complicaba las tareas de apoyo.

Tonga está libre del virus y aplica estrictos protocolos fronterizos, que requieren la entrega sin contacto de la ayuda y un periodo de cuarentena de tres semanas a cualquier trabajador humanitario que quiere ingresar a su territorio.

"Es un momento muy, muy difícil para la gente de Tonga", dijo el ministro australiano de Desarrollo Internacional, Zed Seselja. "Respetamos absolutamente el deseo del gobierno de no sumar una crisis de Covid a la crisis humanitaria causada por el tsunami", añadió.

➡️ Tonga: las imágenes después de la explosión del volcán submarino

Por su parte, Nueva Zelanda anunció que un tercer buque de la Marina estaba dirigiéndose a las islas con helicópteros, agua, leche en polvo y lonas.

La emisión de ceniza tóxica contaminó los depósitos acuíferos del archipiélago, por lo que el acceso al líquido es una de las principales preocupaciones.

Por su parte, la Unión Europea anunció este sábado que está canalizando ayuda humanitaria a Tonga, a petición de las autoridades del archipiélago del Pacífico, y se mostró dispuesta a dar más asistencia para hacer frente al desastre sin precedentes causado la violenta erupción volcánica y el posterior tsunami.

Un primer barco partió desde la Polinesia Francesa para brindar asistencia, informó la Comisión Europea en un comunicado.

Gráfico: El Sol de México

A través de su Mecanismo de Protección Civil, la UE está coordinando con Francia la entrega de 30 toneladas de ayuda, incluidas dos unidades de purificación de agua, cuatro mil litros de agua potable, kits de higiene, tiendas de campaña familiares, herramientas para refugios, cuerdas, bidones y cajas de alimentos no perecederos.

La Comisión Europea coordina la entrega y financia el 75 % de los costes de transporte.

Esta ayuda material se suma a los 200 mil euros de financiación inicial de ayuda humanitaria de emergencia de la UE para la Sociedad de la Cruz Roja de Tonga para ayudar a las comunidades más afectadas.

Autoridades locales calculan que el 84% de la población sufrió las consecuencias de la lluvia de ceniza y el tsunami causados por la erupción del Hunga Tonga Hunga Ha'apai.

"La UE se solidariza plenamente con el pueblo de Tonga en este momento difícil mientras se lleva a cabo la evaluación del impacto del desastre", declaró el comisario europeo de Gestión de Crisis, Janez Lenarcic, y señaló que el bloque está listo para proporcionar más ayuda y experiencia para solventar la crisis.

El Centro de Coordinación de Respuesta a Emergencias de la Unión Europea, que funciona las 24 horas del día, los siete días de la semana, está en contacto regular con las autoridades de Tonga y la delegación de la UE en Fiyi.

Además, el servicio satelital de emergencia Copernicus ha producido imágenes desde el espacio para evaluar el alcance de la destrucción en todo el archipiélago de Tonga.

El gobierno local indicó que los dos fenómenos naturales causaron "un desastre sin precedentes" y declaró una emergencia nacional durante casi un mes.

La catástrofe rompió también un importante cable de comunicaciones submarino que conecta a Tonga con el resto del mundo. La comunicación se ha restablecido parcialmente, pero hará falta al menos un mes para recuperar todos los servicios.

La violenta erupción hace una semana del Hunga Tonga Hunga Ha'apai, que provocó un tsunami en varias naciones bañadas por el océano Pacífico, es la más ruidosa desde que existen registros, según el instituto geológico neozelandés GNS Science.

En el archipiélago, las olas alcanzaron hasta 15 metros de alto y acabaron con la vida de al menos a tres personas, aunque se teme que el número sea mayor a tenor de la destrucción ocasionada, con algunas islas totalmente devastadas.

Estado

Se perdieron 39 mil empleos, revela encuesta del Inegi

La población económicamente activa en Guerrero es de 1 millón 400 mil personas, 39 mil personas menos que el año pasado

Local

La Costera, inició con 3 nombres y ahora tiene 76 años. Aquí te contamos su historia

La principal avenida turística de Acapulco fue inaugurada en 1949 por el entonces presidente de la República, Miguel Alemán Valdés

Estado

Demanda comunidad LGBT aprobación de matrimonio igualitario

Convocan a la 21 edición de la marcha de la comunidad el próximo 17 de junio

Local

Retira Transportes 20 taxis piratas

Las unidades fueron detectadas tras operativos realizados en el puerto, dijo Arturo Salinas

Local

Este miércoles definen si paran labores en hotel Calinda

Trabajadores exigen la entrega del reparto de utilidades

Ciencia

¿Es normal decir groserías cuando nos enojamos? La UNAM tiene la respuesta

Existe la creencia general de que la expresión de groserías cuando se está molesto, tienen un efecto catártico o liberador

Local

Debe de considerarse el regreso del Tianguis Turístico a Acapulco: Evodio Velázquez

Hizo un reconocimiento a la gobernadora del estado por asistir a los lugares donde se tienen los conflictos

Local

Bloquean bulevar por desaparecidos

Familiares y amigos decidieron bloquear el bulevar Vicente Guerrero para exigir que las autoridades encuentren a sus hijos

Local

Recibirá Claudia Sheinbaum estafeta del Tianguis Turístico 2023

No vendrá el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, al cambio de estafeta