/ lunes 14 de marzo de 2022

Gastan más en beisbol que en vigilar enfermedades

En 2021, la 4T invirtió 434 mdp en construir y remodelar estadios, cuatro veces más que lo destinado para controlar enfermedades

En los dos primeros años de la pandemia de Covid-19 (2020-2021) el Gobierno federal destinó más recursos para construir estadios de béisbol que a vigilancia epidemiológica, esto es, a detectar y prevenir en todo el sistema hospitalario la propagación de 114 enfermedades, así como el incremento de hospitalizaciones y defunciones.

Lee también: ASF detecta daño de 3 mil 500 mdp en manejo de pandemia

En 2020, la Dirección General de Epidemiología de la Secretaría de Salud (SSa) transfirió 53 millones 800 mil pesos a las 32 entidades federativas para vigilancia epidemiológica, en tanto que para 2021 el monto fue idéntico (si bien en términos reales significó un recorte de 7.36 por ciento por el efecto de la inflación).

En total, la dependencia que encabeza Jorge Alcocer destinó en dos años 107.6 millones a vigilancia epidemiológica, según el tablero de control de transferencia de recursos a las entidades federativas publicada por la secretaría federal.

El monto es apenas una cuarta parte de lo que la Cuatroté destinó sólo el año pasado a la construcción y renovación de estadios de beisbol –el deporte favorito del presidente Andrés Manuel López Obrador– en tres entidades.

En 2021, la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) aprobó 434.8 millones de pesos para construir y rehabilitar seis estadios o unidades deportivas donde se practica el llamado “rey de los deportes” en Sonora, Chiapas (donde el primer mandatario tiene su casa de retiro) y Tabasco (su tierra natal).

A pesar de que recibieron pocos recursos, los estados tuvieron un subejercicio de casi 8.5 millones de pesos y aún deben aclarar la forma en que gastaron 35.4 millones.

Para Roberto Gutiérrez, jefe del Departamento de Economía de la Universidad Autónoma Metropolitana-Xochimilco (UAM), este panorama confirma que a pesar de la emergencia sanitaria siguió el recorte a la salud ya que no destinaron recursos crecientes para realizar pruebas de detección oportuna y “podría existir la posibilidad de una negligencia criminal”.

El creador del modelo evolutivo de casos de Covid-19 dijo que el reporte preliminar del manejo de recursos en vigilancia epidemiológica habla de la fallida estrategia del Gobierno para enfrentar la pandemia. Y es que, cuando se aprobó el presupuesto de 2021 –idéntico al del año pasado–, ya se veían los indicios de la tercera ola del virus que fue más letal y comprometió el sistema de salud. Y aun así, no se hicieron pruebas de detección oportuna.

“Fueron tantas las personas que fallecieron por la pandemia y hubo tantos estados afectados. Pienso en Puebla, Veracruz, al principio Jalisco y Nuevo León; la Ciudad de México y el Estado de México que siempre han sido los primeros lugares. Si regresaron (el dinero) porque les sobró, la verdad casi podría decir que es criminal, siendo que falleció tanta gente”.

El investigador duda que sea un subejercicio típico, pero también podría ser que desde la Secretaría de Salud “les pusieron muchas dificultades para ejercerlo... Si esa es la razón, es absurdo, pero nadie puede haber subejercido viendo que la gente estaba falleciendo por la pandemia. Ahí tenemos que conocer las razones de esa devolución”.

Ssa no explica la razón

El reporte financiero de la Secretaría de Salud no explica la razón por la cual en 2020 los gobiernos estatales tuvieron un subejercicio de cinco millones 155 mil 984 pesos y para 2021 de tres millones 343 mil pesos. La suma total –de 8.5 millones en los dos años– aparecen como una “devolución” a la Tesorería de la Federación, mientras la emergencia sanitaria cobraba la vida de miles de mexicanos.

La Ciudad de México y Guanajuato fueron las entidades que más recursos regresaron con montos por cercanos a dos millones de pesos en ambos años.

Al consultar a la Secretaría de Salud sobre las razones para estos subejercicios, informó que tendrá una postura sobre el tema en los próximos días.

La explicación que ofrecen los encargados de epidemiología en algunas entidades es que esperaron a la definición de los lineamientos por parte de la SSa para ejercer esos recursos, pero nunca llegaron.

En otros casos les pidieron regresar los recursos para reorientarlos a áreas de atención de la pandemia, sobre todo a las entidades en las que el virus no llegó a comprometer su capacidad.

Una explicación más es que el número de usuarios del sistema de salud disminuyó por el temor de acudir y contagiarse de coronavirus y también porque no hubo capacidad de gestión adecuada de los recursos para, al menos, comprar y aplicar un mayor número de pruebas para la detección del SARS-CoV-2.

A decir de Andrés Castañeda, coordinador de las causas de Salud y Bienestar de la organización Nosotrxs, más allá de que no hay un incremento de presupuesto para fortalecer áreas centrales como la vigilancia epidemiológica, no sólo para enfermedades transmisibles sino para las no transmisibles, “el que sobre dinero es un indicador de ineficiencia, de planeación o ejecución”.

Cuando hay subejercicio en un sistema tan sensible “revela que no hay un plan, refleja que no hay una clara dirección, que desde la Federación no hay buena comunicación con los estados. Hay un descuido al sistema de vigilancia epidemiológica cuando se tendrían que fortalecer las capacidades estatales con la rectoría de la Federación”, sobre todo ahora que se ha anunciado la creación del Centro Nacional de Inteligencia Epidemiológica.

También refirió que durante los dos años de la pandemia hubo menos atención a pacientes, pues en 2017 se dieron 109 millones de consultas mientras en 2020 y 2021 no pasaron de 42 millones.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

El sistema de información de la salud de los ciudadanos es central y útil para la toma de decisiones, de manera que el dinero se tendría que reinvertir y no regresarlo, “porque hacerlo es una señal de ineficiencia”, concluyó Castañeda.



TE RECOMENDAMOS EL PODCAST ⬇️

Disponible en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts, Deezer y Amazon Music

En los dos primeros años de la pandemia de Covid-19 (2020-2021) el Gobierno federal destinó más recursos para construir estadios de béisbol que a vigilancia epidemiológica, esto es, a detectar y prevenir en todo el sistema hospitalario la propagación de 114 enfermedades, así como el incremento de hospitalizaciones y defunciones.

Lee también: ASF detecta daño de 3 mil 500 mdp en manejo de pandemia

En 2020, la Dirección General de Epidemiología de la Secretaría de Salud (SSa) transfirió 53 millones 800 mil pesos a las 32 entidades federativas para vigilancia epidemiológica, en tanto que para 2021 el monto fue idéntico (si bien en términos reales significó un recorte de 7.36 por ciento por el efecto de la inflación).

En total, la dependencia que encabeza Jorge Alcocer destinó en dos años 107.6 millones a vigilancia epidemiológica, según el tablero de control de transferencia de recursos a las entidades federativas publicada por la secretaría federal.

El monto es apenas una cuarta parte de lo que la Cuatroté destinó sólo el año pasado a la construcción y renovación de estadios de beisbol –el deporte favorito del presidente Andrés Manuel López Obrador– en tres entidades.

En 2021, la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) aprobó 434.8 millones de pesos para construir y rehabilitar seis estadios o unidades deportivas donde se practica el llamado “rey de los deportes” en Sonora, Chiapas (donde el primer mandatario tiene su casa de retiro) y Tabasco (su tierra natal).

A pesar de que recibieron pocos recursos, los estados tuvieron un subejercicio de casi 8.5 millones de pesos y aún deben aclarar la forma en que gastaron 35.4 millones.

Para Roberto Gutiérrez, jefe del Departamento de Economía de la Universidad Autónoma Metropolitana-Xochimilco (UAM), este panorama confirma que a pesar de la emergencia sanitaria siguió el recorte a la salud ya que no destinaron recursos crecientes para realizar pruebas de detección oportuna y “podría existir la posibilidad de una negligencia criminal”.

El creador del modelo evolutivo de casos de Covid-19 dijo que el reporte preliminar del manejo de recursos en vigilancia epidemiológica habla de la fallida estrategia del Gobierno para enfrentar la pandemia. Y es que, cuando se aprobó el presupuesto de 2021 –idéntico al del año pasado–, ya se veían los indicios de la tercera ola del virus que fue más letal y comprometió el sistema de salud. Y aun así, no se hicieron pruebas de detección oportuna.

“Fueron tantas las personas que fallecieron por la pandemia y hubo tantos estados afectados. Pienso en Puebla, Veracruz, al principio Jalisco y Nuevo León; la Ciudad de México y el Estado de México que siempre han sido los primeros lugares. Si regresaron (el dinero) porque les sobró, la verdad casi podría decir que es criminal, siendo que falleció tanta gente”.

El investigador duda que sea un subejercicio típico, pero también podría ser que desde la Secretaría de Salud “les pusieron muchas dificultades para ejercerlo... Si esa es la razón, es absurdo, pero nadie puede haber subejercido viendo que la gente estaba falleciendo por la pandemia. Ahí tenemos que conocer las razones de esa devolución”.

Ssa no explica la razón

El reporte financiero de la Secretaría de Salud no explica la razón por la cual en 2020 los gobiernos estatales tuvieron un subejercicio de cinco millones 155 mil 984 pesos y para 2021 de tres millones 343 mil pesos. La suma total –de 8.5 millones en los dos años– aparecen como una “devolución” a la Tesorería de la Federación, mientras la emergencia sanitaria cobraba la vida de miles de mexicanos.

La Ciudad de México y Guanajuato fueron las entidades que más recursos regresaron con montos por cercanos a dos millones de pesos en ambos años.

Al consultar a la Secretaría de Salud sobre las razones para estos subejercicios, informó que tendrá una postura sobre el tema en los próximos días.

La explicación que ofrecen los encargados de epidemiología en algunas entidades es que esperaron a la definición de los lineamientos por parte de la SSa para ejercer esos recursos, pero nunca llegaron.

En otros casos les pidieron regresar los recursos para reorientarlos a áreas de atención de la pandemia, sobre todo a las entidades en las que el virus no llegó a comprometer su capacidad.

Una explicación más es que el número de usuarios del sistema de salud disminuyó por el temor de acudir y contagiarse de coronavirus y también porque no hubo capacidad de gestión adecuada de los recursos para, al menos, comprar y aplicar un mayor número de pruebas para la detección del SARS-CoV-2.

A decir de Andrés Castañeda, coordinador de las causas de Salud y Bienestar de la organización Nosotrxs, más allá de que no hay un incremento de presupuesto para fortalecer áreas centrales como la vigilancia epidemiológica, no sólo para enfermedades transmisibles sino para las no transmisibles, “el que sobre dinero es un indicador de ineficiencia, de planeación o ejecución”.

Cuando hay subejercicio en un sistema tan sensible “revela que no hay un plan, refleja que no hay una clara dirección, que desde la Federación no hay buena comunicación con los estados. Hay un descuido al sistema de vigilancia epidemiológica cuando se tendrían que fortalecer las capacidades estatales con la rectoría de la Federación”, sobre todo ahora que se ha anunciado la creación del Centro Nacional de Inteligencia Epidemiológica.

También refirió que durante los dos años de la pandemia hubo menos atención a pacientes, pues en 2017 se dieron 109 millones de consultas mientras en 2020 y 2021 no pasaron de 42 millones.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

El sistema de información de la salud de los ciudadanos es central y útil para la toma de decisiones, de manera que el dinero se tendría que reinvertir y no regresarlo, “porque hacerlo es una señal de ineficiencia”, concluyó Castañeda.



TE RECOMENDAMOS EL PODCAST ⬇️

Disponible en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts, Deezer y Amazon Music

Local

Seguirán expidiéndose permisos para que camiones de carga circulen por la Escénica

Están estipulados en la Ley de Ingresos y en el reglamento de Tránsito

Estado

Experto en antiterrorismo y guerra, nuevo coordinador de la Guardia Nacional en Guerrero

El General Brigadier Andrés Ramírez Xochicali llega en sustitución de Marcos Burgos Legorreta, quien había asumido el cargo el pasado 27 de abril

Local

En vacaciones turistas caen en falsas promociones de hoteles

La policía cibernética investiga el caso para sancionar a los responsables

Local

Nombran a nueva presidenta del DIF Acapulco

Fernando Solano Ramírez, fue destituido luego de las fugas de menores del albergue Villa de las Niñas

Local

Eliminación de grados provocará descontrol entre alumnos y profesores

El gobierno tiene la obligación de explicar primero el nuevo sistema educativo

Estado

Jóvenes de la Montaña y zona Norte se resisten a segunda dosis contra el Covid

La Secretaría del Bienestar ha registrado poca participación de la vacunación en comunidades rurales de ambas zonas

Local

Gastos extras en escuelas públicas en tiempos Covid

Exigen a padres de familia sanitizantes, cubrebocas y aerosoles para el regreso a clases

Local

Seguirán expidiéndose permisos para que camiones de carga circulen por la Escénica

Están estipulados en la Ley de Ingresos y en el reglamento de Tránsito

OMG!

¡Se cayó el negocio, socio! Inundación arruina concierto de J Balvin en SLP

La tormenta cayó como un balde de agua fría para las personas que hicieron fila por horas afuera de la Feria Nacional Potosina para alcanzar lugar en la presentación de J Balvin