/ jueves 18 de octubre de 2018

Crímenes deben castigarse, no quedar en impunidad: Rigoberta Menchú

“A una persona no se le puede dar por muerta por decreto”, dijo durante conferencia en la Universidad La Salle

Los crímenes deben castigarse, no quedar en la impunidad porque vuelven a repetirse, como el caso de Ayotzinapa, señaló la defensora de derechos humanos y Premio Nobel de la Paz, Rigoberta Menchú, durante la conferencia magistral La Universidad como constructora de paz, en la Universidad La Salle.

Al contestar preguntas de los estudiantes lasallistas, la líder indígena guatemalteca expuso que cuando en la actualidad “existen militares en Guatemala que aunque pasen 100 años, no me perdonarán. Denuncié el genocidio en Centroamérica, los crímenes de lesa humanidad, a los jueces de la impunidad, no sólo se quedó en la protesta”, sino que ha luchado por décadas para encontrar a los desaparecidos, entre ellos a sus propios padres.

Fot: Daniel Hidalgo

“Estaría frustrada porque veo que hay crímenes que se vuelven a repetir como el caso de Ayotzinapa y tantos desaparecidos que ustedes conocen”, aseguró Menchú Tum en el Auditorio Adrián Gibert ante estudiantes y académicos.

Destacó que luchó por “50 mil desaparecidos y aquí en México no sabemos cuántos. Mi lucha es así: yo sigo buscando los restos de mis padres, desaparecidos de Latinoamérica”.

No se puede hablar de que están muertos si no hay un acta de defunción que lo certifique: “no hay una constancia de que están muertos. A una persona no se le puede dar por muerta por decreto”, dijo.

Y añadió que después de 38 años, la sociedad civil organizada logró que crímenes de lesa humanidad en Guatemala durante las dictaduras y guerra civil se condenaran.

Foto: Daniel Hidalgo

Relató que en la Embajada de España “logramos demostrar que se usó un químico que no era gasolina ni diésel en un crimen de lesa humanidad. Acreditar la verdad nos ha llevado años de nuestra vida, pero valió la pena para hacer justicia a todas las víctimas de genocidio” del Ejército guatemalteco y paramilitares. Logró que se condenara la discriminación como un delito en Guatemala.

Los crímenes deben castigarse, no quedar en la impunidad porque vuelven a repetirse, como el caso de Ayotzinapa, señaló la defensora de derechos humanos y Premio Nobel de la Paz, Rigoberta Menchú, durante la conferencia magistral La Universidad como constructora de paz, en la Universidad La Salle.

Al contestar preguntas de los estudiantes lasallistas, la líder indígena guatemalteca expuso que cuando en la actualidad “existen militares en Guatemala que aunque pasen 100 años, no me perdonarán. Denuncié el genocidio en Centroamérica, los crímenes de lesa humanidad, a los jueces de la impunidad, no sólo se quedó en la protesta”, sino que ha luchado por décadas para encontrar a los desaparecidos, entre ellos a sus propios padres.

Fot: Daniel Hidalgo

“Estaría frustrada porque veo que hay crímenes que se vuelven a repetir como el caso de Ayotzinapa y tantos desaparecidos que ustedes conocen”, aseguró Menchú Tum en el Auditorio Adrián Gibert ante estudiantes y académicos.

Destacó que luchó por “50 mil desaparecidos y aquí en México no sabemos cuántos. Mi lucha es así: yo sigo buscando los restos de mis padres, desaparecidos de Latinoamérica”.

No se puede hablar de que están muertos si no hay un acta de defunción que lo certifique: “no hay una constancia de que están muertos. A una persona no se le puede dar por muerta por decreto”, dijo.

Y añadió que después de 38 años, la sociedad civil organizada logró que crímenes de lesa humanidad en Guatemala durante las dictaduras y guerra civil se condenaran.

Foto: Daniel Hidalgo

Relató que en la Embajada de España “logramos demostrar que se usó un químico que no era gasolina ni diésel en un crimen de lesa humanidad. Acreditar la verdad nos ha llevado años de nuestra vida, pero valió la pena para hacer justicia a todas las víctimas de genocidio” del Ejército guatemalteco y paramilitares. Logró que se condenara la discriminación como un delito en Guatemala.

Estado

Ayotzinapa, 94 años de educación, lucha e historia

La Escuela Normal nació un dos de marzo de 1926 con el fin de que hijos de campesinos pudieran tener una educación superior que de otra forma no podrían pagar

Estado

Ángel Aguirre: Hubo intención de venganza hacia mí

Ángel Aguirre Rivero ha reiterado en distintas ocasiones en entrevistas y redes sociales, que durante su administración, la Procuraduría General de Guerrero rescató a casi 60 jóvenes que pudieron correr la misma suerte de los que hoy se encuentran desaparecidos

Local

Sin miedo al Covid-19, visitan Acapulco

Aquí, las recomendaciones sanitarias no se acatan, no hay sana distancia ni mucho menos cubrebocas

Policiaca

Asesinan a balazos a chofer de urvan en Ometepec

El crimen se reportó a las autoridades alrededor de las 05:30 de la tarde, sobre la calle principal, Hermenegildo Galeana, cerca de la terminal de urvans

Policiaca

Aseguran vehículo con reporte de robo en Petatlán

Los uniformes tipo militar y el vehículo recuperado fueron puestos a disposición de las autoridades competentes para los trámites legales correspondientes

Estado

Con lonas exigen esclarecimiento de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa

Cabe mencionar que, todas las lonas contenían el mismo mensaje, firmadas por Ayotzinapa Guerrero, según elementos de Seguridad Pública

Local

Fue positivo para Acapulco el Tianguis Turístico digital: Basilio Talavera

José Luis Basilio Talavera, el puerto logró un total de 52 citas de negocios con tours operadores y agencias de viajes en por lo menos diez países del mundo

Estado

Ángel Aguirre: Hubo intención de venganza hacia mí

Ángel Aguirre Rivero ha reiterado en distintas ocasiones en entrevistas y redes sociales, que durante su administración, la Procuraduría General de Guerrero rescató a casi 60 jóvenes que pudieron correr la misma suerte de los que hoy se encuentran desaparecidos

Estado

Seis años de incendios, saqueos y abusos en la impunidad

Dos semanas después de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, los estudiantes de esa institución y organizaciones afines al movimiento iniciaron un proceso radical de protestar que incluyó la toma y quema de edificios públicos, cierres de carreteras, secuestro y quema de vehículos gubernamentales