/ sábado 28 de septiembre de 2019

Continúa sin concluir obra del rastro TIF

El martes 17 de diciembre de 2013 se puso la primera piedra en un terreno del poblado del Salto con una inversión inicial de 80 millones de pesos

Mientras que en Acapulco se siguen tolerando más de un centenar de sitios de matanza de animales, sin la inspección de autoridades sanitarias, la construcción del rastro Tipo Inspección Federal (TIF) en el poblado de El Salto, donde se hizo una inversión tripartita de 120 millones de pesos aún no termina de concluirse y se estima que se requerirán de más recursos para su operación.

Una obra con inversión tripartita de 80 millones de pesos en una primera etapa, que era considerada para concluirla en un lapso de 12 meses, a más de cinco años sigue en proceso de construcción, sin tener una fecha establecida para iniciar su funcionamiento.

Foto: Abraham Cortés | El Sol de Acapulco

Fue un martes 17 de diciembre del 2013, cuando el ex gobernador de Guerrero Ángel Aguirre Rivero, y el empresario Luis Walton Aburto ex alcalde de Acapulco, colocaron la primera piedra en el predio que donó el cabildo de esta ciudad con la que se dio inicio a la construcción de las dos naves del rastro Tipo Inspección Federal (TIF), el cual aún no se ha concluido al 100 por ciento.

En el momento en que se inició con la construcción del rastro TIF, Acapulco tenía 15 años de no contar con un lugar adecuado para el sacrificio de animales como cerdos y reces, proceso que se desarrollaba sin ninguna medida sanitaria en 112 rastros denominados como tolerados que estaban en distintas partes de la ciudad como La Sabana y el punto conocido como el Rastro.

La construcción del rastro tipo TIF en Acapulco la cual no ha sido concluida, representó en ese 2013, para todos los sectores sociales como un acto de justicia para los más de un millón de ciudadanos acapulqueños, debido a que se tendría un mejor control en el sacrificio de 300 cerdos y 250 bovinos que era la meta de matanza de animales para posteriormente distribuirla para su comercialización.

Sin embargo, han pasado cinco años, luego de la colocación de la primera piedra, y el rastro tipo TIF, no ha funcionado, pese a que se aumentó a 120 millones de pesos la inversión económica para concluirlo, esta obra contaría con dos líneas de sacrificio, planta tratadora de aguas que serviría para evitar escurrimientos de líquidos a canales y arroyos cercanos al lugar donde funcionaria a partir de diciembre del 2014, según la fecha que las mismas autoridades de ese momento dieron a conocer.

Foto: Abraham Cortés | El Sol de Acapulco

Además de estos beneficios, el rastro Tipo Inspección Federal (TIF), también contara una vez que se termine su construcción, con un sistema adecuado de servicio de agua potable, cisternas, y médicos certificados por la Sagarpa, que tendrán la responsabilidad de analizar los animales antes de ser sacrificados para su comercialización.


Se trabaja en la última etapa de la obra

Actualmente las autoridades de gobierno, aseguran que se trabaja luego de más de cinco años, en la última etapa de la obra, unos aseguran que está al 80 por ciento mientras que otros afirman que los trabajos están avanzados en un 90 por ciento, sin embargo, no se ha dado a conocer la fecha en que quedara construido en su totalidad.

Mientras tanto en la ciudad, siguen funcionando de manera tolerada sitios de matanza de animales, los cuales, no son supervisados como lo marca la ley para realizar el sacrificio de cernos, y reces que se comercializan en las más de 55 mercados de Acapulco.

En el 2017, el avance que se anunció de la obra del rastro tipo TIF en el predio del poblado de El Salto en la zona rural de la ciudad, por la administración que encabezo el ex alcalde Evodio Velázquez Aguirre hoy cuestionado por un presunto mal manejo de recursos y por haber heredado una deuda superior a los 400 millones de pesos, era de un 95 por ciento, sin embargo, a un año de estas declaraciones realizadas en una gira de trabajo por él lugar, sigue la misma situación.


Para algunos la construcción del rastro, ha sido una cuestión política, de olvido y de faltas promesas por parte de las autoridades, ya que a la fecha no se termina pese a que el recurso de 120 millones de pesos provenientes del programa “Fondo Metropolitano” y que fue anuncio por lo menos dos años después de que colocara la primera piedra por el ex gobernador Ángel Aguirre Rivero y por el ex alcalde Luis Walton Aburto.

Foto: Abraham Cortés | El Sol de Acapulco

La ultima etapa de la construcción del rastro tipo (TIF) en Acapulco, en el poblado de El Salto, se puso en marcha en el mes de febrero del 2016, por el gobernador Héctor Astudillo Flores, quien al dar el banderazo de la obra dio a conocer la inversión de 46 millones de pesos para esta parte de la construcción del inmueble.

En ese momento el gobernador del estado, dijo que esta obra tiene que ser un ejemplo de lo que se tiene que hacer en el estado, para ofrecer servicios de calidad y garantía tanto a la población, como a los ganaderos, y agregó que el rastro, en el momento que iniciara sus actividades de sacrificio de animales, tendría un alto nivel y sobre todo, contará con el respaldo de las instituciones encargadas de verificar las condiciones de salubridad, con lo que los ciudadanos estarán seguros de recibir carne en óptimas condiciones.


El retraso del funcionamiento del rastro ha provocado que, en la ciudad, se mantenga la matanza clandestina


El retaso de mas de cinco años de lo que será el rastro tipo TIF de Acapulco, ha provocado que se mantenga la matanza clandestina, aseguraron integrantes de la Asociación Ganadera.

En entrevista el ganadero de Acapulco, Maciel Arroyo Estrada, indicó que cinco años ya es un tiempo considerado para que se termine el rastro, sobre todo cuando se tuvo una fuerte inversión de recursos para desarrollar una obra que, a esta fecha, sigue siendo un elefante blanco.

“Esta olvidada, porque no hay trabajo, y esto no solo provoca la existencia de sitios insalubres para la matanza de animales, sino también un riesgo sanitario para los miles de acapulqueños que consumen carne de animales que son sacrificados en lugares donde no se tiene una supervisión, es urgente la conclusión del rastro, gobiernos terminan y otros inician y la obra sigue de la misma manera”, expresó Maciel Arroyo.

Foto: Abraham Cortés | El Sol de Acapulco

Dijo que, para Acapulco, el funcionamiento del rastro tipo (TIF), debe de ser una prioridad ante el riesgo que representa seguir teniendo sitios de matanza tolerados por las autoridades de gobierno a través de un pago económico.


Podría ser concesionado el funcionamiento del rastro


Ante el alto costo que representaría para un gobierno el funcionamiento del rastro, existen propuestas de que este sea concesionado a la iniciativa privada para evitar que en un momento se convierta en un elefante blanco.

En el 2017, el mismo ex alcalde Evodio Velázquez Aguirre en un recorrido con ganaderos en el poblado de Dos Arroyos, dio a conocer que se propondría concesionar la administración del nuevo rastro de Acapulco, propuesta que en ese momento fue aceptada por los profesionales de la comercialización y crianza de animales en la ciudad.

Mientras que en Acapulco se siguen tolerando más de un centenar de sitios de matanza de animales, sin la inspección de autoridades sanitarias, la construcción del rastro Tipo Inspección Federal (TIF) en el poblado de El Salto, donde se hizo una inversión tripartita de 120 millones de pesos aún no termina de concluirse y se estima que se requerirán de más recursos para su operación.

Una obra con inversión tripartita de 80 millones de pesos en una primera etapa, que era considerada para concluirla en un lapso de 12 meses, a más de cinco años sigue en proceso de construcción, sin tener una fecha establecida para iniciar su funcionamiento.

Foto: Abraham Cortés | El Sol de Acapulco

Fue un martes 17 de diciembre del 2013, cuando el ex gobernador de Guerrero Ángel Aguirre Rivero, y el empresario Luis Walton Aburto ex alcalde de Acapulco, colocaron la primera piedra en el predio que donó el cabildo de esta ciudad con la que se dio inicio a la construcción de las dos naves del rastro Tipo Inspección Federal (TIF), el cual aún no se ha concluido al 100 por ciento.

En el momento en que se inició con la construcción del rastro TIF, Acapulco tenía 15 años de no contar con un lugar adecuado para el sacrificio de animales como cerdos y reces, proceso que se desarrollaba sin ninguna medida sanitaria en 112 rastros denominados como tolerados que estaban en distintas partes de la ciudad como La Sabana y el punto conocido como el Rastro.

La construcción del rastro tipo TIF en Acapulco la cual no ha sido concluida, representó en ese 2013, para todos los sectores sociales como un acto de justicia para los más de un millón de ciudadanos acapulqueños, debido a que se tendría un mejor control en el sacrificio de 300 cerdos y 250 bovinos que era la meta de matanza de animales para posteriormente distribuirla para su comercialización.

Sin embargo, han pasado cinco años, luego de la colocación de la primera piedra, y el rastro tipo TIF, no ha funcionado, pese a que se aumentó a 120 millones de pesos la inversión económica para concluirlo, esta obra contaría con dos líneas de sacrificio, planta tratadora de aguas que serviría para evitar escurrimientos de líquidos a canales y arroyos cercanos al lugar donde funcionaria a partir de diciembre del 2014, según la fecha que las mismas autoridades de ese momento dieron a conocer.

Foto: Abraham Cortés | El Sol de Acapulco

Además de estos beneficios, el rastro Tipo Inspección Federal (TIF), también contara una vez que se termine su construcción, con un sistema adecuado de servicio de agua potable, cisternas, y médicos certificados por la Sagarpa, que tendrán la responsabilidad de analizar los animales antes de ser sacrificados para su comercialización.


Se trabaja en la última etapa de la obra

Actualmente las autoridades de gobierno, aseguran que se trabaja luego de más de cinco años, en la última etapa de la obra, unos aseguran que está al 80 por ciento mientras que otros afirman que los trabajos están avanzados en un 90 por ciento, sin embargo, no se ha dado a conocer la fecha en que quedara construido en su totalidad.

Mientras tanto en la ciudad, siguen funcionando de manera tolerada sitios de matanza de animales, los cuales, no son supervisados como lo marca la ley para realizar el sacrificio de cernos, y reces que se comercializan en las más de 55 mercados de Acapulco.

En el 2017, el avance que se anunció de la obra del rastro tipo TIF en el predio del poblado de El Salto en la zona rural de la ciudad, por la administración que encabezo el ex alcalde Evodio Velázquez Aguirre hoy cuestionado por un presunto mal manejo de recursos y por haber heredado una deuda superior a los 400 millones de pesos, era de un 95 por ciento, sin embargo, a un año de estas declaraciones realizadas en una gira de trabajo por él lugar, sigue la misma situación.


Para algunos la construcción del rastro, ha sido una cuestión política, de olvido y de faltas promesas por parte de las autoridades, ya que a la fecha no se termina pese a que el recurso de 120 millones de pesos provenientes del programa “Fondo Metropolitano” y que fue anuncio por lo menos dos años después de que colocara la primera piedra por el ex gobernador Ángel Aguirre Rivero y por el ex alcalde Luis Walton Aburto.

Foto: Abraham Cortés | El Sol de Acapulco

La ultima etapa de la construcción del rastro tipo (TIF) en Acapulco, en el poblado de El Salto, se puso en marcha en el mes de febrero del 2016, por el gobernador Héctor Astudillo Flores, quien al dar el banderazo de la obra dio a conocer la inversión de 46 millones de pesos para esta parte de la construcción del inmueble.

En ese momento el gobernador del estado, dijo que esta obra tiene que ser un ejemplo de lo que se tiene que hacer en el estado, para ofrecer servicios de calidad y garantía tanto a la población, como a los ganaderos, y agregó que el rastro, en el momento que iniciara sus actividades de sacrificio de animales, tendría un alto nivel y sobre todo, contará con el respaldo de las instituciones encargadas de verificar las condiciones de salubridad, con lo que los ciudadanos estarán seguros de recibir carne en óptimas condiciones.


El retraso del funcionamiento del rastro ha provocado que, en la ciudad, se mantenga la matanza clandestina


El retaso de mas de cinco años de lo que será el rastro tipo TIF de Acapulco, ha provocado que se mantenga la matanza clandestina, aseguraron integrantes de la Asociación Ganadera.

En entrevista el ganadero de Acapulco, Maciel Arroyo Estrada, indicó que cinco años ya es un tiempo considerado para que se termine el rastro, sobre todo cuando se tuvo una fuerte inversión de recursos para desarrollar una obra que, a esta fecha, sigue siendo un elefante blanco.

“Esta olvidada, porque no hay trabajo, y esto no solo provoca la existencia de sitios insalubres para la matanza de animales, sino también un riesgo sanitario para los miles de acapulqueños que consumen carne de animales que son sacrificados en lugares donde no se tiene una supervisión, es urgente la conclusión del rastro, gobiernos terminan y otros inician y la obra sigue de la misma manera”, expresó Maciel Arroyo.

Foto: Abraham Cortés | El Sol de Acapulco

Dijo que, para Acapulco, el funcionamiento del rastro tipo (TIF), debe de ser una prioridad ante el riesgo que representa seguir teniendo sitios de matanza tolerados por las autoridades de gobierno a través de un pago económico.


Podría ser concesionado el funcionamiento del rastro


Ante el alto costo que representaría para un gobierno el funcionamiento del rastro, existen propuestas de que este sea concesionado a la iniciativa privada para evitar que en un momento se convierta en un elefante blanco.

En el 2017, el mismo ex alcalde Evodio Velázquez Aguirre en un recorrido con ganaderos en el poblado de Dos Arroyos, dio a conocer que se propondría concesionar la administración del nuevo rastro de Acapulco, propuesta que en ese momento fue aceptada por los profesionales de la comercialización y crianza de animales en la ciudad.

Estado

Rinden homenaje a jugador asesinado de los Avispones de Chilpancingo

El jugador y el chofer del equipo "Avispones de Chilpancingo" murieron tras el ataque a balazos la noche del 26 de septiembre de 2014 en la ciudad de Iguala

Estado

Registra Guerrero 131 casos nuevos de Covid-19 en 24 horas

Carlos de la Peña Pintos informó que en lo que va del mes de septiembre 171 personas han muerto por esta enfermedad

Estado

UAGro presentará nuevo protocolo para reforzar acciones preventivas de Covid-19

El rector Javier Saldaña pidió a la comunidad universitaria y a la sociedad, no bajar la guardia para frenar el repunte de contagios

Sociedad

Evolución | El virus aumentó la brecha de género laboral

En medio de un tímido regreso a la normalidad, a las mujeres les cuesta más trabajo encontrar un empleo

Política

Muñoz Ledo desea concluir su vida política como dirigente de Morena

El Diputado dice que las candidaturas para el 2021 al Congreso se darán de manera imparcial

Mundo

Indonesia creará áreas agrícolas gigantes para asegurar autonomía alimentaria

El arcihipiélago prepara 800 mil hectáreas para cultivos de arroz y maíz para alimentar a sus 267 millones de habitantes

Política

AMLO permitió el conflicto del agua: Javier Corral

El gobernador de Chihuahua expuso la necesidad de una medición fidedigna y transparente de las entregas del recurso hídrico

Finanzas

Sectur pone bajo la lupa a Pueblos Mágicos

La Sectur analizará las 121 poblaciones con el distintivo para definir cuáles lo conservarán

Política

Gobierno federal competirá con cadenas de TV comercial

El plan, al terminar el sexenio, es que la televisión pública llegue a 90 por ciento del territorio nacional