/ jueves 30 de noviembre de 2017

Terapias en el mundo del sexoservicio

Según Galatea, 80% de sus consumidores superan los 30 años de edad

Hay jornadas nocturnas en las que el cuerpo de Galatea no es solicitado, los clientes pagan, pero lo que piden es oírla. Sus terapias son parte del negocio.

—Los hay quienes vienen solo para que los escuche, otros solo lloran—, revela la sexoservidora.

En su mundo, ella y sus compañeras fungen como terapistas de los hombres despechados, los que se sienten traicionados, abandonados y que han roto incluso con sus novias.

“La mayoría de los hombres no llegan por aprender de sexo, casi todos llegan para lo que van y listo, pero hay algunos que sí quieren saber o ser escuchados”, asegura Galatea. Su nombre es postizo para reservar su identidad con sus clientes.

Según Galatea, 80% de sus consumidores superan los 30 años de edad, es decir que en su mayoría son casados, que solo buscan placer y aventura fuera del matrimonio.

Pero el otro 20% son de clientes especiales, de edades menores a los 30 años y resultan ser esposos jóvenes, universitarios, inexpertos en el sexo y que buscan aprender el buen trato a una mujer.

Con ese porcentaje es en el que Galatea hace su trabajo de sicóloga de hombres. Los hace afectivos y sutiles, revela.

A Galatea se le aborda en una avenida de la capital mexiquense. Ahí se pasea cada noche con otro grupo de amigas, prefiere que las preguntas se hagan vía mensajes de celular para evitar afectar a la clientela.

“Nosotras escuchamos parte de sus vidas y opinamos sobre lo que nos cuentan, no podemos decir que nuestros consejos siempre sean los mejores”, aclara la sexoservidora.

Galatea aún es una mujer joven, está en el estándar de compañía que buscan los hombres, aunque revela que las hay hasta de 50 años, y quienes aún mantienen a su clientela. “Muchos buscan las (sexoservidoras) jóvenes o no tan vistas (menos buscadas) y otros buscan a mujeres más maduras, porque las jovencitas los apresuran para atender a otros clientes y no se disfruta el momento”, detalla la prostituta.

En otro punto de la ciudad, en la zona de la terminal conocemos a Rosa, una sexoservidora de 50 años que la mitad de su vida la ha pasado en atender clientes.

Su rostro moreno se mira empañado, cicatrizado por el alcohol que bebe y los dientes amarillentos, por la cantidad de cigarrillos que fuma a diario en cada noche de servicio.

Es baja de estatura, no supera el metro 50 centímetros, y sus pechos ya lucen caídos, también su vientre que sobresale entre sus blusas apretadas y los vestidos pegados al muslo.

“Trabajamos de día sobre todo, nuestro precio es el más bajo”, contesta Rosa, a la petición de sus tarifas.

La sexoservidora normalmente se instala en los baños de vapor de la calle Gustavo Baz de la zona terminal. Sus clientes la conocen de hace años, hay fechas precisas en que regresan, ya no tanto por su cuerpo, sino por su compañía.

El andar diario de Galatea y Rosa, es muy similar, ambas hacen su función de terapeutas en el sexoservicio. Aunque cada una desde estatus diferentes. Galatea es aún una mujer joven y codiciada, mientras Rosa ya lo ha dado todo en su oficio.

Hay jornadas nocturnas en las que el cuerpo de Galatea no es solicitado, los clientes pagan, pero lo que piden es oírla. Sus terapias son parte del negocio.

—Los hay quienes vienen solo para que los escuche, otros solo lloran—, revela la sexoservidora.

En su mundo, ella y sus compañeras fungen como terapistas de los hombres despechados, los que se sienten traicionados, abandonados y que han roto incluso con sus novias.

“La mayoría de los hombres no llegan por aprender de sexo, casi todos llegan para lo que van y listo, pero hay algunos que sí quieren saber o ser escuchados”, asegura Galatea. Su nombre es postizo para reservar su identidad con sus clientes.

Según Galatea, 80% de sus consumidores superan los 30 años de edad, es decir que en su mayoría son casados, que solo buscan placer y aventura fuera del matrimonio.

Pero el otro 20% son de clientes especiales, de edades menores a los 30 años y resultan ser esposos jóvenes, universitarios, inexpertos en el sexo y que buscan aprender el buen trato a una mujer.

Con ese porcentaje es en el que Galatea hace su trabajo de sicóloga de hombres. Los hace afectivos y sutiles, revela.

A Galatea se le aborda en una avenida de la capital mexiquense. Ahí se pasea cada noche con otro grupo de amigas, prefiere que las preguntas se hagan vía mensajes de celular para evitar afectar a la clientela.

“Nosotras escuchamos parte de sus vidas y opinamos sobre lo que nos cuentan, no podemos decir que nuestros consejos siempre sean los mejores”, aclara la sexoservidora.

Galatea aún es una mujer joven, está en el estándar de compañía que buscan los hombres, aunque revela que las hay hasta de 50 años, y quienes aún mantienen a su clientela. “Muchos buscan las (sexoservidoras) jóvenes o no tan vistas (menos buscadas) y otros buscan a mujeres más maduras, porque las jovencitas los apresuran para atender a otros clientes y no se disfruta el momento”, detalla la prostituta.

En otro punto de la ciudad, en la zona de la terminal conocemos a Rosa, una sexoservidora de 50 años que la mitad de su vida la ha pasado en atender clientes.

Su rostro moreno se mira empañado, cicatrizado por el alcohol que bebe y los dientes amarillentos, por la cantidad de cigarrillos que fuma a diario en cada noche de servicio.

Es baja de estatura, no supera el metro 50 centímetros, y sus pechos ya lucen caídos, también su vientre que sobresale entre sus blusas apretadas y los vestidos pegados al muslo.

“Trabajamos de día sobre todo, nuestro precio es el más bajo”, contesta Rosa, a la petición de sus tarifas.

La sexoservidora normalmente se instala en los baños de vapor de la calle Gustavo Baz de la zona terminal. Sus clientes la conocen de hace años, hay fechas precisas en que regresan, ya no tanto por su cuerpo, sino por su compañía.

El andar diario de Galatea y Rosa, es muy similar, ambas hacen su función de terapeutas en el sexoservicio. Aunque cada una desde estatus diferentes. Galatea es aún una mujer joven y codiciada, mientras Rosa ya lo ha dado todo en su oficio.

Local

Celebran Domingo de Ramos de manera virtual

Miles de creyentes recibieron la bendición de ramos a través de una misa transmitida desde Facebook

New Articles

Aumentan decesos por COVID-19 en Guerrero

Se mantienen 25 casos positivos de esta enfermedad.

Estado

Aumenta a 22 el número de casos confirmados de Covid-19 en Guerrero

Al momento se mantiene en 102 el número de casos sospechosos y 91 negativos

Policiaca

Localizan dos cadáveres dentro de un pozo de agua artesanal en Tecpan

Los pobladores extrajeron con bombas de agua el líquido, ingresaron y rescataron los cuerpos de los dos hombres

México

Equipo de protección contra el Covid-19 llegará a México este lunes

El cargamento que llegará de China constará de guantes, caretas, googles y batas, anunció Hugo López-Gatell

Cultura

El poeta y escritor mexicano, Homero Aridjis, cumple 80 años

Las obras más reconocidas del activista ambiental son Los perros del fin del mundo y Los invisibles del Fondo de Cultura Económica

Doble Vía

Coronavirus “ataca” en Zoológico del Bronx y tigresa “Nadia” da positivo

Se cree que contrajo el virus de un cuidador que no presentaba síntomas

México

Así se conforma el plan económico de AMLO ante crisis por Covid-19

El Presidente de México anunció esta tarde la creación de dos millones de empleos y el recorte de salarios de altos funcionarios

México

Todavía no viene la fase más intensa, dice Gatell y anuncia dos mil 143 contagios

López Gatell dijo que dos de cada diez personas muestran algunos de los síntomas más comunes como tos, temperatura elevada y dificultad para respirar tienen Covid-19