/ viernes 6 de noviembre de 2020

Con una sonrisa, mientras haya un plato de comida: así se vive en Córdoba

En trastes quemados por los años de recibir fuego de leña, Crescencia Damián hace rendir lo que su marido gana fabricando obleas

Veracruz.- En trastes quemados por los años de recibir fuego de leña y en una vivienda que en algunas de sus partes no tienen paredes y en otras solo hay láminas picadas, Crescencia Damián hace rendir lo que su marido gana fabricando obleas.

Comen frijoles, tortillas de máquina, chayotes, calabazas, alas y pescuezos de pollo. A veces tienen fruta, pero esto por temporada, pues son de los árboles de naranja y guayaba que hay cerca de su casa.

▶️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

Su hogar está en una zona cercana a Córdoba, en donde escasean los servicios públicos básicos como el agua y la luz y ahí, en su cocina sin techo, ella sonríe aunque solo haya un plato de comida.

Las alas y pescuezos las comen más seguido y, cuando hay un poco más de dinero, Crescencia Damián compra pollo. Así hace rendir los 180 pesos que, en promedio al día, su marido gana, repartiéndolo entre comida y los demás gastos familiares.

Foto: Jaime Ramírez | El Sol de Córdoba

Una cocina sin paredes

Su cocina es un cuarto de madera con láminas delgadas picadas por la lluvia y el sol de años. En una estufa de leña coloca un traste de color negro quemado por las intensas brazas. Sobre ella coloca una olla de peltre que en sus años buenos debió haber sido de color azul; hoy está quemada por el fuego, sin embargo, es la favorita de Crescencia para haceros frijoles.

El lugar no tiene paredes y la estufa de leña es tapada con un pedazo de lámina sostenida con pedazos de maderas y esparcidos en esa área, cascarones de huevo.

El esposo de Crescencia es una persona dedicada a hacer obleas y éstas son vendidas a empresas dulceras importantes, pero el ingreso no es bueno.

Foto: Jaime Ramírez | El Sol de Córdoba

La mujer detalla que de los 180 pesos pesos diarios que en promedio recibe, al menos 100 los destina para la comida.

Comenta que si bien le va llega a poner en su mesa un kilo de tortillas de máquina, las cuales son repartidas hasta la colonia Los Carrizos, una zona semirural cercana a la ciudad de Córdoba, donde el servicio de agua, drenaje y luz escasea.

No puede darse "lujo" de comprar otro tipo de carne que no sea pollo pues dice es lo más económico y cuando sabe que tiene un poco más de dinero compra piernas para acompañar el único guiso que hace para su familia.

Foto: Jaime Ramírez | El Sol de Córdoba

Jitomate, cebolla y ajo no pueden faltar en su despensa básica, ya que independientemente de frijoles a la leña, como los llama, hace sopa o spaguetti como los guisos que preparo esta semana.

Chayote y calabaza son verduras que están en sus despensa pues son económicas; es los alrededores de su casa hay árboles frutales como naranja de jugo y guayaba, pero no son temporadas de todo el año, mientras tanto plátano o mandarinas son comprados directamente del mercado Revolución pues el que las compre en tiendas cercanas a su domicilio le representa más gasto que no tiene. Lo adquiere cerca de su casa

Foto: Jaime Ramírez | El Sol de Córdoba

Dos sillas de plástico y una banca de madera fue el ambiente donde accedió a platicar, ella vestía un short de mezclilla color azul cielo, una blusa verde que daba aspecto de ser “atigrada”, su cabello negros sostenido con una coleta en color rojo, una sonrisa de nerviosismo y una taza roja con agua así como un kilo y medio de tortillas sobre la mesa de aquel sencillo comedor.

El ingresar a la casa fue difícil pues no era permitido, pero narró que toda su vivienda contaba con dos cuartos; siendo Cresencia la única persona que estuvo en el lugar pues sus dos hijos no querían ser vistos; y permanecieron detrás de la barda que dividía la cocina y la entrada a la casa de tabique, de momento se asomaba un rostro, su hijo el mayor estaba al pendiente de lo que su mamá mencionaba.

Foto: Jaime Ramírez | El Sol de Córdoba

Cresencia y su familia son humildes, pero la risa y música en su casa no falta y pese a que viven una situación difícil como muchas familias cordobesas.

Veracruz.- En trastes quemados por los años de recibir fuego de leña y en una vivienda que en algunas de sus partes no tienen paredes y en otras solo hay láminas picadas, Crescencia Damián hace rendir lo que su marido gana fabricando obleas.

Comen frijoles, tortillas de máquina, chayotes, calabazas, alas y pescuezos de pollo. A veces tienen fruta, pero esto por temporada, pues son de los árboles de naranja y guayaba que hay cerca de su casa.

▶️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

Su hogar está en una zona cercana a Córdoba, en donde escasean los servicios públicos básicos como el agua y la luz y ahí, en su cocina sin techo, ella sonríe aunque solo haya un plato de comida.

Las alas y pescuezos las comen más seguido y, cuando hay un poco más de dinero, Crescencia Damián compra pollo. Así hace rendir los 180 pesos que, en promedio al día, su marido gana, repartiéndolo entre comida y los demás gastos familiares.

Foto: Jaime Ramírez | El Sol de Córdoba

Una cocina sin paredes

Su cocina es un cuarto de madera con láminas delgadas picadas por la lluvia y el sol de años. En una estufa de leña coloca un traste de color negro quemado por las intensas brazas. Sobre ella coloca una olla de peltre que en sus años buenos debió haber sido de color azul; hoy está quemada por el fuego, sin embargo, es la favorita de Crescencia para haceros frijoles.

El lugar no tiene paredes y la estufa de leña es tapada con un pedazo de lámina sostenida con pedazos de maderas y esparcidos en esa área, cascarones de huevo.

El esposo de Crescencia es una persona dedicada a hacer obleas y éstas son vendidas a empresas dulceras importantes, pero el ingreso no es bueno.

Foto: Jaime Ramírez | El Sol de Córdoba

La mujer detalla que de los 180 pesos pesos diarios que en promedio recibe, al menos 100 los destina para la comida.

Comenta que si bien le va llega a poner en su mesa un kilo de tortillas de máquina, las cuales son repartidas hasta la colonia Los Carrizos, una zona semirural cercana a la ciudad de Córdoba, donde el servicio de agua, drenaje y luz escasea.

No puede darse "lujo" de comprar otro tipo de carne que no sea pollo pues dice es lo más económico y cuando sabe que tiene un poco más de dinero compra piernas para acompañar el único guiso que hace para su familia.

Foto: Jaime Ramírez | El Sol de Córdoba

Jitomate, cebolla y ajo no pueden faltar en su despensa básica, ya que independientemente de frijoles a la leña, como los llama, hace sopa o spaguetti como los guisos que preparo esta semana.

Chayote y calabaza son verduras que están en sus despensa pues son económicas; es los alrededores de su casa hay árboles frutales como naranja de jugo y guayaba, pero no son temporadas de todo el año, mientras tanto plátano o mandarinas son comprados directamente del mercado Revolución pues el que las compre en tiendas cercanas a su domicilio le representa más gasto que no tiene. Lo adquiere cerca de su casa

Foto: Jaime Ramírez | El Sol de Córdoba

Dos sillas de plástico y una banca de madera fue el ambiente donde accedió a platicar, ella vestía un short de mezclilla color azul cielo, una blusa verde que daba aspecto de ser “atigrada”, su cabello negros sostenido con una coleta en color rojo, una sonrisa de nerviosismo y una taza roja con agua así como un kilo y medio de tortillas sobre la mesa de aquel sencillo comedor.

El ingresar a la casa fue difícil pues no era permitido, pero narró que toda su vivienda contaba con dos cuartos; siendo Cresencia la única persona que estuvo en el lugar pues sus dos hijos no querían ser vistos; y permanecieron detrás de la barda que dividía la cocina y la entrada a la casa de tabique, de momento se asomaba un rostro, su hijo el mayor estaba al pendiente de lo que su mamá mencionaba.

Foto: Jaime Ramírez | El Sol de Córdoba

Cresencia y su familia son humildes, pero la risa y música en su casa no falta y pese a que viven una situación difícil como muchas familias cordobesas.

Estado

Mujeres, las más propensas al cáncer

Más de 7 mil personas atendió el Instituto Estatal de Cancerología en los últimos 5 años; el cáncer más común es el de mama, en hombres es el de próstata

Estado

¡Barbie viste diseños de mujeres amuzgas!

Con tradicionales huipiles, blusas y nahuas, un grupo de madres solteras originarias de Xochistlahuaca, da su toque auténtico a la vestimenta de la famosa muñeca

Doble Vía

Con la canela y sus ganas sostiene a su familia

Debido a sus grandes propiedades, es la especia que más vende don Osvaldo Martínez en las calles de Acapulco

Policiaca

Policías estatales detienen a líder de extorsionadores

Se pondrá a disposición de la autoridad correspondiente, quien determinará su situación jurídica

Estado

De los casos confirmados de Covid, el 56% está vacunado

Hay mil 325 contagios en 60 municipios de Guerrero

Gossip

Hasta Siempre: Napoléon comienza su despedida de los escenarios con gira nacional

Ante un Auditorio Nacional lleno, el público y su artista se entregaron completamente en el primero de tres conciertos de su gira del adiós

Local

Un respiro para empresarios temporada vacacional de verano

El sector hotelero se hizo mano de unos ocho mil obreros que se tienen en los sindicatos de la CTM

Futbol

A 10 años del oro olímpico: así fue el día que el Tri hizo historia en Londres 2012

Durante los Juegos Olímpicos de 2012, el futbol mexicano consiguió su máximo logro al colgarse la medalla de oro tras vencer a Brasil

Policiaca

Improvisados ladrones no logran robar cajero automático

El cajero de la sucursal Banorte está ubicado junto a las instalaciones del DIF de la Colonia Hogar Moderno