/ viernes 13 de mayo de 2022

Alta tecnología los trae desde la India hasta Guadalajara 

Hay constantes experiencias de estudiantes indios que incursionan en el estado de Jalisco en busca de oportunidades en la cultura, educación y la ciencia

Para alguien que nació en otro país, visitar México por periodos largos es una experiencia única y, cuando resulta buena, difícil es convencerles de que vuelvan a su país. Así le pasó a Vidhi Sharma, quien nació en Dehradun, al norte de la India y quien desde 1996 que conoció este país se enamoró de su cultura, su comida y la calidez de su gente, por lo que decidió quedarse a vivir, primero en la Ciudad de México y desde hace varios años en Guadalajara, Jalisco.

Ella forma parte de una comunidad realmente pequeña de indios en la ciudad, la gran mayoría inmersos en actividades relacionadas con las empresas de tecnologías de información. “México es un país maravilloso y yo nunca me he sentido extranjera, porque la gente me ha cobijado mucho.

Te puede interesar: ¿Convertir agua de mar en agua potable? Conoce el proyecto que busca desarrollar esta tecnología

Tuve problemas, tuve mis primeras luchas, pero nada tan grande como para decir que no me gusta y he tenido muy buenas experiencias día tras día”, explica.

Ella llegó a los 23 años a estudiar en la UNAM, donde obtuvo una beca por intercambio entre los gobiernos de India y México, para aprender español y conocer la cultura mexicana y tras concluir sus estudios, regresó a su país durante un año, pero lo vivido acá la hizo volver.

Llegó a México a estudiar en la UNAM. / Foto: Antonio Miramontes

Trabajó en el centro de información de la ONU haciendo síntesis de las notas publicadas en periódicos de México que hacían referencia a la organización, donde traducía y enviaba a Nueva York los textos encontrados, pues además de su lengua hindi, habla inglés, español y un poco de alemán y portugués.

Sobre cómo han sido los 25 años viviendo en México, dice que “maravillosos”, pues además de aprender español, hizo una maestría en Literatura del Siglo XX en la Universidad de Guadalajara, donde actualmente es profesora de asignatura e imparte clases de hindi.

Sin embargo, más allá de enseñar idiomas, a Vidhi Sharma le apasiona compartir también su cultura y ha dado clases de cocina de la India, filosofía de yoga y medicina tradicional india, llamada ayurveda, y aunque ha pasado más de un cuarto de siglo en México, su familia todavía le pide que vuelva, pero a ella le gusta México y prefiere visitarles una o dos veces al año, pero seguir radicando acá.

Ella recuerda cómo poco a poco han crecido sus amistades con indios que llegaron a Jalisco a trabajar, principalmente en el sector de la alta tecnología, pues se han instalado varias empresas de su país en Guadalajara y Zapopan.

“Estaba en un restaurante y en la mesa siguiente había tres indios platicando que pusieron una empresa de software y me alegró mucho que inviertan en México, porque crecen ellos y crece México, eso es maravilloso para mí y para la economía, es una buena señal ver la relación entre ambos países”.


MÁS QUE TEQUILA

Ellos se han percatado que Guadalajara y Jalisco son más que un buen tequila, que es lo único que habían escuchado antes de vivir aquí.

Hay experiencias constantes de estudiantes originarios de la India que incursionan en el estado de Jalisco sobre todo en busca de oportunidades y experiencias relacionadas con el desarrollo de la cultura, educación y la ciencia; pero también quienes se han desarrollado aquí, tanto como parte de algunas reconocidas firmas tecnológicas como empresarios, ya dueños de sus propias fábricas y desarrolladoras de software. La Ciudad Creativa Digital que crece a un costado del centro de la ciudad, seguramente será un detonante de una mayor migración.

Ahora enseña idiomas en una escuela. / Foto: Antonio Miramontes


Para Xavier Orendáin Martínez Gallardo, cónsul honorario de India en Guadalajara, ambos países son muy parecidos, principalmente por la calidez de su gente y en México hay una confusión respecto a cómo se les debe llamar a quienes nacieron en la India, pues muchas veces se les dice hindúes, lo que es incorrecto.

Trabajó en el centro de información de la ONU como traductora. / Foto: Antonio Miramontes

“La palabra indio es la palabra para referirse al ciudadano de la India e hindú es una religión”, pero como “indio” en México se ha utilizado para referirse de manera despectiva a algo o alguien, la palabra suena fuerte como gentilicio de alguien de India.

Para alguien que nació en otro país, visitar México por periodos largos es una experiencia única y, cuando resulta buena, difícil es convencerles de que vuelvan a su país. Así le pasó a Vidhi Sharma, quien nació en Dehradun, al norte de la India y quien desde 1996 que conoció este país se enamoró de su cultura, su comida y la calidez de su gente, por lo que decidió quedarse a vivir, primero en la Ciudad de México y desde hace varios años en Guadalajara, Jalisco.

Ella forma parte de una comunidad realmente pequeña de indios en la ciudad, la gran mayoría inmersos en actividades relacionadas con las empresas de tecnologías de información. “México es un país maravilloso y yo nunca me he sentido extranjera, porque la gente me ha cobijado mucho.

Te puede interesar: ¿Convertir agua de mar en agua potable? Conoce el proyecto que busca desarrollar esta tecnología

Tuve problemas, tuve mis primeras luchas, pero nada tan grande como para decir que no me gusta y he tenido muy buenas experiencias día tras día”, explica.

Ella llegó a los 23 años a estudiar en la UNAM, donde obtuvo una beca por intercambio entre los gobiernos de India y México, para aprender español y conocer la cultura mexicana y tras concluir sus estudios, regresó a su país durante un año, pero lo vivido acá la hizo volver.

Llegó a México a estudiar en la UNAM. / Foto: Antonio Miramontes

Trabajó en el centro de información de la ONU haciendo síntesis de las notas publicadas en periódicos de México que hacían referencia a la organización, donde traducía y enviaba a Nueva York los textos encontrados, pues además de su lengua hindi, habla inglés, español y un poco de alemán y portugués.

Sobre cómo han sido los 25 años viviendo en México, dice que “maravillosos”, pues además de aprender español, hizo una maestría en Literatura del Siglo XX en la Universidad de Guadalajara, donde actualmente es profesora de asignatura e imparte clases de hindi.

Sin embargo, más allá de enseñar idiomas, a Vidhi Sharma le apasiona compartir también su cultura y ha dado clases de cocina de la India, filosofía de yoga y medicina tradicional india, llamada ayurveda, y aunque ha pasado más de un cuarto de siglo en México, su familia todavía le pide que vuelva, pero a ella le gusta México y prefiere visitarles una o dos veces al año, pero seguir radicando acá.

Ella recuerda cómo poco a poco han crecido sus amistades con indios que llegaron a Jalisco a trabajar, principalmente en el sector de la alta tecnología, pues se han instalado varias empresas de su país en Guadalajara y Zapopan.

“Estaba en un restaurante y en la mesa siguiente había tres indios platicando que pusieron una empresa de software y me alegró mucho que inviertan en México, porque crecen ellos y crece México, eso es maravilloso para mí y para la economía, es una buena señal ver la relación entre ambos países”.


MÁS QUE TEQUILA

Ellos se han percatado que Guadalajara y Jalisco son más que un buen tequila, que es lo único que habían escuchado antes de vivir aquí.

Hay experiencias constantes de estudiantes originarios de la India que incursionan en el estado de Jalisco sobre todo en busca de oportunidades y experiencias relacionadas con el desarrollo de la cultura, educación y la ciencia; pero también quienes se han desarrollado aquí, tanto como parte de algunas reconocidas firmas tecnológicas como empresarios, ya dueños de sus propias fábricas y desarrolladoras de software. La Ciudad Creativa Digital que crece a un costado del centro de la ciudad, seguramente será un detonante de una mayor migración.

Ahora enseña idiomas en una escuela. / Foto: Antonio Miramontes


Para Xavier Orendáin Martínez Gallardo, cónsul honorario de India en Guadalajara, ambos países son muy parecidos, principalmente por la calidez de su gente y en México hay una confusión respecto a cómo se les debe llamar a quienes nacieron en la India, pues muchas veces se les dice hindúes, lo que es incorrecto.

Trabajó en el centro de información de la ONU como traductora. / Foto: Antonio Miramontes

“La palabra indio es la palabra para referirse al ciudadano de la India e hindú es una religión”, pero como “indio” en México se ha utilizado para referirse de manera despectiva a algo o alguien, la palabra suena fuerte como gentilicio de alguien de India.

Local

EU ve esfuerzo de seguridad en Guerrero para quitar alerta de viajero

Viene buen apoyo para el estado por parte del país vecino del norte, aseguró la gobernadora del estado

Local

Sismo de 4.5 sacude a Acapulco

No hay reportes de daños a la infraestructura urbana ni afectaciones a las vías de comunicación

Local

La Costera, inició con 3 nombres y ahora tiene 76 años. Aquí te contamos su historia

La principal avenida turística de Acapulco fue inaugurada en 1949 por el entonces presidente de la República, Miguel Alemán Valdés

Local

Guerrero no necesita peleas ni indiferencias

Se debe de llegar a la conciliación, ya hay muchas peleas en el mundo, dice Javier Saldaña

Local

Fue "un buen Tianguis" pese ausencia de AMLO, dice Félix Salgado

"Hubo buenas presencias", con Adán Augusto y Claudia Sheinbaum, asegura

Finanzas

Presentan emplazamiento a huelga en planta de Panasonic en Reynosa

A la par del emplazamiento, los obreros de la segunda planta de Panasonic de Reynosa han anunciado su interés de sumarse al SNITIS 20/32

Local

Retira Transportes 20 taxis piratas

Las unidades fueron detectadas tras operativos realizados en el puerto, dijo Arturo Salinas

Local

Este miércoles definen si paran labores en hotel Calinda

Trabajadores exigen la entrega del reparto de utilidades

Ciencia

¿Es normal decir groserías cuando nos enojamos? La UNAM tiene la respuesta

Existe la creencia general de que la expresión de groserías cuando se está molesto, tienen un efecto catártico o liberador