/ martes 15 de enero de 2019

Kirsten Gillibrand, la senadora anti Trump que también busca la Casa Blanca en 2020

A 22 meses para las elecciones, la batalla por llegar a la Casa Blanca ya está en proceso

La senadora demócrata Kirsten Gillibrand, una crítica frontal del presidente estadounidense Donald Trump y defensora de los derechos de la mujer, incluido el movimiento #MeToo, dijo el martes que va a participar en la carrera presidencial de 2020.

A 22 meses para las elecciones, la batalla por llegar a la Casa Blanca ya está en proceso, y los estadounidenses comienzan a evaluar quién podría ser el candidato del partido opositor para desafiar a Trump.

Cinco demócratas, tres de ellos mujeres, han dado pasos claros hacia una campaña formal en las últimas semanas, y muchos más, incluidos varios senadores, un multimillonario empresario anti-Trump y el exvicepresidente Joe Biden esperan entre bastidores.

"Voy a postularme para presidente de Estados Unidos", dijo la senadora por Nueva York en el programa del célebre humorista estadounidense Stephen Colbert.

Según extractos del programa de CBS, la senadora de 52 años precisó que lanzará un "comité exploratorio", un paso decisivo para participar en la elección presidencial estadounidense, que le permitirá recaudar fondos.

Esposa y madre de dos varones, dijo en la entrevista con Colbert querer medirse en la campaña presidencial para luchar por la atención médica para las familias estadounidenses y mejores escuelas públicas, pero que además se enfrentará a la "corrupción y avaricia" que reinan en Washington.

También dijo que apuntará a poner los problemas de género al frente de su campaña y a combatir el "racismo institucional", enfrentando los intereses especiales y los sistemas de poder arraigados.

"Sé que tengo la compasión, el coraje y la audaz determinación de lograrlo", agregó en la entrevista que se emite este martes.

"Recuperar nuestros valores"

El martes, Gillibrand apeló a las redes sociales para amplificar su mensaje. "Tenemos que levantarnos y recuperar nuestros valores", tuiteó.

"Necesitamos proteger nuestros derechos básicos y luchar por una mejor atención médica, educación y empleos. Y creo que soy la mujer para el trabajo", afirmó, agregando que no tiene "miedo de enfrentarse a Trump".

Gillibrand reemplazó a la exprimera dama Hillary Clinton como senadora del Estado de Nueva York en enero de 2009, cuando a esta última le nombraron Secretaria de Estado. Ganó fácilmente la reelección en noviembre de 2018 para la cámara alta en este estado bastión de los demócratas.

Con los años se ha inclinado cada vez más hacia la izquierda hasta convertirse en una de los senadores más liberales.

Todavía faltan más de 650 días para la próxima elección presidencial, pero Gillibrand ingresa a un abarrotado grupo que compite por el derecho de desafiar a Trump.

Elizabeth Warren, una senadora que es frecuente objetivo de las provocaciones del presidente, también lanzó un comité exploratorio, al igual que la congresista Tulsi Gabbard de Hawái, quien sirvió en el ejército en Irak y Kuwait.

El exalcalde de San Antonio y miembro del gabinete de Barack Obama Julián Castro y el congresista recientemente retirado John Delaney lanzaron formalmente sus candidaturas presidenciales.

Se espera que algunos políticos con nombres aún más fuertes ingresen a la carrera pronto, entre ellos Biden, el excongresista Beto O'Rourke y los actuales senadores Cory Booker, Kamala Harris, Amy Klobuchar y Bernie Sanders, perdedor en las primarias demócratas de 2016 frente a Hillary Clinton.

Pero Gillibrand se distingue en aspectos clave. Es una de las principales detractoras de Trump en el Senado, votando en contra de los candidatos del presidente para cargos importantes más que casi cualquier otro senador.

También elevó su perfil nacional al patrocinar (y organizar una campaña de tres años para) un proyecto de ley que modernizaría el sistema de procesamiento por agresiones sexuales militares y eliminaría esos casos de la cadena de mando militar.

El proyecto de ley naufragó en el Senado, pero Gillibrand ha sido implacable en la lucha contra el abuso sexual en el ejército, en los campus universitarios y en los lugares de trabajo.

La senadora demócrata Kirsten Gillibrand, una crítica frontal del presidente estadounidense Donald Trump y defensora de los derechos de la mujer, incluido el movimiento #MeToo, dijo el martes que va a participar en la carrera presidencial de 2020.

A 22 meses para las elecciones, la batalla por llegar a la Casa Blanca ya está en proceso, y los estadounidenses comienzan a evaluar quién podría ser el candidato del partido opositor para desafiar a Trump.

Cinco demócratas, tres de ellos mujeres, han dado pasos claros hacia una campaña formal en las últimas semanas, y muchos más, incluidos varios senadores, un multimillonario empresario anti-Trump y el exvicepresidente Joe Biden esperan entre bastidores.

"Voy a postularme para presidente de Estados Unidos", dijo la senadora por Nueva York en el programa del célebre humorista estadounidense Stephen Colbert.

Según extractos del programa de CBS, la senadora de 52 años precisó que lanzará un "comité exploratorio", un paso decisivo para participar en la elección presidencial estadounidense, que le permitirá recaudar fondos.

Esposa y madre de dos varones, dijo en la entrevista con Colbert querer medirse en la campaña presidencial para luchar por la atención médica para las familias estadounidenses y mejores escuelas públicas, pero que además se enfrentará a la "corrupción y avaricia" que reinan en Washington.

También dijo que apuntará a poner los problemas de género al frente de su campaña y a combatir el "racismo institucional", enfrentando los intereses especiales y los sistemas de poder arraigados.

"Sé que tengo la compasión, el coraje y la audaz determinación de lograrlo", agregó en la entrevista que se emite este martes.

"Recuperar nuestros valores"

El martes, Gillibrand apeló a las redes sociales para amplificar su mensaje. "Tenemos que levantarnos y recuperar nuestros valores", tuiteó.

"Necesitamos proteger nuestros derechos básicos y luchar por una mejor atención médica, educación y empleos. Y creo que soy la mujer para el trabajo", afirmó, agregando que no tiene "miedo de enfrentarse a Trump".

Gillibrand reemplazó a la exprimera dama Hillary Clinton como senadora del Estado de Nueva York en enero de 2009, cuando a esta última le nombraron Secretaria de Estado. Ganó fácilmente la reelección en noviembre de 2018 para la cámara alta en este estado bastión de los demócratas.

Con los años se ha inclinado cada vez más hacia la izquierda hasta convertirse en una de los senadores más liberales.

Todavía faltan más de 650 días para la próxima elección presidencial, pero Gillibrand ingresa a un abarrotado grupo que compite por el derecho de desafiar a Trump.

Elizabeth Warren, una senadora que es frecuente objetivo de las provocaciones del presidente, también lanzó un comité exploratorio, al igual que la congresista Tulsi Gabbard de Hawái, quien sirvió en el ejército en Irak y Kuwait.

El exalcalde de San Antonio y miembro del gabinete de Barack Obama Julián Castro y el congresista recientemente retirado John Delaney lanzaron formalmente sus candidaturas presidenciales.

Se espera que algunos políticos con nombres aún más fuertes ingresen a la carrera pronto, entre ellos Biden, el excongresista Beto O'Rourke y los actuales senadores Cory Booker, Kamala Harris, Amy Klobuchar y Bernie Sanders, perdedor en las primarias demócratas de 2016 frente a Hillary Clinton.

Pero Gillibrand se distingue en aspectos clave. Es una de las principales detractoras de Trump en el Senado, votando en contra de los candidatos del presidente para cargos importantes más que casi cualquier otro senador.

También elevó su perfil nacional al patrocinar (y organizar una campaña de tres años para) un proyecto de ley que modernizaría el sistema de procesamiento por agresiones sexuales militares y eliminaría esos casos de la cadena de mando militar.

El proyecto de ley naufragó en el Senado, pero Gillibrand ha sido implacable en la lucha contra el abuso sexual en el ejército, en los campus universitarios y en los lugares de trabajo.

Local

Persiste privatización de zona federal en Acapulco

Son más de cinco kilómetros de la zona de playa de los que algunas personas se han apropiado ilegalmente

Estado

Aumentan a 414 los casos activos de Covid-19 en Guerrero

En las últimas 24 horas se confirmaron 65 nuevos contagios

Estado

El Kena, un chilango más chilpancingueño que el pozole y los tlacololeros

Kenamatzin Fragoso salió de la CDMX en busca de oportunidades económicas y de desarrollo, mismas que encontró en Chilpancingo donde se estableció hace 35 años

Sociedad

Entre cantos y lluvia llegan a templo para despedir a sacerdotes jesuitas asesinados en Cerocahui

En medio de un ambiente de tristeza, cantos, incertidumbre, y un fuerte operativo de seguridad al templo de Misión de San Francisco Javier, donde serán despedidos

Justicia

Tras fuerte operativo militar capturan a dos hombres en la Sierra Tarahumara, Chihuahua

Hasta el momento se desconoce la identidad de los presuntos detenidos por elementos castrenses en la Sierra Tarahumara

Política

“Corcholatas” de Morena pregonan la unidad y muestran su fortaleza en Coahuila

Morena asegura que la Cuarta Transformación llegará a Coahuila en el 2023

Mundo

Líderes del G7 se burlan de Putin por su imagen de hombre fuerte

"Tenemos que demostrar que somos más duros que Putin", dijo el primer ministro británico, Boris Johnson

Mundo

Rusia intensifica ataques contra Ucrania durante reunión del G7

Cerca de cuatro explosiones agitaron el centro de Kiev durante la madrugada, este es el primer ataque de este tipo en la ciudad en semanas

Política

Ataques a mi hijo son una cobardía, si el problema es conmigo: AMLO

En redes sociales han difundido imagen del hijo del presidente, de 15 años, acompañada de burlas sobre el peso y la figura del adolescente