/ domingo 23 de diciembre de 2018

Así fue la impresionante erupción del volcán que provocó el tsunami en Indonesia

Hasta el momento se cuenta 222 muertos, 28 desaparecidos y 843 heridos en la isla al sur de Sumatra

La erupción del Anak Krakatau, "hijo" del legendario volcán indonesio Krakatoa, provocó anoche un tsunami en el estrecho que separa a las isla de Sumatra y de Java con una cifra provisional de 222 muertos, 28 desaparecidos y 843 heridos.

El Anak Krakatau, con poco más de 300 metros de altura y con un cráter lateral, se encuentra en una isla de forma cónica deshabitada y que sirve de atracción turística en el estrecho de Sonda.

El volcán, uno de los 127 en activo en Indonesia -nación asentada sobre el "Anillo de Fuego del Pacífico"-, expulsó ayer una columna de humo hasta medio kilómetro de su cumbre, junto a roca y ríos de magma.


La erupción pudo crear un corrimiento de tierra submarino que a su vez ocasionó un maremoto -con olas de hasta 2 metros de altura, según los expertos indonesios- que arrasó las costas del país.

A la actividad volcánica no le acompañó un fuerte movimiento sísmico, por lo cual el sistema de alarmas de emergencia y el tsunami cogió desprevenidos a centenares de personas en las playas.

Según expertos vulcanólogos, el Anak Krakatau -cuya traducción al español es "hijo del Krakatoa"- se había mostrado particularmente activo desde junio con frecuentes columnas de humo y ceniza y en octubre un barco turístico estuvo cerca de ser golpeado por rocas volcánicas.



Descubierto en 1927, el Anak Krakatau emergió de las aguas más de medio siglo después de la gran erupción del legendario Krakatoa, cuya caldera quedó derruida en 1883 tras una serie de masivas explosiones que costó la vida de más de 36.000 personas y cuyos efectos se sintieron alrededor del mundo durante semanas.

El 26 de agosto de 1883, tras meses de frenética actividad volcánica, el Krakatoa sufrió cuatro enormes explosiones -acompañadas cada una por enormes tsunamis- que provocaron el desplome de la mitad de la isla.

Según los registros históricos, la explosiones fueron tan violentas que se escucharon a 5.000 kilómetros de distancia y la ceniza llegó a los 80 kilómetros de altura.


Otros datos aseguran que las erupciones fueron similares a una bomba de 200 megatones, lo que equivale a 13.000 veces la bomba nuclear lanzada contra la ciudad japonesa de Hiroshima durante la Segunda Guerra Mundial.




La erupción del Anak Krakatau, "hijo" del legendario volcán indonesio Krakatoa, provocó anoche un tsunami en el estrecho que separa a las isla de Sumatra y de Java con una cifra provisional de 222 muertos, 28 desaparecidos y 843 heridos.

El Anak Krakatau, con poco más de 300 metros de altura y con un cráter lateral, se encuentra en una isla de forma cónica deshabitada y que sirve de atracción turística en el estrecho de Sonda.

El volcán, uno de los 127 en activo en Indonesia -nación asentada sobre el "Anillo de Fuego del Pacífico"-, expulsó ayer una columna de humo hasta medio kilómetro de su cumbre, junto a roca y ríos de magma.


La erupción pudo crear un corrimiento de tierra submarino que a su vez ocasionó un maremoto -con olas de hasta 2 metros de altura, según los expertos indonesios- que arrasó las costas del país.

A la actividad volcánica no le acompañó un fuerte movimiento sísmico, por lo cual el sistema de alarmas de emergencia y el tsunami cogió desprevenidos a centenares de personas en las playas.

Según expertos vulcanólogos, el Anak Krakatau -cuya traducción al español es "hijo del Krakatoa"- se había mostrado particularmente activo desde junio con frecuentes columnas de humo y ceniza y en octubre un barco turístico estuvo cerca de ser golpeado por rocas volcánicas.



Descubierto en 1927, el Anak Krakatau emergió de las aguas más de medio siglo después de la gran erupción del legendario Krakatoa, cuya caldera quedó derruida en 1883 tras una serie de masivas explosiones que costó la vida de más de 36.000 personas y cuyos efectos se sintieron alrededor del mundo durante semanas.

El 26 de agosto de 1883, tras meses de frenética actividad volcánica, el Krakatoa sufrió cuatro enormes explosiones -acompañadas cada una por enormes tsunamis- que provocaron el desplome de la mitad de la isla.

Según los registros históricos, la explosiones fueron tan violentas que se escucharon a 5.000 kilómetros de distancia y la ceniza llegó a los 80 kilómetros de altura.


Otros datos aseguran que las erupciones fueron similares a una bomba de 200 megatones, lo que equivale a 13.000 veces la bomba nuclear lanzada contra la ciudad japonesa de Hiroshima durante la Segunda Guerra Mundial.




Estado

Preocupan casos de Covid-19 de Ciudad de México, origen del turismo: Héctor Astudillo

El gobernador Héctor Astudillo Flores dijo que "preocupa" y "alarma" la llegada de turistas de la Ciudad de México donde la pandemia y la contagiosidad es más fuerte

Local

Turistas siguen en la negativa de utilizar cubrebocas en las playas de Acapulco

Nadie nos puede obligar, aseguran visitantes molestos quienes aseguran estar sanos y que su uso les impide respirar libremente

Local

Continúa tendencia a la baja de homicidios dolosos en Acapulco

Ernesto Manzano indicó que de acuerdo a los datos oficiales, el mes de octubre, se registraron 38 homicidios, cifra que es menor al mismo de del 2019

Sociedad

Las autodefensas sí existimos y portamos armas por necesidad: Román Vázquez

La falta de una estrategia sólida de seguridad ha orillado a los ciudadanos a cuidarse a sí mismos

Finanzas

Peugeot duplica su cuota de mercado en cuatro años

La marca francesa confía en concentrar 1% del mercado mexicano antes de que concluya el año, dice su CEO local, Igor Dumas

Sociedad

Dejan a alcaldes a merced del crimen

Luego de 14 años, no existen protocolos, a nivel federal, para garantizar la seguridad de los funcionarios

Finanzas

Venta de marihuana será legal en 2022

De entrar en vigor, la Secretaría de Salud tendrá seis meses para crear el Instituto Mexicano de Regulación y Control de Cannabis

Literatura

Rosa Montero realiza un viaje hacia la reinvención

Rosa Montero presentó en la FIL de Guadalajara La buena suerte, una novela sobre la resiliencia