/ martes 12 de febrero de 2019

El Chapo y el juicio del siglo, mejor que una narcoserie

Los propios socios dieron la estocada final a Guzmán Loera

El juicio de Joaquín El Chapo Guzmán fue un fascinante viaje a uno de los mayores y más despiadados carteles de la droga y a la vida cotidiana del capo en la clandestinidad de las sierras de Sinaloa, su estado natal, un drama con un casting impresionante: sus propios protagonistas.

La fiscalía convocó al proceso a 56 testigos, desde exsocios del Chapo a agentes del FBI, la DEA y otras agencias del gobierno, así como a funcionarios de varios países latinoamericanos.

El jurado escuchó conversaciones de El Chapo con sus socios grabadas por soplones a escondidas y otras interceptadas por el gobierno, y leyó decenas de sus mensajes de texto encriptados, así como cartas que le envió a su mano derecha desde la cárcel. También vio ladrillos de cocaína, granadas, lanzagranadas y rifles de asalto incautados o destinados al capo.

Pero, sobre todo, escuchó innumerables relatos de la vida y obra del capo contados por 14 de sus exsocios: secretarios, pilotos, un sicario, un gerente, un contador, sus mayores proveedores de cocaína en Colombia, su mayor traficante en Estados Unidos, su jefe de comunicaciones y hasta una ex amante que se escapó con él desnudo por un túnel.

Estos testigos relataron cómo el capo compraba toneladas de cocaína en Colombia a tres mil dólares el kilo y las transportaba hasta México en submarinos semisumergibles, aviones, barcos pesqueros o contenedores comerciales, a veces con escalas en Ecuador, Guatemala, Belice, República Dominicana y Honduras.

Y cómo la droga llegaba finalmente a Estados Unidos por túneles, escondida en latas de jalapeños en trenes, en camiones de gasolina o en compartimentos secretos en automóviles, y era revendida aquí en hasta por 35.000 dólares el kilo.

Todo gracias a la complicidad de corruptos funcionarios de México que recibieron millones en sobornos, incluidos hasta supuestamente expresidentes.

El juicio de Joaquín El Chapo Guzmán fue un fascinante viaje a uno de los mayores y más despiadados carteles de la droga y a la vida cotidiana del capo en la clandestinidad de las sierras de Sinaloa, su estado natal, un drama con un casting impresionante: sus propios protagonistas.

La fiscalía convocó al proceso a 56 testigos, desde exsocios del Chapo a agentes del FBI, la DEA y otras agencias del gobierno, así como a funcionarios de varios países latinoamericanos.

El jurado escuchó conversaciones de El Chapo con sus socios grabadas por soplones a escondidas y otras interceptadas por el gobierno, y leyó decenas de sus mensajes de texto encriptados, así como cartas que le envió a su mano derecha desde la cárcel. También vio ladrillos de cocaína, granadas, lanzagranadas y rifles de asalto incautados o destinados al capo.

Pero, sobre todo, escuchó innumerables relatos de la vida y obra del capo contados por 14 de sus exsocios: secretarios, pilotos, un sicario, un gerente, un contador, sus mayores proveedores de cocaína en Colombia, su mayor traficante en Estados Unidos, su jefe de comunicaciones y hasta una ex amante que se escapó con él desnudo por un túnel.

Estos testigos relataron cómo el capo compraba toneladas de cocaína en Colombia a tres mil dólares el kilo y las transportaba hasta México en submarinos semisumergibles, aviones, barcos pesqueros o contenedores comerciales, a veces con escalas en Ecuador, Guatemala, Belice, República Dominicana y Honduras.

Y cómo la droga llegaba finalmente a Estados Unidos por túneles, escondida en latas de jalapeños en trenes, en camiones de gasolina o en compartimentos secretos en automóviles, y era revendida aquí en hasta por 35.000 dólares el kilo.

Todo gracias a la complicidad de corruptos funcionarios de México que recibieron millones en sobornos, incluidos hasta supuestamente expresidentes.

Local

Iglesias de Acapulco reabren sus puertas

Al mediodía de hoy, alrededor de 50 personas se dieron cita en la catedral de Nuestra Señora de la Soledad para presenciar la misa ofrecida por el Arzobispo Leopoldo González González

Local

A partir de hoy, gimnasios reanudan actividades

Para la reapertura, los gimnasios deberán contar con estrictos protocolos de limpieza, así como no superar el 30% de su capacidad de aforo.

Local

Transportistas piden apoyo económico a cambio de concesiones

Al quedar marginados del programa de créditos que implemento el gobierno federal, no pudieron arreglar sus vehículos y el incremento a las gasolinas les dio prácticamente el tiro de gracia.

Sociedad

"Desaparece" dinero de beneficiarios de Sembrando Vida

Coneval encontró que se descontaron mil 380 millones de pesos para crear un fondo del cual no tienen respaldo

Política

AMLO invita a varios empresarios a su reunión con Trump

Ricardo Salinas, Daniel Chávez, Carlos Hank, Bernardo Gómez y Olegario Vázquez acompañan al Presidente

Finanzas

Importadora de joyas surte tecnología a 4T

Paga 459 mdp a empresa para que le surta los dispositivos para dispersar fondos de apoyos sociales

Política

Buscan desaparecer cabildo de Tehuacán, Puebla

Los regidores y el alcalde suplente deberán comparecer el lunes ante diputados para poner orden al municipio

Celebridades

Todo lo que siempre quiso saber de Sergio Arau (y temía preguntarle)

Sencillo y afable como de costumbre, Arau contesta la llamada, contándonos que las primeras semanas de la cuarentena por Covid-19 no las aprovechó como quería

Mundo

Pekín y Rusia vetan caza de marmotas por casos de peste bubónica

China anuncia medidas en la frontera con Mongolia; Pekín y Rusia vetan caza de marmotas en la zona