/ lunes 28 de marzo de 2022

Quieren inyectar a Texcoco lo que no gastan en 183 áreas protegidas

El presupuesto que recibió Conanp en cuatro años no alcanza para la inversión planteada para el proyecto

Bajo la consigna de “Yo prefiero el lago”, el martes pasado el presidente Andrés Manuel López Obrador emitió el decreto por el que se declaró al Lago de Texcoco como un área natural protegida, enterrando definitivamente el proyecto del aeropuerto internacional que se pretendía construir en ese sitio.

La secretaria de Medio Ambiente, María Luisa Albores, celebró la decisión de su jefe anunciando que era un “regalo para todas las mexicanas y los mexicanos”, en tanto que el arquitecto Iñaki Echeverría, encargado del plan del parque ecológico a construir en el sitio, habló con optimismo de una inversión de cuatro mil 566 millones de pesos de aquí a 2024 para su recuperación.

➡️ Arquitecto del AIFA desconoce muchas cosas del proyecto original en Santa Lucía

En medio del anuncio, ninguno de los funcionarios cayó en cuenta de que ni juntando todo el presupuesto destinado en los últimos cuatro años al cuidado y conservación de las 183 áreas protegidas que ya existían podrían financiar tal “regalo”. Aún si destinaran todo ese dinero a Texcoco, les faltarían mil 100 millones para cumplir su promesa.

Contrario al anuncio ecologista del martes, desde la llegada de la Cuatroté el presupuesto asignado a la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp) ha caído.

Mientras que durante la administración de Enrique Peña Nieto el presupuesto aprobado para la Conanp superaba los mil millones de pesos anuales, desde el primer año de gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador el recurso bajó a menos de 900 millones de pesos anuales.

En 2019 el presupuesto para la protección de las áreas naturales del país fue de 843.5 millones de pesos. Un año después fue de 869.5 millones, en 2021 fue de 866.4 millones y para este año se consideraron 887.3 millones. Sumado el gasto de cuatro años de la Cuatroté, las 183 áreas protegidas que había antes de agregar el Lago de Texcoco han recibido tres mil 466.8 millones de pesos.

Las áreas naturales protegidas son zonas dentro del territorio nacional y aquéllas sobre las que la nación ejerce su soberanía y jurisdicción, en donde los ambientes originales no han sido significativamente alterados por la actividad del ser humano o que requieren ser preservadas y restauradas, según el artículo tercero, fracción II, de la Ley General de Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente.

Hasta antes de que iniciara la administración lopezobradorista en México había 182 polígonos considerados bajo esta figura, abarcando 90 millones 831 mil hectáreas de las más de 511 millones de hectáreas de la superficie nacional: 69 millones 458 mil hectáreas correspondían a superficie marina protegida y 21 millones 372 mil a terrestre. Además, había 351 áreas destinadas voluntariamente a la conservación.

Durante el gobierno actual se han agregado dos más. La primera fue la Sierra de San Miguelito, una extensión de 111 mil 160 hectáreas ubicada en San Luis Potosí, por decreto presidencial del 13 de diciembre de 2021. Su inclusión en este listado no estuvo exenta de polémica ya que el Gobierno federal emitió y sostuvo durante seis meses un oficio que ordenaba dejar fuera de la protección ambiental a mil 805 hectáreas en las que empresarios habían proyectado construir un desarrollo inmobiliario de gran lujo.

La investigación del periodista Julio Hernández López, mejor conocido como Julio Astillero, fue decisiva para que el Gobierno reconociera su error y diera marcha atrás a su oficio.

Y, finalmente, la semana pasada López Obrador ordenó que el Lago de Texcoco se convirtiera en el área protegida número 184.

“Hoy 22 de marzo es el Día Mundial del Agua y este es un regalo para todas las mexicanas y los mexicanos. Estamos hablando del vaso regulador más importante del Valle de Texcoco. Es una superficie total de 14 mil hectáreas”, detalló María Luisa Albores en la conferencia mañanera del martes.

INVIERTEN 9 PESOS POR HECTÁREA

La Conanp es la responsable de la protección y conservación de las áreas naturales protegidas en México, sin embargo, cada vez opera con menos recursos frente a la extensión que debe cuidar, según un estudio de la Auditoría Superior de la Federación (ASF) publicado en febrero pasado.

El informe 1520-DS titulado “Evaluación sobre la Protección y Conservación de Áreas Protegidas Naturales” indica que “considerando el presupuesto ejercido por la Conanp y la superficie de las Áreas Naturales Protegidas, se calculó que, de 2015 a 2020, se registró un descenso de 84.8 por ciento en el gasto por hectárea, al pasar de 61.3 a 9.3 pesos por hectárea”.

Y advierte: “de seguir un retroceso en la asignación presupuestaria para el desarrollo de actividades destinadas al manejo y administración de las ANP se puede poner en riesgo la preservación y conservación de las áreas y sus ecosistemas, y el de garantizar el derecho a un medio ambiente sano”.

El documento agrega que durante el periodo 2015-2020, 85.2 por ciento del presupuesto ejercido por la Conanp se destinó a gasto corriente, principalmente al pago de remuneraciones al personal que labora en las unidades administrativas de la entidad y para otorgar subsidios para promover y fomentar las acciones de conservación y protección de los ecosistemas en las áreas protegidas del país. El resto de los recursos (14.8 por ciento) se dirigió a gasto de inversión.

Las áreas naturales protegidas en México se clasifican en seis categorías. De las 184 que actualmente hay, 67 se clasifican como parques nacionales, 44 como reservas de la biósfera, 41 como de áreas de protección de flora y fauna, 18 como santuarios, cinco como monumentos naturales y nueve como áreas de protección de recursos naturales. Es en esta categoría donde entra el Lago de Texcoco.

De acuerdo con la Ley General de Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente, un área de protección de recursos naturales es un polígono destinado a la preservación y protección del suelo, las cuencas hidrográficas, las aguas y, en general, los recursos naturales localizados en terrenos forestales de aptitud preferentemente forestal.


Con información de Andrés M. Estrada



TE RECOMENDAMOS EL PODCAST ⬇️

Disponible en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts, Deezer y Amazon Music

Bajo la consigna de “Yo prefiero el lago”, el martes pasado el presidente Andrés Manuel López Obrador emitió el decreto por el que se declaró al Lago de Texcoco como un área natural protegida, enterrando definitivamente el proyecto del aeropuerto internacional que se pretendía construir en ese sitio.

La secretaria de Medio Ambiente, María Luisa Albores, celebró la decisión de su jefe anunciando que era un “regalo para todas las mexicanas y los mexicanos”, en tanto que el arquitecto Iñaki Echeverría, encargado del plan del parque ecológico a construir en el sitio, habló con optimismo de una inversión de cuatro mil 566 millones de pesos de aquí a 2024 para su recuperación.

➡️ Arquitecto del AIFA desconoce muchas cosas del proyecto original en Santa Lucía

En medio del anuncio, ninguno de los funcionarios cayó en cuenta de que ni juntando todo el presupuesto destinado en los últimos cuatro años al cuidado y conservación de las 183 áreas protegidas que ya existían podrían financiar tal “regalo”. Aún si destinaran todo ese dinero a Texcoco, les faltarían mil 100 millones para cumplir su promesa.

Contrario al anuncio ecologista del martes, desde la llegada de la Cuatroté el presupuesto asignado a la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp) ha caído.

Mientras que durante la administración de Enrique Peña Nieto el presupuesto aprobado para la Conanp superaba los mil millones de pesos anuales, desde el primer año de gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador el recurso bajó a menos de 900 millones de pesos anuales.

En 2019 el presupuesto para la protección de las áreas naturales del país fue de 843.5 millones de pesos. Un año después fue de 869.5 millones, en 2021 fue de 866.4 millones y para este año se consideraron 887.3 millones. Sumado el gasto de cuatro años de la Cuatroté, las 183 áreas protegidas que había antes de agregar el Lago de Texcoco han recibido tres mil 466.8 millones de pesos.

Las áreas naturales protegidas son zonas dentro del territorio nacional y aquéllas sobre las que la nación ejerce su soberanía y jurisdicción, en donde los ambientes originales no han sido significativamente alterados por la actividad del ser humano o que requieren ser preservadas y restauradas, según el artículo tercero, fracción II, de la Ley General de Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente.

Hasta antes de que iniciara la administración lopezobradorista en México había 182 polígonos considerados bajo esta figura, abarcando 90 millones 831 mil hectáreas de las más de 511 millones de hectáreas de la superficie nacional: 69 millones 458 mil hectáreas correspondían a superficie marina protegida y 21 millones 372 mil a terrestre. Además, había 351 áreas destinadas voluntariamente a la conservación.

Durante el gobierno actual se han agregado dos más. La primera fue la Sierra de San Miguelito, una extensión de 111 mil 160 hectáreas ubicada en San Luis Potosí, por decreto presidencial del 13 de diciembre de 2021. Su inclusión en este listado no estuvo exenta de polémica ya que el Gobierno federal emitió y sostuvo durante seis meses un oficio que ordenaba dejar fuera de la protección ambiental a mil 805 hectáreas en las que empresarios habían proyectado construir un desarrollo inmobiliario de gran lujo.

La investigación del periodista Julio Hernández López, mejor conocido como Julio Astillero, fue decisiva para que el Gobierno reconociera su error y diera marcha atrás a su oficio.

Y, finalmente, la semana pasada López Obrador ordenó que el Lago de Texcoco se convirtiera en el área protegida número 184.

“Hoy 22 de marzo es el Día Mundial del Agua y este es un regalo para todas las mexicanas y los mexicanos. Estamos hablando del vaso regulador más importante del Valle de Texcoco. Es una superficie total de 14 mil hectáreas”, detalló María Luisa Albores en la conferencia mañanera del martes.

INVIERTEN 9 PESOS POR HECTÁREA

La Conanp es la responsable de la protección y conservación de las áreas naturales protegidas en México, sin embargo, cada vez opera con menos recursos frente a la extensión que debe cuidar, según un estudio de la Auditoría Superior de la Federación (ASF) publicado en febrero pasado.

El informe 1520-DS titulado “Evaluación sobre la Protección y Conservación de Áreas Protegidas Naturales” indica que “considerando el presupuesto ejercido por la Conanp y la superficie de las Áreas Naturales Protegidas, se calculó que, de 2015 a 2020, se registró un descenso de 84.8 por ciento en el gasto por hectárea, al pasar de 61.3 a 9.3 pesos por hectárea”.

Y advierte: “de seguir un retroceso en la asignación presupuestaria para el desarrollo de actividades destinadas al manejo y administración de las ANP se puede poner en riesgo la preservación y conservación de las áreas y sus ecosistemas, y el de garantizar el derecho a un medio ambiente sano”.

El documento agrega que durante el periodo 2015-2020, 85.2 por ciento del presupuesto ejercido por la Conanp se destinó a gasto corriente, principalmente al pago de remuneraciones al personal que labora en las unidades administrativas de la entidad y para otorgar subsidios para promover y fomentar las acciones de conservación y protección de los ecosistemas en las áreas protegidas del país. El resto de los recursos (14.8 por ciento) se dirigió a gasto de inversión.

Las áreas naturales protegidas en México se clasifican en seis categorías. De las 184 que actualmente hay, 67 se clasifican como parques nacionales, 44 como reservas de la biósfera, 41 como de áreas de protección de flora y fauna, 18 como santuarios, cinco como monumentos naturales y nueve como áreas de protección de recursos naturales. Es en esta categoría donde entra el Lago de Texcoco.

De acuerdo con la Ley General de Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente, un área de protección de recursos naturales es un polígono destinado a la preservación y protección del suelo, las cuencas hidrográficas, las aguas y, en general, los recursos naturales localizados en terrenos forestales de aptitud preferentemente forestal.


Con información de Andrés M. Estrada



TE RECOMENDAMOS EL PODCAST ⬇️

Disponible en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts, Deezer y Amazon Music

Local

Damnificados llevan casi año de espera

Más de 600 familias afectadas por el terremoto del 7 de septiembre del 2021 continúan sin regresar a sus hogares dañados

Doble Vía

Troncones, a la vanguardia en hoteles boutique

Turistas extranjeros hacen suya esta comunidad, perteneciente al municipio de La Unión e invierten en negocios, hoteles y casas

Local

"Abanico" de precios para la tortilla en Guerrero

Molineros argumentan que se debe al incremento de entre el 50 y 60 por ciento en los insumos

Sociedad

Condiciones en mina de Sabinas, Coahuila, aún no permiten el ingreso de rescatistas

La tarde del lunes un dron de la Marina fue sumergido en la mina inundada y las imágenes mostraron que las condiciones al interior no son optimas para el rescate de los trabajadores atrapados

Mundo

Ocho personas muertas en Corea del Sur por las peores lluvias en 80 años

Además de las personas fallecidas, seis más están desaparecidas tras las fuertes inundaciones que afestaron el país en las últimas horas

Mundo

EU terminará con el programa Quédate en México

El anuncio se dio luego de que un juez levantara una orden judicial que impedía al gobierno de Joe Biden eliminarla

Finanzas

Zarpan dos buques más con cereales desde Ucrania

En total seis barcos han partido desde el puerto de Odesa, en Ucrania, con cereales ucranianos tras el acuerdo alcanzado con Rusia para desbloquear las exportaciones

Estado

Violencia opaca la estrategia de seguridad

Pese al reforzamiento de los operativos de combate a la delincuencia, los homicidios continúan en Guerrero

Estado

Con “perfume” atentan contra mujeres

Les dan una muestra y pierden el conocimiento; exigen al Ayuntamiento de Chilpancingo no sólo alertar sino actuar responsablemente y prevenir el delito