/ miércoles 10 de junio de 2020

La Mañanera vista por Reyes Razo | "Fueron los halcones..."

En su conferencia matutina, el Presidente recordó el 10 de junio de 1971, el día en que los halcones salieron a las calles

10 de Junio. En 1971 fue Jueves de Corpus. Tradición popular, vestir niños y niñas con manta y huaraches. Y llevarlos la Catedral. Cargan un huacal. Se venden/compran mulitas. Día de San Manuel aquel.

Por los rumbos de Santo Tomás, frente a la entrada principal del Instituto Politécnico Nacional -en el Casco- el político Manuel Marcué Pardiñas da voces, organiza la marcha de jóvenes que se ataron paliacates de colores en la cabeza y coreaban: "¡Únete pueblo...Únete pueblo...” Estaba fresco el aumento al precio del kilo de azúcar. Apenas 7 meses del gobierno del Presidente Luis Echeverría Álvarez. "¡Únete pueblo...Únete pueblo...!”.

Pantalón acampanado a la cadera. Los cabellos revueltos al aire.

Manuel Marcué Pardiñas estrenaba entonces su libertad. Pocas semanas atrás había dejado la penitenciaría de Lecumberri. Un lujoso automóvil sport lo esperaba. "Dejo esta cárcel porfiriana con profundo dolor. Me separo de compañeros muy queridos que sufren estas mazmorras", discurseó cursilonamente Marcué Pardiñas quien años atrás se quedó con las ganas de repudiar la visita del Presidente John Fitzgerald Kennedy. Sin titubear Don Adolfo López Mateos ordenó su detención. Duraría pocos días. Marcué dirigía la revista "Política". Publicación muy apreciada y útil.

Pasadas las cinco y media de la tarde, la columna de alharaquientos, rientes, relajientos muchachos tomó el rumbo de la Avenida de los Maestros. Tenía a su derecha la maciza construcción de la Escuela Normal de Maestros.

"El Cadete" era -fue- una importante y bonita papelería. Estaba en la citada avenida de los Maestros muy cerca de la calle Sor Juana Inés de la Cruz. Apareció un general. Habló con Marcué Pârdiñas. Manoteaban los hombres. El general estaba decidido a disolver la marcha. Que los muchachos se fueran casa. Manuel Marcué Pardiñas se marchó. Dejó a los muchachos a su suerte

Que no fue nada buena. Por la calle Alzate, por la de Sor Juana Inés de la Cruz, -rumbo de la Escuela Altamirano del Profesor Jesús Sotelo Inclán- aparecieron lanzando voces intimidatorias, amedrentadoras hombres fornidos, vigorosos aptos para moler a golpes a quien se les pusiera enfrente.

Playeras, camisas ligeras, zapatos tenis, cabello bien recortado. A su agilidad y ordenado desplazamiento sumaban habilidad para manejar tremendo garrote. "Kendo". De las artes marciales orientales. De esas calles perpendiculares saltaron sobre los manifestantes. Inermes -encajonados- lanzaban gritos de intenso dolor. Los golpeadores se enseñaban contra los indefensos. Atrapados no acertaban a escapar. Hacia calzada México-Tacuba. Hacia Melchor Ocampo. Hacia Lauro Aguirre. Por la tienda "Deportes Bazan". Hasta el cine Cosmos.

Reporteros en juego de piernas. Como pugilistas. Sergio de Ávila de "Novedades". Emilio Cárdenas Cruz y Héctor Rivera Trujillo de "Diario de la Tarde". Pálidos, desencajados. Mudos. ¿Cómo cubrir la información y cuidarse? Allá estaba, pecho a tierra parapetado detrás de una banqueta el reportero Sotero Garciarreyes. De la redacción de "El Heraldo de México". El que era propiedad de Don Gabriel Alarcón Chargoy. Multimillonario socio de Don Manuel Espinosa Yglesias en el negocio de la salas de cine. La Cadena de Oro. Suyísima.

Se dispersaban, se reagrupaban los muchachos. Los perseguían los verdugos. Echaban a correr hacia el Colegio Militar. Por Maestro Rural a la Cruz Verde. El hospital Rubén Leñero. Hasta las salas de urgencia fueron alcanzadas por los desconocidos que tenían por misión exterminarlos.

Los reporteros supieron:

"Que son los halcones... Que los entrenaron militares en el Bosque de Aragón”.

Toda la ciudad de México se trastornó. Ondas de lo ocurrido en los rumbos de La Tlaxpana repercutieron en la Zona Rosa. En una sala de la Fraternidad Universal, en la calle Génova, la actriz Elsa Aguirre cumplía su sesión de yoga.

"Fueron los halcones...”

Esa noche el reportero Jacobo Zabludovsky entrevistó el Presidente Luis Echeverría. "Que el Jefe del Departamento del Distrito Federal, Alfonso Martínez Domínguez nos informe”. - dijo al entrevistador.

"Los halcones. Los halcones.”

"Fue Don Alconzo” - modificó el vulgo.

"Va a caer Don Alconzo...” -murmuraron.

Y Don Alfonso Martínez Domínguez -rebautizado Don Alconzo hasta el fin de sus días- renunció a la Regencia de la Ciudad.

El Presidente encargó a Pedro Ojeda Paullada -Abogado de la República- "una profunda investigación. Que llegue hasta sus últimas consecuencias".

El Presidente Andrés Manuel López Obrador recordó tal acontecimiento.

"¡Nunca más un gobierno que reprima a los ciudadanos! ¡Ya no más tortura o desaparición! Ni violencia. Ni autoritarismo. Es Jueves de Corpus, es 10 de junio de 1971 no debe repetirse jamás".

10 de Junio. En 1971 fue Jueves de Corpus. Tradición popular, vestir niños y niñas con manta y huaraches. Y llevarlos la Catedral. Cargan un huacal. Se venden/compran mulitas. Día de San Manuel aquel.

Por los rumbos de Santo Tomás, frente a la entrada principal del Instituto Politécnico Nacional -en el Casco- el político Manuel Marcué Pardiñas da voces, organiza la marcha de jóvenes que se ataron paliacates de colores en la cabeza y coreaban: "¡Únete pueblo...Únete pueblo...” Estaba fresco el aumento al precio del kilo de azúcar. Apenas 7 meses del gobierno del Presidente Luis Echeverría Álvarez. "¡Únete pueblo...Únete pueblo...!”.

Pantalón acampanado a la cadera. Los cabellos revueltos al aire.

Manuel Marcué Pardiñas estrenaba entonces su libertad. Pocas semanas atrás había dejado la penitenciaría de Lecumberri. Un lujoso automóvil sport lo esperaba. "Dejo esta cárcel porfiriana con profundo dolor. Me separo de compañeros muy queridos que sufren estas mazmorras", discurseó cursilonamente Marcué Pardiñas quien años atrás se quedó con las ganas de repudiar la visita del Presidente John Fitzgerald Kennedy. Sin titubear Don Adolfo López Mateos ordenó su detención. Duraría pocos días. Marcué dirigía la revista "Política". Publicación muy apreciada y útil.

Pasadas las cinco y media de la tarde, la columna de alharaquientos, rientes, relajientos muchachos tomó el rumbo de la Avenida de los Maestros. Tenía a su derecha la maciza construcción de la Escuela Normal de Maestros.

"El Cadete" era -fue- una importante y bonita papelería. Estaba en la citada avenida de los Maestros muy cerca de la calle Sor Juana Inés de la Cruz. Apareció un general. Habló con Marcué Pârdiñas. Manoteaban los hombres. El general estaba decidido a disolver la marcha. Que los muchachos se fueran casa. Manuel Marcué Pardiñas se marchó. Dejó a los muchachos a su suerte

Que no fue nada buena. Por la calle Alzate, por la de Sor Juana Inés de la Cruz, -rumbo de la Escuela Altamirano del Profesor Jesús Sotelo Inclán- aparecieron lanzando voces intimidatorias, amedrentadoras hombres fornidos, vigorosos aptos para moler a golpes a quien se les pusiera enfrente.

Playeras, camisas ligeras, zapatos tenis, cabello bien recortado. A su agilidad y ordenado desplazamiento sumaban habilidad para manejar tremendo garrote. "Kendo". De las artes marciales orientales. De esas calles perpendiculares saltaron sobre los manifestantes. Inermes -encajonados- lanzaban gritos de intenso dolor. Los golpeadores se enseñaban contra los indefensos. Atrapados no acertaban a escapar. Hacia calzada México-Tacuba. Hacia Melchor Ocampo. Hacia Lauro Aguirre. Por la tienda "Deportes Bazan". Hasta el cine Cosmos.

Reporteros en juego de piernas. Como pugilistas. Sergio de Ávila de "Novedades". Emilio Cárdenas Cruz y Héctor Rivera Trujillo de "Diario de la Tarde". Pálidos, desencajados. Mudos. ¿Cómo cubrir la información y cuidarse? Allá estaba, pecho a tierra parapetado detrás de una banqueta el reportero Sotero Garciarreyes. De la redacción de "El Heraldo de México". El que era propiedad de Don Gabriel Alarcón Chargoy. Multimillonario socio de Don Manuel Espinosa Yglesias en el negocio de la salas de cine. La Cadena de Oro. Suyísima.

Se dispersaban, se reagrupaban los muchachos. Los perseguían los verdugos. Echaban a correr hacia el Colegio Militar. Por Maestro Rural a la Cruz Verde. El hospital Rubén Leñero. Hasta las salas de urgencia fueron alcanzadas por los desconocidos que tenían por misión exterminarlos.

Los reporteros supieron:

"Que son los halcones... Que los entrenaron militares en el Bosque de Aragón”.

Toda la ciudad de México se trastornó. Ondas de lo ocurrido en los rumbos de La Tlaxpana repercutieron en la Zona Rosa. En una sala de la Fraternidad Universal, en la calle Génova, la actriz Elsa Aguirre cumplía su sesión de yoga.

"Fueron los halcones...”

Esa noche el reportero Jacobo Zabludovsky entrevistó el Presidente Luis Echeverría. "Que el Jefe del Departamento del Distrito Federal, Alfonso Martínez Domínguez nos informe”. - dijo al entrevistador.

"Los halcones. Los halcones.”

"Fue Don Alconzo” - modificó el vulgo.

"Va a caer Don Alconzo...” -murmuraron.

Y Don Alfonso Martínez Domínguez -rebautizado Don Alconzo hasta el fin de sus días- renunció a la Regencia de la Ciudad.

El Presidente encargó a Pedro Ojeda Paullada -Abogado de la República- "una profunda investigación. Que llegue hasta sus últimas consecuencias".

El Presidente Andrés Manuel López Obrador recordó tal acontecimiento.

"¡Nunca más un gobierno que reprima a los ciudadanos! ¡Ya no más tortura o desaparición! Ni violencia. Ni autoritarismo. Es Jueves de Corpus, es 10 de junio de 1971 no debe repetirse jamás".

Local

EU ve esfuerzo de seguridad en Guerrero para quitar alerta de viajero

Viene buen apoyo para el estado por parte del país vecino del norte, aseguró la gobernadora del estado

Local

Sismo de 4.5 sacude a Acapulco

No hay reportes de daños a la infraestructura urbana ni afectaciones a las vías de comunicación

Local

La Costera, inició con 3 nombres y ahora tiene 76 años. Aquí te contamos su historia

La principal avenida turística de Acapulco fue inaugurada en 1949 por el entonces presidente de la República, Miguel Alemán Valdés

Gossip

Bardo y Pinocho irán a Venecia, se devela en Cannes

A contrario a lo que sucede aquí donde ninguna producción mexicana se encuentra seleccionada en alguna sección del certamen, magnas figuras de origen mexicano regresarían al Lido veneciano con sus últimas películas

Gossip

María José le canta a la libertad en el amor en su nuevo disco

Con Me quedo aquí abajo, la cantante brinda a sus fans otro avance de lo que será su nuevo disco

Gossip

La risa es mucho más de lo que te contaron: Alex Fernández traza la historia de la comedia en México

En Lo que no sabías del humor mexicano, Alex Fernández traza la historia de la comedia en México

Gossip

Su regreso fue como una terapia: Jeff Goldblum sobre la incursión al universo de Jurassic World

Jeff Goldblum habla sobre la incursión al universo de Jurassic World 30 años después, en la cinta que pone fin a la franquicia

Gossip

Missi Ashee le da una nueva cara al hip hop

Missi Ashee, la rapera originaria de Culiacán, Sinaloa, lanza un EP que lleva su nombre como declaración de principios

Círculos

Luis Gálvez Alba fue el anfitrión de una comida entre amigos

El empresario convocó a una reunión en el icónico restaurante Les Moustaches del que es fundador