/ domingo 7 de octubre de 2018

Con drones, Fuerzas Armadas vigilan mar y tierra

El gobierno mexicano ha incorporado nuevas tecnologías de información y comunicación en sus planes de inteligencia con la adquisición de aeronaves pilotadas a distancia

Con el objetivo de abatir la delincuencia organizada, el gobierno mexicano ha incorporado nuevas tecnologías de información y comunicación en sus planes de inteligencia con la adquisición de aeronaves pilotadas a distancia, comúnmente llamados drones, a través de los cuales resguarda instalaciones estratégicas del país, plataformas petroleras, presas, hidroeléctricas, termoeléctricas y las fronteras Norte y Sur.

En el mar, dichos aparatos sirven para la detención y seguimiento de embarcaciones dedicadas al trasiego de droga, la pesca ilícita de Totoaba y el monitoreo de la vaquita marina especie en peligro de extinción en el Golfo de California.

A través de una solicitud de acceso a la información, las secretarías de Marina y de la Defensa Nacional, informaron que cuentan con seis aeronaves no tripuladas, cuatro de ellas adquiridas en Estados Unidos e Israel, y el resto construidas en nuestro país por ingenieros mexicanos, y debido a la eficiencia en la vigilancia, bajo costo, flexibilidad en su empleo, movilidad y sigilo, se proyecta la construcción de tres aparatos más.

En julio de 2008, la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) firmó un contrato de 25 millones de dólares con la empresa israelí, Elbit Systems por la compra de un UAS Hermes 450 y tres mini UAS Skylark I.

El Hermes 450, de tamaño mediano, tiene un alcance de 200 kilómetros y 18 horas de autonomía, mientras que el Skylark I, que se lanza con la mano, tiene un alcance de 15 kilómetros y tres horas de vuelo.

La Defensa Nacional también cuenta con el Baalam S-45 que en lengua maya significa jaguar y es una nave indetectable para los trabajos de inteligencia y vigilancia, así como en la búsqueda de personas en caso de desastres naturales.

CUSTODIAN AGUAS NACIONALES

Por su parte, la Secretaría de Marina señala que cuenta con el sistema “Arcturus T-20” integrado por tres aeronaves adquiridos en Estados Unidos por tres millones 207 mil 610.40 dólares.

Refiere que actualmente está en desarrollo en el Instituto de Investigación y Desarrollo Tecnológico de la Armada de México, tres aeronaves más con un costo total de 2 millones 805 mil 576 pesos.

Los prototipos estarán equipados por cámaras de vigilancia diurna e infrarroja, piloto automático y sensores de clima.

Con el objetivo de abatir la delincuencia organizada, el gobierno mexicano ha incorporado nuevas tecnologías de información y comunicación en sus planes de inteligencia con la adquisición de aeronaves pilotadas a distancia, comúnmente llamados drones, a través de los cuales resguarda instalaciones estratégicas del país, plataformas petroleras, presas, hidroeléctricas, termoeléctricas y las fronteras Norte y Sur.

En el mar, dichos aparatos sirven para la detención y seguimiento de embarcaciones dedicadas al trasiego de droga, la pesca ilícita de Totoaba y el monitoreo de la vaquita marina especie en peligro de extinción en el Golfo de California.

A través de una solicitud de acceso a la información, las secretarías de Marina y de la Defensa Nacional, informaron que cuentan con seis aeronaves no tripuladas, cuatro de ellas adquiridas en Estados Unidos e Israel, y el resto construidas en nuestro país por ingenieros mexicanos, y debido a la eficiencia en la vigilancia, bajo costo, flexibilidad en su empleo, movilidad y sigilo, se proyecta la construcción de tres aparatos más.

En julio de 2008, la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) firmó un contrato de 25 millones de dólares con la empresa israelí, Elbit Systems por la compra de un UAS Hermes 450 y tres mini UAS Skylark I.

El Hermes 450, de tamaño mediano, tiene un alcance de 200 kilómetros y 18 horas de autonomía, mientras que el Skylark I, que se lanza con la mano, tiene un alcance de 15 kilómetros y tres horas de vuelo.

La Defensa Nacional también cuenta con el Baalam S-45 que en lengua maya significa jaguar y es una nave indetectable para los trabajos de inteligencia y vigilancia, así como en la búsqueda de personas en caso de desastres naturales.

CUSTODIAN AGUAS NACIONALES

Por su parte, la Secretaría de Marina señala que cuenta con el sistema “Arcturus T-20” integrado por tres aeronaves adquiridos en Estados Unidos por tres millones 207 mil 610.40 dólares.

Refiere que actualmente está en desarrollo en el Instituto de Investigación y Desarrollo Tecnológico de la Armada de México, tres aeronaves más con un costo total de 2 millones 805 mil 576 pesos.

Los prototipos estarán equipados por cámaras de vigilancia diurna e infrarroja, piloto automático y sensores de clima.

Local

Se amotinan internos en penal de Acapulco

El reporte preliminar es de varios golpeados

Estado

La gobernadora es Evelyn: Félix Salgado

El senador descartó ejercer influencia en la administración que su hija inició el pasado 15 de octubre y recalcó que el gabinete fue diseñado por ella

Local

Integrarán colegiados para evaluar daños en escuelas

La prioridad será atender y dar seguimiento a la problemática que hay en cada uno de sus respectivos niveles y difundir la información oficial: SEG

Local

Deja de circular el 40% del transporte público

La pandemia del Covid-19, la inseguridad y la falta de pasaje afectaron a transportistas de Acapulco

Local

En un mes aumenta 2.74 pesos el kilogramo de gas

Las amas de casa en Guerrero son las más afectadas y consideraron un abuso el incremento

Local

Dará Profeco vigilancia permanente en El Buen Fin

La dependencia federal pide a comerciantes cumplir sin engaños sus ofertas

Estado

Guerrero podría rescatar el extinto fondo minero

Mineros ayudarán a gobernadora para liberación de mil 400 mdp que están en manos de la Federación

Finanzas

Ecuador congela precio del combustible para evitar protestas

En el último año los precios aumentaron más del 40 %

Cultura

"Mis niñas migrantes" y la dura realidad del sueño americano

La historia de dicha obra exhibe los riesgos de buscar un sueño e idealizar un país utópico