imagotipo

Sigue imparable la violencia en Guerrero: Iglesia

  • Pedro Elías Radilla González
  • en Local

Al considerar que la violencia sigue imparable en Guerrero y Acapulco, el arzobispo de la ciudad, Carlos Garfias Merlos lamentó que los desaparecidos, levantados, desmembrados, secuestros y ejecuciones en la entidad formen parte de la vida ordinaria, lo que ha llevado al estado a ocupar el primer lugar nacional en homicidios dolosos y el cuarto en el delito de privación ilegal de la libertad.

Durante su tradicional conferencia de prensa al concluir la misa dominical en la catedral de Nuestra Señora de la Soledad en el zócalo porteño, el prelado católico señaló que la violencia no sólo es consecuencia de la pugna entre grupos criminales, sino que se ha convertido en un medio para resolver diferencias entre las personas, familias o comunidades.

“La violencia se ha metido en lo más profundo del corazón de las personas, la sociedad y el estado, la violencia es un desafío para el estado y la sociedad, mientras no se atiendan las causas estructurales, coyunturales e históricas no será posible superar este mal”, expresó.

Garfías Merlos insistió que la violencia es un desafío para el estado y la sociedad, y aceptó que aunque las instituciones policiacas y las fuerzas armadas estén trabajando en la contención, si no se aporta a la prevención y se ataca las raíces profundas, nada cambiará a pesar de los esfuerzos.

“En algunas comunidades los grupos se empiezan a organizar para buscar formas concretas de participación en la construcción del tejido social con pequeñas acciones desde una sociedad civil madura para fortalecer la seguridad, así la sociedad debe participar más desde todos los frentes”, consideró.

En otro tema, aseguró que como iglesia continúan atendiendo a las víctimas de la violencia para escucharlos, acompañarlos, consolarlos y llenarlos de esperanza, mientras la autoridad tiene que dar resultados en las investigaciones para tranquilidad de estas familias que buscan respuestas a lo sucedido.

Sobre la violencia contra las mujeres dijo que la iglesia católica rechaza todo tipo de agresión a las féminas y ayudan a quienes son víctimas, por ello dan acompañamiento y apoyan cualquier iniciativa que sea para valorar y proteger sus derechos y evitar que sean violentadas, sobre todo al interior de sus familias.

En cuanto a los bloqueos por parte de transportistas, consideró que nadie tiene derecho de afectar a terceras personas y deben dialogar con la autoridad para resolver su problema, toda vez que esas expresiones “por defender los derechos de unos afectan los de otros y eso no debe ser”, concluyó.