/ martes 4 de enero de 2022

Plomeros claman por trabajo enmedio de la crisis económica

Desde las 8:00 de la mañana montan guardia en la avenida Cuauhtémoc esquina con Mina, en espera de poder llevar "el chivo" a sus casas

Con rostros serios y crispándose las manos, los plomeros porteños ruegan por trabajo en esta cuesta de enero, ofreciendo sus servicios, con la herramienta lista, en avenida Cuauhtémoc esquina con Mina del primer cuadro de la ciudad.

Son alrededor de 12 personas que integran este grupo, que desde las 8:00 de la mañana de este martes, montan guardia en este espacio que han ocupado desde hace ya 30 años, algunos tienen menos tiempo, pero todos de aquí han llevado el sustento a sus familias.

Sin embargo, como todos los años, la cuesta de enero les cae como una pesada loza, personas van y vienen, pero prácticamente los invisibilizan y se pasan de largo, ajenos a su necesidad de trabajo para poder llevar el "chivo" a sus casas , como coloquialmente dicen en su gremio.

Lee también: Con sus donas dan vida al campo en su tierra

Uno de estos plomeros es Alfonso Navarro Díaz, originario del estado de Morelos, pero avecindado en el puerto desde hace más de 50 años, aunque de rostro adusto, es un buen conversador, refiere que fue militar, pero renunció porque los dos mil pesos que le pagaban a la decena, no le alcanzaban.

Explicó que desde joven aprendió la plomería y cuando salió del Ejército se dedicó a trabajar en el oficio, pero aprendió también electricidad, conectar tubería de gas y hacer conexiones de drenaje, pero si sale una obra en construcción, “también nos la aventamos”.

Aseguró que no está en sus planes retirarse, pues a pesar de que en el mes de julio cumple 72 años de edad, “mientras haya garra y tenga fuerza, vamos a seguir trabajando de plomero o lo que salga, para poder llevar el gasto a la casa ”.

Navarro Díaz le viene a la mente que son varios de sus compañeros que se fueron por enfermarse del Covid-19, antes éramos 20 y ahorita quedamos como 12, el resto se murió, somos todos los que quedamos y seguimos aquí trabajando.

Filtró que actualmente tiene dos hijos con su esposa, pero acepta: “soy un Gabino Barrera, tengo hijos por donde quiera, son seis”, para soltar una carcajada, que lo hizo olvidar momentáneamente, que no llegan los clientes y el tiempo pasa inexpugnable .

Varios de sus compañeros han fallecido a causa del Covid-19. / Foto: Abraham Martínez | El Sol de Acapulco

Con rostros serios y crispándose las manos, los plomeros porteños ruegan por trabajo en esta cuesta de enero, ofreciendo sus servicios, con la herramienta lista, en avenida Cuauhtémoc esquina con Mina del primer cuadro de la ciudad.

Son alrededor de 12 personas que integran este grupo, que desde las 8:00 de la mañana de este martes, montan guardia en este espacio que han ocupado desde hace ya 30 años, algunos tienen menos tiempo, pero todos de aquí han llevado el sustento a sus familias.

Sin embargo, como todos los años, la cuesta de enero les cae como una pesada loza, personas van y vienen, pero prácticamente los invisibilizan y se pasan de largo, ajenos a su necesidad de trabajo para poder llevar el "chivo" a sus casas , como coloquialmente dicen en su gremio.

Lee también: Con sus donas dan vida al campo en su tierra

Uno de estos plomeros es Alfonso Navarro Díaz, originario del estado de Morelos, pero avecindado en el puerto desde hace más de 50 años, aunque de rostro adusto, es un buen conversador, refiere que fue militar, pero renunció porque los dos mil pesos que le pagaban a la decena, no le alcanzaban.

Explicó que desde joven aprendió la plomería y cuando salió del Ejército se dedicó a trabajar en el oficio, pero aprendió también electricidad, conectar tubería de gas y hacer conexiones de drenaje, pero si sale una obra en construcción, “también nos la aventamos”.

Aseguró que no está en sus planes retirarse, pues a pesar de que en el mes de julio cumple 72 años de edad, “mientras haya garra y tenga fuerza, vamos a seguir trabajando de plomero o lo que salga, para poder llevar el gasto a la casa ”.

Navarro Díaz le viene a la mente que son varios de sus compañeros que se fueron por enfermarse del Covid-19, antes éramos 20 y ahorita quedamos como 12, el resto se murió, somos todos los que quedamos y seguimos aquí trabajando.

Filtró que actualmente tiene dos hijos con su esposa, pero acepta: “soy un Gabino Barrera, tengo hijos por donde quiera, son seis”, para soltar una carcajada, que lo hizo olvidar momentáneamente, que no llegan los clientes y el tiempo pasa inexpugnable .

Varios de sus compañeros han fallecido a causa del Covid-19. / Foto: Abraham Martínez | El Sol de Acapulco

Local

Explota pipa de combustible en la Escénica

Se impactó contra un muro de contención; el chofer murió y cuatro personas más resultaron lesionadas

Estado

Para reforzar tareas de seguridad llegan 300 militares más a Guerrero

Los elementos que pertenecen al 78/o. Batallón de Infantería estarán desplegados en Acapulco y la Costa Chica

Local

Punto Seguro busca proteger a mujeres en peligro

El propósito de esta iniciativa ciudadana es crear lugares de confianza donde se les pueda proteger en caso de que se encuentren en riesgo

Política

Ganan más que AMLO nueve subsecretarios

Sobresale el caso del subsecretario de Hidrocarburos, de la Sener, quien reportó percibir un millón 892 mil pesos más que el Presidente

Sociedad

Feministas exigen la renuncia de Rosario Piedra

Colectivas feministas exigirán al Senado su destitución por apoyar a los deudores alimentarios

Finanzas

Alza de tortillas es por factores mundiales, explican analistas

Impactan la guerra en Ucrania y costos de fletes y gas, por lo que no es atribuible a una empresa

Política

Llega a la SEP una maestra formada en la CNTE

Leticia Ramírez, coordinadora de Atención Ciudadana de Presidencia, será la sustituta de Delfina Gómez

Sociedad

Diputado denuncia que jóvenes son descuartizados en Valparaíso

Se presume que la zona norte de Zacatecas es controlada por el Cártel de Sinaloa, mientras que la sur está bajo el poder del CJNG

Finanzas

Bonos del AICM, al alza pese a saturación

La cifra de operaciones aéreas al primer semestre está por debajo del nivel previo a la pandemia