imagotipo

Piden salida de comunitarios de los Bienes Comunales de Cacahuatepec

  • Pedro Elías Radilla González
  • en Local

Dale Me Gusta a nuestra página de Facebook para mantenerte siempre informado.

Comisarios y campesinos de áreas pertenecientes a los Bienes Comunales de Cacahuatepec, exigieron la inmediata salida de los grupos armados del la UPOEG y la CRAC que delinquen disfrazados de policías comunitarios en estos lugares, y sólo han causado dolor y temor entre la población que no puede salir tranquila a las calles.

Los inconformes temen que estos grupos armados interfieran en la elección para designar al nuevo comisario de la comunidad de Amatillo, por lo que el representante de esta localidad, Pablo Martínez, consideró que los tres órdenes de gobierno deben intervenir para desarmar a estas personas.

Leer más:   Desquician la Costera

“Los que pasó en San Pedro Cacahuatepec fue lo lamentable de la familia de escasos recursos y nosotros intervenimos en Amatillo, no queremos ninguna policía ni la CRAC ni la UPOEG, porque ya hemos visto que la CRAC ya comenzó a entrar a Amatillo dando rondines y es lo que no queremos, que vuelva a suceder un atentado como el del viernes 11”, explicó.

Por su parte, el campesino, de Agua Caliente, Fidel Cabrera Montes, denunció que en esa zona la UPOEG se dedica a intimidar a los ciudadanos y hasta los extorsionan, sobre todo aquellos que son dueños de las tierras a los que amenazan con despojarlos y muchos han tenido que abandonar sus casas.

Leer más:   Protestan periodistas en Acapulco y Chilpancingo

“Queremos la intervención de los tres órdenes de gobierno, principalmente el federal, para que los desarme y se termine la violencia y el miedo que tenemos, porque vienen las elecciones y no queremos a ningún grupo en esta zona, mejor nos vamos a cuidar solos”, expresó.

Ambos ciudadanos de los Bienes Comunales de Cacahuatepec dijeron que la mayoría de la población no quiere a ningún grupo de policías comunitarios, porque en vez de resguardar a la población los atacan y asesinan, como ocurrió el pasado viernes donde una familia fue ultimada, entre ellos tres menores de edad.

“La gente ve un carro de los policías y se espantan esperando los disparos, por eso le pedimos al gobierno que nos ayuden con este problema, porque no queremos más enfrentamientos”, concluyó Pablo Martínez.