imagotipo

“No son delincuentes”, aseguran familiares de los policías asegurados

  • Pedro Elías Radilla González
  • en Local

Dale Me Gusta a nuestra página de Facebook para mantenerte siempre informado.

Familiares de los policías municipales detenidos por militares en Zihuatanejo el martes pasado, aseguraron que sus consanguíneos no están involucrados con la delincuencia organizada y se quejaron porque en la PGR no les brindan información sobre el estado de salud de los agentes que se encuentran asegurados en la delegación de Acapulco.

La mayoría son esposas de los detenidos, y aseguraron que no han recibido apoyo por parte de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, y reclamaron que la PGR no les permita el acceso a sus oficinas para constatar si sus maridos están en buenas condiciones, además los llevan a declarar sin la presencia de un abogado defensor.

La señora Indalecia Muñoz Pacheco, esposa de uno de los 51 policías detenidos, dijo que su esposo lleva trabajando 27 años en la corporación y no está involucrado con ningún grupo delincuencial, por lo que exigió a la PGR lo dejen libre cuanto antes porque padece varias enfermedades.

Leer más:   Descarta Segob comisionado de seguridad para Guerrero

“No les han dado un abogado de oficio, no tienen ninguna garantía allá adentro, se les ha negado todo, el municipio lo debe de mandar, no hay nadie de Derechos Humanos con ellos, no sabemos cómo están, si ya comieron o no, hay muchos enfermos con diabetes, con hipertensión que necesitan sus medicamentos”, expresó.

Muñoz Pacheco consideró que se violaron sus derechos humanos al llevárselos detenidos sin ninguna orden de aprehensión y la autoridad violó el debido proceso, por lo que una vez que les asignen un abogado defensor, buscarán la manera de contrademandar porque la autoridad es la primera en violar las leyes.

Leer más:   Esposas exigen conocer situación de policías detenidos en Zihuatanejo

“Estamos desesperadas porque la autoridad no dice nada, no nos dan acceso para verlos, es mi esposo el que está ahí tiene 27 años trabajando como servidor público de Zihuatanejo, hasta ahora no se les ha comprobado nada, queremos que nos digan de qué los acusan, son seres humanos, no animales, merecen buen trato”, dijo.

En el lugar se observaron más de 40 mujeres esposas de los policías detenidos a las que se les negó el acceso a la PGR y sólo les dijeron que tenían que esperar a que les dieran información sobre la situación de salud y legal de sus maridos, mismos que recibieron 48 horas para declarar y después serán sujetos a proceso o dejados en libertad.