/ martes 1 de noviembre de 2022

Historias de terror y milagros en el panteón de San Francisco

Tres hermanos mariachis fueron enterrados en los años 60 en el antiguo cementerio y sus siluetas no se borran de sus tumbas

Los camposantos de Acapulco no sólo son parte de una tradición que viven los acapulqueños, sino también de grandes historias que les dan vida a estos lugares que en muchas ocasiones sólo son visitados en días festivos para después dejarlos en un olvido total.

El panteón de San Francisco, considerado como el más antiguo de Acapulco, tiene grandes historias que contar a pesar de ser un espacio prácticamente olvidado por las autoridades, aquí se encuentra la tumba de los tres hermanos charros que fueron sepultados en los años 60 luego de haber perdido la vida en un accidente automovilístico, al igual que la tumba de “Raulito”, el niño milagroso.

De acuerdo a la señora Susana Curiel García, cuidadora del panteón San Francisco desde hace más de 26 años, lo inexplicable en este camposanto es que en estas tumbas no sólo hay historia sino también las siluetas de los tres hermanos charros plasmadas con sus sombreros y montados en sus caballos en la pared del material de adobe con el que fue construida la bóveda donde fueron sepultados los cuerpos.

“Las siluetas de los tres hermanos con sus sombreros y montados en sus caballos en una de las cuatro paredes de la tumba no se borran pese al tiempo que tienen, nunca se arregla, no se le pone una sola flor y ellos podrían ser parte de que la tumba tenga una historia no tenebrosa pero sí de miedo, debido a que se dice que en algunas ocasiones se escucha cantar a los tres hermanos mariachis”, precisó.

Dijo que, desde hace años, sólo en un a o dos ocasiones se ha visto a una mujer sentada y recargada sobre la pared donde aparecen las siluetas de los tres hermanos, quien dijo que los tres cuerpos de los mariachis personificados pertenecen a sus bisnietos, quienes fallecieron en el mismo momento en un accidente.

Las siluetas de los 3 charros se observan en la tumba. /Foto: Abraham González | El Sol de Acapulco

El panteón de San Francisco, ubicado sobre la Calzada Pie de la Cuesta, inició sus servicios en la ciudad en el año de 1860 y desde ese entonces se han vivido leyendas que son conocidas por muchos acapulqueños, como la de los charros, el niño milagroso “Raulito”, así como el paso de la mujer con túnica larga color blanca y pelo largo, la cual según fue llamada como la virgen denominada como la "Anima Sola”, quien recorre parte del terreno donde hay más de dos mil tumbas.

San Francisco puede ser cerrado, pero nunca se podrán terminar sus historias que para muchos pueden son de miedo y de terror, pero para otros de milagros y de una gran esperanza parte que la representa la tumba donde se encuentran los restos del pequeño “Raulito" el niño milagroso.

En el mausoleo más antiguo de Acapulco también descansan los restos de unas 350 víctimas hombres y mujeres que perdieron la vida en el incendio del teatro “Flores de Acapulco”, tragedia ocurrida en este destino de playa un 14 de febrero de 1909.

Otra de las historias que tiene el panteón de San Francisco es la tumba de las 26 madres oriundas de Acapulco que fallecieron un 10 de mayo de 1960 en un accidente que sufrieron cuando se trasladaban a bordo de un camión de los conocidos como los chilolos al municipio de Coyuca de Benítez, estas mujeres fueron sepultadas en cajas de madera en una fosa común que se les asignó en este camposanto.

El panteón tiene grandes historias que contar./ Foto: Abraham Martínez | El Sol de Acapulco

Los camposantos de Acapulco no sólo son parte de una tradición que viven los acapulqueños, sino también de grandes historias que les dan vida a estos lugares que en muchas ocasiones sólo son visitados en días festivos para después dejarlos en un olvido total.

El panteón de San Francisco, considerado como el más antiguo de Acapulco, tiene grandes historias que contar a pesar de ser un espacio prácticamente olvidado por las autoridades, aquí se encuentra la tumba de los tres hermanos charros que fueron sepultados en los años 60 luego de haber perdido la vida en un accidente automovilístico, al igual que la tumba de “Raulito”, el niño milagroso.

De acuerdo a la señora Susana Curiel García, cuidadora del panteón San Francisco desde hace más de 26 años, lo inexplicable en este camposanto es que en estas tumbas no sólo hay historia sino también las siluetas de los tres hermanos charros plasmadas con sus sombreros y montados en sus caballos en la pared del material de adobe con el que fue construida la bóveda donde fueron sepultados los cuerpos.

“Las siluetas de los tres hermanos con sus sombreros y montados en sus caballos en una de las cuatro paredes de la tumba no se borran pese al tiempo que tienen, nunca se arregla, no se le pone una sola flor y ellos podrían ser parte de que la tumba tenga una historia no tenebrosa pero sí de miedo, debido a que se dice que en algunas ocasiones se escucha cantar a los tres hermanos mariachis”, precisó.

Dijo que, desde hace años, sólo en un a o dos ocasiones se ha visto a una mujer sentada y recargada sobre la pared donde aparecen las siluetas de los tres hermanos, quien dijo que los tres cuerpos de los mariachis personificados pertenecen a sus bisnietos, quienes fallecieron en el mismo momento en un accidente.

Las siluetas de los 3 charros se observan en la tumba. /Foto: Abraham González | El Sol de Acapulco

El panteón de San Francisco, ubicado sobre la Calzada Pie de la Cuesta, inició sus servicios en la ciudad en el año de 1860 y desde ese entonces se han vivido leyendas que son conocidas por muchos acapulqueños, como la de los charros, el niño milagroso “Raulito”, así como el paso de la mujer con túnica larga color blanca y pelo largo, la cual según fue llamada como la virgen denominada como la "Anima Sola”, quien recorre parte del terreno donde hay más de dos mil tumbas.

San Francisco puede ser cerrado, pero nunca se podrán terminar sus historias que para muchos pueden son de miedo y de terror, pero para otros de milagros y de una gran esperanza parte que la representa la tumba donde se encuentran los restos del pequeño “Raulito" el niño milagroso.

En el mausoleo más antiguo de Acapulco también descansan los restos de unas 350 víctimas hombres y mujeres que perdieron la vida en el incendio del teatro “Flores de Acapulco”, tragedia ocurrida en este destino de playa un 14 de febrero de 1909.

Otra de las historias que tiene el panteón de San Francisco es la tumba de las 26 madres oriundas de Acapulco que fallecieron un 10 de mayo de 1960 en un accidente que sufrieron cuando se trasladaban a bordo de un camión de los conocidos como los chilolos al municipio de Coyuca de Benítez, estas mujeres fueron sepultadas en cajas de madera en una fosa común que se les asignó en este camposanto.

El panteón tiene grandes historias que contar./ Foto: Abraham Martínez | El Sol de Acapulco

Local

Hotel Camarena, competencia de hoteles para recibir vacacionistas

Acapulco cuenta ya con más de diez mil habitaciones disponibles, sin embargo, hay turistas que optan por llegar al tradicional Hotel Camarena

Ecología

Por salida de cocodrilos cercan estero “El Negro” en Zihuatanejo

Protección Civil y Dimaren emitieron una alerta para impedir que los turistas se acerquen y evitar ataques

Local

En depósito de basura convierten la Plaza María Bonita en Caleta

Ni Saneamiento Básico ni la Administradora de Playas atienden el llamado de limpieza, lamentan empresarios restauranteros

Estado

Policía estatal Intensifica recorridos de vigilancia en la Autopista del Sol

La Policía estatal aumentó sus recorridos de vigilancia en la Autopista del Sol con el propósito de prevenir e inhibir cualquier conducta delictiva, en la temporada de vacaciones

Estado

Evelyn Salgado recibe certificación Blue-Flag de playa La Ropa II en Zihuatanejo

La gobernadora de Guerrero, Evelyn Salgado Pineda encabezó el izamiento del banderín de certificación Blue-Flag en playa La ropa II en Zihuatanejo

Local

Se suma la PROPAEG a las Jornadas de reforestación en Acapulco

La jornada de reforestación, también sirvió para la toma de protesta de los Comités de Vigilancia Ambiental en Puerto Marqués