/ martes 2 de junio de 2020

En el olvido sector informal en la nueva normalidad, como el payaso “Riquilín”

Forma parte del sector informal que en nada le beneficia el regreso a la “nueva normalidad” del país, que entró en vigor este primero de junio.

El payaso “Riquilin”, con su rostro impregnado de maquillaje y con la clásica nariz roja, forma parte del sector informal que en nada le beneficia el regreso a la “nueva normalidad” del país, que entró en vigor este primero de junio, porque son los más proclives a contagiarse de Covid-19 y ser parte de las estadísticas de la letalidad del virus.

Vistiendo su ropaje de color blanco y rojo, que se asemeja más a una bata de dormir, así como el cabello largo que ajusta con un sombrero, acepta, que, tiene miedo a contagiarse de la pandemia, por eso usa cubrebocas, pero en su realidad, dice que, si no muere infectado, va a morir de hambre.

Por la crisis económica que provocó la contingencia por el coronavirus, ya no lo contratan para fiestas infantiles y ahora les pide a los automovilistas que circulan por la avenida Constituyentes, unas monedas y poder comprar algo de comer, pues debido al aislamiento obligatorio por la pandemia, nadie le da trabajo y se le está haciendo costumbre irse a dormir sin probar alimento.

A sus 47 años de edad, este personaje de la vida real, diariamente viaja de la colonia ex Campo de Tiro al centro del puerto de Acapulco, apoyado en su muleta, que usa a raíz de que le fue amputada su extremidad a la altura de la rodilla izquierda, debido a un accidente de motocicleta que sufrió cuando trabajaba de acróbata en un circo, “haciendo el paso de la muerte”, en una esfera de hierro, según revela en breve charla.

Recuerda que una vez que, recibió rehabilitación y pudo levantarse con la ayuda de este pedazo de madera, por ser de familia pobre, tuvo que buscar la forma de ganarse el sustento y en el mismo circo aprendió el oficio de payaso, pero debido a su invalidez, perdió su empleo y tuvo que salir a las calles a ganarse la vida, con rutinas que consisten en contar chistes, hacer figuras con globos y con algunos trucos de magia.

Sin embargo, hoy en día, prácticamente ha sido confinado a pedir limosna en los cruceros, en los que obtiene algunas monedas de gente sensible a su situación de vulnerabilidad, pues carece de apoyos de los tres órdenes de gobierno, no tiene acceso a los programas sociales, ni a los comedores comunitarios o a las despensas, porque no es simpatizante ni militante de partido político alguno.

Por lo que, el inicio de la “nueva normalidad”, en opinión de “Riquilin”, se ve distante en el puerto de Acapulco, porque mientras quienes viven al día, seguirán en las calles, no por gusto, sino para atender sus necesidades de alimento, “en mi caso no puedo quedarme en casa, no tengo familia, vivo solo y tengo que valerme por mí mismo, así que seguiré en lo mío hasta que Dios diga”.

Esta triste realidad la viven miles de acapulqueños, que desafiando la enfermedad fomentan la movilidad, pero no como lo hacen quienes desprecian el confinamiento y generan el desorden social sin importarles en lo más mínimo que su conducta favorece el colapso pandémico, desvaneciendo las expectativas de construir un nuevo Acapulco, sino los que luchan por sobrevivir en este escenario de contagios y muerte.

El payaso “Riquilin”, con su rostro impregnado de maquillaje y con la clásica nariz roja, forma parte del sector informal que en nada le beneficia el regreso a la “nueva normalidad” del país, que entró en vigor este primero de junio, porque son los más proclives a contagiarse de Covid-19 y ser parte de las estadísticas de la letalidad del virus.

Vistiendo su ropaje de color blanco y rojo, que se asemeja más a una bata de dormir, así como el cabello largo que ajusta con un sombrero, acepta, que, tiene miedo a contagiarse de la pandemia, por eso usa cubrebocas, pero en su realidad, dice que, si no muere infectado, va a morir de hambre.

Por la crisis económica que provocó la contingencia por el coronavirus, ya no lo contratan para fiestas infantiles y ahora les pide a los automovilistas que circulan por la avenida Constituyentes, unas monedas y poder comprar algo de comer, pues debido al aislamiento obligatorio por la pandemia, nadie le da trabajo y se le está haciendo costumbre irse a dormir sin probar alimento.

A sus 47 años de edad, este personaje de la vida real, diariamente viaja de la colonia ex Campo de Tiro al centro del puerto de Acapulco, apoyado en su muleta, que usa a raíz de que le fue amputada su extremidad a la altura de la rodilla izquierda, debido a un accidente de motocicleta que sufrió cuando trabajaba de acróbata en un circo, “haciendo el paso de la muerte”, en una esfera de hierro, según revela en breve charla.

Recuerda que una vez que, recibió rehabilitación y pudo levantarse con la ayuda de este pedazo de madera, por ser de familia pobre, tuvo que buscar la forma de ganarse el sustento y en el mismo circo aprendió el oficio de payaso, pero debido a su invalidez, perdió su empleo y tuvo que salir a las calles a ganarse la vida, con rutinas que consisten en contar chistes, hacer figuras con globos y con algunos trucos de magia.

Sin embargo, hoy en día, prácticamente ha sido confinado a pedir limosna en los cruceros, en los que obtiene algunas monedas de gente sensible a su situación de vulnerabilidad, pues carece de apoyos de los tres órdenes de gobierno, no tiene acceso a los programas sociales, ni a los comedores comunitarios o a las despensas, porque no es simpatizante ni militante de partido político alguno.

Por lo que, el inicio de la “nueva normalidad”, en opinión de “Riquilin”, se ve distante en el puerto de Acapulco, porque mientras quienes viven al día, seguirán en las calles, no por gusto, sino para atender sus necesidades de alimento, “en mi caso no puedo quedarme en casa, no tengo familia, vivo solo y tengo que valerme por mí mismo, así que seguiré en lo mío hasta que Dios diga”.

Esta triste realidad la viven miles de acapulqueños, que desafiando la enfermedad fomentan la movilidad, pero no como lo hacen quienes desprecian el confinamiento y generan el desorden social sin importarles en lo más mínimo que su conducta favorece el colapso pandémico, desvaneciendo las expectativas de construir un nuevo Acapulco, sino los que luchan por sobrevivir en este escenario de contagios y muerte.

Estado

Secretario Particular y director de Salud en Zihuatanejo dan positivo a Covid-19

El Alcalde de Zihuatanejo también anunció que dio positivo a Covid-19

Local

Aumenta afluencia en módulos de pruebas gratuitas de Covid-19

La mañana de este lunes, fue observada una larga fila de ciudadanos en búsqueda de ser candidatos para la aplicación de las pruebas

Estado

Héctor Astudillo pide a turistas acatar medidas sanitarias

El mandatario señaló que en Guerrero se mantiene el semáforo epidemiológico en color naranja

Mundo

Trudeau habla con Trump sobre reunión con AMLO y el "racismo sistemático"

La oficina del primer ministro indicó en un comunicado que fue Trudeau quien "planteó" el movimiento "Black Lives Matter" durante la conversación

Finanzas

Antad reporta caída de 17.9% en sus ventas

La caída fue menor respecto a los meses de mayo y abril cuando fue de 19 por ciento y 22.9 por ciento, respectivamente.

Estado

Presentan el nuevo “Sello de calidad punto limpio V2020. Buenas prácticas para la calidad higiénico-sanitaria en el sector turismo”

El secretario de Turismo de México, Miguel Torruco Marqués, explicó que, a través de este nuevo modelo, se pretende responder de manera más eficiente y adecuadamente a los retos y necesidades que exige a la industria turística la pandemia del Covid-19

Sociedad

México supera los 300 mil contagios por Covid-19

Asimismo, el país registró 485 nuevas muertes relacionadas al coronavirus

Policiaca

Detienen a pareja tras cateo en Chilpancingo

En el operativo fue asegurada una camioneta y el inmueble

Cultura

Cultura y el INBAL participarán en nuevo diseño del Teatro Julio Jiménez Rueda

Se informó que se llegó a un acuerdo con el gobierno federal para garantizar la permanencia del emblemático recinto