/ sábado 3 de julio de 2021

"El Cachito" recorre restaurantes llevando la suerte

Con sus 88 años a cuestas y una historia de lucha por salir adelante, don Mariano Reyes se gana la vida vendiendo billetes de lotería

A sus 88 años de edad, y con un historia de vida de lucha por salir adelante, el "Cachito", sigue recorriendo cada uno de los restaurantes ubicados en la costera Miguel Alemán, donde aún siguen acudiendo algunos de sus principales clientes.

Mariano Reyes Trejo, desde 1965, se dedica a la venta de boletos de la lotería nacional, labor que con gran orgullo, como el mismo lo dice realiza a pesar de lo que representa el cansancio diario el caminar desde muy temprano con una mochila negra al hombro la costera Miguel Alemán con la esperanza de vender el billete ganador.

Originario del estado de Chiapas, de dónde salió a buscar la suerte a ciudades como México donde trabajo en una llantera y hasta en un laboratorio empacando medicamentos, "El Cachito", decidió venir a Acapulco donde en 1965 formó la Unión de Boleteros, empezando así, su nueva vida caminando de restaurant en restaurant, llevando la esperanza de ganar uno de los tantos premios millonarios por medio de un cachito de lotería.

"Durante este tiempo, en Acapulco, he tenido varias anécdotas con la venta de los boletos de la lotería nacional, desde clientes muy importantes que me compraban series completas, hasta aquellos que me compran un cachito esperando el premio mayor o los reintegros".

En Acapulco, antes de vender lotería, llegué a lavar carros ganando desde 20 centavos, hasta un peso por carro, vendí comida en una fonda en el mercado Parazal, trabajo que deje por problemas de celos porque pretendía a una hermosa mujer, quien también la cortejaba otra persona.

El cachito o también el chapaneco como le dicen algunos de sus clientes, diariamente sale a trabajar con la única ilusión de vender las series de billetes durante su recorrido que hace con lluvia, los candentes rayos del sol que provocan también fuertes calores en su caminar por el concreto de las banquetas de la costera.

La situación del "cachito", no siempre es buena en un día de arduo trabajo, porque el ingreso económico no es el mismo a pesar de recorrer cada uno de los restaurantes de la llamada zona turística de Acapulco, "antes me ganada hasta mil pesos por venta de billetes, ahora hay días que me llevo 50 pesos únicamente y desde el inicio de la pandemia del Coronavirus, la crisis es mayor porque alguno de mis clientes murieron por está enfermedad".

De una manera muy normal y con un buen humor, el "cachito", menciono que en sus inicios, también recorrido mercados de la ciudad para vender los billetes de lotería, las cantinas en la zona de la siete esquinas, el zócalo de la ciudad y algunos negocios del centro donde también, tenía algunos clientes que diariamente, esperaban que llegara para mistrales las series (números), de los boletos que sacaba de su incondicional mochila donde también guardaba algunos objetos personales.

"Ahora ya estoy viejo, cómo quien dice mi tour ya pasó, antes vendía mucho billetes recorriendo cantinas, restaurantes, el centro la Cuauhtémoc, pero ahora es otra cosa ya no recorro como antes, ahora llego a un restaurante y me siento un rato a platicar con mis clientes, pero siempre mostrando los billetes para que me compren por lo menos un cachito del premio de siguente día".

La costera, así como la avenida Cuauhtémoc y las calles del centro de la ciudad, tienen ya parte de su historia de vida, la cual inicio con la venta de los billetes de la ilusión y la esperanza como los llama el "cachito".

Con una sonrisa en su rostro cubierto en está ocasión por un cubrebocas y lentes por la pandemia del Coronavirus, Mariano Reyes, dijo que las calles de este puerto, le ha dado muchas lecciones de vida, pero también muchas alegrías en su andar diario en busca de sus clientes los cuales, también son sus grandes amigos de historias de vida.

Los billetes de lotería, han sido parte de su vida, de su historia, de su logros y de sus sufrimientos, del chapaneco o cachito como es conocido en las calles de este puerto de Acapulco.

A sus 88 años de edad, y con un historia de vida de lucha por salir adelante, el "Cachito", sigue recorriendo cada uno de los restaurantes ubicados en la costera Miguel Alemán, donde aún siguen acudiendo algunos de sus principales clientes.

Mariano Reyes Trejo, desde 1965, se dedica a la venta de boletos de la lotería nacional, labor que con gran orgullo, como el mismo lo dice realiza a pesar de lo que representa el cansancio diario el caminar desde muy temprano con una mochila negra al hombro la costera Miguel Alemán con la esperanza de vender el billete ganador.

Originario del estado de Chiapas, de dónde salió a buscar la suerte a ciudades como México donde trabajo en una llantera y hasta en un laboratorio empacando medicamentos, "El Cachito", decidió venir a Acapulco donde en 1965 formó la Unión de Boleteros, empezando así, su nueva vida caminando de restaurant en restaurant, llevando la esperanza de ganar uno de los tantos premios millonarios por medio de un cachito de lotería.

"Durante este tiempo, en Acapulco, he tenido varias anécdotas con la venta de los boletos de la lotería nacional, desde clientes muy importantes que me compraban series completas, hasta aquellos que me compran un cachito esperando el premio mayor o los reintegros".

En Acapulco, antes de vender lotería, llegué a lavar carros ganando desde 20 centavos, hasta un peso por carro, vendí comida en una fonda en el mercado Parazal, trabajo que deje por problemas de celos porque pretendía a una hermosa mujer, quien también la cortejaba otra persona.

El cachito o también el chapaneco como le dicen algunos de sus clientes, diariamente sale a trabajar con la única ilusión de vender las series de billetes durante su recorrido que hace con lluvia, los candentes rayos del sol que provocan también fuertes calores en su caminar por el concreto de las banquetas de la costera.

La situación del "cachito", no siempre es buena en un día de arduo trabajo, porque el ingreso económico no es el mismo a pesar de recorrer cada uno de los restaurantes de la llamada zona turística de Acapulco, "antes me ganada hasta mil pesos por venta de billetes, ahora hay días que me llevo 50 pesos únicamente y desde el inicio de la pandemia del Coronavirus, la crisis es mayor porque alguno de mis clientes murieron por está enfermedad".

De una manera muy normal y con un buen humor, el "cachito", menciono que en sus inicios, también recorrido mercados de la ciudad para vender los billetes de lotería, las cantinas en la zona de la siete esquinas, el zócalo de la ciudad y algunos negocios del centro donde también, tenía algunos clientes que diariamente, esperaban que llegara para mistrales las series (números), de los boletos que sacaba de su incondicional mochila donde también guardaba algunos objetos personales.

"Ahora ya estoy viejo, cómo quien dice mi tour ya pasó, antes vendía mucho billetes recorriendo cantinas, restaurantes, el centro la Cuauhtémoc, pero ahora es otra cosa ya no recorro como antes, ahora llego a un restaurante y me siento un rato a platicar con mis clientes, pero siempre mostrando los billetes para que me compren por lo menos un cachito del premio de siguente día".

La costera, así como la avenida Cuauhtémoc y las calles del centro de la ciudad, tienen ya parte de su historia de vida, la cual inicio con la venta de los billetes de la ilusión y la esperanza como los llama el "cachito".

Con una sonrisa en su rostro cubierto en está ocasión por un cubrebocas y lentes por la pandemia del Coronavirus, Mariano Reyes, dijo que las calles de este puerto, le ha dado muchas lecciones de vida, pero también muchas alegrías en su andar diario en busca de sus clientes los cuales, también son sus grandes amigos de historias de vida.

Los billetes de lotería, han sido parte de su vida, de su historia, de su logros y de sus sufrimientos, del chapaneco o cachito como es conocido en las calles de este puerto de Acapulco.

Local

Preocupa encarecimiento de la canasta básica

Amas de casa padecen por la crisis económica; se dispara la inflación al 6% anual en septiembre

Local

A sus 80 años, se gana la vida lustrando zapatos

Don Cami presume que tiene ya más de 30 años ejerciendo el oficio de bolero

Estado

Vacuna sólo a menores con comorbilidad, reitera López Gatell

Guerrero tiene un porcentaje muy alto de vacunación por lo que a partir del lunes se pasará a la vacunación de este sector vulnerable

Local

Encaran policías preventivos a secretario de Seguridad Pública 

Le exigen atención para resolver conflictos internos que hay en la dependencia

Local

Constructora Paquimé amedrenta e intimida a vecinos de Cantaluna

Los denunciantes interpusieron una queja ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos

Estado

Aprueba IEPCGro elaborar PREP propio para elección de Iliatenco

Se destinaron los recursos para la implementación del programa de resultados

Local

Será analizado programa de becas a estudiantes para el 2022

La pasada administración suspendió el programa por dos año a pesar de haber estado presupuestado 

Local

IMSS lleva a cabo jornada de mastografías para sus trabajadoras

Durante el mes de octubre se intensifican las actividades de PrevenIMSS