/ viernes 23 de julio de 2021

Desde olas bioluminosas hasta descargas fétidas, a un año de pandemia

El paisaje marino de Acapulco se ha transformado desde el pasado mes de abril del 2020 que por primera vez en la historia tuvo olas bioluminosas

El paisaje marino se ha transformado, al pasar de las olas bioluminiscentes de hace un año a un mar turbio en el presente, por la contaminación que provocan las descargas de aguas residuales y la basura que es arrastrada de las partes altas del puerto de Acapulco.

Luego de las medidas preventivas que se tuvieron que aplicar hace un año por la emergencia sanitaria por el alto nivel de contagios de Covid-19, que obligó al cierre de las playas de la bahía y aplicar la cuarentena, el mar recobró su color turquesa.

Fue en el mes de abril de 2020, cuando las playas de este destino de playa fueron noticia, pero no por los efectos que estaba provocando la pandemia, sino por el espectáculo que ofreció el paisaje marino.

En un hecho sin precedentes, por vez primera se observó diversas especies marinas nadando en la bahía, al amparo de aguas cristalinas y en algunos puntos, como la playa Majahua, en Puerto Marqués, registró el fenómeno de bioluminiscencia.

En contraste, en el presente, las playas lucen en algunos puntos con un color chocolataso u obscuro, por las descargas de aguas negras que llegan directas por los canales de las partes altas.

A esto hay que añadir que, al incrementar el número de turistas por las vacaciones de verano, la contaminación es inevitable y el color del mar cambia, de azul a un color de turbiedad.

El relajamiento de las restricciones sanitarias y la llegada masiva de turistas, crean un caldo de cultivo propicio para minar la calidad del agua de mar, que puede repercutir en la salud de las personas.

Hasta el momento no se ha dado a conocer los habituales estudios que realiza la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios ( COFEPRIS), para tener información sobre el estado que guardan las playas en materia de niveles de enterococos y bacterias que pueden ocasionar infecciones o hasta enfermedades más serias.

Tampoco, ninguna autoridad de los tres órdenes de gobierno, se ha ocupado por el tema ambiental de las playas, porque se ha estado priorizando los asuntos de la transición de los poderes del estado, dejando en segundo término la contaminación del mar, como ha sido la constante en los últimos años.

El paisaje marino se ha transformado, al pasar de las olas bioluminiscentes de hace un año a un mar turbio en el presente, por la contaminación que provocan las descargas de aguas residuales y la basura que es arrastrada de las partes altas del puerto de Acapulco.

Luego de las medidas preventivas que se tuvieron que aplicar hace un año por la emergencia sanitaria por el alto nivel de contagios de Covid-19, que obligó al cierre de las playas de la bahía y aplicar la cuarentena, el mar recobró su color turquesa.

Fue en el mes de abril de 2020, cuando las playas de este destino de playa fueron noticia, pero no por los efectos que estaba provocando la pandemia, sino por el espectáculo que ofreció el paisaje marino.

En un hecho sin precedentes, por vez primera se observó diversas especies marinas nadando en la bahía, al amparo de aguas cristalinas y en algunos puntos, como la playa Majahua, en Puerto Marqués, registró el fenómeno de bioluminiscencia.

En contraste, en el presente, las playas lucen en algunos puntos con un color chocolataso u obscuro, por las descargas de aguas negras que llegan directas por los canales de las partes altas.

A esto hay que añadir que, al incrementar el número de turistas por las vacaciones de verano, la contaminación es inevitable y el color del mar cambia, de azul a un color de turbiedad.

El relajamiento de las restricciones sanitarias y la llegada masiva de turistas, crean un caldo de cultivo propicio para minar la calidad del agua de mar, que puede repercutir en la salud de las personas.

Hasta el momento no se ha dado a conocer los habituales estudios que realiza la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios ( COFEPRIS), para tener información sobre el estado que guardan las playas en materia de niveles de enterococos y bacterias que pueden ocasionar infecciones o hasta enfermedades más serias.

Tampoco, ninguna autoridad de los tres órdenes de gobierno, se ha ocupado por el tema ambiental de las playas, porque se ha estado priorizando los asuntos de la transición de los poderes del estado, dejando en segundo término la contaminación del mar, como ha sido la constante en los últimos años.

Estado

Playas de Guerrero, limpias y aptas para uso recreativo: Cofepris

El análisis realizado por la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos incluyó muestreos en 289 playas de 76 destinos turísticos del país

Estado

Estrategia de seguridad está funcionando en Acapulco

Se trabaja en polígonos con alta incidencia delictiva, con el resultado de detenciones de células delictivas, informó el subsecretario de Gobernación, Francisco Rodríguez

Doble Vía

¡Está perrón! Ya viene la Quinta Carrera Guau en Chilpancingo

El evento se llevará a cabo el 31 de agosto con el fin de fomentar la convivencia y el bienestar animal

Cultura

El verano lleva a los niños al espacio y al fondo del mar

Niños de Chilpancingo podrán conocer también las montañas más altas del mundo a través de la lectura en el curso Mis Vacaciones en la Biblioteca

Estado

Estado aplicará blindaje de seguridad en el Triángulo del Sol

Al encabezar el arranque del Operativo de Seguridad Vacaciones de Verano 2024, la gobernadora Evelyn Salgado Pineda dijo que se aplicará un blindaje en Acapulco, Zihuatanejo y Taxco

Local

Acapulco preparado para recibir a turistas en temporada más larga del año

El secretario de Turismo en en estado, Simón Quiñones Orozco, dijo que Acapulco está listo para recibir a los paseantes que lo visiten en esta temporada vacacional de verano