/ viernes 13 de noviembre de 2020

Rodaje de películas no se detiene en Europa

Después del primer confinamiento, en Europa ya retomaron las producciones, pero en los sets, todos tienen cubrebocas... menos los actores

¿Rodar en tiempos de coronavirus, "Misión imposible"? No para Tom Cruise, inmortalizado por los fotógrafos en Venecia saltando con mascarilla endos barcos-taxi. Una señal de que los rodajes continúan pese a la pandemia.

El actor estadounidense estuvo a finales de octubre en la ciudad de los canales, para el rodaje de la nueva película de esta saga de acción. En la otra punta del mundo, en Nueva Zelanda, se preparan las secuencias destinadas a las nuevas partes de Avatar, de James Cameron.

Sin embargo, pocos equipos de filmación han regresado a Los Ángeles, donde por ahora se están grabando principalmente programas de televisión, vídeos musicales o anuncios publicitarios.

En París, en cambio, los rodajes se han reanudado pese a la pandemia.

"Detrás de la cámara, estás tan pendiente de lo que haces que te olvidas de la mascarilla", afirma el cineasta Clovis Cornillac, quien actualmente rueda una adaptación de Los colores del incendio, del escritor Pierre Lemaître, en los barrios acomodados de la capital francesa.

Su rodaje, como todos los que se han retomado en Francia desde el final del confinamiento por Covid-19 de primavera, sigue un estricto protocolo sanitario: todos con mascarilla, excepto, por supuesto, los actores que actúan.

En un salón de té con decoración Belle Epoque, todo de mármol, los extras se toman el descanso vestidos con trajes de los años 30 y una mascarilla para tapar boca y nariz. En el exterior, los Campos Elíseos están desiertos.

"Todo es más complicado y pesado", subraya el director. Para no dejar nada al azar, todos los miembros del equipo se someten a una prueba de detección de coronavirus por semana, en total más de mil exámenes para 50 días de rodaje.

"¡Estamos en autarquía, y está claro que los fines de semana nadie sale de fiesta!", afirma con una sonrisa Clovis Cornillac. Y, con un médico para velar por todo, enfermeros, costes adicionales de todo tipo, la factura por el coronavirus asciende a unos 534 mil de los 15 millones de presupuesto, según su productora, Gaumont.

Todo el equipo que participó en la película tuvo que hacerse una prueba PCR a la semana para garantizar que no hubiera contagios / Foto: AFP

ANGUSTIA PERMANENTE

Pero "hay que seguir rodando", de lo contrario toda la cadena del sector del cine se verá afectada cuando reabran las salas, subraya Marc Vadé, director de producciones de Gaumont, una de las más antiguas de mundo, que en 125 años de existencia nunca había vivido una convulsión tan extrema como la de ahora.

"La angustia es permanente, basta con que un actor, el director o el director de fotografía se enferme, y todo se complica".

Los productores del último Batman lo saben por experiencia: el rodaje en el Reino Unido se suspendió a finales del verano, después de que un miembro del equipo, probablemente Robert Pattinson, contrajera el coronavirus.

Entre las películas aplazadas durante la primera ola y las que se ruedan a toda prisa antes de posibles nuevas restricciones, en París hay más rodajes que nunca: "se reanudaron lentamente durante el verano. Pero desde el 1 de septiembre ¡es una barbaridad! Todo el mundo está recuperando el tiempo perdido", declara Michel Gomez, delegado de Mission Cinema, que contabiliza 55 rodajes desde el 11 de mayo.

Se ven proyectores y camiones de producciones en casi todas partes, pero las grandes carpas donde los equipos comen han sido estricatmente prohibidas ante el riesgo de contagio.

Y a pesar de las calles desiertas por la pandemia, rodar no es fácil.

Por ejemplo, cuando hay que reabrir una cafetería para que un plano de fondo sea más "vivo".

Los equipos internacionales, amantes de París como decorado, no vienen "ni hacen planes para antes de mayo o junio de 2021", constata Gomez, quien sin embargo no ha registrado cancelación de rodajes franceses desde el segundo confinamiento que se dictó en Francia a partir del incremento de casos.




Te recomendamos el podcast ⬇️

Apple Podcasts

Google Podcasts

Spotify

Acast

Deezer



Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

¿Rodar en tiempos de coronavirus, "Misión imposible"? No para Tom Cruise, inmortalizado por los fotógrafos en Venecia saltando con mascarilla endos barcos-taxi. Una señal de que los rodajes continúan pese a la pandemia.

El actor estadounidense estuvo a finales de octubre en la ciudad de los canales, para el rodaje de la nueva película de esta saga de acción. En la otra punta del mundo, en Nueva Zelanda, se preparan las secuencias destinadas a las nuevas partes de Avatar, de James Cameron.

Sin embargo, pocos equipos de filmación han regresado a Los Ángeles, donde por ahora se están grabando principalmente programas de televisión, vídeos musicales o anuncios publicitarios.

En París, en cambio, los rodajes se han reanudado pese a la pandemia.

"Detrás de la cámara, estás tan pendiente de lo que haces que te olvidas de la mascarilla", afirma el cineasta Clovis Cornillac, quien actualmente rueda una adaptación de Los colores del incendio, del escritor Pierre Lemaître, en los barrios acomodados de la capital francesa.

Su rodaje, como todos los que se han retomado en Francia desde el final del confinamiento por Covid-19 de primavera, sigue un estricto protocolo sanitario: todos con mascarilla, excepto, por supuesto, los actores que actúan.

En un salón de té con decoración Belle Epoque, todo de mármol, los extras se toman el descanso vestidos con trajes de los años 30 y una mascarilla para tapar boca y nariz. En el exterior, los Campos Elíseos están desiertos.

"Todo es más complicado y pesado", subraya el director. Para no dejar nada al azar, todos los miembros del equipo se someten a una prueba de detección de coronavirus por semana, en total más de mil exámenes para 50 días de rodaje.

"¡Estamos en autarquía, y está claro que los fines de semana nadie sale de fiesta!", afirma con una sonrisa Clovis Cornillac. Y, con un médico para velar por todo, enfermeros, costes adicionales de todo tipo, la factura por el coronavirus asciende a unos 534 mil de los 15 millones de presupuesto, según su productora, Gaumont.

Todo el equipo que participó en la película tuvo que hacerse una prueba PCR a la semana para garantizar que no hubiera contagios / Foto: AFP

ANGUSTIA PERMANENTE

Pero "hay que seguir rodando", de lo contrario toda la cadena del sector del cine se verá afectada cuando reabran las salas, subraya Marc Vadé, director de producciones de Gaumont, una de las más antiguas de mundo, que en 125 años de existencia nunca había vivido una convulsión tan extrema como la de ahora.

"La angustia es permanente, basta con que un actor, el director o el director de fotografía se enferme, y todo se complica".

Los productores del último Batman lo saben por experiencia: el rodaje en el Reino Unido se suspendió a finales del verano, después de que un miembro del equipo, probablemente Robert Pattinson, contrajera el coronavirus.

Entre las películas aplazadas durante la primera ola y las que se ruedan a toda prisa antes de posibles nuevas restricciones, en París hay más rodajes que nunca: "se reanudaron lentamente durante el verano. Pero desde el 1 de septiembre ¡es una barbaridad! Todo el mundo está recuperando el tiempo perdido", declara Michel Gomez, delegado de Mission Cinema, que contabiliza 55 rodajes desde el 11 de mayo.

Se ven proyectores y camiones de producciones en casi todas partes, pero las grandes carpas donde los equipos comen han sido estricatmente prohibidas ante el riesgo de contagio.

Y a pesar de las calles desiertas por la pandemia, rodar no es fácil.

Por ejemplo, cuando hay que reabrir una cafetería para que un plano de fondo sea más "vivo".

Los equipos internacionales, amantes de París como decorado, no vienen "ni hacen planes para antes de mayo o junio de 2021", constata Gomez, quien sin embargo no ha registrado cancelación de rodajes franceses desde el segundo confinamiento que se dictó en Francia a partir del incremento de casos.




Te recomendamos el podcast ⬇️

Apple Podcasts

Google Podcasts

Spotify

Acast

Deezer



Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Estado

Hoy es una gran oportunidad para llevar a una mujer al poder: Dolores Huerta

En entrevista exclusiva para El Sol de Acapulco, la candidata del Partido Encuentro Solidario dijo que trabajará con un proyecto de 4 ejes donde las mujeres serán prioridad

Estado

Guerrero, a dos puntos de cambiar a Semáforo Verde

De acuerdo a Carlos de la Peña, el estado se encuentra a dos puntos para estar en el límite, por lo que pidió a la población seguir con los protocolos sanitarios

Estado

Ataque armado enciende focos rojos en el proceso electoral

Sujetos desconocidos disparan contra la casa de la aspirante a la candidatura de Morena a la alcaldía de Eduardo Neri, Guadalupe Deloya

Local

No se cumplieron expectativas de Semana Santa en Acapulco: Basilio Talavera

José Luis Basilio Talavera manifestó que la expectativa en derrama económica en está temporada vacacional, era de 982 millones de pesos, y se lograron registrar sólo 770 millones 901 mil pesos

New Articles

Con recorrido por la zona turística, celebran el Día de la Divina Misericordia

Feligreses que integran la Congregación Nacional de Apóstoles recorrieron la zona turística para celebrar este día al Cristo de la Divina Misericordia

Estado

Guerrero no seguirá la aventura de violencia para impedir elecciones: Mario Moreno

El candidato de la coalición PRI-PRD dijo que en la entidad no se quieren tener conflictos, lo que se necesita en este momento es paz y desarrollo

Doble Vía

Tres juegos de PS4 y PS5 para jugar en familia

En estos tiempos de pandemia hemos tenido que aprender a utilizar todo nuestro tiempo en confinamiento junto a la familia

Local

Cierran 287 establecimientos en Acapulco por incumplir con las medidas sanitarias

El bar “Alcolegio” vendía bebidas embriagantes después del horario permitido

Mundo

Chile promulga polémica ley migratoria que busca facilitar las deportaciones

La nueva ley exige obtener un visado en el país de origen con el fin de evitar que extranjeros ingresen en calidad de turistas y cambien su calidad migratoria