/ viernes 13 de diciembre de 2019

China y EU llegan a un acuerdo comercial en primera etapa

Las dos mayores economías del mundo procederán a un rápido examen jurídico y traducción del texto antes de someterlo a la firma de ambos gobiernos

Estados Unidos y China anunciaron el viernes un acuerdo preliminar que marca una tregua en su guerra comercial que lleva 20 meses y ha debilitado a la economía mundial.

"Los dos países se pusieron de acuerdo en el texto sobre una fase uno de un acuerdo económico y comercial", dijo en Pekín el viceministro de Comercio, Wang Shouwen, añadiendo que las partes todavía tienen que firmar lo pactado.

Las dos mayores economías del mundo procederán a un rápido examen jurídico y traducción del texto antes de someterlo a la firma de ambos gobiernos, dijo Wang sin anticipar una fecha.

El 11 de octubre, el presidente estadounidense, Donald Trump, ya había anunciado un acuerdo de principio que incluía esencialmente grandes compras de productos agrícolas. No obstante, ese acuerdo jamás fue realmente aprobado por las autoridades chinas.

Y la firma, que supuestamente iba a realizarse a mediados de noviembre, jamás se concretó lo cual sembró la duda sobre la imposición de nuevos aranceles a productos por 160 mil millones de dólares que Trump amenazaba con instaurar desde este domingo.

Inmediatamente después del anuncio chino, Trump canceló esos aranceles. "No serán impuestos por el hecho de que llegamos a un acuerdo", dijo en Twitter.

El acuerdo es una buena noticia para Trump. Se anunció casi en el mismo momento en que la Cámara de Representantes sentó las bases para la probable aprobación la próxima semana de un juicio político contra Trump bajo los cargos de abuso de poder y obstrucción al Congreso.

"Es un acuerdo fantástico para todos. ¡Gracias!", celebró el mandatario, aunque los detalles de lo pactado no se han conocido.

Trump dijo que se mantendrán los actuales aranceles de 25% a productos chinos importados por 250 mil millones de dólares. Esas tarifas quedan pendientes para una segunda fase del acuerdo junto a aranceles de 7.5% por otras importaciones por 120 mil millones de dólares.

Es un "acuerdo sin precedentes", dijo el Representante Comercial de Estados Unidos (USTR), Robert Lighthizer, quien estuvo en la primera de las negociaciones.

Añadió que el acuerdo "aporta significativos cambios estructurales y plenamente aplicables". Con eso "comienzan a reequilibrarse las relaciones comerciales sino-estadounidenses", añadió en un comunicado.

En 2018 el déficit estadounidense en comercio de bienes chinos era de 419 mil 500 millones de dólares. Tras los aranceles aplicados cayó 14,7% entre enero y octubre de 2019, según datos del departamento de Comercio de Estados Unidos.

Trump desató una ola de aranceles contra productos chinos para forzar a Pekín a terminar con prácticas comerciales que considera desleales y perjudiciales para Estados Unidos.

Aún borroso

Para el USTR el pacto se traducirá en "reformas estructurales y cambios del régimen económico y comercial de China en las áreas de propiedad intelectual, transferencia de tecnología, agricultura, servicios financieros, divisas y cambio de divisas".

China había indicado poco antes que Estados Unidos admitió reducir los aranceles a sus productos.

Las sanciones comerciales estadounidenses, que automáticamente generaban idénticas medidas de Pekín, debilitaron no solo la economía de China sino la del mundo entero.

Según autoridades chinas, el acuerdo incluye nueve capítulos sobre propiedad intelectual, transferencia forzada de tecnología, productos alimentarios y agrícolas, servicios financieros, tasa de cambio, aumento del flujos comerciales y regulación de diferendos.

Incorpora también el compromiso de China de hacer "sustanciales compras suplementarias" de bienes y servicios estadounidenses en los próximos años, dijo el USTR sin detallar cifras.

Trump sin embargo estimó que China hará compras por 50 mil millones de dólares. Esa cantidad no fue confirmada por Pekin y sería el doble del maximo de compras a Estados Unidos registrado en 2012.

"El acuerdo establece un sólido sistema de solución de diferendos que garantiza la puesta en práctica y aplicación rápida y eficaz", según el gobierno de Trump.

Washington, que acusa a China de no cumplir lo que promete, exigía instaurar un mecanismo de ese tipo para evitar que el acuerdo se transforme en letra muerta.


Estados Unidos y China anunciaron el viernes un acuerdo preliminar que marca una tregua en su guerra comercial que lleva 20 meses y ha debilitado a la economía mundial.

"Los dos países se pusieron de acuerdo en el texto sobre una fase uno de un acuerdo económico y comercial", dijo en Pekín el viceministro de Comercio, Wang Shouwen, añadiendo que las partes todavía tienen que firmar lo pactado.

Las dos mayores economías del mundo procederán a un rápido examen jurídico y traducción del texto antes de someterlo a la firma de ambos gobiernos, dijo Wang sin anticipar una fecha.

El 11 de octubre, el presidente estadounidense, Donald Trump, ya había anunciado un acuerdo de principio que incluía esencialmente grandes compras de productos agrícolas. No obstante, ese acuerdo jamás fue realmente aprobado por las autoridades chinas.

Y la firma, que supuestamente iba a realizarse a mediados de noviembre, jamás se concretó lo cual sembró la duda sobre la imposición de nuevos aranceles a productos por 160 mil millones de dólares que Trump amenazaba con instaurar desde este domingo.

Inmediatamente después del anuncio chino, Trump canceló esos aranceles. "No serán impuestos por el hecho de que llegamos a un acuerdo", dijo en Twitter.

El acuerdo es una buena noticia para Trump. Se anunció casi en el mismo momento en que la Cámara de Representantes sentó las bases para la probable aprobación la próxima semana de un juicio político contra Trump bajo los cargos de abuso de poder y obstrucción al Congreso.

"Es un acuerdo fantástico para todos. ¡Gracias!", celebró el mandatario, aunque los detalles de lo pactado no se han conocido.

Trump dijo que se mantendrán los actuales aranceles de 25% a productos chinos importados por 250 mil millones de dólares. Esas tarifas quedan pendientes para una segunda fase del acuerdo junto a aranceles de 7.5% por otras importaciones por 120 mil millones de dólares.

Es un "acuerdo sin precedentes", dijo el Representante Comercial de Estados Unidos (USTR), Robert Lighthizer, quien estuvo en la primera de las negociaciones.

Añadió que el acuerdo "aporta significativos cambios estructurales y plenamente aplicables". Con eso "comienzan a reequilibrarse las relaciones comerciales sino-estadounidenses", añadió en un comunicado.

En 2018 el déficit estadounidense en comercio de bienes chinos era de 419 mil 500 millones de dólares. Tras los aranceles aplicados cayó 14,7% entre enero y octubre de 2019, según datos del departamento de Comercio de Estados Unidos.

Trump desató una ola de aranceles contra productos chinos para forzar a Pekín a terminar con prácticas comerciales que considera desleales y perjudiciales para Estados Unidos.

Aún borroso

Para el USTR el pacto se traducirá en "reformas estructurales y cambios del régimen económico y comercial de China en las áreas de propiedad intelectual, transferencia de tecnología, agricultura, servicios financieros, divisas y cambio de divisas".

China había indicado poco antes que Estados Unidos admitió reducir los aranceles a sus productos.

Las sanciones comerciales estadounidenses, que automáticamente generaban idénticas medidas de Pekín, debilitaron no solo la economía de China sino la del mundo entero.

Según autoridades chinas, el acuerdo incluye nueve capítulos sobre propiedad intelectual, transferencia forzada de tecnología, productos alimentarios y agrícolas, servicios financieros, tasa de cambio, aumento del flujos comerciales y regulación de diferendos.

Incorpora también el compromiso de China de hacer "sustanciales compras suplementarias" de bienes y servicios estadounidenses en los próximos años, dijo el USTR sin detallar cifras.

Trump sin embargo estimó que China hará compras por 50 mil millones de dólares. Esa cantidad no fue confirmada por Pekin y sería el doble del maximo de compras a Estados Unidos registrado en 2012.

"El acuerdo establece un sólido sistema de solución de diferendos que garantiza la puesta en práctica y aplicación rápida y eficaz", según el gobierno de Trump.

Washington, que acusa a China de no cumplir lo que promete, exigía instaurar un mecanismo de ese tipo para evitar que el acuerdo se transforme en letra muerta.


Local

En proceso nueve desarrollos inmobiliarios en zona Diamante

Se trata de una inversión de 21 mil millones de pesos y que genera 22 mil empleos, informó la Protur

Estado

Aprobar el matrimonio igualitario acabaría con crímenes de odio: Activista

Celia Castañeda Moisés lamentó que Guerrero siempre sea mal calificado como un estado machista, con altos niveles de misoginia y discriminación

Local

Yolanda no pierde la esperanza de encontrar trabajo

La pandemia la dejó sin empleo por año y medio, por lo que acudió a entregar varias solicitudes a una Feria del Empleo

Estado

El Kena, un chilango más chilpancingueño que el pozole y los tlacololeros

Kenamatzin Fragoso salió de la CDMX en busca de oportunidades económicas y de desarrollo, mismas que encontró en Chilpancingo donde se estableció hace 35 años

Local

Persiste privatización de zona federal en Acapulco

Son más de cinco kilómetros de la zona de playa de los que algunas personas se han apropiado ilegalmente

Estado

Grupos armados son autoridad en Guerrero: Obispo

Monseñor José de Jesús González Hernández señaló que la situación en el estado es muy tensa, pero la delincuencia organizada respeta a los religiosos

Sociedad

Sindicato petrolero exige plazas en refinería Dos Bocas

Los integrantes del sindicato petrolero, exigieron que la basificación no fuera a través del sistema Asiste

Mundo

Ante anulación del aborto, EU teme actividad extremista

Activistas marchan por segundo día contra la anulación a la protección de la interrupción del embarazo

Gossip

Mar Solís, la heredera del talento del Buki

Mar hace su debut como cantautora en inglés y español; dice que aprendió de su padre la tenacidad