/ lunes 23 de mayo de 2022

Sedena adjudica de manera directa contratos por 92 mdp en pruebas Covid

Una compañía recibió más de 75 mdp para la venta de de reactivos distribuidos en cinco entidades

En 2021 y lo que va de 2022, la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) gastó 92 millones 515 mil 871 pesos para la adquisición y realización de pruebas contra el coronavirus, según el portal Compranet.

Los contratos se adjudicaron de manera directa a las empresas Bik&M SA de CV, Abalat SA de CV y a IL Diagnostics SA de CV, quienes dotaron de pruebas PCR y de antígenos, entre otros insumos necesarios para detectar el Covid-19 en la población mexicana. Las pruebas fueron entregadas a siete hospitales militares en Ciudad de México, Monterrey, Mazatlán, Guadalajara y Mérida, según el portal de compras del gobierno.

➡️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

Además de los materiales y las pruebas compradas, la Sedena pidió que estas empresas tuvieran un programa para estudiar e interpretar los resultados arrojados. Incluso solicitó que las pruebas pudieran emitir un primer resultado en un tiempo igual o menor a tres horas, al tiempo que no fuera necesario un equipamiento físico extra para realizar los reactivos.

En el contrato que la dependencia dio a Bik&M SA de CV se estableció que esta compañía entregaría 30 mil pruebas en un lapso de un mes, las cuales fueron repartidas en diversos hospitales.

Según el acuerdo, 18 mil pruebas se entregaron para el Hospital Central Militar, mientras que los nosocomios de Especialidades de la Mujer y de Neonatología, así como el Regional de Especialidades en Monterrey, recibieron tres mil pruebas cada uno.

Los hospitales regionales de especialidades de Mazatlán, Guadalajara y Mérida, al igual que el Hospital Militar de Zona Campo 1-A, obtuvieron mil 500 reactivos, respectivamente.

La Sedena dijo que, para este contrato, solicitó la cotización a 30 empresas nacionales con supuesto conocimiento del ramo y oferta de productos, pero solamente Bik&M SA de CV respondió a la oferta con un valor final de 75 millones 864 mil pesos.

El contrato con Abalat tuvo un costo total de cuatro millones 51 mil 870 pesos y pidió cotizaciones a 27 empresas nacionales, pero solo hubo respuesta de una compañía, mientras que el acuerdo de la Sedena con con la compañía IL Diagnostics fue para la adquisición de 20 mil pruebas de detección de coronavirus por un monto cercano a 12 millones 600 mil pesos.



TE RECOMENDAMOS EL PODCAST ⬇️

Disponible en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts, Deezer y Amazon Music

En 2021 y lo que va de 2022, la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) gastó 92 millones 515 mil 871 pesos para la adquisición y realización de pruebas contra el coronavirus, según el portal Compranet.

Los contratos se adjudicaron de manera directa a las empresas Bik&M SA de CV, Abalat SA de CV y a IL Diagnostics SA de CV, quienes dotaron de pruebas PCR y de antígenos, entre otros insumos necesarios para detectar el Covid-19 en la población mexicana. Las pruebas fueron entregadas a siete hospitales militares en Ciudad de México, Monterrey, Mazatlán, Guadalajara y Mérida, según el portal de compras del gobierno.

➡️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

Además de los materiales y las pruebas compradas, la Sedena pidió que estas empresas tuvieran un programa para estudiar e interpretar los resultados arrojados. Incluso solicitó que las pruebas pudieran emitir un primer resultado en un tiempo igual o menor a tres horas, al tiempo que no fuera necesario un equipamiento físico extra para realizar los reactivos.

En el contrato que la dependencia dio a Bik&M SA de CV se estableció que esta compañía entregaría 30 mil pruebas en un lapso de un mes, las cuales fueron repartidas en diversos hospitales.

Según el acuerdo, 18 mil pruebas se entregaron para el Hospital Central Militar, mientras que los nosocomios de Especialidades de la Mujer y de Neonatología, así como el Regional de Especialidades en Monterrey, recibieron tres mil pruebas cada uno.

Los hospitales regionales de especialidades de Mazatlán, Guadalajara y Mérida, al igual que el Hospital Militar de Zona Campo 1-A, obtuvieron mil 500 reactivos, respectivamente.

La Sedena dijo que, para este contrato, solicitó la cotización a 30 empresas nacionales con supuesto conocimiento del ramo y oferta de productos, pero solamente Bik&M SA de CV respondió a la oferta con un valor final de 75 millones 864 mil pesos.

El contrato con Abalat tuvo un costo total de cuatro millones 51 mil 870 pesos y pidió cotizaciones a 27 empresas nacionales, pero solo hubo respuesta de una compañía, mientras que el acuerdo de la Sedena con con la compañía IL Diagnostics fue para la adquisición de 20 mil pruebas de detección de coronavirus por un monto cercano a 12 millones 600 mil pesos.



TE RECOMENDAMOS EL PODCAST ⬇️

Disponible en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts, Deezer y Amazon Music

New Articles

Iglesia: Estrategias fallidas deben replantearse y sumar a la sociedad

Es necesario buscar mejores métodos junto con la ciudadanía, es el llamado de Monseñor Leopoldo González, Arzobispo de Acapulco

Estado

Programan para mañana pago de quincena a maestros del Estado

Debido a la concurrencia de pagos que presenta la Tesorería de la Federación, fue imposible pagarles el día 12 de julio, informó la SEG

Local

Destrucción de embarcadero en Caleta pone en riesgo a turistas

Turisteros piden a las autoridades ayuden a reparar el embarcadero antes de que se registre un accidente

Estado

Despliega el Estado operativo de prevención y acercamiento social

La presencia de los policías y elementos de la Guardia Nacional en las calles de Acapulco es con el fin de dar seguridad de la población

Local

Inicia llegada masiva de turistas a las playas de Caleta y Caletilla

Empresarios y turisteros auguran una buena temporada vacacional y un respiro económico luego de la crisis que dejó el huracán Otis

Estado

Nuevo Balsamar lleva más de 10 años sin tener servicios básicos

En la comunidad donde habitan más de 200 personas tampoco cuenta con pavimentación ni infraestructura para la energía eléctrica