/ domingo 30 de junio de 2019

Japón reanuda caza comercial de ballenas tras 30 años de moratoria

Islandia dejará de llevarla a cabo por primera vez desde 2002, pues sus dos empresas especializadas decidieron renunciar a la actividad durante la temporada 2019

Japón reanudará este lunes oficialmente la caza comercial de ballenas, tras decidir abandonar la Comisión Ballenera Internacional (CBI) hace seis meses y zanjar la moratoria que aplicó durante tres décadas.

"Consideramos que las ballenas son recursos marinos como los peces y que pueden utilizarse siguiendo criterios científicos", explicó a la AFP un responsable del Ministerio de Agricultura, Bosques y Pesca.

"Determinamos cuotas con el fin de no perjudicar a las especies", precisó.

El barco factoría Nisshin Maru, buque insignia de la flota ballenera nipona, y otros varios navíos dejarán el puerto de Shimonoseki (suroeste), presidido por una enorme estatua de una ballena, para ir a cazar cetáceos frente a las costas japonesas, en la zona de exclusividad económica del archipiélago. Otra flota partirá de Kushiro (isla septentrional de Hokkaido).

"Estamos emocionados con la reanudación de la pesca", comentó Yoshifumi Kai, presidente de una asociación de pescadores.

Ballena en el comedor escolar

Los balleneros no faenarán en alta mar, como hicieron en los últimos treinta años "por razones científicas".

Japón empezó sus "misiones de investigación" en la Antártida y en el noreste del Pacífico hace 32 y 25 años respectivamente, renunciando a una pesca puramente comercial, pero sirviéndose de una "excepción científica", tolerada por la CBI.

Durante esas tres décadas, el archipiélago fue objeto de duras críticas de los ecologistas por sus formas de proceder, juzgadas crueles, mientras que existen métodos no letales para llevar a cabo experimentos científicos, según sus detractores.

Además, si bien las ballenas se utilizaban con fines científicos, parte de su carne acababa en las pescaderías, aunque ésta no sea enormemente popular.

Sin embargo, hay quien quiere preservar una tradición aún anclada en una parte de la población, sobre todo los ancianos, que recuerdan que la ballena era su única fuente importante de proteínas en la posguerra.

Además, para algunas ciudades, la pesca de ballena representa una razón de ser, si no económica, al menos cultural y moral.

Es el caso de Shimonoseki. Aquí, desde el mes de febrero, se sirve ballena de vez en cuando en los comedores escolares, con el fin de iniciar a los niños en esta tradición culinaria de la región y resucitar el hábito de consumo.

Última batalla

Más allá de condenar la práctica, Patrick Ramage, director del programa de conservación marina del Fondo Internacional para el Bienestar Animal (IFAW), ve en la reanudación de la caza comercial y en la interrupción de la pesca científica en la Antártida una suerte de última batalla para Japón.

"He pensado mucho en ello durante muchos años. Era una fantasía y ahora la fantasía se hace realidad. Japón está abandonando la caza ballenera en alta mar, no es una interrupción completa todavía pero es un paso enorme hacia el fin", explicó durante una conferencia reciente en Japón.

"Esta industria [de caza ballenera] se hundirá rápidamente", auguró, y consideró que se mantiene gracias a subvenciones, para una población que terminará por desaparecer.

"Nos daban [carne de ballena] en la cantina cuando era pequeña, pero no creo que vaya a comerla de nuevo. Creo que Japón debería tomar sus decisiones teniendo en cuenta al resto del mundo, que dice que eso no está bien", declaró en Tokio una japonesa de 30 años, que pidió el anonimato.

Algunos especialistas japoneses creen que la retirada de Japón de la CBI fue un error. "Japón debe volver [a la CBI] y defender el principio de una gestión sostenible de los recursos", defendió Masayuki Komatsu, que en el pasado fue negociador en la instancia internacional.

Y mientras que Japón reanuda la caza de ballenas, Islandia dejará de llevarla a cabo por primera vez desde 2002, pues sus dos empresas especializadas decidieron renunciar a la actividad durante la temporada 2019.

Japón reanudará este lunes oficialmente la caza comercial de ballenas, tras decidir abandonar la Comisión Ballenera Internacional (CBI) hace seis meses y zanjar la moratoria que aplicó durante tres décadas.

"Consideramos que las ballenas son recursos marinos como los peces y que pueden utilizarse siguiendo criterios científicos", explicó a la AFP un responsable del Ministerio de Agricultura, Bosques y Pesca.

"Determinamos cuotas con el fin de no perjudicar a las especies", precisó.

El barco factoría Nisshin Maru, buque insignia de la flota ballenera nipona, y otros varios navíos dejarán el puerto de Shimonoseki (suroeste), presidido por una enorme estatua de una ballena, para ir a cazar cetáceos frente a las costas japonesas, en la zona de exclusividad económica del archipiélago. Otra flota partirá de Kushiro (isla septentrional de Hokkaido).

"Estamos emocionados con la reanudación de la pesca", comentó Yoshifumi Kai, presidente de una asociación de pescadores.

Ballena en el comedor escolar

Los balleneros no faenarán en alta mar, como hicieron en los últimos treinta años "por razones científicas".

Japón empezó sus "misiones de investigación" en la Antártida y en el noreste del Pacífico hace 32 y 25 años respectivamente, renunciando a una pesca puramente comercial, pero sirviéndose de una "excepción científica", tolerada por la CBI.

Durante esas tres décadas, el archipiélago fue objeto de duras críticas de los ecologistas por sus formas de proceder, juzgadas crueles, mientras que existen métodos no letales para llevar a cabo experimentos científicos, según sus detractores.

Además, si bien las ballenas se utilizaban con fines científicos, parte de su carne acababa en las pescaderías, aunque ésta no sea enormemente popular.

Sin embargo, hay quien quiere preservar una tradición aún anclada en una parte de la población, sobre todo los ancianos, que recuerdan que la ballena era su única fuente importante de proteínas en la posguerra.

Además, para algunas ciudades, la pesca de ballena representa una razón de ser, si no económica, al menos cultural y moral.

Es el caso de Shimonoseki. Aquí, desde el mes de febrero, se sirve ballena de vez en cuando en los comedores escolares, con el fin de iniciar a los niños en esta tradición culinaria de la región y resucitar el hábito de consumo.

Última batalla

Más allá de condenar la práctica, Patrick Ramage, director del programa de conservación marina del Fondo Internacional para el Bienestar Animal (IFAW), ve en la reanudación de la caza comercial y en la interrupción de la pesca científica en la Antártida una suerte de última batalla para Japón.

"He pensado mucho en ello durante muchos años. Era una fantasía y ahora la fantasía se hace realidad. Japón está abandonando la caza ballenera en alta mar, no es una interrupción completa todavía pero es un paso enorme hacia el fin", explicó durante una conferencia reciente en Japón.

"Esta industria [de caza ballenera] se hundirá rápidamente", auguró, y consideró que se mantiene gracias a subvenciones, para una población que terminará por desaparecer.

"Nos daban [carne de ballena] en la cantina cuando era pequeña, pero no creo que vaya a comerla de nuevo. Creo que Japón debería tomar sus decisiones teniendo en cuenta al resto del mundo, que dice que eso no está bien", declaró en Tokio una japonesa de 30 años, que pidió el anonimato.

Algunos especialistas japoneses creen que la retirada de Japón de la CBI fue un error. "Japón debe volver [a la CBI] y defender el principio de una gestión sostenible de los recursos", defendió Masayuki Komatsu, que en el pasado fue negociador en la instancia internacional.

Y mientras que Japón reanuda la caza de ballenas, Islandia dejará de llevarla a cabo por primera vez desde 2002, pues sus dos empresas especializadas decidieron renunciar a la actividad durante la temporada 2019.

Estado

Firma HAF transición de Seguro Popular al INSABI

El gobernador de Guerrero Héctor Astudillo Flores dio a conocer que con ello se garantizará el derecho a la salud de los guerrerenses que no cuentan con seguridad social.

Local

Trabajadores de la UAGro denuncian robo de equipo

Un total de 19 computadoras las que fueron sustraídas de las oficnas ubicadas en la esquina de la calle Río Coyuca, esquina con Río Balsas, de la colonia Vista Alegre.

Local

Vecinos de la zona conurbada de Acapulco protestan en el Ayuntamiento

Exigieron en el ayuntamiento, distribución del vital líquido, servicios de pipas gratuitas, así como la cancelación de las deudas que se tienen con la CAPAMA.

Justicia

FGR busca ampliar dictamen sobre causas de incendio en Guardería ABC

Un exfuncionario es acusado de ser autor intelectual del incendio en una bodega de Hacienda, el cual se propagó a la estancia infantil

Local

Atacará CAPAMA, problema de manipulación de válvulas

Pondremos cadenas y candados en las válvulas de las colonias, afirmó el director del área operativa de CAPAMA, Alfonso Clavel Espinobarros

Local

Cerró Acapulco el 2019 con 542 homicidios dolosos: Ofelio Romualdo

En 2018 la cifra de personas asesinadas en la ciudad fue de 883, informó el encargado del despacho de la Secretaría de Seguridad Pública, Ofelio Romualdo Aguilar Carmona

Política

Feminicidas alcanzarían 65 años de cárcel en Sonora

El legislador del PES Carlos Navarrete dijo que no se espera que la propuesta afecte drásticamente la cantidad de feminicidios que se producen en

Local

Unidades académicas de la UAGro en Acapulco, las más afectadas por la violencia: Efrén Arellano

Sigue la extorsión, los asesinatos y las amenazas contra alumnos y trabajadores, mencionó el coordinador de la zona sur de la UAGro, Efrén Arellano Cisneros

Sociedad

Japón dona 1.8 mdd para atender migrantes en el sur de México

En las últimas semanas, varias ONG han criticado las condiciones de salubridad de varios albergues migratorios