/ domingo 25 de julio de 2021

¡Cuidado con los permisos que damos a las apps!

Los términos y condiciones de las apps son extensos y tediosos. La mayoría contienen muchos tecnicismos. Aunque el usuario los lea, será incapaz de entender el alcance y las consecuencias de muchos de los permisos que acepta

La mayoría de los usuarios no revisa las condiciones de privacidad de las aplicaciones que instala en sus dispositivos ni le preocupa el uso que hacen de sus datos y, a veces, acepta permisos que no son imprescindibles para el funcionamiento de la ‘app’, según un experto en formación tecnológica y digital.

¿Aceptas nuestras políticas de datos? ¿Permites que esta ‘app’ acceda a tus fotografías? Antes de aceptar y marcar la casilla de “sí, he leído y acepto los términos y condiciones” y de conceder permiso a algunas peticiones, como la de dar a acceso a la cámara del móvil, sin revisarlas ni leerlas, hay que detenerse y reflexionar según los expertos de la firma Ironhack.

“Es que algunos de esos permisos quizá no tengan sentido, no sean obligatorios, necesarios ni imprescindibles para el funcionamiento de la aplicación, y podrían ser utilizados para extraer y utilizar información de los usuarios con fines comerciales”, de acuerdo a esta escuela especializada en formación intensiva de talento digital.

Señalan que, según una encuesta de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) española, cerca de 9 de cada 10 usuarios no revisa las condiciones de privacidad antes de aceptarlas y que a cerca de 3 de cada 4 usuarios tampoco le preocupa el uso que hacen de sus datos.

¿Y por qué no solemos revisar las condiciones o permisos antes de aceptarlos? Según Ironhack una pista de las razones puede darla un “experimento” efectuado en 2016 por el Consejo Noruego del Consumidor, que imprimió los términos y condiciones de uso de las 30 aplicaciones más populares e invitó a un grupo de voluntarias a leerlas.

“Comprobaron que se tardarían cerca de 32 horas en leer los términos y condiciones de uso de dichas ‘apps’”, apuntan.

“El ‘experimento’ encontró que el problema no solo reside en la longitud de los textos, sino también en el formato, la presentación y la terminología utilizada que hacen casi imposible la comprensión lectora, provocando que muchos usuarios las acepten sin leerlas”, según esta escuela.

Ironhack advierte que no leer estos términos puede poner en riesgo la seguridad de los datos personales y la privacidad de los usuarios si se hace un uso inadecuado de los datos, y que algunos permisos que solicitan las aplicaciones al ser descargadas no son necesarios para su buen funcionamiento y rendimiento.

ANTES DE PERMITIR, CONVIENE INFORMARSE

“Muchas veces se aceptan solicitudes que no son obligatorios y que algunos desarrolladores pueden utilizar para extraer información de los usuarios con el objeto de enviarles una publicidad más personalizada”, señalan los expertos de este centro.

Según esta escuela, algunos de los permisos más comunes que se aceptan sin revisar son para el acceso a:

Al dispositivo móvil.- Cuando permitimos a las aplicaciones acceder a nuestros terminales les estamos dando la posibilidad de ver las condiciones del teléfono, conocer el estado de la red, hacer llamadas, saber el número, grabar mensajes de voz e, incluso, redireccionar a otro número, según Ironhack.

A la cámara del móvil.- “¿Para qué querría una ‘app’ de finanzas tener acceso a la cámara de fotos? Al aceptarlo se le permite tomar fotos y grabar vídeos por sí misma”, apuntan.

A la galería de fotos.- Según Ironhack son permisos necesarios para aplicaciones de redes sociales para compartir fotografías con tus seguidores, pero es importante proteger este contenido personal, ya que esas imágenes contienen metadatos que pueden mostrar otra información privada.

Al calendario.- Al permitir el acceso a citas médicas y de otro tipo, cumpleaños o reuniones de trabajo, podrán leerlas, consultarlas, editarlas, eliminarlas e incluso añadir eventos. Dar acceso al calendario es fundamental solo para pocas ‘apps’, según Ironhack.

Al micrófono del dispositivo.- Es cada vez más común que, tras una conversación con familiares o amigos, aparezca en el móvil publicidad relacionada con los temas tratados. Al aceptar este permiso, algunas ‘apps’ pueden acceder al uso del ‘micro’, incluso cuando no está abierta, e incluso grabar sonido sin conexión a Internet y luego transmitirlo, según esta escuela.

A la ubicación.- Las aplicaciones de mapas o clima necesitan conocer la ubicación exacta para mostrar resultados de manera eficiente, aunque sería suficiente con solo permitir este acceso cuando las utilizamos. Hay muchas otras ‘apps’ que requieren este permiso pero que no se debería aceptar, apunta Ironhack.

A la memoria del teléfono.- Al acceder al almacenamiento o memoria de un dispositivo personal o de empresa, los ‘hackers’ podrían cifrar archivos importantes para el usuario y pedirle un rescate a cambio de permitirle recuperar el acceso a esos archivos, advierte esta escuela de formación tecnológica.

Por los anterior, los expertos recomiendan tener mucho cuidado con los permisos que otorgamos a las apps que instalamos en nuestros dispositivos móviles, con el fin de proteger nuestra información personal.

La mayoría de los usuarios no revisa las condiciones de privacidad de las aplicaciones que instala en sus dispositivos ni le preocupa el uso que hacen de sus datos y, a veces, acepta permisos que no son imprescindibles para el funcionamiento de la ‘app’, según un experto en formación tecnológica y digital.

¿Aceptas nuestras políticas de datos? ¿Permites que esta ‘app’ acceda a tus fotografías? Antes de aceptar y marcar la casilla de “sí, he leído y acepto los términos y condiciones” y de conceder permiso a algunas peticiones, como la de dar a acceso a la cámara del móvil, sin revisarlas ni leerlas, hay que detenerse y reflexionar según los expertos de la firma Ironhack.

“Es que algunos de esos permisos quizá no tengan sentido, no sean obligatorios, necesarios ni imprescindibles para el funcionamiento de la aplicación, y podrían ser utilizados para extraer y utilizar información de los usuarios con fines comerciales”, de acuerdo a esta escuela especializada en formación intensiva de talento digital.

Señalan que, según una encuesta de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) española, cerca de 9 de cada 10 usuarios no revisa las condiciones de privacidad antes de aceptarlas y que a cerca de 3 de cada 4 usuarios tampoco le preocupa el uso que hacen de sus datos.

¿Y por qué no solemos revisar las condiciones o permisos antes de aceptarlos? Según Ironhack una pista de las razones puede darla un “experimento” efectuado en 2016 por el Consejo Noruego del Consumidor, que imprimió los términos y condiciones de uso de las 30 aplicaciones más populares e invitó a un grupo de voluntarias a leerlas.

“Comprobaron que se tardarían cerca de 32 horas en leer los términos y condiciones de uso de dichas ‘apps’”, apuntan.

“El ‘experimento’ encontró que el problema no solo reside en la longitud de los textos, sino también en el formato, la presentación y la terminología utilizada que hacen casi imposible la comprensión lectora, provocando que muchos usuarios las acepten sin leerlas”, según esta escuela.

Ironhack advierte que no leer estos términos puede poner en riesgo la seguridad de los datos personales y la privacidad de los usuarios si se hace un uso inadecuado de los datos, y que algunos permisos que solicitan las aplicaciones al ser descargadas no son necesarios para su buen funcionamiento y rendimiento.

ANTES DE PERMITIR, CONVIENE INFORMARSE

“Muchas veces se aceptan solicitudes que no son obligatorios y que algunos desarrolladores pueden utilizar para extraer información de los usuarios con el objeto de enviarles una publicidad más personalizada”, señalan los expertos de este centro.

Según esta escuela, algunos de los permisos más comunes que se aceptan sin revisar son para el acceso a:

Al dispositivo móvil.- Cuando permitimos a las aplicaciones acceder a nuestros terminales les estamos dando la posibilidad de ver las condiciones del teléfono, conocer el estado de la red, hacer llamadas, saber el número, grabar mensajes de voz e, incluso, redireccionar a otro número, según Ironhack.

A la cámara del móvil.- “¿Para qué querría una ‘app’ de finanzas tener acceso a la cámara de fotos? Al aceptarlo se le permite tomar fotos y grabar vídeos por sí misma”, apuntan.

A la galería de fotos.- Según Ironhack son permisos necesarios para aplicaciones de redes sociales para compartir fotografías con tus seguidores, pero es importante proteger este contenido personal, ya que esas imágenes contienen metadatos que pueden mostrar otra información privada.

Al calendario.- Al permitir el acceso a citas médicas y de otro tipo, cumpleaños o reuniones de trabajo, podrán leerlas, consultarlas, editarlas, eliminarlas e incluso añadir eventos. Dar acceso al calendario es fundamental solo para pocas ‘apps’, según Ironhack.

Al micrófono del dispositivo.- Es cada vez más común que, tras una conversación con familiares o amigos, aparezca en el móvil publicidad relacionada con los temas tratados. Al aceptar este permiso, algunas ‘apps’ pueden acceder al uso del ‘micro’, incluso cuando no está abierta, e incluso grabar sonido sin conexión a Internet y luego transmitirlo, según esta escuela.

A la ubicación.- Las aplicaciones de mapas o clima necesitan conocer la ubicación exacta para mostrar resultados de manera eficiente, aunque sería suficiente con solo permitir este acceso cuando las utilizamos. Hay muchas otras ‘apps’ que requieren este permiso pero que no se debería aceptar, apunta Ironhack.

A la memoria del teléfono.- Al acceder al almacenamiento o memoria de un dispositivo personal o de empresa, los ‘hackers’ podrían cifrar archivos importantes para el usuario y pedirle un rescate a cambio de permitirle recuperar el acceso a esos archivos, advierte esta escuela de formación tecnológica.

Por los anterior, los expertos recomiendan tener mucho cuidado con los permisos que otorgamos a las apps que instalamos en nuestros dispositivos móviles, con el fin de proteger nuestra información personal.

Local

Vuelven los fétidos olores al Semefo de Acapulco

Vecinos de la colonia Progreso exigen que se reubiquen las instalaciones, debido a que persisten los nauseabundos olores a cadáveres en descomposición

Local

Llaman a toda la comunidad estudiantil a vacunarse contra el Covid-19

El Instituto Tecnológico Nacional de México campus Acapulco convocó pidió acatar el calendario oficial del plan de inmunización

Local

Llega tercer grupo de migrantes a Acapulco

La mayoría ha seguido su camino a la CDMX

Sociedad

Plasman mural en Diario de Xalapa

Estudiantes de 5 países expresaron en la obra la violencia de género que se vive contra las mujeres

Mundo

Rocket Lab busca recuperar sus cohetes en el aire con helicópteros

La compañía Rocket Lab anunció un plan innovador para recuperar un propulsor en el aire y reutilizarlo

Gossip

Manuel Turizo para un año para atender su salud mental

El cantante vivió ansiedad durante la cuarentena. Ahora regresa con Te olvido, tema que formará parte de su tercer álbum

Gossip

Live Nation concreta la compra de OCESA

La promotora internacional adquirió el 51% de las acciones de la empresa por 415 millones de dólares

Gossip

Mauricio Ochmann hace mancuerna con Pantaya

El actor realizará contenido exclusivo para la plataforma, en un esfuerzo por incrementar su oferta original

Gossip

El juego del calamar va por los Critics Choice Awards

La serie coreana es nominada en dos de las categorías principales: Mejor Drama y Mejor Actor