/ jueves 8 de abril de 2021

Científicos aprovechan la pandemia para hacer un mapa del sonido de los mares

Una de las consecuencias de la reducción del ruido es la mejora de la comunicación de los animales, especialmente entre los mamíferos marinos

Un grupo internacional de científicos quiere aprovechar la pausa en las operaciones marítimas que la pandemia causó en la primera mitad de 2020 para estudiar los efectos del ruido producido por las actividades humanas en la vida marina.

Para ello, los expertos emplearán los sonidos captados por centenares de hidrófonos (micrófonos submarinos) distribuidos por todo el mundo para analizar los efectos del ruido de los motores de embarcaciones o de la colocación de pilones submarinos para granjas de turbinas eólicas.

"Esa información combinada con otras herramientas y métodos de vigilancia de la vida marina nos ayudará a revelar la dimensión del impacto sobre las especies oceánicas del ruido de los mares en el Antropoceno", explicó Jesse Aussubel, director del programa para el Medio Ambiente Humano de la Universidad Rockefeller (EU) y el creador del proyecto.

Robot submarino ajusta los cables de un hidrófono frente a las costas de Chile. | EFE

RUIDO MARÍTIMO DEL ANTROPOCENO


Antropoceno es el nombre de la época geológica que ha sido propuesto por parte de la comunidad científica para identificar el impacto de las actividades humanas en los ecosistemas terrestres.

Una de las consecuencias de la reducción del ruido al inicio de la pandemia es la mejora de la comunicación de los animales, especialmente entre los mamíferos marinos.


Los datos para sacar adelante el mapa sonoro de los mares del Antropoceno proceden de 231 hidrófonos civiles que el grupo de científicos identificó en febrero de 2021 y que recogen sonidos para todo tipo de investigaciones.

Edward Urban, uno de los principales científicos del Experimento Internacional de Océanos Silenciosos, un programa creado en 2015, dijo a Efe que, aunque de momento solo algunos de los investigadores que controlan esos hidrófonos han aceptado compartir sus datos, se espera que el número aumente y que se pueda llegar a contar con las aportaciones de hasta 500 micrófonos submarinos.

"Tenemos la suerte de que en los últimos cinco años se han colocado un gran número de hidrófonos, con lo que han estado en funcionamiento y grabando sonidos durante la peor parte de la pandemia el año pasado, cuando más disminuyó la actividad humana", explicó Urban.

Nodos de hidrófonos a la espera de ser colocados en el Territorio Británico del Océano como parte de la estación hidroacústica HA08. | EFE

DESCENSO DEL RUIDO CERCA DE VANCOUVER


Urban añadió que una investigación publicada el año pasado sobre la actividad del puerto de Vancouver (Canadá) constató el declive del ruido registrado por hidrófonos en las cercanías de la ciudad canadiense durante el inicio de la pandemia, pero que no hay información del efecto de esa reducción en los animales.


Para promover la cooperación, el grupo de científicos lanzó hoy MANTA, un nuevo software desarrollado por la Universidad de Nuevo Hampshire (EU), que crea un formato estándar de los archivos de sonido capturados por los hidrófonos.

"Esperamos que en los próximos años, con una creciente red de hidrófonos, tengamos información real sobre los sonidos en los océanos que pueda ser vinculada a observaciones del comportamiento de los animales. Aprenderíamos mucho", dijo Aussubel.

Urban agregó que espera que los datos del "período punta" de la pandemia demuestren que los animales se comunicaron entre ellos más.

Un grupo internacional de científicos quiere aprovechar la pausa en las operaciones marítimas que la pandemia causó en la primera mitad de 2020 para estudiar los efectos del ruido producido por las actividades humanas en la vida marina.

Para ello, los expertos emplearán los sonidos captados por centenares de hidrófonos (micrófonos submarinos) distribuidos por todo el mundo para analizar los efectos del ruido de los motores de embarcaciones o de la colocación de pilones submarinos para granjas de turbinas eólicas.

"Esa información combinada con otras herramientas y métodos de vigilancia de la vida marina nos ayudará a revelar la dimensión del impacto sobre las especies oceánicas del ruido de los mares en el Antropoceno", explicó Jesse Aussubel, director del programa para el Medio Ambiente Humano de la Universidad Rockefeller (EU) y el creador del proyecto.

Robot submarino ajusta los cables de un hidrófono frente a las costas de Chile. | EFE

RUIDO MARÍTIMO DEL ANTROPOCENO


Antropoceno es el nombre de la época geológica que ha sido propuesto por parte de la comunidad científica para identificar el impacto de las actividades humanas en los ecosistemas terrestres.

Una de las consecuencias de la reducción del ruido al inicio de la pandemia es la mejora de la comunicación de los animales, especialmente entre los mamíferos marinos.


Los datos para sacar adelante el mapa sonoro de los mares del Antropoceno proceden de 231 hidrófonos civiles que el grupo de científicos identificó en febrero de 2021 y que recogen sonidos para todo tipo de investigaciones.

Edward Urban, uno de los principales científicos del Experimento Internacional de Océanos Silenciosos, un programa creado en 2015, dijo a Efe que, aunque de momento solo algunos de los investigadores que controlan esos hidrófonos han aceptado compartir sus datos, se espera que el número aumente y que se pueda llegar a contar con las aportaciones de hasta 500 micrófonos submarinos.

"Tenemos la suerte de que en los últimos cinco años se han colocado un gran número de hidrófonos, con lo que han estado en funcionamiento y grabando sonidos durante la peor parte de la pandemia el año pasado, cuando más disminuyó la actividad humana", explicó Urban.

Nodos de hidrófonos a la espera de ser colocados en el Territorio Británico del Océano como parte de la estación hidroacústica HA08. | EFE

DESCENSO DEL RUIDO CERCA DE VANCOUVER


Urban añadió que una investigación publicada el año pasado sobre la actividad del puerto de Vancouver (Canadá) constató el declive del ruido registrado por hidrófonos en las cercanías de la ciudad canadiense durante el inicio de la pandemia, pero que no hay información del efecto de esa reducción en los animales.


Para promover la cooperación, el grupo de científicos lanzó hoy MANTA, un nuevo software desarrollado por la Universidad de Nuevo Hampshire (EU), que crea un formato estándar de los archivos de sonido capturados por los hidrófonos.

"Esperamos que en los próximos años, con una creciente red de hidrófonos, tengamos información real sobre los sonidos en los océanos que pueda ser vinculada a observaciones del comportamiento de los animales. Aprenderíamos mucho", dijo Aussubel.

Urban agregó que espera que los datos del "período punta" de la pandemia demuestren que los animales se comunicaron entre ellos más.

Local

Cierran más de 25 restaurantes por la competencia desleal

El comercio informal se ha vuelto tendencia y proliferan carritos denominados Food Trucks quienes no pagan impuestos

Estado

Coordinará Fiscalía de Guerrero con CDMX búsqueda de Zeltzin

La joven originaria de Chilpancingo desapareció el pasado 12 de enero; UBER niega haber prestado el servicio

Local

Tiene 22 años viviendo de la basura

Con su vieja bicicleta, don Javier hace de la basura un negocio que le da para sostener a su familia

Local

Atendió Inmujer 578 casos de violencia en 2021

Se abrirán tres Centros de Atención Integral para mujeres en situaciones de violencia en Acapulco

Celebridades

Santa Fe Klan revienta la Feria León 2022

El rapero, uno de los más relevantes de la escena, reunió a 17 mil personas en su tierra natal

Estado

Reporta Sindicato de Salud 626 trabajadores con Covid

Organizan guardias en las diferentes oficinas para disminuir contagios

Policiaca

Asesinan a un hombre en la Lázaro Cárdenas

El occiso fue perseguido y al darle alcance fue acribillado

Estado

Firman UAGro y gobernadora convenio financiero 2022

Se dará estabilidad laboral a trabajadores universitarios

Local

Correrán en tacones por la Costera

La cita es en la Glorieta de La Diana y la meta es el paso peatonal LGBT ubicado en el área de La Condesa